Todas las publicaciones (57)

Alimentación para un supercerebro

Es de dominio público que el cerebro tiene sus propias necesidades y preferencias gastronómicas. Es muy importante aprender a cuidarlo y a cubrir bien sus necesidades, ya que es el órgano más costoso de nuestro cuerpo (a nivel energético), y por la gran importancia que tiene en nuestro rendimiento diario (sobre todo si trabajamos con nuestra cabeza, aunque siempre es importante). Su peso corresponde apenas al 2% del total del cuerpo, sin embargo consume entre 20 y 30% de las calorías diarias que ingerimos. Para mantener nuestras cualidades cognitivas e intelectuales a pleno rendimiento es necesario conocer qué tipo de combustible consume nuestro cerebro.

Diversos especialistas en salud cerebral y nutrición, así como en neurodesarrollo y salud neuropsicológica, recomiendan tener un equilibrio en la ingesta de alimentos ricos en sustancias precursoras de los neurotransmisores y vitaminas. Pero muchos de ellos sugieren y defienden, que se obtengan de fuentes naturales y no de complementos alimenticios industrializados, que en muchos casos no tienen la absorción adecuada y no se aprovechan ni metabolizan en el organismo de la misma manera (aunque esto no quiere decir que en determinados momentos no debamos consumir suplementos si los necesitamos, y nos lo recomienda un especialista).

Para que tengas claro qué tienes que comer para producir estos químicos esenciales a nivel cerebral, toma nota porque los siguientes alimentos son fundamentales.

A continuación he expuesto algunos de los componentes esenciales más importantes para mantener nuestro cerebro sano, con algunos ejemplos de los alimentos que los contienen (por supuesto no es una lista exhaustiva pero puede darnos una buena orientación general sobre qué tipo de alimentos necesitamos):

     L-glutamina: Sirve para construir ácido gamma-aminobutírico (GABA) en el cerebro y tiene un impacto en circuitos que intervienen en los procesos inhibitorios cerebrales. Se encuentra en carnes de cerdo y res, así como en las semillas girasol por ejemplo…

     Tirosina: Participa en la creación de la noradrenalina químico esencial para los procesos de atención entre otros. Las fuentes son quesos, huevos y carne.

     Triptófano: Es vital para fabricar la serotonina, que está relacionada con el buen humor y con los circuitos cerebrales del aprendizaje. Se encuentra en alimentos como pescado, lácteos, pavo, huevos, frutos secos, plátano, piña y aguacate.

     Folato: También es necesaria para que se forme la serotonina (también conocida como el neurotransmisor de la felicidad), y lo encuentras en las espinacas.

     Colina: favorece la transmisión de los impulsos nerviosos a los músculos. La soja, el hígado y el huevo son ricos en este componente de la acetil-colina.

     Fenilananina: Aunque hay personas hipersensibles, es necesaria para fabricar la dopamina, relacionada con el control del movimiento, el estado de vigilia, los circuitos de recompensa y aprendizaje…. Se halla en la soja, la remolacha, los cereales

     Los ácidos grasos poliinsaturados (omega 3 y omega 6) y el colesterol: Son componentes estructurales de los fosfolípidos que forman las membranas de las neuronas y por lo tanto son esenciales para el buen funcionamiento de las neuronas. Podemos encontrarlos en carnes, pescados, verduras, aceites de semilla

     Flavonoides: Ayudan a la comunicación entre las neuronas, conocida como sinapsis, reducen el envejecimiento neuronal y mejoran en cierta medida los procesos subyacentes al establecimiento de la memoria, los puedes encontrar por ejemplo en el chocolate, el vino tinto

     Acetil-L-Carnitina y Ácido alfa lipoico: el ácido alfa lipoico es un poderoso regulador del equilibrio celular, ayuda a las neuronas a combatir el estrés y neutralizar a los radicales libres (que producen degeneración y envejecimiento celular). Estos componentes nos ayudan a prevenir la diabetes y el deterioro cognitivo. Los podemos encontrar en carnes de órganos específicos  como riñón, corazón e hígado, así como en vegetales verdes como la espinaca, el brócoli, los espárragos

     Vitamina E: Mejora la actividad neuronal y previene la oxidación de las membranas neuronales. Lo podemos encontrar en el curry, espárragos, aguacate, cacahuate, aceitunas, aceite de oliva y nueces

También debemos conocer algunos alimentos que debemos evitar, entre los cuales podemos encontrar los siguientes:

     Los alimentos con glutamato monosódico. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos, diversos estudios han demostrado que las inyecciones de glutamato en ratones de laboratorio han provocado daño en las células nerviosas del cerebro, asociadas con patologías como la enfermedad de Huntington o el alzhéimer. Una ingesta excesiva de estos alimentos puede provocar además dolores de cabeza, fatiga, desorientación, obesidad y depresión.

     

Edulcorantes artificiales. Si se toman durante mucho tiempo, pueden provocar daños cerebrales y problemas con las capacidades cognitivas. A pesar de que aportan muchas menos calorías que el azúcar, a largo plazo las consecuencias son mucho más negativas si abusamos de estas sustancias.

Resultado de imagen para Edulcorantes artificiales

     El exceso de sal. Un estudio publicado en la revistaNeurobiology concluyó que las dietas altas en sodio estaban asociadas a una mala salud vascular, lo que a su vez conduce a que la disminución o deterioro cognitivo sea más rápido.

     La fructosa. Este componente reduce nuestra capacidad para aprender y para recordar información, según una investigación publicada en The Journal of Physiology.

     La cafeína. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos afirma que 600 miligramos de cafeína al día pueden provocar dolores de cabeza, elevar la ansiedad, y aumentar la probabilidad de sufrir alguno de los trastornos relativos al sueño, lo cual demuestra una repercusión directa, y unas consecuencias negativas sobre nuestra salud cerebral. Una ingesta exagerada de cafeína puede causar confusión, alucinaciones y, en última instancia incluso la muerte. Además no debemos de olvidar que es una droga y que causa adicción, además de lo ya antes nombrado.

     Las grasas trans. Según el nutricionista Tori Holthaus “las dietas altas en grasas trans aumentan el beta-amiloide en el cerebro, que se asocia con la enfermedad de Alzheimer”. Estas grasas ralentizan los reflejos y nuestra capacidad de respuesta cerebral, y aumentan el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

     El azúcar añadido. Un consumo alto y a largo plazo de azúcar puede causarnos una gran cantidad de problemas neurológicos, como afectar a las zonas relativas a la memoria, lo cual conduce a una reducción de nuestra capacidad de aprender. Además de esto, según un estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA), aquellas personas que consumieron entre el 17-21% de calorías en azúcar presentaban un alto riesgo de morir por enfermedad cardiovascular en comparación con los que consumían alrededor del 8% de azúcar en sus calorías diarias.

Unos consejos a parte:

     Evita el alcohol, aunque sea una copa de vino durante la comida (ya que se ha visto que guarda una correlación positiva con el riesgo de demencia, aunque sea en dosis bajas). El consumo esporádico y prudente puede no ser tan perjudicial, pero no es recomendable para mantener tu cerebro a plenas facultades.

     Evita las dietas monótonas y poco variadas. La variedad es un factor fundamental para que a nuestro cerebro no le falte de nada. Las dietas deben ser flexibles y variadas, y debemos acostumbrar a probar platos nuevos con nuevos ingredientes siempre que podamos.

     Mantente siempre hidratado. Nuestro cerebro debe el 90% de su peso al agua que contiene, y la hidratación es esencial para que su rendimiento sea óptimo. Un cerebro bien hidratado es más rápido y eficiente. Por ejemplo las resacas se deben a la deshidratación de nuestro cuerpo, y tienen un efecto funesto en su funcionamiento. Si bebes alcohol (algo podo recomendable) hidrátate con otras vividas no alcohólicas para evitar una fuerte deshidratación.

     Si eres vegetariano, especialmente vegano, cuida tus niveles de vitamina B12. La vitamina B12 se encuentra sobre todo en productos cárnicos o de origen animal, y aunque determinadas algas o productos vegetales contienen esta vitamina, no está demasiado claro que su consumo aumente los niveles de esta vitamina en el organismo. Un déficit de esta vitamina puede producir degeneraciones neuronales que pueden llegar a ser graves. Cuida tus niveles de B12, consulta con tu médico.

    Resultado de imagen para B12,

 Es mejor comer algo de menos que de más. ¡¡Cuidado!! Con esto no quiero decir que haya que comer siempre poco, sino que hay que aprender a no pasarse, para poder evitar las sensaciones de pesadez y somnolencia. Por otra parte hay estudios que afirman que el ayuno intermitente mejora la plasticidad cerebral, y aunque mi intención no es animaros a dejar de comer, o a comer por debajo de lo que necesitéis, es interesante tener en cuenta que por ejemplo en época de exámenes u otras épocas de estrés, debemos comer alimentos que nos aporten mucha energía, y en la cantidad justa, ya que a veces solemos atiborrarnos cuando estamos estresados, y esto disminuye nuestro rendimiento mental.

     Consume alimentos que contengan glucosa con regularidad, especialmente si tenemos que realizar tareas que exijan trabajos mentales. Pero intenta que el consumo de glucosa no sea excesivo (para evitar el efecto revote), y a ser posible que sea un componente natural del alimento (es mejor evitar el consumo de azucares refinados añadidos).

  Resultado de imagen para alimentos que contengan glucosa 

 Ten en cuenta cual es la mejor forma de cocinar los alimentos. Determinados alimentos se metabolizan mejor una vez que han sido cocinados, sin embargo ocurre lo contrario con otros. Debemos tener en cuenta que la carne, el huevo y otros alimentos de procedencia animal normalmente se digieren y absorben mejor cuando han sido cocinados, pero en el caso de los vegetales suele ocurrir lo contrario. Es importante que nos informemos sobre la mejor manera de cocinar y consumir los alimentos que más nos interesa aprovechar.

     Concédete el tiempo que necesites para comer tranquilamente. Cuando comemos demasiado rápido no solemos masticar ni digerir los alimentos de manera adecuada. Comer con estrés y rápidamente favorece que no se absorban bien los nutrientes de los alimentos ingeridos.

     Haz 5 comidas diarias. Normalmente solemos hacer 3 o incluso 2, sin embargo para que las dosis de ingesta no sean excesivas, y podamos tener energía durante todo el día lo recomendable es hacer 5 comidas diarias algo más ligeras.

Alimentar a nuestro cerebro para que tenga un rendimiento óptimo puede ser algo complejo. Te animo a que busques información más detallada sobre determinados alimentos si tienes alguna necesidad especial o si realmente te interesa el tema. En posteriores entradas me centraré en como alimentos concretos son útiles para mejorar nuestro rendimiento cognitivo.

Resultado de imagen para Alimentar a nuestro cerebro

¡¡¡A comer bien, y a cuidar nuestro cuerpo!!!

Manuel Pérez Leal

 Graduado en Psicología, con Máster en Inteligencia Emocional y Especialidad en Procedimientos Sugestivos . Es un apasionado de la Psicología del Alto Rendimiento, y del Entrenamiento Mental. También trabaja en Escuela de la Memoria, en Thinking Paradox y en su consulta privada.

Leer más…

Cómo sanar tus Problemas digestivos Naturalmente- Justin Faerman

 Traducido del Inglés por Tahíta desde...https://www.consciouslifestylemag.com/heal-digestive-problems-naturally/

Cómo sanar tus Problemas digestivos Naturalmente

Sabiduría antigua y  remedios holísticos modernos para mejorar tu salud

 

No es coincidencia que tanto la medicina tradicional china como el Ayurveda, posiblemente los dos sistemas más antiguos de medicina en el planeta, consideren la digestión como uno de los factores clave que influyen en nuestra salud. Estos precursores de la medicina moderna descubrieron a través de miles de años de práctica clínica y observación que existe un vínculo muy directo entre la salud digestiva de una persona y su bienestar físico y mental. De hecho, algunos de los médicos ayurvédicos más radicales llegan incluso a no reconocer la presencia de enfermedades individuales, ya que creen que todos los desequilibrios en el cuerpo provienen de problemas digestivos y una dieta defectuosa de una u otra forma. Los pacientes son tratados con una combinación de hierbas específicas y terapias dietéticas destinadas a fortalecer y curar el tracto digestivo y cualquier problema digestivo subyacente, con bastante frecuencia con notable éxito. Si bien esto puede ser un punto de vista 'marginal' para algunos, el hecho es que resalta el papel fundamental que desempeña la digestión en nuestra salud y bienestar general.

La investigación nutricional moderna ha validado en gran parte este conocimiento antiguo, lo que confirma que la dieta desempeña un papel importante en la salud. Tanto es así, de hecho, que muchos nutricionistas y médicos bienintencionados nos han hecho creer que comer alimentos enteros, orgánicos y no procesados ​​es lo más importante que podemos hacer para mejorar nuestra salud en general. Y tienen razón: los alimentos enteros no procesados ​​son verdaderamente esenciales para la salud de por vida. Sin embargo, en realidad, esto es solo la mitad de la 'ecuación de salud'.

Como habrás adivinado, la digestión es la otra pieza del rompecabezas, igualmente importante y rara vez reconocida. La calidad y la fuerza de su digestión rigen la capacidad de su cuerpo para absorber adecuadamente los nutrientes de los alimentos que está comiendo. Sin un tracto digestivo saludable y que funcione bien, sin problemas digestivos, incluso los mejores hábitos dietéticos le harán poco bien ya que su cuerpo lucha para procesar los nutrientes esenciales encerrados en sus alimentos. El hecho es que si no puede asimilar por completo lo que come, invariablemente experimentará enfermedades y sufrimiento innecesario, independientemente de cualquier otra medida adoptada para mantener y mejorar su salud.

 

"Deja que la comida sea tu medicina". - Hipócrates

 

Lo Oculto a la vista

En Occidente, la mayoría de las personas no absorben toda la nutrición potencial de los alimentos que comen, debido a los diferentes niveles de digestión deficiente y los problemas digestivos subyacentes. Cuando ve el panel de información nutricional que enumera las diversas vitaminas y minerales en la comida que está comiendo, es tentador pensar que simplemente lo absorbe todo cuando consume esa comida; sé que lo hice durante muchos años. Pero no fue hasta que comencé a estudiar Ayurveda y medicina china que aprendí que no todos los nutrientes que comemos se absorben a menos que nuestra digestión esté funcionando en su punto máximo.

En casos de digestión deficiente y problemas digestivos más profundos, hasta la mitad (en situaciones graves, incluso menos) de lo que consumimos en términos de nutrientes reales -vitaminas, minerales, proteínas (aminoácidos) - se asimila realmente por nuestro torrente sanguíneo y seutiliza. Esto es por el estado menos que ideal del tracto digestivo en la mayoría de las personas hoy en día, debido a los hábitos perjudiciales de alimentación y estilo de vida que se han vuelto comunes en la cultura occidental.

Intolerancia al gluten... ¿o solo mala digestión?

Como sociedad, colectivamente estamos cada vez más conscientes de la relación entre lo que comemos y nuestra salud, que es un gran paso en la dirección correcta. Sin embargo, tenemos una tendencia a vilipendiar incorrectamente ciertos alimentos, cuando el verdadero culpable no es el  alimento en sí, sino problemas digestivos subyacentes.

Por ejemplo, la cantidad de personas que afirman tener intolerancia al gluten ha alcanzado proporciones epidémicas; pero solo un puñado tiene una alergia diagnosticable médicamente al gluten conocida como enfermedad celíaca. Para aquellos a los que se les diagnosticó la enfermedad celíaca, es realmente peligroso consumir trigo y otros productos que contienen gluten. El resto de la población "intolerante al gluten" simplemente experimenta molestias de leves a severas y problemas digestivos al consumir granos que contienen gluten.

El gluten es una proteína que se encuentra en altas concentraciones en variedades modernas de trigo híbrido y otros granos similares (como el centeno, la cebada y la espelta) que pueden irritar el tracto digestivo de personas sensibles. Sin embargo, según mi experiencia, en la mayoría de los casos, el verdadero culpable no es el gluten en sí, sino problemas digestivos no diagnosticados.

Yolo sé. Durante años, experimenté muchos de los signos y síntomas reveladores de la intolerancia al gluten: dolores de cabeza, hinchazón, mareos, dolor en el tracto digestivo y, en general, me sentía  mal después de comer trigo u otros granos de gluten. Y, sin embargo, todo cambió una vez que comencé a sanar mi tracto digestivo y los problemas digestivos subyacentes usando muchas de las pautas que se revelarán más adelante en este artículo, basadas principalmente en la medicina china ayurvédica y tradicional . Después de unos meses de esfuerzo concertado, pude comer trigo y otros granos de gluten sin ningún tipo de efectos negativos.

 

Déjenme aclarar que no estoy negando la existencia de la enfermedad celíaca o diciendo que el gluten es inofensivo. El trigo y otros granos que contienen gluten son definitivamente algunos de los alimentos más irritantes para el tracto digestivo y se recomienda a cualquiera que trabaje para curar sus problemas digestivos que los evite por un tiempo. Sin embargo, generalmente solo se convierten en un problema para la mayoría de las personas cuando simultáneamente experimentan una digestión deficiente. Comido en moderación, el trigo orgánico, no híbrido, es un alimento particularmente saludable. El trigo ha sido uno de los pilares de la dieta humana durante miles de años.

Cómo funciona la digestión

Una de las principales razones por las que las personas desarrollan problemas digestivos es simplemente que carecen de una comprensión básica de cómo funciona el proceso digestivo. Armado con este conocimiento, resulta bastante fácil identificar si un alimento determinado o una elección de estilo de vida crearán problemas digestivos o favorecerán una digestión fuerte y saludable.

La digestión en realidad comienza en la boca. El acto de masticar alimentos lo mezcla con nuestra saliva; rica en enzimas digestivas, la saliva comienza a descomponer la comida incluso antes de que llegue al estómago. Por lo tanto, el primer paso para mejorar sus problemas digestivos es masticar bien sus alimentos: un buen punto de partida es al menos 20 veces por bocado. Más es ideal, pero para ser práctico, esto es probablemente irracional para la mayoría de las personas. Al principio es posible que tengas que contar para tener una idea de la cantidad general de tiempo que 20 'masticadas' toma, pero se convertirá rápidamente en una segunda naturaleza y, finalmente, en un hábito.

Una vez que se traga la comida, entra al estómago, que luego secreta ácido clorhídrico y varias enzimas para digerir y descomponer la comida. Esta es otra coyuntura crítica en la que a menudo surgen problemas digestivos porque muchos de nosotros tenemos el hábito de beber y comer simultáneamente. Si bien algunos sorbos de líquido con las comidas son inofensivos, cantidades más grandes comienzan a diluir la concentración y la eficacia de la mezcla de ácido clorhídrico y enzima y pueden interferir gravemente con el proceso digestivo y hacer que la comida ingrese a los intestinos sin que se rompa adecuadamente, lo que crea problemas digestivos. Esto puede provocar gases, dolores punzantes y deficiencias de nutrientes subclínicas, entre otras cosas, a medida que el cuerpo lucha por liberar las vitaminas y minerales encerrados en los alimentos no digeridos.

Muchos médicos de medicina ayurvédica y  medicina tradicional recomiendan abstenerse de tomar cualquier bebida durante hasta 2 horas después de una comida, pero un marco de tiempo más razonable es de al menos 30 minutos, y una hora si se puede . Una vez más, algunos sorbos no suelen ser un problema, pero beber más de eso podría ser altamente contraproducente, especialmente si está tratando de reconstruir su fuerza digestiva y curar sus problemas digestivos.

A medida que los alimentos abandonan el estómago y entran en los intestinos, el páncreas libera enzimas que, junto con las bacterias beneficiosas y  microorganismos en los intestinos, comienzan a descomponer aún más. Estas bacterias beneficiosas (también conocidas como probióticos o flora intestinal) tienen un equilibrio delicado pero son más resistentes si comemos bien y acatamos  mejores prácticas digestivas  resumidas en este artículo. Sin embargo, hay algunas cosas muy comunes que hacemos que diezman por completo esta simbiosis natural y son responsables en gran parte del nivel epidémico de problemas digestivos que enfrentamos en Occidente.

Con mucho, el problema más grave es el uso de antibióticos. Incluso una sola píldora puede alterar el tracto digestivo y matar una cantidad alarmante de las bacterias esenciales que están tan estrechamente relacionadas con nuestra capacidad digestiva y nuestra salud. El problema con los antibióticos farmacéuticos es que no son discriminatorios, lo que significa que simplemente matan todas las bacterias intestinales, buenas o malas. Esto puede aliviar los síntomas a corto plazo, pero deja la puerta abierta para que los patógenos oportunistas aprovechen la grave falta de bacterias endógenas e inmunoestimulantes que quedan después del uso de antibióticos, lo que conduce rápidamente a graves problemas digestivos.

En lugar de antibióticos farmacéuticos, es mucho más seguro e igualmente efectivo usar medicamentos antibióticos naturales que destruyen las bacterias dañinas que causan enfermedades, pero dejan ilesas y quizás incluso fortalecidas. Como primera línea de defensa, la plata coloidal y el aceite de orégano silvestre son opciones excelentes y tradicionales.

El cerebro en tu vientre

La mayoría de las personas no saben que una gran parte de nuestro sistema nervioso se encuentra en nuestros intestinos, también conocido como el "sistema nervioso entérico" por los médicos o, más comúnmente, como nuestro "segundo cerebro". De hecho, más del 90% de la serotonina del cuerpo se produce en el intestino, así como aproximadamente el 50% de la dopamina del cuerpo. Además, sus intestinos producen y co-regulan otros 30 neurotransmisores idénticos a los que se encuentran en su cerebro y son utilizados por su sistema nervioso central para regular el estado de ánimo, niveles de estrés, patrones de sueño, funcionamiento mental y cualquier cantidad de otros procesos corporales esenciales. Como se puede imaginar, un sistema digestivo desequilibrado, dañado o que funciona mal, ya sea debido al uso de antibióticos, dieta y estilo de vida o simplemente consumo excesivo de alimentos irritantes interfiere con el funcionamiento de este segundo cerebro y se ha visto implicado en la depresión y otros trastornos anímicos, deterioro del sistema inmune y muchas otras enfermedades comunes. Aunque este sistema nervioso entérico era desconocido para los médicos de Ayurveda y  de la Medicina China Tradicional miles de años antes, reconocían claramente que los problemas digestivos afectaban a la persona en su totalidad, mental, física y espiritualmente.

Las dietas "saludables" pueden empeorar los problemas digestivos

Como sociedad, estamos comenzando a darnos cuenta colectivamente de la relación intrincada entre nuestra dieta y nuestra salud. Si bien esto es generalmente un cambio beneficioso en la conciencia, lo que puede agravar más los problemas digestivos es el adoptar dietas 'saludables' cuando se llevan al extremo.

Jugos y alimentos fríos

Cualquier alimento que se come o se sirve frío tiende a interrumpir la digestión hasta cierto punto. Nuestros cuerpos son muy cálidos (98.6 grados Fahrenheit) y nuestro estómago necesita calentar todo lo que comemos hasta esta temperatura para una digestión óptima. Comer alimentos fríos ejerce una gran presión sobre nuestro sistema digestivo y hace que digiramos solo parcialmente lo que comemos, lo que, como saben, conduce a problemas digestivos. La medicina tradicional china se refiere a los alimentos fríos como húmedos, lo que alude al efecto que tienen en nuestra digestión. Piensa en un pantano, obstruido y estancado. El consumir demasiado jugo  o alimentos fríos producen los mismos efectos en nuestro tracto digestivo.

Tomar jugo recién exprimido, o cualquier bebida fría regularmente para el caso, también introduce líquidos en exceso en nuestro tracto digestivo, lo cual, como se discutió anteriormente, diluye nuestros jugos digestivos. Ya que son fríos y típicamente altos en azúcar natural, los jugos pueden desequilibrar muy rápidamente incluso la digestión más fuerte y crear problemas digestivos.

De nuevo, el equilibrio es clave aquí. Un jugo recién exprimido algunas veces por semana generalmente no es un problema si su digestión es fuerte y saludable. Pero un jugo todos los días por más que sea a corto plazo (por ejemplo, como parte de una limpieza que dura una semana o dos) es una buena receta para hacer que surjan problemas digestivos.

Los jugos y las dietas de limpieza nos hacen sentir bien inicialmente ya que nuestro cuerpo se purifica y la función de los órganos mejora, por lo que suponemos que son saludables y beneficiosos a largo plazo; pero la realidad es que pueden crear problemas digestivos notorios con bastante rapidez porque generalmente se basan en jugos, frutas, ensaladas y otros alimentos fríos y húmedos.

Comida cruda

Además de las cantidades abundantes de ensalada, frutas, jugos y otros alimentos fríos, las dietas de alimentos crudos dependen en gran medida de nueces y semillas, que son los más difíciles de digerir de todos los alimentos. Dependiendo de cómo se preparen, las nueces y las semillas, contienen distintos niveles de ácido fítico y tripsina, ambos considerados 'antinutrientes' porque se unen a los minerales esenciales en formas inutilizables por nuestro cuerpo e inhiben la digestión simultáneamente. Por lo cual solo deberían consumirse en poca cantidad y  habiéndose remojado varias horas (activación).Se descomponen hasta cierto punto al brotar, lo que se hace comúnmente en las dietas de alimentos crudos, pero esto no los elimina por completo; e incluso en pequeñas cantidades, ejercen una gran presión sobre nuestra digestión y pueden llevar a problemas digestivos crónicos.

Por estas razones, no se recomienda participar en dietas estrictas de alimentos crudos a largo plazo. Como un protocolo de limpieza a corto plazo, o como parte de una dieta general más equilibrada que incorpora alimentos cocinados, los alimentos crudos pueden ser una ventaja increíble para promover la salud, pero asegúrese de escuchar a su cuerpo. Si padece problemas digestivos, se recomienda no seguir dietas de alimentos crudos ya que casi siempre empeoran las cosas.

Agua alcalina

Nuestras secreciones digestivas son extremadamente ácidas; y cuando regularmente bebemos agua o bebidas alcalinas, neutraliza la acidez de nuestro estómago, lo que finalmente rompe nuestra digestión. El agua alcalina puede ser beneficiosa con moderación si es naturalmente alcalina, lo que significa que es alcalina debido a minerales naturales o agregados, como los que se producen en el agua de manantial. Todos los minerales son alcalinos y mezclarlos con agua hace que el agua se vuelva alcalina. Sin embargo, muchas marcas alcalinizan artificialmente el agua pasándola sobre placas de metal con ligeras cargas eléctricas, que manipulan el balance de iones como un atajo hacia la alcalinidad. El cuerpo, como se puede imaginar, no reacciona bien a este tipo de aguas "procesadas" y como resultado se producen  problemas digestivos.

Azúcar

Incluso en dietas saludables, puede haber una cantidad considerable de azúcar. Si bien puede no ser refinado, si está particularmente consciente de la salud, comer exceso de fruta, jugos de frutas, miel y cualquier otro edulcorante natural (con la excepción de stevia , que en realidad no contienen azúcar), puede crear problemas digestivos  al debilitar el páncreas.

Cuando come alimentos dulces, el azúcar contenido en ellos encuentra su camino en el torrente sanguíneo (y bastante rápido). Su cuerpo mantiene un equilibrio muy delicado de los niveles de azúcar en la sangre; y una afluencia repentina de alimentos muy endulzados, especialmente si el azúcar se refina, hace que los niveles de azúcar en la sangre aumenten. Para que las cosas vuelvan a estar bajo control, el páncreas comienza a secretar insulina, que luego transporta con seguridad el exceso de azúcar del torrente sanguíneo. Este es un proceso normal y saludable; pero como todo, en exceso, conduce a problemas digestivos.

Si consume regularmente alimentos azucarados o dulces, el estrés adicional que le causa al páncreas hará que trabaje demasiado y se "agote", tal como lo haría después de trabajar todo el día, todos los días sin interrupción. Como se mencionó anteriormente, su páncreas es fundamental para una digestión saludable, liberando varias enzimas digestivas vitales para descomponer los alimentos a medida que ingresan a los intestinos. Forzarlo, comiendo alimentos azucarados o dulces (ya sea que lo conozca o no) disminuye en gran medida su capacidad de funcionar bien. En el transcurso de semanas, meses y años, esto puede afectar gravemente la digestión.

Una pieza de fruta o dos por día, si su digestión está en buen estado de funcionamiento, está bien y no debe preocuparse por nada. Sin embargo, si sospecha que puede tener problemas digestivos, lo mejor es evitar todo el azúcar o limitar su ingesta a una fruta en alguna ocasión hasta que su cuerpo regrese al equilibrio.

Cómo surgen los problemas digestivos: visión general y resumen

Para resumir hasta ahora, las principales formas en que se interrumpe la digestión son las siguientes:

+  No masticar correctamente

+  Exceso de líquidos con comidas

+  Antibióticos

+  Exceso de jugos y alimentos crudos, fríos

+  Exceso de azúcar en la dieta

+  Consumo excesivo de agua alcalina artificial

 

Al volverse consciente de sus hábitos alimenticios, puede recuperar rápidamente el equilibrio de su salud digestiva. El simple conocimiento que he descrito hasta ahora sobre cómo funciona la digestión y los problemas digestivos surgen en un sentido general es suficiente para capacitarlo con las habilidades fundamentales que necesitará para mantener la fuerza digestiva resistente durante toda su vida y corregir los desequilibrios.

Cómo sanar su tracto digestivo

Curar su digestión tiene dos componentes principales: dieta junto con hierbas y suplementos que pueden acelerar el proceso. La dieta sola es suficiente para reparar la mayoría de los problemas digestivos, pero en general es un proceso más prolongado. Aquellos que encuentren difíciles las dietas restringidas, por razones sociales o de otro tipo, apreciarán el impulso adicional de hierbas, suplementos y alimentos medicinales especiales que pueden acelerar el proceso de curación , a veces reduciendo el tiempo necesario para restaurar la digestión a la mitad o menos.

Pautas para el protocolo de curación digestiva

1. Siempre escuche a su cuerpo. Si lo que está haciendo es demasiado intenso o incómodo, retroceda y muévase a un ritmo más lento, dándole a su cuerpo el espacio que necesita para sanar a un ritmo que le resulte cómodo.

2. Mantenga  el equilibrio. La medicina tradicional china reconoce dos fuerzas fundamentales en el universo que se aplican a todo en la vida, incluida la dieta: Yin y Yang. Tenga esto en cuenta mientras trabaja para curar sus problemas digestivos. Equilibre el impulso hacia adelante con el descanso, la actividad con paz. Si te apetece romper las reglas y "hacer trampa", date espacio para disfrutar de la vida; después de todo, es por eso que estás participando en el proceso de curación digestiva, para disfrutar más de la vida. Entonces, aplique esa sabiduría al proceso de curación y mantenga todo equilibrado.

3. Si sus síntomas empeoran consulte a un médico naturópata, ayurvédico o de medicina tradicional china para obtener orientación. Aunque las recomendaciones a continuación son seguras para cualquier persona, en caso de duda, consulte.

 

Lineamientos dieteticos

Las siguientes sugerencias, con la excepción de la eliminación de azúcares artificiales, solo son necesarias hasta que la digestión vuelva a funcionar a niveles óptimos. En ese punto, puede reintroducir alimentos y ver cómo su cuerpo está reaccionando a ellos. Si se siente bien, puede incluirlos en su dieta de una manera equilibrada.

Alimentos para enfatizar

Alimentos ideales para curar problemas digestivos

Granos enteros sin gluten (arroz integral, maíz no transgénico, mijo, amaranto, quinua, etc.)

+  Frijoles, lentejas y otras legumbres

+  Verduras de cualquier tipo

+  Vegetales marinos (algas)

 

Coma con moderación cuando tenga problemas digestivos

+  Nueces y semillas, germinadas o rostizadas

+  Alimentos fermentados .

+  Frutas

 

Aceites y grasas recomendados

+  Aceite de coco

+  Ghee

+  aceite de oliva

 

Condimentos para curar problemas digestivos

 

+  Sal del Himalaya o marina sin refinar.

+  Todas las especias y hierbas naturales

 

Directrices generales

 

+  Siempre elija alimentos enteros, orgánicos, sin procesar, que no sean transgénicos, siempre que sea posible

+  Todos los alimentos, con la excepción de las frutas, idealmente, deben cocinarse

.  Limite la ingesta de líquidos y alimentos fríos al comer

+  Mastique muy bien los alimentos

 

Alimentos para reducir o eliminar

+  Trigo y otros granos que contienen gluten

+  Queso y productos lácteos

+  Todos los azúcares artificiales y refinados y limitan la ingesta de azúcar natural (miel, frutas, jugos, etc.)

+  Coma nueces y semillas con moderación; y si es así, asegúrese de que estén activadas.

+  Preste atención a cómo reacciona su cuerpo a los huevos. Si te sientes bien, puedes continuar comiéndolos; sin embargo, muchas personas consideran que son difíciles de digerir

+  Limitar la ingesta de productos de soja

+  Tenga cuidado al comer en restaurantes, ya que a todos los alimentos mencionados se añaden con frecuencia grandes cantidades de saborizantes y aditivos.

 

Es importante señalar que los alimentos mencionados anteriormente no son malos para usted de ninguna manera, especialmente si se consumen en su totalidad, sin procesar (nuevamente, con excepción del azúcar refinado y artificial). De hecho, todos ellos son alimentos altamente ricos en nutrientes que proporcionan muchos beneficios para la salud y deben incluirse como parte de una dieta completa. Sin embargo, si padece problemas digestivos, pueden agravarse debido a su dificultad para digerir. Eliminarlos de su dieta a corto plazo le permitirá sanar mucho más rápido, por lo que puede volver a comer los alimentos que disfruta una vez más. Si no está seguro, consulte con su cuerpo y vea cómo reacciona cuando los coma.

Recuperación

El tiempo necesario para que la digestión recupere su fuerza y ​​los problemas digestivos sanen depende en gran medida de cuán cerca siga las sugerencias de este artículo, su mentalidad individual, las circunstancias de su vida, y cuán deficiente se ha vuelto tu digestión. Para alguien que es tenaz y comprometido, se puede lograr un gran progreso en unas pocas semanas. Para otros, puede llevar un poco más de tiempo. Recuerde que está revirtiendo un patrón que puede haber durado meses o años, por lo que es importante ser paciente durante el proceso de recuperación. Dicho esto, si sigue estas sugerencias, debería comenzar a ver el progreso de inmediato.

https://www.consciouslifestylemag.com/heal-digestive-problems-naturally/

 

Leer más…

COMER CON MINDFULNESS

La manera en que te relacionas con la comida es el modo en que te relacionas con el mundo y, por tanto, contigo mismo. No existe tanto una manera correcta o incorrecta de comer, sino que se trata de observar si está conectada o desconectada de uno mismo y del propio alimento. Momento a momento puedes elegir bienestar y salud.

Comer con mindfulness, o atención plena, te hace consciente de lo que estás haciendo, de lo que piensas, de lo que sientes, de quién eres, de tus patrones de conducta, de tu manera de estar en el mundo. Te ayuda a comer menos cantidad y más despacio, de manera que es beneficioso para detectar la sensación de saciedad antes de que sea demasiado tarde. Por lo tanto, aplicar la atención plena en el acto de comer te ayuda a digerir mejor; y también es útil para tomarte breves descansos a lo largo del día, pues su riqueza reside en la práctica.

Estar presente en cada comida es de los mayores actos de generosidad y amor que te puedes conceder.

RITUAL PARA COMER CON MINDFULNESS

  1. Lo primero, pregúntate si tienes hambre.

Si es así, te comerías una manzana. Si no te apetece la manzana… no tienes hambre real. Te puede ayudar preguntarte cuánto tiempo hace que no has comido. A veces también podemos confundir la sed o el cansancio con el hambre. En esos casos hay que beber agua y descansar, pero no comer.

  1. Disponte para comer recordando acabar de hacerlo cuando el hambre te sacie,

no cuando se acabe lo que hay en el plato. ¿Cuál es tu nivel de hambre? No esperes a estar demasiado hambriento, prepárate para comer en el momento en el que te entre el “gusanillo”, cundo comienzan a moverse o a hacer ruido las tripas.

  1. Después, pregúntate por tu estado emocional.

Cualquier emoción no gestionada supone una carga emocional para ti. Por ejemplo, la tristeza, la ira, el  miedo, la culpa… Identifícala. Acéptala y déjala estar, ahora vas a comer para calmar tu hambre física, no emocional. El hambre emocional es urgente y repentina. Cuando buscamos saciarla, por más que comemos, nunca conseguimos hacerlo.

  1. Conéctate con lo que vas a hacer.

¿Vas a preparar la comida tú o estás en un restaurante? Si la preparas tú, elige con presencia alimentos vivos y vegetariamos; cocínalos con cariño y preséntalos con gracia en platos bonitos, mejor pequeños (cuencos o platos de postre).

  1. Toma conciencia del lugar donde vas a comer.
  2. Respira profunda y lentamente.

Hazlo un par de veces más. En total, tres respiraciones completas.

  1. Toma conciencia de la relación que tienes con la comida.

Date cuenta de ella pero evita juzgarla. Es como es, y puede ser como quieras. Es cuestión de entrenamiento.

  1. Da las gracias por tu comida.

Es una manera preciosa de bendecir los alimentos.

  1. Bebe agua ahora, no durante la comida.
  2. Ten presente comer despacio y quitando el piloto automático.

Céntrate en el acto de comer apagando el móvil, la televisión y sin leer. No hagas nada más.

  1. Siéntate erguido.

Ni flexionado hacia delante desde el sofá ni tampoco de pie. Adopta la postura adecuada para comer.

  1. Observa lo que hay en tu plato y comienza a comer saboreando lentamente lo que comes,

y reflexionando también sobre su textura, color, tamaño, olor, procedencia, temperatura…

  1. Sigue respirando.
  2. Detén el diálogo interno. Disfruta.

Simplemente come. Haz como un gourmet, que toma pequeños bocados, los observa, los admira y los degusta lentamente, saboreando al máximo cada trocito.

  1. Mastica.

Con la idea de convertir el sólido en líquido y lo líquido como si fuera sólido. Haz lo que puedas, es cuestión de práctica y de seguir masticando.

  1. Deja reposar los cubiertos

sobre el plato entre bocado y bocado. Esto te permitirá comer de forma más lenta y consciente.

  1. Come primero lo que más te guste.

Inconscientemente, lo que más nos gusta de un plato lo solemos dejar para el final. Si te comer mejor lo que más te gusta no tendrás que comerte todo el plato para llegar a lo que más te apetezca. Por otra parte, vive el presente, no sabes qué sucederá dentro de unos minutos.

  1. Sigue concentrado en el acto de comer y come despacio.
  2. Cuando hayas saciado tu hambre, conserva la comida.

No tires la comida, consérvala para otro momento y la próxima vez sírvete menos cantidad.

  1. Toma conciencia de tus sensaciones físicas.

¿Te sientes ligero, pesado, hinchado? Reflexiona también sobre ello porque de este modo irás aprendiendo a comportarte contigo mismo como más te convenga para las próximas comidas. Recuerda que siempre es bueno quedarse con hambre porque la sensación de saciedad aparece unos veinte minutos después de terminar de comer.

Y por qué no, da de nuevo las gracias.

Si te has pasado, perdónate. No tiene tanta importancia. Recuerda, por más desagradable que parezca, al final todos vamos a acabar en el cementerio o esparcidos por el aire. Aprende de tus errores y proponte llevar una vida feliz eligiendo de un modo más beneficioso para tu bienestar la próxima vez. Céntrate en la solución y no en el problema.

Por favor, recuerda que lo que aquí leas ha de ponerse en práctica para que funcione. Es en la práctica donde reside la riqueza de la atención plena. Y lo mejor es que tienes una media de tres oportunidades diarias para practicar: desayuno, comida y cena. Recuerda también vaciarte del exceso de conocimientos y dejarte llenar por la quietud. Saborea todo lo que comas y, por extensión, tu vida, porque se hace igual.

Y si esta entrada de Comer con Mindfulness ha llegado a tus manos… por algo será.

https://biblioterapeuta.wordpress.com

Leer más…

Polifenoles, nutrientes para ganarle años a la vida

Los polifenoles son nutrientes que se encuentran en las frutas y verduras. Su poder radica en detener el paso del tiempo. Son los causantes de la activación de los genes antienvejecimiento. Su efecto antioxidante nos aporta beneficios para la salud, siendo muy activos en la mejora de las enfermedades neurodegenerativas y cardiovasculares, en la diabetes y en el control de peso.

Los polifenoles abundan en los alimentos que tenemos a mano y no deben faltar en una dieta equilibrada. Sus efectos sobre la salud dependen de la cantidad consumida y de su biodisponibilidad. Están presentes, además de en frutas y verduras, en otros alimentos como las semillas, el aceite de oliva, el chocolate o el vino tinto.

¿Pero qué son los polifenoles y cómo actúan sobre los órganos y tejidos del cuerpo?

Los polifenoles son un grupo de más de más de 8.000 fito-compuestos químicos, de los que 4.000 se corresponden con los flavonoides. Se caracterizan por presentar más de una unidad de fenol en la molécula. La unidad de fenol es un anillo de hidrocarburo aromático de seis carbonos que están directamente unidos a un grupo hidroxilo (-OH). También se les conoce como compuestos fenólicos.  Muchos de ellos son poderosos antioxidantes y tienen capacidad para neutralizar los radicales libres, reducir la inflamación y retrasar el crecimiento de los tumores. De varios polifenoles, como la quercetina, las catequinas, los lignanos, el resveratrol y la curcumina, existen evidencias de laboratorio de que son agentes anticancerosos, por lo que su consumo habitual en la dieta podría prevenir el cáncer y tener efecto sobre las células cancerosas en el cuerpo humano.

Los polifenoles también mejoran la función circulatoria, pudiendo ayudar a retrasar la formación de coágulos sanguíneos. Por ejemplo, las catequinas del té tienen la capacidad de ralentizar el proceso que causa la obstrucción de las arterias, y el consumo de té negro o vino tinto puede mejorar la circulación sanguínea durante dos horas después de su consumo.

Activan el gen antienvejecimiento (SIRT-1), ralentizando el proceso de envejecimiento y siendo esenciales para combatir las enfermedades degenerativas y crónicas. El poder de actuación de los polifenoles viene determinado por un doble factor, la cantidad que consumimos y la absorción por nuestro organismo. Únicamente cuando se encuentran en altas dosis actúan como antioxidantes y antinflamatorios, solo así pueden manifestar su poder antienvejecimiento y activar los genes, permitiendo alargar la vida. Pero es necesario contar con la capacidad de nuestro cuerpo para absorberlos. La acción de la microflora intestinal es responsable de su catabolismo y de la producción de metabolitos activos, que posteriormente sufren procesos de conjugación intestinal y hepática, como la metilación, glucuronidación, y sulfatación, con el posterior transporte y circulación a los órganos del cuerpo.

Los polifenoles se agrupan en cuatro categorías diferentes: ácidos fenólicos, flavonoides, estilbenos y lignanos. Los ácidos fenólicos se encuentran en el café, el té, las uvas, el vino tinto, las bayas, los kiwis, las ciruelas, las manzanas y las cerezas, en otras frutas y verduras, e incluso cereales y maíz. Los flavonoides son otro grupo de polifenoles que funcionan como antioxidantes y agentes antiinflamatorios. Los flavonoides se dividen en varios grupos: flavonoides, flavonoles, flavanonas, isoflavonas, antocianidinas, chalconas y catequinas. Se encuentran en frutas, verduras, legumbres, vino tinto y té verde. Los estilbenos tienen en el resveratrol su principal representante, más estudiado y mejor conocido. El resveratrol se encuentra en el vino tinto, los arándanos y los cacahuetes, y su consumo está relacionado con una mejor salud del corazón. Los lignanos se encuentran en las legumbres, cereales, granos, frutas, algas y algunas verduras. Las mejores fuentes son las semillas de lino y sésamo. Una dieta rica en lignanos es buena para la salud cardiovascular.

Otros polifenoles presentes en los alimentos son la capsaicina del chile y pimientos picantes, el timol en tomillo, ácido cinámico en la canela, ácido rosmarínico que se encuentra en romero, tomillo, orégano, salvia y menta.

Los alimentos que sobresalen por su riqueza en compuestos fenólicos son las especias, como el clavo de olor, el anís estrellado, las alcaparras, el curry, el jengibre, el comino y la canela, las hierbas como la menta, el orégano, la salvia, romero, tomillo, albahaca, hierba luisa, perejil, mejorana, el té verde y el té negro. El vino tinto y el cacao son una poderosa fuente de polifenoles. Destacan los arándanos, aronias, saúco negro, ciruela, cereza, grosella negra, mora, fresa, frambuesa y uvas negras. Las semillas con más polifenoles son las de linaza y las de apio. Fuente de compuestos fenólicos de primer orden son los frutos secos como las nueces, castañas, avellanas y las almendras. Las aceitunas negras y aceitunas verdes, las alcachofas, la achicoria roja y verde, la cebolla, la espinaca, el brócoli y la escarola son muy ricas en estos compuestos. Todas las frutas en general, pero especialmente la manzana, la granada, el melocotón, la naranja sanguina, el limón, el albaricoque y el membrillo. Y no nos olvidemos de los aceites, siendo muy ricos el de oliva virgen extra y el de colza.

El verdadero antienvejecimiento empieza desde el interior de cada uno. Por eso una de las claves fundamentales para vencer la batalla contra el envejecimiento es alimentarse bien.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-nutricionista, Biólogo

Leer más…

Azúcar y Cáncer

“Según los investigadores de la Universidad de San Francisco, California, el azúcar representa un riesgo para la salud, contribuyendo a alrededor de 35 millones de muertes cada año”.

Todo es dulce en nuestro estilo de vida, somos adictos a ese sabor tan atrayente, somos adictos al azúcar. Desayunamos productos con altas concentraciones de azúcar, tomamos bebidas azucaradas, comemos alimentos procesados en los que el azúcares un aditivo… Azúcar, azúcar, azúcar…El azúcar blanco refinado que consumimos habitualmente es sacarosa sintetizada de forma artificial, que no contiene ninguna de las vitaminas o minerales que el cuerpo necesita para procesarla, por lo que no sólo no nos aporta nada desde el punto de vista nutricional, sino que roba al organismo minerales y vitaminas. Otro dato importante es que en el proceso industrial de refinado y blanqueado del azúcar se emplea ácido sulfúrico, por lo que éste suele contener residuos de sulfitos y bisulfitos.

Aun así, seguimos consumiéndola, pero azúcares un término genérico usado para identificar a los carbohidratos simples, ya sean monosacáridoscomo la fructosa, glucosa y galactosa; y disacáridos como la maltosa y la sacarosa (azúcar de mesa), hay azúcares por todas partes, la fruta en exceso o los carbohidratos, las féculas, los zumos concentrados, los azúcares refinados o alimentos como los lácteos, las harinas refinadas o el alcohol, todos son azúcares. Las dulces dietas de hoy en día, están teniendo efectos poco saludables en nosotros, ya que provocan un exceso de glucosa en sangre que puede contribuir a la proliferación de la cándida, deterioro de los vasos sanguíneos, enfermedades cardiacas y otros problemas muy serios de salud.

Realmente, el azúcar provoca estragos en el organismo. Cuando lo consumimos, el sistema inmunológico se debilita durante 6 horas, lo que nos hace más vulnerables a los gérmenes, virus y bacterias nocivas. Por otro lado, el azúcar reduce las ganas de comer alimentos nutritivos como las verduras, lo que puede dar lugar a carencias nutricionales.

Además, el alto consumo de azúcar da lugar a gases y distensión abdominal, ya que éste alimenta levaduras, hongos y bacterias dañinas en el intestino. Otros síntomas asociados al consumo de azúcar incluyen dolor articular, dolor de cabeza, fatiga, incapacidad para bajar de peso o resistencia a la pérdida de peso, así como antojos por el dulce. Por otro lado, es el principal causante de la mayoría de las enfermedades crónicas que azotan nuestra sociedad: diabetes, hipertensión arterioesclerosis, obesidad, alzheimer, candidiasis, eczema, síndrome premenstrual y cáncer.

La ingesta excesiva de azúcar, además de estimular la producción de insulina, aumenta la actividad de una proteína llamada B-catenina, íntimamente relacionada con la progresión tumoral. Los niveles de azúcar elevados inducen cambios en la proteína B-cateninaque promueven la proliferación celular en células tumorales del intestino delgado, mama, ovario, páncreas, colon…

Las células normales producen la energía necesaria para su metabolismo mediante la vía aerobia en la mitocondria, consumiendo oxígeno. Las células cancerígenas han desarrollado la habilidad de sobrevivir sin oxígeno mediante glicólisis, incluso cuando se restablece el aporte de oxígeno. Para sobrevivir, transforman el ácido pirúvico en ácido lácticomediante una enzima llamada lacto deshidrogenasa y sin necesidad de oxígeno. Este ácido láctico modifica el PH del medio interno hacia la acidez, lo que estimula la hidrólisis de la glutamina. Esto conlleva el aumento de los procesos formadores de glucosa, con lo que se forma gran cantidad de la misma y es precisamente de glucosa de lo que se alimenta el tumor para producir ácido pirúvico, que luego se transforma en láctico y de esa forma generar energía (ATP) para su propio metabolismo.

Los tumores utilizan la glucosa para sobrevivir. Existen muchas investigaciones al respecto, por ejemplo, en una de ellas, los tumores de mama inducidos en ratones demostraron ser sensibles a los niveles de glucosa. Para tal constatación, 68 ratones fueron inyectados con una cepa agresiva de cáncer de mama y a continuación, se les administraron dietas altas en glucosa para inducir altos niveles de azúcar en sangre, hiperglucemia, normoglucemia o bajos niveles de azúcar, hipoglucemia.

Tras ella se supo que la tasa de supervivencia dependía de las dosis: cuanto más bajo era el nivel de azúcar en sangre más elevada era la tasa de supervivencia. Después de 70 días, tan sólo 8 de los 24 ratones hiperglucémicos sobrevivieron, 16 de los 24 normoglucémicos y 19 de los 20 hipoglucémicos. Lo que sugiere este estudio es que regular el consumo de azúcar es la clave para disminuir el crecimiento del cáncer de mama.

Otro estudio interesante de cuatro años de duración, se realizó en el Instituto Público Nacional de Protección Medioambiental en los Países Bajos. Allí compararon los conductos biliares de 111pacientes de cáncer con 480 pacientes sanos. Se encontró que el riesgo de cáncer asociado a la ingesta de azúcares, independientemente de otras formas de energía, era más del doble en los pacientes de cáncer. Además, un estudio epidemiológico realizado en 21 países del mundo moderno (Europa, Norte América, Japón y otros)reveló que la ingesta de azúcar es un factor de riesgo muy importante para el incremento en la incidencia de cáncer de mama, particularmente en mujeres adultas.

Esto puede conducirnos a pensar que controlar los niveles de glucosa mediante dietas, suplementos nutricionales, ejercicios, meditación y medicamentos, cuando sea necesario, puede ser uno de los componentes más cruciales en un programa de recuperación del cáncer.

En 1931 el premio Nobel en medicina Germán Otto Warburg, descubrió por primera vez que las células cancerígenastienen un metabolismo energético diferente al de las células sanas. Este premio Nobel descubrió, igualmente, que los tumores malignos, al contrario que los tejidos normales, presentan frecuentemente un incremento en la glicólisis anaeróbica, un proceso en el que las células cancerígenas usan la glucosacomo carburante y obtienen como producto de desecho ácido láctico.

Posteriormente, esta gran cantidad de ácido láctico, generado por la fermentación de laglucosa de las células cancerígenas, es transportada al hígado. Esta conversión de glucosa en lactatogenera un pH más ácido en los tejidos cancerígenos, así como fatiga generalizada derivada de la elaboración del ácido láctico. Es por eso que los tumores grandes tienden a exhibir un PH más ácido.

Este ineficiente proceso del metabolismo energético hace que la energía disponible en los alimentos y en los almacenes de energía del cuerpo no sea aprovechada, el cáncer genera un desperdicio de la energía y la persona se encuentra cansada y mal nutrida. Esta es la razón por la cual el 40% de los pacientes de cáncer mueren de malnutrición o caquexia, una alteración profunda del organismo que aparece en la fase final de algunas enfermedades y que se caracteriza por desnutrición, deterioro orgánico y gran debilitamiento físico.

Es necesario ser muy disciplinado para eliminar los azúcares o carbohidratos de la dieta con la intención de mantener los niveles de glucosa en unos márgenes estrechos, hasta conseguir matar de inanición al cáncer y fortalecer el sistema inmunológico. No prestamos mucha atención a lo que comemos y nos hemos habituado a comer demasiados alimentos dulces, sin embargo, el azúcar nos enferma.

El índice glicémico mide como un determinado alimento afecta los niveles de glucosa en sangre, asignando a cada alimento un número dentro de una clasificación. Cuanto menor sea la puntuación obtenida más lenta será el proceso de digestión y asimilación, lo que implica una absorción más gradual de los azúcares en la sangre. De forma paralela, una puntuación elevada significa que los niveles de glucosa se incrementan de forma rápida, lo que estimula al páncreasa segregar insulina para bajar los niveles de azúcar. Esta rápida fluctuación de los niveles de azúcar en sangre es contraproducente ya que genera estrés corporal.

Si la fructosa es el monosacárido predominante en un alimento se considera que el índice glicémico es más saludable, ya que este azúcar simple es absorbido lentamente en el intestino, para pasar después a convertirse en glucosa en el hígado. Esto produce una lenta absorción de los alimentos que ofrece un incremento y un descenso más gradual de los niveles de insulina. Por el contrario, si la glucosa es el monosacárido predominante, el índice glicémico será más alto, y, por tanto, menos saludable para el individuo.

Otra evidencia a tener en cuenta es que los azúcarespueden alimentar al cáncer de forma más eficiente que los almidones (formados por largas cadenas de azúcares simples), por lo que centrarse únicamente en el índice glicémico puede ser engañoso. Un estudio sobre ratas alimentadas con raciones que contenían una cantidad equivalente de calorías procedentes de azúcares y almidones, encontró que las ratas con una dieta alta en azúcares desarrollaban más casos de cáncer de mama.

El índice glicémico es una herramienta útil para guiarnos hacia una dieta más saludable, pero no es infalible. Si sólo se usa el índice glicémico se puede deducir que una taza de azúcar blancoes más sana que una patata asada. Eso es así porque el índice glicémicode una comida azucarada puede ser menor que el de un alimento rico en almidón. Una decisión acertada sería tomar menos fruta, más verdura y la eliminación de los azúcares refinados y no refinados de la dieta.

Regularmente a muchos de los pacientes que se están muriendo literalmente de hambre por el uso de quimioterapia, no se les ofrece ningún soporte nutricional aparte de la solución intravenosa estándar de la UVI. Esta solución proporciona un 70% de las calorías en forma de glucosa. Cada vez más médicos creen que estas soluciones altas en glucosa no ayudan a los pacientes caquéxicos.

Tampoco ayudan mucho las pruebas que se realizan, parece que el estamento médico está dejando pasar por alto el azúcar y su papel en la tumorigénesis. El dispositivo de tomografía, denominado PET usa glucosa radioactiva para detectar las células cancerígenas hambrientas de azúcar, su coste es de medio millón de dólares y está considerado como la herramienta más moderna y puntera en la detección de tumores. Los escaneres PET se usan en el seguimiento de los pacientes con cáncer, así como para evaluar si los protocolos prescritos son efectivos.

El irrefutable papel de la glucosa en el crecimiento y la metástasis de las células cancerígenas se puede tener en cuenta en muchas terapias. Algunas de estas incluyen dietas diseñadas con el índice glicémico en mente para regular los incrementos de la glucosa en la sangre, lo que mata de hambre de forma selectiva a las células cancerígenas; soluciones TPN bajas en glucosa, extracto de aguacate para inhibir la absorción de glucosa por las células cancerígenas, sulfato de hidracina para impedir la gluconeogénesis en las células cancerígenas y SCMT.

Cuando se trata de carbohidratos, hay carbohidratos ricos en fibra, principalmente los vegetales y los carbohidratos que no provienen de la fibra como el azúcar y los granos procesados. Lo ideal sería consumir el doble de carbohidratos con fibra que carbohidratos netos. La fibra no se digiere y descompone en azúcar, lo que significa que no impacta adversamente a los niveles de insulina, leptina y mTOR. La fibra también tiene un gran número de beneficios para la salud, incluyendo el control de peso y un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Excelentes fuentes de carbohidratos ricos en fibra son las semillas de chía, las bayas, las almendras, la coliflor, las hortalizas de raíz y los tubérculos como las cebollas o las batatas, las legumbres, los calabacines, los vegetales como el brócoli o las coles de Bruselas y la cáscara de psyllium.

Por otro lado, existe un límite superior acerca de la cantidad de proteína que el cuerpo puede utilizar y consumir, un exceso de proteínapuede resultar muy perjudicial para el organismo. Cantidades importantes de proteína pueden encontrarse en la carne, pescado, huevos, productos lácteos, legumbres, frutos secos y semillas. Algunos vegetales como el brócoli también contienen cantidades generosas de proteína.

Nuestro estilo de vida afecta muy negativamente al funcionamiento de las mitocondrias y esta es la base de prácticamente todas las enfermedades, especialmente del cáncer. Una de las razones básicas de por qué la alimentación rica en grasas saludables y baja en carbohidratos netos funciona es también porque reduce la inflamación hasta el punto de hacerla desaparecer. Cuando la inflamación desaparece, el cuerpo puede comenzar a sanar. También retrasa el proceso de envejecimiento.

Se estima que el efecto Warburg ocurre en hasta el 80% de los tipos de cáncer. En muchos casos, cuanta más glucosa consume un tumor, peor es el pronóstico del paciente. En este momento, la atención sobre las mutaciones genéticas parece desvanecerse y la teoría de que las células de cáncer simplemente son versiones distorsionadas de las célulasnormales ha comenzado a ser el centro de atención.

Las mutaciones genéticas en realidad son mucho más aleatorias de lo que se creía. De hecho, son tan aleatorias que es prácticamente imposible precisar el origen genético del cáncer. Algunos tumores cancerígenos ni siquiera tienen mutaciones en absoluto. En los últimos años, los científicos han comenzado a darse cuenta de que no son los defectos genéticos los que causan cáncer, sino que primero se produce el daño mitocondrial, que después desencadena las mutaciones genéticas nucleares.

Los científicos han descubierto que un número de genes conocidos por promover el cáncer al influir en la división de células, el gen AKT incluido, también regula el consumo de nutrientes de las células. Así que ciertos genes parecen desempeñar un papel importante en el consumo excesivo de azúcar de las células cancerígenas.

Craig Thompson, el presidente y director ejecutivo de Memorial Sloan Kettering Cancer Center, ha demostrado tras una investigación que las células necesitan que otrascélulas les indiquen el momento de alimentarse, así como también requieren que otras células les comuniquen que se dividan, este es el trabajo de las proteínasde señalización.

Él afirma que la proteína creada por AKT es parte de una cadena de proteínas de señalización que está mutada en más del 80% de todos los tipos de cáncer. Thompson dice que una vez que la proteína está mutada, la célula deja de preocuparse sobre las señales de otras células para comer, en cambio comienza a alimentarse de glucosa. Por otro lado, mientras que las célulassanas tienen un mecanismo de retroalimentación que hace que conserven los recursos cuando hay una falta de alimento, las células cancerígenas no tienen este mecanismo y se alimentan continuamente.

Otro investigador Chi Van Dang, director de Abramson Cancer Center en laUniversidad de Pensilvania, afirma que las células de cáncer son "adictas a los nutrientes" y que cuando no pueden consumir los suficientes, comienzan a morir. La adicción a estos nutrientes explica por qué los cambios en las vías metabólicas son tan comunes y tienden a surgir primero como una célula que avanza hacia el cáncer.

El cáncer y los tratamientos pueden afectar a la nutrición y cambiar la manera en que el cuerpo utiliza los alimentos ya que la desnutrición es un factor importante en la mayoría de los pacientes con este problema de salud.

Todo lo dicho nos lleva a pensar que una buena alimentación es importante siempre, tanto para prevenir como para sanar, que se necesitan buenos hábitos alimenticios para mantener nuestra salud y una vez que ésta falla, durante el tiempo que duran los tratamientos y después de los mismos.
El aspecto fundamental que debe ser abordado es el defecto mitocondrial metabólico y esto involucra reducir radicalmente los carbohidratos sin fibra y aumentar el consumo de grasas de alta calidad. Se podrían necesitar hasta un 85% de las calorías alimentarias en grasas saludables, junto con cantidades moderadas de proteína de alta calidad, ya que el exceso de proteína también puede desencadenar el crecimiento del cáncer.

Es importante recordar que la glucosaes un combustible inherentemente "sucio"ya que genera muchas más especies reactivas al oxigeno (ROS) que la quema de grasa. Pero para quemar grasa, nuestras células deben estar sanas y normales. Las células de cáncer carecen de flexibilidad metabólica para quemar grasa y esta es la razón por la que una alimentación rica en grasas saludables parece ser una estrategia eficaz para abordar este problema.

Por otro lado, a la vez que ayudamos a recuperar la salud, a las células sanas se les da un combustible ideal, que reduce el daño oxidativo y optimiza la función mitocondrial. El efecto total es que las célulassanas comienzan a prosperar, mientras que las células de cáncer se "mueren de hambre".

“No creo que el verdadero problema sea el azúcar añadido, sino más bien la cantidad contenida en nuestros alimentos, que no reconocemos como azúcar.

Ya sea que estemos tomando un zumo de manzana o comiendo un yogurt endulzado con zumo de frutas concentrado o simplemente comiendo mucha fruta con la creencia de que las frutas no causan ningún problema, estamos tomando azúcar”.

JJ Virgin

FUENTES:

Comer para vencer el cáncer. Paula Jiménez Fonseca / Belén Álvarez Álvarez. NOBEL EDICIONES (2011).

La dieta alcalina del Dr. Norberto F. Feldman. Blog Hola Dr. Feldman.

Mis recetas anticáncer. Dra. Odile Fernández. Urano, 2013.

Leer más…

En estos últimos años la Melatonina, conocida también como la “hormona de la oscuridad”, se ha popularizado considerablemente. Hemos oído que es la hormona que regula nuestro reloj biológico, nos ayuda a conciliar el sueño, a combatir el cansancio, luchar contra el insomnio y los síntomas del jet lag. Esta hormona natural la produce el cuerpo humano, aunque también podemos encontrarla en algunos alimentos. En este artículo, Patricia Sánchez Seisdedos, psicóloga, resuelve todas nuestras dudas: Qué es la Melatonina y por qué es importante para el cerebro, cómo se produce y cuáles son los alimentos ricos en Melatonina.

 ¿Qué es la Melatonina?

¿Has pensado alguna vez cuál es la causa de que el ser humano duerma de noche y se active de día? Pues resulta, que a nivel biológico, producimos una hormona llamada Melatonina. Sin embargo, también podemos contribuir a su producción a través del consumo de alimentos ricos en Melatonina. La Melatonina se conoce también como “hormona de la oscuridad”.

Cuando, a través de la vista, percibimos que está anocheciendo, nuestro organismo nos prepara para dormir. En este momento, nuestros ojos mandan la información a nuestro cerebro, concretamente, a la Glándula Pineal y, esta parte del cerebro, empieza a trabajar en la producción de Melatonina. 

Alimentos ricos en Melatonina

  • Maíz dulce: Este cereal que comenzó a cultivarse hace casi 5000 años en América, es un alimento rico en Melatonina. En concreto, el maíz dulce.
  •  Avena: Hoy en día, es bien sabido que este cereal tiene unos valores nutricionales extraordinarios en cuanto a fibra y proteína. Lo utilizan muchas personas que son deportistas y también en pérdidas de peso. Lo que no es tan conocido, es que es un alimento rico en Melatonina, ya que contienen entre 60 y 150 mcg (microgramos) por cada 100 gramos.
  • Nueces: El fruto del nogal, además de ser una fuente muy saludable de proteínas y grasas insaturadas, es otro alimento de la lista. Su combinación de ácidos omega-3 y la Melatonina, puede ayudar a prevenir enfermedades relacionadas con el envejecimiento celular. En cada gramo de este fruto seco hay 3,5 nanogramos de Melatonina y hay estudios en los que se demuestra que comiendo nueces regularmente, aumenta la presencia en el torrente sanguíneo de esta hormona.
  • Cerezas: Las especies más ácidas de cerezas, tienen un elevado contenido de Melatonina.
  • Alga Espirulina: Se trata de un alga japonesa. Este alimento es muy rico en Melatonina. Además de tener un alto contenido proteico, magnesio y calcio.

Otros alimentos que pueden ayudarnos a conciliar el sueño indirectamente, serían los alimentos ricos en Triptófano, como es el caso del queso, yogurt, pavo, almendras, piña, huevos, jengibre… Más adelante veremos qué relación guarda la producción de Melatonina con el Triptófano.

Algunos estudios indican que los alimentos ricos en B6 pueden ayudar a incrementar nuestros niveles de Melatonina. Esta vitamina, además, también es importante para la producción de Triptófano y Serotonina. Entre los principales alimentos ricos en vitamina B6 podemos encontrar en frutos secos y semillas como pistachos, avellanas, semillas de girasol, en carnes como el pollo, el hígado, ternera, cerdo, pescados como bacalao, salmón, trucha, verduras como las espinacas, brócoli, patatas, ajo crudo, en judías y legumbres como las lentejas, garbanzos, la soja, etc… Si quieres saber más sobre estos alimentos, te recomiendo este artículo sobre vitaminas para el cerebro.

Estilos de vida que aumentan la producción de Melatonina en el organismo

Hemos visto que nuestra alimentación puede ser “clave” para la producción de esta hormona. Pero, además de consumir alimentos ricos en Melatonina, ¿qué más podemos hacer?

  • Dormir en un ambiente totalmente oscuro: Como hemos dicho, esto facilitará la secreción.
  • Disminuir el uso prolongado de elementos electrónicos (emisores de luz) en las horas previas a dormir. Por ejemplo, tablets, portátiles, televisión…
  • La Melatonina se produce, en mayor cantidad, a determinadas horas de la noche. Algo que favorece el sueño es tener una rutina. Acostarse temprano y siempre sobre la misma hora (si es posible). Esto lo que hace es que el cuerpo aprenda a dormir y descansar. A su vez, contribuirá a aumentar los factores para mejorar la secreción de la Melatonina.
  • Realizar actividades de baja intensidad en las horas previas a acostarnos.

A la hora de tomar cualquier tipo de suplemento, no conviene olvidar que el cuerpo humano es muy sabio y que está creado para sobrevivir. Por tanto, es importante tomar los suplementos de forma controlada y coherente. Si lo normal es que la producción y secreción de la Melatonina disminuya con la edad, es correcto que, a medida que envejecemos, tengamos menos cantidad de esta hormona en nuestro organismo.

Estilos de vida que reducen nuestros niveles de Melatonina

Además de incluir alimentos ricos en Melatonina en nuestro organismo y llevar a cabo conductas que nos faciliten la producción de esta hormona, también podemos evitar ciertas “costumbres” que pueden estar interviniendo de forma negativa en nuestro sueño:

  • Estar sometido a estrés constante, no es saludable bajo ningún concepto y, a la hora de dormir, tampoco. Cuando el cuerpo está activado por el estrés que está sufriendo, irremediablemente, disminuirá la producción de Melatonina.
  • Disminuir el consumo de cafeína, teína, tabaco y alcohol: No quiere decir con esto que tengamos eliminarlo de nuestra vida. Sin embargo, sí que son productos que no contribuyen de forma positiva a la producción de Melatonina. ¿Cómo influye el alcohol al cerebro?
  • Hay que tener en cuenta, que muchos medicamentos tienen efectos adversos en la producción de la Melatonina. Un ejemplo de esto, serían los antidepresivos.
  • No es recomendable tomar alimentos muy azucarados o calóricos antes de dormir: Si tomamos dulces antes de irnos a la cama, lo que ocurrirá es que habrá un incremento de glucosa en el torrente sanguíneo, dándonos energía antes de acostarnos. Esto es todo lo contrario a lo que queremos conseguir. ¿Cómo afecta al cerebro lo que comemos?
  • Podría ser recomendable tratar de disminuir el uso prolongado de elementos electrónicos (emisores de luz) en las horas previas a dormir. Por ejemplo, tablets, portátiles, televisión…

¿Qué funciones tiene la Melatonina?

  1. Favorece el sueño: Esta es una de las funciones más conocidas. La Melatonina juega un papel muy importante a la hora de “coger” el sueño, por lo que nos ayuda a regular nuestro ciclo biológico de sueño–vigilia. Podría ser recomendable, por ejemplo, aumentar el consumo de alimentos ricos en Melatonina en la vejez, debido a que se produce menos cantidad de esta hormona. Esto sería una explicación a por qué las personas mayores necesitan dormir menos cantidad de horas.
  2. Antioxidante: Se le denomina también como la hormona en contra del envejecimiento. Un dato curioso es que los efectos antioxidantes de esta hormona, ralentizan el envejecimiento de las personas. Sin embargo, como hemos mencionado, cuanto más envejecemos, menos Melatonina producimos.
  3. Contribuye a la mejora de nuestro sistema inmune. Sin embargo, estaría contraindicado el consumo elevado de alimentos ricos en Melatonina en personas que tienen una enfermedad auto-inmune. Esto es debido a que podría empeorar los síntomas de dicha enfermedad, fortaleciéndola.

Aplicaciones de la Melatonina

En el Instituto Internacional de Melatonina, defienden que una alimentación rica en melatonina, puede ayudar a mejorar los síntomas de insomnio y:

  • Regular los ritmos circadianos en personas con Jet Lag.
  • Anti-inflamatorio en caso de infecciones sistémicas, como la Sepsis.
  • Mejorando significativamente la respuesta del organismo ante el estrés oxidativo de cualquier causa.
  • Distrofia muscular de duchenne, et…

Si estáis decididos a consumir alimentos ricos en Melatonina y llevar a cabo unos hábitos en base a este objetivo, antes de hacerlo, te recomendamos consultar con un especialista. Éste evaluará vuestras condiciones de salud con las pruebas pertinentes y, en caso de que concluya que es necesario, os prescribirá las recomendaciones más adecuadas.

Aun así, aunque ya he mencionado variaciones en las etapas vitales, cabe mencionar que la producción de Melatonina no es constante a lo largo de toda la vida:

  • Nuestro cuerpo empieza a producirla a partir de los 3-4 meses.
  • Máxima producción entre los 8 – 10 años.
  • Declive a partir de los 30 años. Disminuyendo progresivamente
  • Vejez: Es probable que a los 70 años, produzcamos solamente un 10% del máximo que habíamos llegado a producir.

Relación entre Triptófano, Serotonina y Melatonina

Para que la hormona de la Melatonina se produzca, es necesario que la glándula Pineal obtenga Triptófano (aminoácido esencial).
Nuestro cuerpo, por tanto, no es capaz de producir Melatonina sin presencia del Triptófano, por lo que también puede ser importante conocer los alimentos ricos en Triptófano. El proceso que se produce es:

  • La glándula Pineal absorbe el Triptófano.
  • El Triptófano es convertido en Serotonina
  • La Serotonina es convertida en Melanina.

Cuando se tiene una deficiencia en los niveles de este aminoácido, se puede presentar una grave disminución en el estado de ánimo, cambios en los hábitos alimenticios, así como problemas graves relacionados con los ciclos del sueño.

 

Patricia Sanchez Seisdedos
Leer más…

Resta Comida, Suma Salud

Resta Comida, Suma Salud

 

“La alimentación es vida, y la vida no debe separarse de la naturaleza”

Masanobu Fukuoka

 

“Nadie está condenado genéticamente a sufrir una enfermedad cardiovascular si apuesta por hábitos saludables de vida”.

 Valentín Fuster

 

 

Luigi di Cornaro fue un noble veneciano, que cuando tenía unos 40 años y al verse al borde de la muerte, modificó sus hábitos alimenticios y empezó a adherirse a una dieta de restricción calórica. Su decisión rompió con los hábitos dietéticos nocivos predominantes en el siglo XVI y se dice que vivió 102 años. Como legado nos dejó un tratado sobre los beneficios de su restringida alimentación “Discorsi della vita sobria”, en el que pone en evidencia los problemas que ocasionan las dietas hipercalóricas, desordenadas y los malos hábitos de salud.

Si todo se hubiera quedado ahí, estaríamos ante un problema del siglo XVI, pero es evidente que el problema continua, cuando cinco siglos después, Francisco Mora, prestigioso neurobiólogo español,  alerta también sobre las ventajas de comer algo menos de lo necesario, para llegar a mayores de forma más saludable y con una buena calidad de vida.

 

Comer menos nos cuesta, porque la comida se ha convertido en icono de la opulencia del mundo occidental. Quizás el recuerdo del hambre de épocas pasadas no nos permita ver con claridad que comer tanto no es saludable: en mi recuerdo están las Navidades, las comilonas de empresa, las reuniones con amigos…Nos reunimos para comer e incluso muchas de las grandes decisiones están ligadas al acto de beber y comer. Realmente, parece que la vida ha cambiado mucho de cinco siglos para acá, que hemos evolucionado, pero somos los mismos con problemas de salud parecidos a los de entonces, aunque nuestra esperanza de vida sea mayor.

El mismo Francisco de Mora afirma que si nos levantamos de la mesa totalmente saciados, aumentamos innecesariamente el estrés oxidativo de nuestro organismo, lo que a largo plazo, nos perjudica y afecta muy negativamente al funcionamiento cerebral. Y es que nos movemos poco y nos perdemos entre las muchas sugerencias alimenticias que ofrece el mercado. Casi todo el mundo afirma disfrutar mucho de la comida, de los sabores, de los olores, de los dulces..., pero eso nos induce a ingerir más calorías de las necesarias.

Uno de cada tres niños en nuestro país pesa más de lo que debería y el 14% de ellos son obesos. La sociedad española para el estudio de la obesidad afirma con rotundidad que el sobrepeso es un auténtico problema de salud, ya que en tan solo 20 años se ha duplicado el número de afectados desde la infancia.

 

Las causas se encuentran en la ingestión demasiado temprana de leches para lactantes, con la consiguiente pérdida de la lactancia materna, el descontrol en las comidas y las meriendas de los niños en los colegios, el exceso de golosinas y el abuso de alimentos procesados, comida rápida y refrescos.

A esto se suma la falta de ejercicio y las horas ante el televisor y el ordenador. Los especialistas en nutrición afirman además, que el 80% de los niños gorditos, continúan siéndolo, cuando llegan a la edad adulta.

Como vemos los malos hábitos en la alimentación y los excesos acompañan al ser humano desde tiempos inmemoriales, a pesar de que siempre se ha conocido la vinculación entre la alimentación y la salud. ¿Por qué mantenemos o empeoramos estos hábitos nocivos? La pregunta se responde fácilmente, pero nuestras creencias y una conceptualización excesiva e innecesaria de la nutrición nos mantienen confundidos.

La respuesta es tan simple, que con tan sólo una reducción de calorías muy pequeña, 100 calorías diarias, el 90% de los adultos podrían prevenir sus índices de obesidad, según ha mostrado el estudio “Energy balance and obesity”, realizado por la Universidad de Colorado (Estados Unidos) y publicado en la revista Circulation.

 

La reducción calórica es una respuesta adaptativa a la escasez de alimentos, algo frecuente en la naturaleza, y que lleva a los organismos a ralentizar todas sus funciones, una especie de entrada en letargo, modo ahorro o hibernación, a la espera de tiempos más benévolos en los que la comida sea abundante.

Los ciclos estacionales también proponen el ayuno y la restricción calórica. Hay épocas en el año en que la naturaleza está preparando su gran eclosión y ofrece poca comida. El ayuno de cuaresma puede estar relacionado con uno de estos períodos en los que la naturaleza está latente y nos vemos obligados a hacer esta restricción calórica, pero esta práctica es ya poco común entre nosotros. Nos asusta el reparador ayuno y comemos de todo a lo largo de todo el año. No hay temporadas. No hay épocas y solemos comer hasta atracarnos.

Cuando los médicos aconsejaron a Luigi di Cornaro dejar su vida desenfrenada, dejar de beber, dejar la comida rica, comer tan poco como fuera posible y no abusar de su cuerpo para estar mejor, él aceptó impulsado por el miedo a la enfermedad y la muerte, pero a los  pocos días encontraba su régimen forzado casi intolerable, y, como él mismo cuenta en sus escritos, de vez en cuando recaía en su compulsión consumista por comer y beber lo que se le antojaba. Sin embargo, estas recaídas hacían que volviera a sus viejos sufrimientos y, para salvar la vida, decidió practicar el ayuno y comer lo menos posible. Así, en un año de dieta restrictiva, Luigi di Cornaro se encontró totalmente liberado de todos sus múltiples malestares y enfermedades.

 

Él afirma en su tratado:

 

“…no puede ser que la glotonería mate cada año a más habitantes de los que podría matar la más cruel plaga o las armas en muchas batallas. Esas fiestas verdaderamente vergonzosas ahora tan de moda, intolerablemente profusas donde no hay mesas lo suficientemente grandes como para contener el número infinito de platos (…) Cómo es posible vivir entre esa multitud de alimentos y enfermedades sin poner fin a este abuso que nos infringimos a nosotros mismos…”

Estas palabras parecen apropiadas para nuestro siglo XXI, pero fueron dichas en el siglo XVI. Igualmente, según él, la clave para la salud y la felicidad está indisolublemente vinculada a la cantidad de alimentos que consumimos diariamente.

“Cada bocado que consumimos más allá de lo estrictamente necesario para mantener la vida, desperdicia energía física y mental a una velocidad terrible. Si un sólo factor se considerara como el más importante para la salud y la felicidad, éste sería el mismo. Los comedores compulsivos y los glotones deberían reflexionar profundamente sobre esta cuestión”.

Luigi di Cornaro explica que hay que tener conciencia y saber cuánta es la cantidad de comida necesaria para sostener la vida de una persona, porque para él, el ser humano que no es capaz de dominar la ansiedad por consumir alimentos y bebidas sin límite, es más propenso a tener otros tipos de excesos como la melancolía, el odio y otras pasiones violentas. También asegura que es posible aprender de nuestras debilidades para mejorar nuestra salud moral y corporal.

 

 

Este “nutricionista avanzado” diariamente consumía 350 gramos de alimentos que pesaba con exactitud: comía una yema de huevo; una sopa de verduras con un poco de tomate y un ínfimo trozo de pan duro y seco que utilizaba para remojar en la sopa; bebía 414 ml de zumo de uva fermentada y nada de carne ni pescado. Con esta alimentación, para nosotros muy escasa, vivió 102 años y se despidió de la vida tranquilamente mientras dormía.

El control en la limitación de calorías aumenta la expectativa de vida y evita o retrasa la aparición de enfermedades relacionadas con el envejecimiento, tales como el cáncer, la  diabetes, la aterosclerosis, el daño hepático y renal, la diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, infecciones virales, etc. En el ser humano, la restricción calórica se consigue consumiendo cantidades de alimento, que aporten lo necesario para mantenerse activo y con energía, sin llegar a ese punto de: “he comido demasiado”.

Por otro lado, la investigación biomédica, que trata de dilucidar el mecanismo molecular responsable del beneficio sobre la salud y la longevidad de la restricción calórica, aporta nuevos datos interesantes cada día, pero también generando disputas y desencuentros entre la comunidad científica que no se desconecta de los intereses de las farmacéuticas.

 

El interés comercial es evidente. Llevamos siglos buscando el secreto de la eterna juventud, fármacos que a golpe de varita mágica nos conduzcan al aspecto luminoso de  los años jóvenes. Para todos sería genial encontrar y desarrollar vías y métodos que condujesen hacia el beneficio de la restricción calórica, sin dejar de comer hamburguesas y pizza, pero eso va contra natura, aunque nos empeñemos en seguir investigando.

Curiosamente hay muchas teorías y muchas historias que explican posibles vías para la manipulación del cuerpo hacia la eterna juventud. Algunos investigadores apoyan la implicación de la ruta de la insulina en este efecto, otros hablan del estrés oxidativo generado por el exceso de calorías, muchos se decantan por el papel protagonista de la familia de las sirtuinas,…

Steven Austad, en la UTHSC de San Antonio, Texas, EEUU, decidió hace unos años estudiar este fenómeno de la restricción calórica en los ratones más próximos a los que podemos encontrar en la naturaleza. Sus conclusiones fueron sorprendentes, porque no observó la misma respuesta en estos ratones que en los ratones de laboratorio, ambos no prolongaban su vida de la misma manera. Eso sí, ambos mostraban una mayor protección frente al desarrollo de cáncer. Ante estos resultados, la conclusión es obvia: la restricción calórica afecta positivamente a nuestra salud.

 

Existen otros experimentos que confirman estos hallazgos. Valter Longo, investigador de la USC de California, EEUU, propone que un ayuno total, pero no prolongado en el tiempo, podría resultar beneficioso para contrarrestar el efecto negativo de la quimioterapia, sobre las células sanas de los pacientes de cáncer. Lo que este investigador plantea es que de algún modo, el ayuno agudo induce una respuesta de protección celular que es diferencial entre las células sanas y las tumorales. Al final, el resultado es que las células sanas se protegen eficientemente frente a los efectos perjudiciales de la quimioterapia gracias a la respuesta inducida por el ayuno, mientras que las células tumorales son más sensibles porque impiden esa respuesta de protección disparada por la restricción calórica.

El ayuno o la restricción calórica realmente no curan, es el cuerpo el que se cura mientras ayunamos. El poder de curación es algo inherente al organismo vivo y ningún medicamento o médico puede llevarse los laureles de la curación. Esto significa que no hay pócimas milagrosas. La sanación es una cualidad de todo ser vivo, que mantiene en sí mismo una parte de la capacidad curativa de la naturaleza. Cuando el cuerpo no está dedicado a tareas de asimilación, limpia, depura y se sana a sí mismo y si comemos menos cantidad, permitimos que estas labores se lleven a cabo gradualmente y con poco esfuerzo.

Solemos pensar que tanto las enfermedades como las soluciones nos vienen de fuera, pero todo está dentro. Incluso contenemos la famosa pócima de la eterna juventud. Podemos investigar, buscar, fabricar y soñar, pero nunca encontraremos en lo externo la riqueza de nuestro interior.

“La idea de que cada alimento, como energía particular, nos afecta a un determinado nivel emocional, mental y espiritual es una idea nueva para mucha gente en nuestra civilización Industrial”.

“Cuando volvemos a nuestros modos de vida naturales y comemos alimentos ecológicos y veganos, entonces curamos y mejoramos los cinco sentidos de la informática biológica de la mente y así somos capaces de trascenderla”.

 Gabriel Cousens

  

FUENTES:

 Fat Land: How Americans Became the Fattest People in the World. Greg Critser. Paperback, 2004.

 Eternity Soup: Inside the Quest to End Aging, Greg Critser. Hardcover, 2010.

 Discourses on the sober life (discorsi della vita sobria). New York. Thomas y. Crowell Company Publishers, 1916. (Digitized by the Internet Archive in 2007 with funding from Microsoft Corporation).

 https://nutriendo-jl.blogspot.com.ar/2016/03/resta-comida-suma-salud.html

Leer más…

"Educar no es enseñar hechos, es enseñar a pensar" - Albert Einstein
Como ocurre a menudo, un nuevo estudio ha avivado el debate sobre el desayuno. Se trata de un estudio español, con la siguiente conclusión: "Saltarse el desayuno está asociado con un aumento del riesgo de aterosclerosis".

A partir de esta conclusión empieza la campaña de desinformación:

Hoy analizamos lo oculto tras estos estudios, explicaciones probables, la mala ciencia del desayuno y los peligros de comer muy tarde.

La fraudulenta ciencia del desayuno

Las recomendaciones oficiales de nutrición se asientan sobre ciencia movediza. Basarse principalmente en estudios observacionales es una de sus principales debilidades.

¿Correlación o Causalidad?

Los estudios observacionales pueden encontrar correlación, pero no demostrar causalidad. Un ejemplo claro: el consumo de helados está asociado a las muertes por ahogamiento.

Puede ser simplemente azar. Si el conjunto de datos analizado es suficientemente grande encontrarás relaciones aleatorias. Por ejemplo, el número de películas de Nicolas Cage muestra una fuerte correlación con el número de personas ahogadas en piscinas.


¿Causan ahogamientos las películas de Nicolas Cage?
En muchos casos la asociación encontrada no es aleatoria, pero está causada por una tercera variable que explica ambas. La asociación del ejemplo anterior, entre consumo de helados y ahogamientos, se explica en este caso por el aumento de la temperatura. El sol causa que la gente coma más helados y también se bañe más, aumentando los ahogamientos.

Volviendo al caso del desayuno, ¿existe alguna posible causa que explique las dos variables relacionadas (aterosclerosis y saltarse el desayuno)? Sí, los malos hábitos.

Como detalla el propio estudio, el grupo de participantes que se saltaba el desayuno incluía más fumadores y consumidores asiduos de alcohol (artículo). Todo apunta a un nuevo caso de confusión entre causalidad y correlación. ¿Tienen menos enfermedad u obesidad porque desayunan o porque no fuman ni beben y hacen más ejercicio? Probablemente lo segundo.


Comentario: Deberíamos nada más añadir que la variable del tabaquismo también podría ser ambigua en cuanto a su efecto en la salud. Para conocer más al respecto, vea: Una revisión exhaustiva de los muchos beneficios para la salud del tabaco


La siguiente pregunta sería por qué la gente con malos hábitos tiende a saltarse el desayuno, y la respuesta principal la tenemos en el conocido sesgo del usuario saludable.

El sesgo del usuario saludable

Los hábitos suelen venir agrupados. Los que se preocupan por su salud cumplen la mayoría de recomendaciones generales. Los que ignoran su salud ignoran también las recomendaciones para mejorarla: fuman más, toman más alcohol, comen peor y hacen menos ejercicio.

Si desayunar es una recomendación general, ocurrirá lo de siempre: Los que cuidan su salud desayunan, y el resto solo lo hace si les viene en gana.

Cualquier estudio de observación posterior obtendrá la misma conclusión: "Desayunar está asociado a mejor salud". Pero desayunar no es la causa de la mejor salud, y de existir causalidad sería inversa: "Los que vigilan su salud suelen desayunar".

¿No deberían los investigadores ser más rigurosos a la hora de divulgar sus conclusiones? Sí, pero hay un problema. Antes que investigadores, son humanos, influenciados por los mismos sesgos cognitivos que el resto de nosotros (detalle).

Otros sesgos cognitivos

Los investigadores también crecieron con Kellogg's y con la firme convicción de que desayunar como un rey es lo mejor. Al realizar estudios, buscan evidencia que sustente esta creencia. Pero esta revisión detalla cómo la fuerza de la creencia supera con creces la fuerza de la evidencia.

Como describe la revisión, esta convicción deriva en dos problemas principales:
  1. Investigación sin valor probatorio. La mayoría de estudios sobre el desayuno son observacionales, con las limitaciones que vimos antes.
  2. Reporte sesgado de la investigación. A la hora de reportar las conclusiones, los investigadores utilizan lenguaje que asume causalidad, a pesar de haber encontrado únicamente asociación. Esto atrae además la atención de los medios de comunicación, aumentando la probabilidad de recibir nueva financiación. La certeza, por equivocada que sea, genera más titulares que la incertidumbre.
No solo eso. Además de asumir causalidad, inventan posibles explicaciones. Por ejemplo, uno de los autores del estudio comenta lo siguiente: "Comes más tarde e ingieres más calorías de las que deberías". ¿Es esto cierto? No, de hecho la mayoría de ensayos clínicos concluye lo contrario.

Este estudio por ejemplo indica que saltarse el desayuno puede ser beneficioso para perder peso al reducir la ingesta calórica total. Lo mismo indica este otro estudio en mujeres adolescentes y este en niños. La idea de que saltarse el desayuno provoca supercompensaciones enormes posteriores no tiene fundamento.

Y repito, estos son ensayos clínicos controlados, que sí pueden probar causalidad. No desayunar no te hace comer más.

Como indica la revisión anterior, otro problema en la investigación del desayuno es que los científicos descartan explicaciones que no encajan con su hipótesis. Exploremos un par de ejemplos.

Otras explicaciones

En algunos casos, no desayunar sí podría derivar en comportamientos poco saludables:
  • Personas que no desayunan en casa pero atacan la máquina de vending a media mañana. Como vimos antes, no necesariamente comerán más a lo largo del día, pero probablemente coman peor. Si estás acostumbrado a realizar ayunos intermitentes y comes bien el resto del día, no desayunar nunca tendrá un impacto perjudicial.
  • Los que no tienen hambre por la mañana puede que hayan vaciado la nevera de madrugada. Somos seres diurnos, y estamos programados para ingerir más calorías durante el día. Este aspecto puede ser relevante. Profundicemos.
Comer por la noche

Como expliqué en este artículo, los horarios de comida importan, y múltiples estudios en ratones confirman que cuando comen fuera de su horario biológico de actividad engordan más, incluso con la misma ingesta calórica.

Los ratones son animales nocturnos, pero los humanos somos diurnos. Concentrar más calorías durante el día produce mejores resultados que darse atracones por la noche, pero esto es independiente de si se desayuna a primera hora o simplemente se hace una comida diurna más grande con una cena pequeña (estudio, estudio).

En este ensayo clínico reciente se comparaba la respuesta a dos patrones de comidas, uno entre 8am y 7pm y otro entre 12pm y 11pm. Se observó que llevar las comidas hacia la noche perjudicaba la flexibilidad metabólica, aumentando la quema de glucosa y reduciendo la de grasa. Se apreciaba también un aumento de la glucosa, insulina y triglicéridos (estudio).

¿Por qué ocurre esto? Conocemos al menos tres mecanismos:
  • La melatonina se eleva por la noche para indicar al cuerpo que es momento de dormir, reduciendo la función de ciertos órganos, interfiriendo por ejemplo con el control de la glucosa (estudio, estudio, estudio).
© Fuente: Acute Melatonin Administration in Humans Impairs Glucose Tolerance in Both the Morning and Evening (Rubio-Sastre et al., 2014)
  • Digerir alimentos eleva la temperatura corporal, retrasando el inicio del sueño. La reducción térmica es otra señal que nos ayuda a descansar (estudio, estudio, estudio).
  • La termogénesis de la comida es mucho mayor durante el día (estudio, estudio), haciendo las calorías nocturnas algo más engordantes.
Como cualquier recomendación general, requiere matización. Sabemos por ejemplo que el cuerpo tiene gran capacidad de adaptación, y que los relojes periféricos de los órganos pueden sincronizarse con horarios diferentes, pero evolutivamente es menos eficiente.

Un metaanálisis reciente muestra también peores resultados por la noche, aunque es poco concluyente. Y al revisar estudios que hablen sobre la cena, no debemos olvidar que en países anglosajones la cena se sirve mucho antes que en España. Cenar a las 6-8 de la tarde es diferente a hacerlo a las 10-11 de la noche.

Y un dato más, la actividad física mitiga el efecto negativo de las calorías nocturnas (estudio). Si cenas tarde pero entrenas antes, el riesgo es menor.

La influencia de la industria

Por último, no podemos ignorar la perversa influencia de la industria en la recomendación del desayuno.

Muchos estudios sobre el desayuno son financiados por la propia industria que nos vende sus productos. Por muy objetivos que intenten ser los investigadores, sabemos que el origen de los fondos condiciona las conclusiones (detalle). Quien pone el dinero pone la música, es el conocido sesgo de financiación. Estas empresas pagan también campañas públicas sobre hábitos saludables (entre los que incluyen el desayuno), derivando en despropósitos como el Plan HAVISA.

El Ministerio de Salud no se asocia con productores de frutas y verduras (no pagan suficiente), sino con las grandes multinacionales de comida basura:
  • Coca-Cola y Pepsi: Los capos de la mafia del azúcar dando lecciones sobre hábitos saludables.
  • Kellogg's: John Harvey Kellogg era un extraño personaje obsesionado con la pureza espiritual, los enemas y el celibato (más detalle), y su creación convirtió el desayuno en la peor comida del día.
  • Panrico Donuts: Nadie metería donuts en la comida, pero parece que son aceptables en el desayuno.
  • Bimbo: Porque un desayuno sin tostadas de pan de molde no puede ser sano. Y no te pierdas lo que Bimbo nos dice que ocurrirá si dejas el pan.
  • Idilia: Los fabricantes de ColaCao y Nocilla. Poco más que añadir.
  • Mondelez: Fabricantes de nutritivos productos para el desayuno, como galletas Oreo, Chips Ahoy o Ritz. Por mucho que te cuenten, las galletas son bollería, especialmente estas marcas.
  • Nestle. No todos sus productos son basura, pero sus opciones de desayuno son de locura (Chocapics, Cheerios, Nesquik...).
  • Etc.
Recuerda estas relaciones peligrosas cuando el Ministerio de Salud te hable de la importancia del desayuno.

Recomendaciones finales

Si pudiera reemplazar la manida idea de "El desayuno es la comida más importante del día" por recomendaciones más científicas y acertadas, sería algo así:
  1. Maximiza las calorías durante el día y reduce las calorías nocturnas, dejando al menos un par de horas antes de irte a la cama.
  2. Concentra las comidas en una menor franja horaria, con alguna estrategia de ayuno intermitente que no te obligue a realizar grandes comidas de noche. Más detalle.
  3. Acerca la mayor ingesta de calorías a la actividad física. Las calorías después de entrenar tienen un efecto especial. Si entrenas temprano en la mañana, desayunar después puede ser interesante.
Como idea final, desayunar no tiene nada mágico, pero tampoco nada malo. Si lo disfrutas y te levantas con hambre, adelante. Eso sí, olvídate de la prescripción oficial. Desayuna comida real.


Comentario: Quizás la recomendación más efectiva es la que propone de ordenar las comidas dentro de una franja horaria que esté en consonancia con nuestros ritmos biológicos y la de desayunar comida real. Es lógico que si nuestro metabolismo disminuye al acercarse la hora de dormir, comer muy tarde significaría que al cuerpo le costaría más digerir y que quizás, los recursos adicionales utilizados para la digestión no permitirían que se activen los mecanismos destinados a la regeneración, que normalmente tienen más que ver con una relajación general del cuerpo, lo que incluye una relajación en la digestión. En ese sentido, desayunar bien sería de hecho lo mejor porque uno puede, por ejemplo, comer a la mañana y luego a la tarde, lo que permitiría, además, hacer un ayuno intermitente desde la última comida por la tarde, hasta el desayuno del día siguiente, algo que ha probado ser muy benéfico para muchas personas.

Además, si uno sigue este esquema, desayunar sería entonces lo más natural porque uno tendría hambre a la mañana luego de haber pasado todo ese tiempo sin comer.

Cabe mencionar que las personas que padecen de fatiga adrenal podrían beneficiarse particularmente de un desayuno que contenga buenas grasas y proteínas, ya que esto ayudaría a activar a las adrenales para que ayudarlas a funcionar mejor. Vea: Fatiga adrenal: guía para recuperar tu energía

Lo importante a tener en cuenta es que cada cuerpo es diferente y que las recomendaciones generales solamente pueden servir como una guía para ir descubriendo lo que le viene bien a cada uno.

https://es.sott.net/article/55862-Saltarse-el-desayuno-y-peligros-de-comer-de-noche

Leer más…

Como su microbioma controla su salud

Por el Dr. Mercola

La interconexión de su intestino, cerebro, sistema inmunológico y sistemas hormonales es muy fuerte. En los últimos años se ha creado un alboroto científico de información sobre lo importante que es su microflora para su expresión genética, sistema inmunológico, peso corporal y composición, salud mental, memoria y para minimizar el riesgo de numerosas enfermedades, desde diabetes hasta cáncer.

El investigador Jeroen Raes, descubrió que incluso usted podría pertenecer a uno de los pocos "tipos de microflora," que son similares a los tipos de sangre. La investigación sobre el microbioma humano es muy reciente y hay muchas cosas que todavía no entendemos.

Dicho esto, hay alguna información que tenemos bien clara. Cada vez es más evidente que al destruir su flora intestinal con medicamentos, productos químicos ambientales adversos y alimentos tóxicos es un factor principal en el incremento de las tasas de enfermedad.

La investigación reciente sugiere que la inflamación intestinal puede desempeñar un papel crítico en el desarrollo de ciertos cánceres. Hasta que empezamos a apreciar esta relación compleja, no podremos ser capaces de prevenir o intervenir eficazmente muchas de las enfermedades que hoy en día están devastando la vida de las personas.

A fin de generar una verdadera sanación y prevención significativa, debe enviar continuamente mensajes a su cuerpo que sean seguros y que no estén bajo ataque, y que también estén bien alimentados, apoyados y tranquilos. Este artículo se enfoca en la manera de cómo puede enviarle a su cuerpo estos mensajes y por qué cuidar de su microbioma personal es tan importante para todos los aspectos de su salud.

¿Cómo Puede Sentirse Solo Teniendo 100 Trillones de Compañeros Constantes?

La idea de que los microorganismos tienen que ser "divididos y conquistados" ahora es un punto de vista anticuado de nuestro mundo. No sólo vivimos con ellos y estamos rodeados de ellos, sino dependemos de ellos para nuestra propia existencia. Pamela Weintraub describe hábilmente la simbiosis entre los humanos y los microorganismos en su artículo en la revista Life Experience1 de la edición de Junio 2013.

Su cuerpo es un ecosistema complejo compuesto por más de 100 trillones de microbios que deben estar correctamente equilibrados y atendidos si desea estar sano.

Este sistema de bacterias, hongos, virus y protozoos que viven en su piel, boca, nariz, garganta, pulmones, intestinos y tracto urogenital, es conocido como el "microbioma humano." Esto varía de persona en persona en base a factores como la alimentación, historia clínica, ubicación geográfica e incluso la ascendencia.

Cuando su microbioma se distorsiona, podría enfermarse. Esos organismos realizan una multitud de funciones en los sistemas biológicos clave, desde suministrar vitaminas esenciales hasta combatir los patógenos, modular el peso y el metabolismo.

Este ejército de organismos también representa el 70 por ciento de su sistema inmunológico, "hablando" directamente de los asesinos naturales de su cuerpo, células-T que puedan separar a los “buenos” de los invasores peligrosos. Su microbioma también ayuda a controlar la manera en que los genes se expresan. Así que al optimizar su flora nativa, en realidad está controlando sus genes.

Instinto—Su Segundo Cerebro

Su microbioma está estrechamente entrelazado con sus dos cerebros, sí, usted tiene dos. Además del cerebro en la cabeza; se encuentra otro unido a la pared de su intestino, es su sistema nervioso entérico (SNE), que funciona de manera independiente y en conjunción con el cerebro en su cabeza. De acuerdo con New Scientist:23

"El SNE es parte del sistema nervioso autónomo, la red de los nervios periféricos que controlan las funciones viscerales. También es el sistema nervioso original, que se deriva de las primeras vertebrados hace más de 500 millones de años y se hicieron más complejos a medida que los vertebrados evolucionaron—es posible que incluso hayan nacidos del mismo cerebro.”

Se piensa que su SNE es en gran parte responsable de sus "instintos," que responde de las amenazas ambientales y de enviar información a su cerebro que afecta su bienestar.

Estoy seguro de que ha experimentado diversas sensaciones en su intestino acompañadas con fuertes emociones como el miedo, la emoción y el estrés. La sensación de "mariposas" en el estómago en realidad es el resultado de la sangre que está siendo enviada de sus intestinos a los músculos, como parte de la respuesta de lucha o huida.

Estas reacciones intestinales suceden fuera de su conciencia, ya que son parte de su sistema nervioso autónomo, al igual que los latidos de su corazón. Su SNE contiene 500 millones de neuronas. ¿Por qué tantas? Debido a que la alimentación está repleta de peligros:4

"Al igual que la piel, el intestino debe detener los invasores potencialmente peligrosos, como las bacterias y los virus, evitando que entren en el cuerpo.

Si un patógeno intenta cruzar el revestimiento intestinal, las células inmunes en la pared intestinal secretaran sustancias inflamatorias incluyendo histamina, que son detectadas por las neuronas en el SNE. El cerebro intestinal posteriormente desencadena la diarrea o le envía alertas al cerebro en la cabeza, indicándole iniciar los vómitos  o ambos.”

Ahora sabemos que esta comunicación entre sus "dos cerebros" funciona en ambos sentidos y es la vía que determina como los alimentos afectan su estado de ánimo. Por ejemplo, los alimentos grasos lo hacen sentir bien porque los ácidos grasos son detectados por los receptores de las células en el revestimiento del intestino, que luego envían señales nerviosas cálidas y confusas a su cerebro.

Conociendo esto, puede comenzar a entender cómo no sólo su salud física, sino también su salud mental está profundamente influenciada por la salud de su intestino y por los microbios que viven allí. Sus microbios intestinales afectan a la función del cerebro en general, desde cambios de humor básicos hasta el desarrollo de enfermedades graves como el autismo, la enfermedad de Alzheimer y la esquizofrenia.

Cuando Se Trata de la Inflamación, El Microbioma Gobierna

Su intestino es el punto de partida para la inflamación—en realidad es el guardián de su respuesta inflamatoria. Según la Psiconeuroinmunologa Kelly Brogan, los microorganismos del intestino desencadenan la producción de citoquinas. Las citoquinas están implicadas en regular la respuesta de su sistema inmunológico a la inflamación e infección. Al igual que las hormonas, las citoquinas son moléculas de señalización que apoyan la comunicación entre las células, que le indican a las células a dónde ir cuando se presenta la respuesta inflamatoria.

La mayoría de las señales entre el intestino y el cerebro viajan a través de su nervio vago—más del  90 por ciento de ellos.5 El nervio vago en latín significa "vagabundo," nombre muy apropiado, ya que este nervio viaja a través de su cráneo a su pecho y abdomen, uniendo múltiples órganos.6

Las citoquinas mensajeras producidas en su crucero intestinal llegan a su cerebro a través de la "autopista del nervio vago." Una vez en el cerebro, las citoquinas le indican a su microglía (las células inmunes en el cerebro) que realicen ciertas funciones, como producir neuroquímicos. Algunos de estos tienen efectos negativos en su mitocondria, lo que puede afectar la producción de energía y la apoptosis (muerte celular), además de repercutir negativamente en el sistema de retroalimentación muy sensible que controla las hormonas del estrés, como el cortisol.

Por lo tanto, esta respuesta inflamatoria que se origina en su intestino viaja a su cerebro, que a su vez se desarrolla allí y envía señales al resto de su cuerpo en un complejo circuito de retroalimentación. No es importante que entienda toda la fisiología aquí, pero el mensaje es que la influencia de su flora intestinal no es local, afecta y controla significativamente la salud de todo el cuerpo.

Su Flora Intestinal Está Continuamente Bajo Amenaza

Sus bacterias intestinales--y por lo tanto su salud física y mental se ven afectados continuamente por su entorno y por sus opciones de alimentación y estilo de vida. Si su microbioma es dañado y desequilibrado (disbiosis), se pueden presentar todo tipo de enfermedades, tanto agudas como crónicas. Lamentablemente su débil ecosistema interno hoy en día está bajo amenaza casi constantemente. En la siguiente tabla incluimos los factores que poseen los peligros más graves en su microbioma.

Azúcar refinada, especialmente jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) Alimentos transgénicos (muy abundantes en los alimentos procesados ​​y bebidas) Productos químicos agrícolas, tales como herbicidas y pesticidas. El glifosato parece ser uno de los peores
Carnes de animales criados convencionalmente y otros productos de origen animal; los animales de CAFO son rutinariamente alimentados con antibióticos en dosis bajas y piensos transgénicos Gluten Antibióticos (utilícelos únicamente si son necesarios, y asegúrese de repoblar su intestino con alimentos fermentados y/o un buen suplemento probiótico)
NSAIDs (medicamentos antiinflamatorios no esteroides) dañan las membranas celulares y alteran la producción de energía en las mitocondrias)                Inhibidores de la bomba de protones (medicamentos que bloquean la producción de ácido en el estómago, comúnmente recetados GERD, como Prilosec, Prevacid y Nexium)
Agua fluorada y/o clorada Estrés    Contaminación

La Obesidad, Cáncer, Depresión y Otras Enfermedad Que Están Vinculadas a la Disbiosis

Mientras aumentan con regularidad, la ciencia moderna está vinculando cada vez más las enfermedades a la disbiosis. Sospecho que con el tiempo, encontraremos evidencia de que la disbiosis contribuye a casi a todas las enfermedades humanas - las consecuencias para su salud son así de amplias. La siguiente es sólo algunos ejemplos:7

  1. Enfermedad psiquiátrica: La clave para una salud mental es en su intestino. Los probióticos (psiobióticos o "bacterias para su cerebro") están siendo utilizados exitosamente para tratar la depresión, ansiedad y otros problemas psiquiátricos.89
  2. Diabetes tipo 2 y obesidad: Los científicos han encontrado un patrón específico de que los microbios intestinales pueden aumentar el riesgo de diabetes tipo 2. Este patrón puede servir como un biomarcador para determinar el riesgo de diabetes. Los ratones obesos tienen una proporción mucho mayor de bacterias Firmicutes, mientras que los ratones delgados tienen una proporción mucho mayor de bacterias Bacteroidetes.10

Del mismo modo, los investigadores también han encontrado diferencias en las cepas bacterianas entre las personas con sobrepeso y sin sobrepeso. Una cepa de bacterias benéficas llamada Lactobacillus rhamnosus parece ser útil para la pérdida de peso en las mujeres.

  1. Cáncer colorrectal: La inflamación causada por la infección, lesión u otros insultos corporales cambian el ecosistema de su intestino, que puede permitir que los agentes patógenos causantes de cáncer invadan y aumenten el riesgo de cáncer colorrectal.
  2. Sistema inmunológico débil en los niños: Los bebés amamantados reciben microbios de la leche de su madre, lo que permite la colonización microbiana en su intestino a temprana edad. Esto aumenta la expresión de los genes implicados en la inmunidad. El resultado final es que los bebés alimentados con leche materna muestran mejor resistencia a los patógenos.
  3. Asma y sinusitis: La disbiosis en el tracto respiratorio puede ser responsable de la rinosinusitis crónica (CRS) y el asma; con CRS, el crecimiento excesivo de un solo organismo, Corynebacterium tuberculostearicum, es a menudo la causa.

Eliminando lo Malo...

La mejor manera de optimizar su flora intestinal es a través de su alimentación. Una alimentación benéfica para el intestino debe ser rica en alimentos enteros, sin procesar, alimentos sin azucares, junto con alimentos tradicionalmente fermentados o cultivados. Pero antes de que estos alimentos poderosos puedan hacer magia en su cuerpo, tiene que eliminar los alimentos dañinos que se interponen en su camino.

Un buen lugar para comenzar es reducir drásticamente los granos y el azúcar y evitar los ingredientes transgénicos, alimentos procesados ​​y los alimentos pasteurizados. Los alimentos pasteurizados pueden dañar sus bacterias buenas y el azúcar promueve el crecimiento de la levadura patógena y otros hongos (por no mencionar que alimentan las células cancerosas).

Los granos que contienen gluten son particularmente perjudiciales para su microflora y salud en general.1112 Este sería un buen momento para que revisara la tabla anterior que enlista los alimentos, medicamentos y otros agentes que afectan sus microbios benéficos—con el fin de evitar la mayor cantidad posible.

Incluyendo lo Bueno…

El consumo de alimentos fermentados naturalmente es una de las mejores maneras de optimizar su microbioma. Sus bacterias intestinales no solo son importantes para prevenir la enfermedad, sino también desempeñan un papel crítico en el peso corporal y la composición.

Los alimentos fermentados también son un componente clave del protocolo GAPS, que es una dieta diseñada para curar y sellar su intestino. Los estudios científicos han revelado un bucle de retroalimentación positivo entre sus antojos de alimentos y la composición de su microbioma, que depende de esos nutrientes para sobrevivir. Así que, si tiene antojo por azúcar y carbohidratos refinados, en realidad podría estar alimentando a un ejército voraz de Cándida.

Una vez que haya empezado a eliminar los alimentos que dañan la flora benéfica, empiece a incorporar los alimentos fermentados como el chucrut, encurtidos fermentados naturalmente, miso, tempeh, y lácteos fermentados hechos de leche bronca sin pasteurizar (yogur, kéfir, etc.). Estos alimentos probióticos le ayudarán a sanar, repoblar, y "re-educar" a su intestino.

Un artículo publicado en la revista Physiological Anthropology menciona el caso que la fermentación controlada adecuadamente amplifica el nutriente específico y el contenido fitoquímico de los alimentos, lo que mejora la salud del cerebro, tanto física como mental. Los autores indican:13

"Consumir alimentos fermentados puede ser particularmente relevante para la investigación emergente que relaciona las prácticas alimentarias tradicionales a la salud mental positiva. Eso demuestra  que los artículos alimentarios tradicionales podrían mitigar la inflamación y el estrés oxidativo puede ser controlado, al menos en cierto grado, por su microbiota.”

Ellos le dicen que los microbios relacionados con los alimentos fermentados (por ejemplo, especies de Lactobacillus y bifidobacterias) también pueden influir en la salud del cerebro a través de vías directas e indirectas, lo que prepara el camino para nuevas investigaciones científicas en el área de "psiquiatría nutricional."

Desarrollar una flora intestinal saludable comienza con el nacimiento. El parto y la lactancia preparan el escenario para lo que los organismos habiten en el cuerpo de su bebé. Por lo tanto, si está a punto de ser madre, es importante que optimice su propia microflora, ya que se la estará heredando a su hijo. Durante los primeros meses de su bebé, él depende de leche materna para que su sistema inmunológico ayude a determinar lo que es peligroso. Este es el principio de la inmunidad natural, que es mucho más complejo de lo que lo que le dicen los vacunólogos.

Fermentar sus Propios Vegetales Alimenta su Sistema Inmunológico

La buena noticia es que es muy fácil hacer vegetales fermentados en su propia cocina. Ellos también son la forma más rentable de obtener probióticos de alta calidad en su alimentación.

Su objetivo debe ser consumir un cuarto a media taza de vegetales fermentados con cada comida, pero puede ser que tenga que comenzar con poquito. Considere comenzar con sólo una o dos cucharaditas un par de veces al día y aumentar según los vaya tolerando. Si eso es demasiado (tal vez su cuerpo se verá gravemente comprometido), incluso se puede empezar tomando una cucharadita del escabeche de los vegetales fermentados, que también es rico en los mismos microbios benéficos.

También sería prudente considerar un suplemento probiótico de alta potencia, pero por favor entienda que no nada reemplaza a los alimentos.

Dado que sus microbios intestinales son el ejército de ataque de su sistema inmunológico y responsables de mantener bajo control todos sus sistemas, es de vital importancia cuidarlos. Todo, desde su estado de ánimo cotidiano hasta su riesgo de enfermedades debilitantes dependen fuertemente de la salud y la fuerza de su microbioma. Si le da un buen cuidado a sus 100 trillones de pequeños compañeros, ellos le regresaran el favor.

UN HERMOSO VÍDEO QUE RE CREA EL PROCESO DIGESTIVO...

Leer más…

Hace poco me topé con un libro que me abrió los ojos en muchos aspectos que azotan la desinformación con respecto a la alimentación saludable de los estadounidenses, particularmente cuando se trata de la salud del cerebro. El libro, "Grain Brain", por el Dr. David Perlmutter, es alucinante y, a la vez, rompedor con algunas creencias establecidas desde hace tiempo acerca de lo que nuestros cuerpos necesitan para una salud óptima. 

 
"El cerebro se nutre de una dieta baja en hidratos de carbono y rica en grasa, lo que por desgracia es relativamente poco frecuente en las poblaciones humanas de hoy", dice.

En general se pensaba en los hidratos de carbono como saludables, incluso el arroz y el pan integral 100% o la quinoa, pilares de la mayoría de las cocinas de salud consciente, son causa de trastornos como la demencia, el TDAH, dolores de cabeza crónicos y la enfermedad de Alzheimer, a través de toda una vida de consumo. Eliminando estos hidratos de carbono de la dieta, precursores de la inflamación, que son la verdadera fuente de los problemas que aquejan a nuestros cerebros y corazones, y aumentando la cantidad de grasa y colesterol que consumimos, podemos no sólo proteger a nuestro órgano más valioso, sino también, potencialmente, deshacer años de daño. El colesterol, por ejemplo, siempre vilipendiado por los medios de comunicación y la comunidad médica, en realidad promueve la neurogénesis (nacimiento de nuevas neuronas) y la comunicación entre ellas, en la medida en que los estudios han demostrado que los niveles altos de colesterol en suero se correlaciona con una más robusta destreza cognitiva. 

El libro tampoco está exento de una seria consideración para el sistema cardiovascular, citando un estudio que, tras reafirmar que no es la grasa y el colesterol, sino los hidratos de carbono y ciertas grasas, y no las grasas que usted piensa que son los verdaderos enemigos de su salud cardíaca y vascular. La guía para comer y estar por encima de la media en salud y longevidad no es cuestión de matiz, sino que en "Grain Brain" establece una hoja de ruta fácil de entender repleta de los últimos avances científicos escrito en un estilo coloquial, ni una sola vez le cabe dudar de la capacidad de su audiencia para mantenerse. 

Es el único médico del país que a la vez está certificado como neurólogo además de miembro de la Junta Americana de Nutrición, que hábilmente abarca un tema raramente discutido: ¿Cómo afecta lo que comemos a la salud de nuestro cerebro? Teniendo en cuenta que las muertes por enfermedad de Alzheimer se incrementaron en un 68 por ciento entre 2000 y 2010, el momento del libro Grain Brain no podría ser mejor. 

Después de leerlo, estaba deseando sentarme con él para una entrevista. 


Dr. David Perlmutter. Neurólogo acreditado, miembro del Colegio Estadounidense de Nutrición, miembro fundador y socio del Consejo Estadounidense de Medicina Holística e Integral. Lleva más de 35 años dedicándome al estudio de las afecciones del cerebro. Su trabajo se enfoca en la creación de programas integrales diseñados para mejorar la función cerebral en el caso de personas afectadas por padecimientos devastadores.

P: Usted ha declarado que los carbohidratos de cualquier tipo, desde los azúcares naturales de la fruta a los complejos carbohidratos de la quinoa a una rosca de trigo integral, son perjudiciales para el cerebro, hasta el punto que dan lugar a los más graves trastornos cerebrales degenerativos, como la enfermedad de Alzheimer, que ahora se conocen como "diabetes tipo 3". ¿Cuál es la ciencia que hay detrás de esto? 

R: El consumo de hidratos de carbono conduce a una elevación de azúcar en la sangre, tanto a corto como a largo plazo. Desafiando persistentemente al páncreas que secreta la insulina para hacer frente a la dieta de carbohidratos que, en última instancia, conduce a la resistencia a la insulina, una condición directamente asociada con un mayor riesgo para la demencia. Lo que es peor, la resistencia a la insulina es precursora de la diabetes tipo 2, una condición asociada con una duplicación del riesgo para el Alzheimer. En un informe reciente en el Journal of Alzheimer's Disease, los investigadores de la Clínica Mayo demostraron que los individuos que favorecen los carbohidratos en sus dietas tenían un notable 89% más de riesgo de desarrollar demencia en contraste con aquellos cuyas dietas contenían mayormente grasa. Los niveles más altos de consumo de grasas, en realidad, se encontró asociado con una increíble reducción del 44% en el riesgo de desarrollar demencia. 

Los llamados "carbohidratos complejos" en realidad pueden representar una amenaza más importante para la salud que el azúcar simple, en el sentido que no sólo pueden aumentar el azúcar en sangre, sino mantenerlo elevado durante un periodo más prolongado de tiempo. Los alimentos pueden ser evaluados por su índice glucémico, que mide no sólo cuánto se eleva el azúcar en la sangre debido al consumo de un alimento en particular, sino que tiene en cuenta también, el tiempo que va a durar ese efecto. Así que el más alto índice glucémico, el más perjudicial son los efectos derivados de la elevación de azúcar en la sangre. El pan integral, por ejemplo, tiene un índice glucémico drásticamente más alto en comparación con el simple azúcar de mesa. 

En última instancia, los continuos desafíos a nuestro cuerpo con alimentos de alto índice glucémico conducen a la rápida elevación de azúcar en la sangre. Esto es de suma importancia, ya publicado recientemente en New England Journal of Medicine. En este informe, los investigadores descubrieron que una rápida subida de azúcar en sangre, incluso en el rango que la mayoría de los médicos consideran como normal, unos niveles lejanos de calificar para el diagnóstico, están fuertemente asociado con el desarrollo de la demencia

P: En su libro desafía algunos de los dogmas más comúnmente aceptados con respecto a la nutrición, a saber, que tanto la grasa saturada como el colesterol no sólo son benignos, sino imprescindibles para la salud del cerebro. Si alguien está padeciendo de alguna disfunción cerebral, ¿usted recomienda que consuman más carne roja, huevos enteros y aceite de coco como tratamiento? 

R: Dos formas de grasa que son de vital importancia para la salud del cerebro son el colesterol y la grasa saturada. En el estudio de la Clínica Mayo, mencionado anteriormente, se encontró que los individuos que consumieron más grasa saturada experimentaron una reducción del 36% en el riesgo de desarrollar demencia. Y esto viene de la mano de los datos que indican que ahora el consumo de grasas saturadas no tiene absolutamente ninguna relevancia en el área de riesgo cardiovascular, como se ha sido descrito recientemente por el Dr. Glen Lawrence en la revista, Advances in Nutrition

La grasa saturada es un bloque de construcción fundamental para las células cerebrales. Ciertamente es interesante tener en cuenta que una de las fuentes más ricas de grasas saturadas en la naturaleza es la leche materna humana. 

Del mismo modo, el colesterol es vital para un cerebro que funcione bien. El colesterol funciona como un antioxidante protector del cerebro. Es la materia prima desde la cual nuestros cuerpos producen vitamina D, un actor fundamental en la preservación de la función cerebral. Además, el colesterol es el precursor del estrógeno de las hormonas sexuales, la progesterona y la testosterona, todas los cuales contribuyen a una función cerebral sana. Mientras que el cerebro constituye alrededor del un 2 a un 3% de nuestro peso corporal total, un impresionante 25% de colesterol de todo el cuerpo se encuentra en el cerebro. Por eso, cuando el año pasado la FDA comenzó a advertir sobre el consumo de ciertos medicamentos para bajar el colesterol relacionados con la disminución de la memoria y otros problemas cognitivos, no fue nada de extrañar. De hecho, ya ha sido demostrado que en las personas mayores, aquellos cuyos niveles de colesterol son más altos eso puede tener mucho que ver con la reducción de un 70% del riesgo de demencia

Así que, soy un absoluto defensor de una alimentación con carne de vacuno, de huevos, y el aceite de coco se encuentra en la parte superior de mi lista. Conseguir estos mantiene la vida y el cerebro nutrido; la reducción de los hidratos de carbono allana sustancialmente el camino hacia la preservación cerebro, mejora de la función y reduce el riesgo de enfermedad de Alzheimer, una enfermedad para la cual no existe ningún tratamiento. 

P: He leído muchos informes sobre las estatinas, medicamentos comúnmente recetados para bajar el colesterol, como Lipitor, las compañías farmacéuticas consiguieron $ 35 mil millones en ventas en 2010, produciendo efectos parecidos a la demencia en los pacientes, lo cual parece como un efecto secundario terrible. ¿Por qué el público no ha visto esto como un problema? 

R: En general, la base de conocimiento público, y por lo tanto de la toma de decisiones están mucho más influenciadas por la publicidad que por la ciencia actual. La demonización generalizada del colesterol ha sido increíblemente bien vendida. Mi misión es la de ofrecer una visión desde el otro lado de este debate para el foro público, por lo que el 'no se admiten reclamaciones' se puede aplicar de manera más apropiada. 

P: Usted hace referencia a muchos estudios que desafían la sabiduría convencional acerca de la salud del corazón, y lo más interesante es que las personas con el colesterol alto o bajo tienden a tener la misma cantidad de ataques al corazón y a morir con la misma frecuencia. ¿Debería un diagnóstico de "colesterol alto" ser alarmante para un internista? ¿Hay casos en los que debería ser controlado por una medicina o dieta? 

R: Durante la última década hemos sido testigos de un paisaje cambiante en términos de refinamiento de los marcadores de colesterol, en su relación con el riesgo cardiovascular. Mientras que el colesterol en sí fue el primer objetivo, el énfasis pronto se trasladó al LDL, dándole el nombre de "colesterol malo", a pesar del hecho de que el papel del LDL es entregar el colesterol a cada una de las células de nuestro cuerpo. Voy a decir, entre paréntesis, que el equipo de marketing que le puso el apellido de "malo" al LDL debería ser bien recompensado ... Luego vimos que el énfasis se trasladó al así llamado "tamaño de partícula" como importante marcador de riesgo cardiovascular, y con razón, el tamaño realmente importa. 

Ahora el foco de atención ha vuelto de nuevo al LDL en un reconocimiento que representa verdaderamente un potente factor de riesgo cuando se vuelve oxidado. La oxidación representa el daño que se puede producir a las proteínas por la acción de productos químicos llamados radicales libres. Por lo tanto, la medición de LDL oxidado está ahora apareciendo en análisis completos de sangre de enfermedades del corazón, y con buena razón. El empoderamiento de la ciencia aquí es que el LDL se oxida cuando se une al azúcar, en un proceso llamado glicación. Y este proceso está directamente relacionado con el rápido aumento de azúcar en sangre y, por lo tanto, se refiere a la elección de una persona por consumir o no hidratos de carbono. Evaluar el colesterol en sí mismo, no define ningún límite superior en términos de responsabilidad cardíaca. 

P: Un reciente informe correlacionó una mayor ingesta de aceite de pescado omega 3, del cual sabemos según "Grain Brain" que es muy saludable y protector para el cerebro, con una mayor incidencia de contraer cáncer de próstata. Yo suponía que consumir cuanto más ácidos grasos omega 3, sería mejor (y reducir al mínimo, su primo proinflamatorio omega 6). ¿Cuál es su opinión sobre el estudio? 

R: El estudio no tuvo en realidad nada que ver con la ingesta de aceite de pescado o de cualquier otro suplemento para el caso. Y sin embargo, los maestros de la manipulación nos hacen creer que este informe trata de personas que toman suplementos en comparación con aquellos que no lo hicieron. Lo que el estudio mostró fue que en aquellos hombres cuya medición de DHA omega-3 era más alto que otros hallaron un minúsculo riesgo mayor para desarrollar cáncer de próstata. La explicación de que el público no llegue era debido a que la mayoría de los hombres obtienen su DHA del consumo de pescado en comparación con la administración de suplementos, y que la gran mayoría de los peces consumidos son de piscifactorías, y esto plantea un riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Eso no tiene nada de extraño. 

P:
 Mi abuela tiene 96 años y nunca ha oído hablar del gluten. Debido al histerismo creado en torno a esta proteína del grano, algunos han seguido escribiendo como si se tratase de una moda pasajera. ¿Cómo se puede refutar esto? 

R: Al escribir "Grain Brain", he revisado más de 250 referencias revisadas por colegas, muchos de los cuales se refieren específicamente a este tema y se analizan en gran detalle. Lo de libre de gluten no es nuevo o una moda pasajera. Es la dieta que los humanos han estado consumiendo durante más del 99.9% de nuestra existencia en este planeta. Me gustaría dirigir a los lectores a una publicación reciente de mi amigo y colega el Dr. Alessio Fasano, de Harvard. Gracias a esa histeria por dirigir la atención sobre una cuestión tan absolutamente fundamental en nuestra nutrición moderna. 

P: Si alguien no está padeciendo de la enfermedad celíaca, y por lo general se siente bien después de consumir pan, incluso el pan 100% integral, ¿cómo convencerlos de que el trigo es tan perjudicial como usted afirma en el libro? 

R: Pues debería emplazarlo a leer la literatura revisada por pares más respetada, que ahora indica que el consumo de gluten conduce a la amplificación de una proteína específica llamada zonulina, que aumenta la permeabilidad del intestino como de la barrera hematoencefálica, tal como lo describe el Dr. Fasano en la anterior referencia. La permeabilidad del intestino activa la inflamación, y la inflamación es la piedra angular de algunos de los más perniciosos trastornos cerebrales, entre ellos la enfermedad de Alzheimer, la esclerosis múltiple y la enfermedad de Parkinson. Lo que resulta más convincente es que esto ocurre en todos los seres humanos y puede ser la clave para un gran número de enfermedades humanas, entre las que se encuentran un gran número de otros trastornos inflamatorios, así como las enfermedades autoinmunes, e incluso el cáncer. 

Además, aparte del gluten, el pan de grano entero tiene un increíble alto índice glucémico y esto plantea igualmente una poderosa amenaza para la salud del cerebro. 

P: ¿Cuál es su dieta diaria? ¿Qué hay actualmente en su frigorífico? 

Realmente me encanta comer y mantener la dieta que describo en Grain Brain. Generalmente empiezo el día con una tortilla de tres huevos hecha con col rizada o espinaca y la cubro con aceite de oliva. Me tomo una taza de café y también agua. En el almuerzo que podría haber verduras al vapor, salmón, una ensalada verde y un té helado. Y en la cena volver con verduras solas o junto con los peces no de factorías o carne. Puedo beber uno o dos vasos de vino a la semana, aunque estadísticamente debería beber más. Eso es un trabajo en progreso. 

En cuanto a su segunda pregunta, no hay mucho en mi frigo de casa ya que tratamos de mantener los alimentos lo más frescos posible, además, mientras escribo esto, mi esposa y yo estamos viajando.


Comentario: En SOTT hemos publicado mucho acerca del gluten y los daños que provoca, así como acerca de las dietas bajas en carbohidratos como la paleolítica y la cetogénica. Para saber más al respecto, puede utilizar nuestro buscador, o bien, leer los siguientes artículos: 

* Un neurólogo habla claro sobre cómo prevenir la enfermedad de Alzheimer 
* El lado oscuro del trigo - Nuevas perspectivas sobre la enfermedad celíaca y la intolerancia al trigo. 
* La hipótesis de los lípidos: El mito desmitificado 
* En defensa de las grasas 
* Un revés a los carbohidratos 
* Más evidencias sobre la necesidad de una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas 

https://es.sott.net/article/34029-Tu-dieta-saludable-podria-estar-matando-a-tu-cerebro-entrevista-al-Dr-David-Perlmutter
Leer más…

https://35yph93vusan45923s28nc1c-wpengine.netdna-ssl.com/es/wp-content/uploads/sites/2/2015/06/astral-projection.jpg

RESUMEN DEL LIBRO)

 

(Omraam Mikhaël Aïvanhov)

 Una fruta es una carta escrita por el creador, una carta que debemos aprender a descifrar. En caso contrario, no sacaremos de ella ningún provecho. En su libro, el autor nos dice que los alimentos, que son preparados en los laboratorios divinos con una inmensa sabiduría, contienen elementos capaces de conservar o restablecer la salud física y psíquica y de aportar las mayores revelaciones. Sentarnos a la mesa en actitud reverencial, esto es lo que nos propone…

 - Los alimentos son preparados en los laboratorios divinos con una inmensa sabiduría y contienen elementos mágicos capaces de conservar o restablecer la salud física y psíquica y de aportar las mayores revelaciones. Pero es necesario conocer en qué condiciones y de qué manera pueden ser sustraídos esos elementos, el medio más eficaz es el pensamiento.

 .- Cojamos una fruta, pensemos que está henchida de rayos solares y que es una carta escrita por el Creador que éste nos invita a descifrar. Si no sabemos leerla, pocos beneficios sacaremos de ella.

 - La mejor forma de prepararse para ingerir un alimento es lavarse las manos, sentarse a la mesa, pronunciar (verbal o mentalmente) una oración corta para aliarse con el Creador y estar en silencio. Masticar el primer bocado de forma pausada, sin prisas porque es el que arranca todo el proceso. Masticar correctamente favorece la digestión porque la boca es un laboratorio esencial ya que absorbe las partículas etéricas de los alimentos, las energías más sutiles que nutren al sistema nervioso. Las energías más densas son las que luego son enviadas al estómago. Es preciso despojar los alimentos de las energías divinas que contienen y este proceso se lleva a cabo en la boca.

 - Un iniciado sabe alimentar no sólo su organismo físico, sino también el espiritual. El hombre no sólo posee un cuerpo físico sino también un cuerpo etérico, astral, mental, causal, búdico y átmico y cada uno de ellos requiere su alimento. El cuerpo etérico se nutre con la respiración. Si respiramos comiendo, la combustión es más intensa, teniendo en cuenta que la digestión es una combustión. Cuando comemos, conviene pararse de vez en cuando y respirar hondo para que esta combustión permita al cuerpo etérico retirar el alimento de las partículas más sutiles. Sólo se puede entrar en contacto con el etérico a través del silencio y la respiración.

 - Cuando hemos comido en silencio y la paz, seguimos sintiendo ese estado durante el resto de la jornada. El cuerpo etérico es el que nos aporta la vitalidad, la memoria y la sensibilidad. El cuerpo astral también necesita ser alimentado mediante sentimientos y emociones, cuyas partículas son más sutiles que las etéricas. Se le nutre sintiendo amor hacia los alimentos, pensando que han sido preparados en las cocinas del Creador y que por tanto son una bendición.

 - Cuando el cuerpo astral ha absorbido este tipo de elementos, le es más fácil suscitar sentimientos elevados: amor hacia el mundo entero, la sensación de ser feliz y estar en paz y vivir en armonía con la naturaleza. En cambio, cuando comemos protestando, enfadándonos, con prisas, criticando (o mirando telediarios, que son como películas de terror), durante el resto de la jornada nos sentimos agrios, nerviosos, parciales, nos cuesta resolver los problemas más sencillos.

 - Para nutrir su cuerpo mental, un iniciado debe concentrarse sobre el alimento que va a ingerir, cerrando los ojos y reflexionar sobre el hecho de que los alimentos son una manifestación de la divinidad. Sobre qué elementos puede aportarle, sobre las entidades invisibles que se han encargado de elaborar aquel fruto o aquella verdura. Con esta práctica, el iniciado recibirá revelaciones que le permitirán comprender su realidad de forma más luminosa. Los cuerpos causal, búdico y átmico se nutren cuando sentimos un profundo reconocimiento hacia el Creador, después de la comida. De esta manera entraremos en contacto con él.

 - La nutrición ha de ser comprendida como un trabajo del espíritu sobre la materia.

 - Si abandonamos la mesa repletos y saciados, no sentiremos ningún impulso de perfeccionamiento. En cambio, si nos levantamos con un ligero apetito, el cuerpo etérico recibe un impulso para ir a buscar en las regiones superiores los elementos susceptibles de colmar el vacío que ha quedado. Si nos saciamos, el cuerpo etérico, repleto, no puede llevar a cabo sus funciones de forma adecuada. Entonces las entidades del bajo astral, al percibir esta abundancia de alimentos, se precipitan para participar en el festín que les estamos ofreciendo, inconscientemente. Así que poco después sentiremos de nuevo un vacío, que tendremos que llenar con nuevos alimentos.

 - Cuando los alimentos han sido bendecidos antes de ingerirlos, se crea en los cuerpos sutiles un contacto, una adaptación que permite al organismo absorber mejor la riqueza del nutriente. Los alimentos, tal y como nos los presentan, no están preparados para ser asimilados y distribuidos en el cuerpo. Hace falta primero amaestrarlos, hacerse amigo de ellos para que puedan vibrar al unísono con el cuerpo. Cualquier partícula que no vibra en armonía con el organismo lo molesta. Sólo el amor puede transformar la materia que ingerimos.

 - Si no comemos con amor, una buena parte del alimento no puede ser transformada porque no vibra en armonía con el cuerpo y esa materia densa, cuando se acumula, acaba obstaculizando las funciones del organismo.

 - Comiendo en silencio, preparamos las condiciones favorables para la manifestación de entidades divinas.

 - Una forma ideal de armonizar los alimentos es cantar antes de comer.

 -Si comemos con tensiones, los alimentos se vengan y nos sientan mal. Cantar atrae entidades luminosas de los mundos invisibles.

 - Para tomar el camino ascendente, para elevarse, el hombre debe desvestirse, simbólicamente hablando, deshacerse de todo lo que le impide aligerarse, el ayuno es una forma de conseguirlo. Pero ayunar no se limita sólo a no ingerir alimentos, sino renunciar a ciertos sentimientos, a ciertos pensamientos que nos hacen ser más pesados y más densos. En cuanto nos quitemos de encima todo lo inútil, seremos atravesados por un soplo divino.

 - Si queremos lograr que los alimentos nos nutran espiritualmente, si queremos recibir sus partículas más divinas, debemos comer de forma consciente, despierta, amorosa.

 

Parte 2

  Los frutos son seres espirituales que se encarnan en la Tierra.

 - Los materialistas abandonan el espíritu, los espiritualistas rechazan la materia, tanto unos como otros tienen una visión incompleta de las cosas. La plenitud abraza tanto el espíritu como la materia.

 - Si comemos dando las gracias por el alimento que hemos recibido, abriremos las puertas celestes a través de las cuales nos llegarán increíbles benedicciones.

 - El reconocimiento es capaz de transformar la materia densa en luz y alegría.

 -Al empezar las comidas, conviene invocar a los ángeles de los 4 elementos.123.- Para poder sacar la quintaesencia contenida en los alimentos, el pensamiento ha de estar activo, se trata de respirar en el mundo espiritual. El pensamiento es la respiración del alma.

 - Podéis tomar los alimentos más puros, de la mejor calidad pero mientras no hayáis decidido realizar un trabajo espiritual, esos alimentos no os transformarán.

 -Podemos buscar los medicamentos que necesita nuestro cuerpo en las regiones etéricas.

 - Antes de comer una fruta, conviene sostenerla en la mano unos instantes para comunicarle nuestro magnetismo, nuestro amor, nuestro calor. De esta manera la fruta estará mucho mejor dispuesta hacia nosotros, seremos más amigos porque habremos adaptado su temperatura a la nuestra.

 - Si no calentamos los alimentos con nuestro amor, se mantienen cerrados, no nos transmiten su perfume, es decir, sus partículas más sutiles. Sólo nos dan su parte más densa. Si consumimos frutas que llevan mucho tiempo almacenados, comemos su cuerpo pero su alma ya no está.

 - Si sabemos acoger a alguien con mucho amor, nos lo dará todo, se abrirá, sino se cerrará, con los alimentos pasa lo mismo, se abren o se cierran según nuestra actitud. Cuando se abren, nos ofrecen sus partículas más divinas.

 -Las personas que comen sin reconocimiento y sin gratitud, cuando quieran meditar, rezar o contemplar, se dormirán porque no poseerán las energías sutiles que uno deja penetrar cuando come correctamente.

 

(Omraam Mikhaël Aïvanhov)

Leer más…

Resultado de imagen para MONTSE BRADFORD: “LO QUE PENSAMOS GENERA EMOCIONES, PERO TAMBIÉN LO QUE COMEMOS”

LO QUE PENSAMOS Y COMEMOS GENERA EMOCIONES, Y CADA EMOCIÓN MOVILIZA UN CIRCUITO HORMONAL

MONTSE BRADFORD: “LO QUE PENSAMOS GENERA EMOCIONES, PERO TAMBIÉN LO QUE COMEMOS”

Porque con la alimentación podemos generar salud o enfermedad. Es muy importante.

Las emociones tienen dos orígenes. El pensamiento, lo que pensamos genera emociones, pero también lo que comemos. Si tomo un vaso de agua o de whisky mis emociones serán muy distintas. ¿Y por qué generarán distintas emociones? Porque atacarán a diferentes órganos.

Si yo ingiero alimentos que me bloquean el hígado, o la vesícula biliar, tendré emociones de ira, cólera, agresividad, impaciencia… porque cada órgano, dependiendo de si funciona bien o mal, genera unas u otras emociones. Esto está totalmente constatado en la medicina china de hace tres o cuatro mil años.

 Escritora y experta en nutrición y energética, esta barcelonesa defiende en su último libro, ‘La alimentación y las emociones’, que existe una causa-efecto entre lo que ingerimos y cómo nos sentimos después

Fundadora de varias escuelas de cocina, esta barcelonesa de nacimiento, afincada en Londres desde 1978 hasta 2006 (ahora reside en la Ciudad Condal), ha dado clases en la Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia Blanquerna e impartido cursos por toda Europa y también por Sudamérica. Galardonada con el Premio Verde 2008 (Fundación José Navarro) por su trabajo a favor de la alimentación responsable y el desarrollo sostenible, ha escrito más de diez libros. El último, La alimentación y las emociones.

Usted defiende que ciertas emociones nos vienen dadas por lo que consumimos
.

Tenemos que ver de dónde vienen las emociones. ¿Las compramos en el supermercado? Las emociones tienen dos orígenes. El pensamiento, lo que pensamos genera emociones, pero también lo que comemos.

Si tomo un vaso de agua o de whisky mis emociones serán muy distintas.

¿Y por qué generarán distintas emociones?

Porque atacarán a diferentes órganos.

Si yo ingiero alimentos que me bloquean el hígado, o la vesícula biliar, tendré emociones de ira, cólera, agresividad, impaciencia… porque cada órgano, dependiendo de si funciona bien o mal, genera unas u otras emociones. Esto está totalmente constatado en la medicina china de hace tres o cuatro mil años.

¿Cree usted que el ciudadano de a pié tiene esta percepción?

Falta conciencia, porque la alimentación no se ve desde esta perspectiva. Se mira desde un ángulo muy primitivo.

Sería el primer nivel alimenticio: ¿tengo hambre?, pues como lo que sea, voy a un McDonald’s o donde me apetezca en ese momento. Habría dos niveles más: el sensorial y el emocional.

Las personas están vibrando en estos tres niveles, nada más. Y tenemos que ir un poco más allá, al nivel de la energía que provocan los alimentos.

Usted explica que el ser humano cuenta con tres cuerpos: físico, emocional y mental…

Efectivamente, y cada uno de ellos necesita cosas diferentes. Las personas sólo identifican el físico, el que vemos cada día en el espejo. En cambio, hay mucho miedo en prestar atención al emocional. Nos pasamos años sin reciclar nuestras emociones, bloqueando totalmente este cuerpo. También está el mental. Los alimentos que necesita cada uno son distintos. No podemos darle chocolate al emocional porque no funciona.

Si el novio nos deja, comiendo chocolate no haremos que vuelva. El único cuerpo que tiene sistema digestivo, dientes y estómago es el físico. Al cuerpo emocional, por ejemplo, hay que alimentarlo, sí, pero con emociones. Cada uno tendrá su método, a unos les gustará ir a bailar, a otros ir a caminar por la playa… Acabamos alimentándolo, sin embargo, con cosas físicas que no funcionan.

¿El bienestar radicaría en conseguir un equilibrio entre todos ellos?

Sí. Yo siempre hago la metáfora de los tres amigos que van por el camino de la vida cogidos de la mano. Si los tres están más o menos equilibrados, y digo más o menos porque la armonía absoluta no existe, sumarán un equipo y buscarán juntos la misma meta. Sin embargo, si el cuerpo físico está debilitado, el emocional bloqueado, sobre todo porque lo desconocemos, y el mental centrado en controlar nuestra vida, es muy difícil conseguir ningún logro.

Es lo que pasa hoy en día, falta de claridad, la gente está desorientada y desconcertada. Empezar a conocer los tres cuerpos, aunque sea poco a poco, sería muy importante.

¿Se puede establecer una relación de causa-efecto entre lo que comemos y nuestro estado de ánimo posterior?

Por descontado, porque si yo como cosas que me están debilitando, que me están desmineralizando, notaré efectos emocionales de desmotivación, de mucho frío, no tendré ganas de hacer nada. Las personas estarán física, emocional y mentalmente con estas energías de deficiencia.

¿Y cómo me desmineralizo?

Pues consumiendo alimentos que tienen un pH ácido. La tónica general de la sociedad es que tenemos un hígado muy bloqueado y un riñón con muchas deficiencias, y el riñón necesita minerales. Si no, aparecen las emociones negativas.

La principal emoción negativa del riñón es el miedo. Hoy en día tenemos miedo de todo. No somos emprendedores, nos falta espíritu de aventura… La gente está muy ácida, muy desmineralizada.

Precisamente, usted explica en su libro que hay alimentos que generan una sangre ácida (con la que construimos estrés, enfermedad y desequilibrio) y otros que, por el contrario, la alcalinizan (con lo que obtenemos energía, vitalidad y salud)…

Exactamente. Es fascinante. Podemos generar nuestro propio estado de ánimo. Somos los creadores de nuestra vida, en todos los niveles de nuestro ser.

Cómo escogemos pensar es muy importante. Decíamos antes que una de las vías por la que se crean las emociones es a través de los pensamientos. Pero claro, si injerimos whisky, difícilmente podremos ser conscientes de nuestros pensamientos.

La alimentación, sin duda, es la número uno para darnos un poco más de estabilidad, de armonía, de paz… y luego debemos mirar con tranquilidad la calidad de nuestros pensamientos, que también forman emociones, por descontado.

También defiende que hay alimentos con energía yin (chocolate, alcohol, estimulantes, azúcares, levaduras artificiales…) que conducen a la hipersensibilidad, mientras que hay otros, con energía yang (carne, jamón, embutidos, huevos…) que nos ponen tensos y coléricos…

Así es. El alcohol, los vinagres, los estimulantes… todo ello estimula al sistema nervioso generando una energía falsa.

Cuando una persona, a media tarde, se siente fatigada, busca ingerir café, chocolate, beber una cola… en definitiva, generar una energía que no tiene. Pero claro, si hacemos esto durante muchos meses acabaremos creando una fibromialgia o una fatiga crónica, y es que estamos destruyendo la energía de los riñones.

Todos estos alimentos crean una energía de expansión. Nos inflaman y nos desmineralizan. Nos dicen que tenemos que tomar mucha leche para los huesos. Pero hay gente con osteoporosis que a pesar de haber tomado mucha leche, y haber ingerido carne y queso, tienen este problema. Esta claro que no deja de ser un tópico que se ha demostrado que no funciona.

Y la yang…

Son alimentos que tensan, que acumulan. Son de grasas saturadas. Nos bloquean órganos como el hígado, la vesícula biliar, el bazo, el páncreas y nos crean estas emociones de mucha tensión, agresividad, cólera… en definitiva, emociones que se llaman de exceso. Tenemos emociones de exceso, por una parte, y de deficiencia por otra, como el miedo, la falta de autoconfianza, que nos dan, por ejemplo, los azúcares refinados.

Según sus explicaciones, abusar de productos yang nos conducirá irremediablemente hacia la ingesta compulsiva de alimentos yin.

Efectivamente. Cuando yo tomo una parte de alimentos con energía yang, alimentos que nos tensan, quiero consciente o inconscientemente siete partes del extremo contrario.

Es lo que llamamos la rueda energética o el yoyó. No falla, cuando tomo una parte de yang, quiero siete de yin. La gente dice “¿qué me pasa que no puedo parar de comer chocolate?”. Y yo les digo, deja de comer huevos, jamón, y verás cómo podrás dejar de comer chocolate.

¿La idea es evitar productos con energía yin o yang para intentar alcanzar el bienestar? ¿O comidos con moderación no tienen por qué ser dañinos para nuestro cuerpo?

Siempre nos llevarán a un desequilibrio. Estos alimentos de grasas saturadas bloquean el hígado y además no son el ejemplo de una alimentación sostenible. Tenemos en el planeta 7.000 millones de habitantes y debemos empezar a comer mucho más del reino vegetal.

El reino animal no es una alimentación sostenible. Hay 1.400 millones de personas que no pueden comer ni beber nada. Y nosotros, en cambio, estamos comiendo jamón y queso, por ejemplo. Tenemos que ser conscientes de ello.

Hay que tener en cuenta que para ‘cultivar’ un kilo de carne se necesitan 1.500 litros de agua, y todo ello para que, después, una familia lo ingiera en una comida. Y esto sucede a la vez que hay personas que no pueden beber ni una gota de agua.

¡Es alucinante! Nos estamos cargando el planeta. No podemos pensar sólo en nosotros, sino también en las generaciones futuras. Necesitamos una alimentación sostenible, sana, natural y energética, conociendo la energía de cada alimento.

En una comida principal, dice usted, no puede faltar: cereales integrales en grano, legumbres, un alga, una verdura verde y una pequeña porción de semillas o frutos secos. Alguien podría decir, ¡qué aburrimiento!

En absoluto. Lo que hacemos es volver a la vida natural. Empezar a comer lo que comían nuestros abuelos.

¿Cuánto hace que apareció el donut?

Tampoco hace tanto. Tenemos que volver a la dieta de antes, a comer legumbres, verduras, piñones, nueces, semillas, frutos secos, fruta de la temporada. Tampoco hace tanto que comíamos esto. Lo que hay que hacer es comer los alimentos naturales de toda la vida, los que necesitamos, pero de la forma que deseemos.

Podemos hacer fideuás, pizzas, hamburguesas, pero sin que sean de carne. Comemos lo que necesitamos en la forma que deseamos y de esta manera el cuerpo emocional también esta contento.

Pero disfrutar de una buena mesa también puede generar emociones positivas…

Según lo que entendamos por emociones positivas. Después de la comida de Navidad, las vibraciones empiezan a subir y todos los comensales, durante la sobremesa, creen tener la razón. Para mí esto no es positivo. Lo ideal es la armonía, la tranquilidad, el silencio… para mí esto es armonía.

Es verdad que el placer sensorial existe y tiene relación con las emociones. Pero es por eso que te puedes comer un fricandó, pero no de carne, sino, por ejemplo, de seitán. O una lasaña. Yo hago una lasaña fenomenal. También hago donuts, pero no con azúcar, sino con manzana, por ejemplo.

Hablaba usted de vibraciones. Defiende que tanto los alimentos como los diferentes cuerpos del ser humano (físico, mental y emocional) vibran de distinta manera…

Así es. El físico vibra tan lentamente que lo podemos ver y tocar. El mental, por su parte, es la torre de control. Vibra más rápido que la velocidad de la luz. Pensamos mentalmente que vamos al Taj Mahal y hemos ido y venido. Es instantáneo. El emocional no lo podemos ver, pero sí sentir. Cuando estamos mal emocionalmente lo sentimos claramente. Éste no necesita ni chocolate ni alcohol ni nada por el estilo, lo que pasa es que la gente los utiliza para evadirse.

¿Y es cuando se resiente?

Evidentemente. Se queja porque no tiene vibraciones de armonía.

Está bloqueado porque nunca le prestamos atención. Al cuerpo físico lo mimamos a diario, lo duchamos, lo alimentamos… al emocional nunca lo hemos limpiado. Nunca hemos tenido en cuenta las emociones bloqueadas. No vamos a un terapeuta para gestionarlas, no lo hacemos.

Ni tan siquiera las expresamos, escribiendo, por ejemplo. Hablo de coger un papel y escribir cómo nos sentimos, o pintar, o ir a bailar… el caso es que afloren de alguna forma. No lo hacemos, no lo depuramos, no lo limpiamos cada día. Y el mental lo mismo. Vibra tan rápidamente que nos descontrola.

Es importante para gestionarlo el silencio, la paz, para poder observar esos pensamientos que tenemos descontrolados. Todo el mundo tiene dos minutos al día para detenerse, pero no lo hacemos. El alimento ideal para el cuerpo mental es el agradecimiento, estar agradecidos con la vida.

A la hora de cocinar, “no sabemos extraer el sabor dulce a los alimentos”, asegura usted. Por eso, añade, buscamos la compensación en el postre…

Exactamente. En la cocina mediterránea no hay dulzor.

Está usted cuestionando un referente…

Pero es verdad. No hay dulzura, en el plato, en la cocina mediterránea. Hay mucho salado, mucho aceite, mucho picante y mucho ácido… pero dulzura no, en absoluto. Y claro, acabamos de comer platos de esta cocina con tanto ajo, con tanto vinagre, que buscamos el dulce en las natillas o en el flan. Y estos postres tienen mucho azúcar, y de ahí los niños tan hiperactivos que tenemos.

El sabor dulce está en el plato. ¿Y de dónde lo sacamos? Pues de las verduras dulces: calabaza, moniato, zanahoria… todas son muy dulces. Y si las cocinamos durante mucho tiempo dan una dulzura increíble. Cada gusto tonifica diferentes órganos del cuerpo.

Explíquemelo…

El sabor dulce nos equilibra estómago, bazo y páncreas.

Son órganos emocionales todos ellos, que necesitan mucha dulzura y relax. Esta dulzura natural es muy importante, no me canso de repetirlo. La gente esta muy estresada y le falta un poco de dulzura. Cuando incorporemos esto a nuestro cuerpo, seguramente podremos relajarnos más y contar con un poco más de armonía en nuestra vida. Si vamos por la vía del azúcar, pues vemos el nivel de hiperactividad que tiene la gente.

El azúcar nos desmineraliza, nos afecta al sistema nervioso, además de dejarnos mal el riñón, los huesos, etc. Ya vemos cómo están los niños de hiperactivos. Yo defiendo que no existen por naturaleza niños hiperactivos. El niño actúa en función de la energía que le damos.

Si le damos una cola, pues actuará según la energía que le produce este producto. Si no le damos este tipo de alimentación, estará como un angelito. Tenemos que entender esto, es muy importante.

Hacía usted referencia a cocinar con tiempo, algo de lo que carecen hoy en día muchas personas…

Yo también tengo un ritmo de vida muy ajetreado y como muy bien. Tenemos tiempo, lo que pasa es que no lo dedicamos a la cocina. Lo empleamos, por ejemplo, para chatear. No valoramos que a través de la comida podemos modificar la calidad de nuestra sangre.

Es cuestión de adquirir el hábito. Poner una olla de cereales supone un minuto y medio, y tienes para tres días. Hacer un pescado a la plancha o cocinar una verdura verde lleva tres minutos, es muy fácil. Poner una calabaza al horno sí lleva más tiempo, pero tampoco tenemos que estar todo el rato vigilándola.

Realmente es muy fácil cuando se aprende. Lo que pasa es que la gente quiere cambiar leyendo un libro, y para ello hace falta un instructor. Si quiero aprender a conducir no puede hacerlo únicamente leyendo un manual, necesito un instructor que me enseñe, porque si no después habrá carencias. La gente vendrá y dirá “esto no funciona”, y sí que funciona, pero hay que aprenderlo.

Leyendo su libro, uno se da cuenta de que usted no es muy partidaria de las ensaladas o de la fruta cruda. Incluso no le hace demasiada gracia la miel, cuando es un alimento, según muchos expertos, tan nutritivo…

La fruta y la ensaladas crudas sí las recomiendo, pero según para quien. A una persona que tenga frío no se las aconsejaré.
A Don Quijote, por ejemplo, no le recomendaré comer mucha ensalada, porque está muy delgado. Pero a Sancho Panza sí, cada día le daría una ensalada.

Depende de la persona. Las ensaladas y todo lo crudo lo que hace es enfriar mucho. A una persona con exceso de peso, que ha comido mucha carne y que tiene un hígado muy bloqueado, que le reporta emociones de exceso, de ira, de cólera, le irán de maravilla.

En cambio, una persona que esté decaída, con anemia, con osteoporosis, pues no se las recomiendo. La cocina energética me aporta conocimiento y me da libertad para escoger. Yo no soy partidaria de dietas, de prohibir. Yo explico los efectos que producen los alimentos, luego que cada uno escoja.

Y con respecto a la miel…

Cuando tomo una cucharada de miel de abeja, a los treinta segundos tengo mucho calor. Esto me está diciendo que este es un alimento que no transcurre por el sistema digestivo, sino que va directamente al riego sanguíneo y me da una hiperactividad al instante.

¿El día idóneo para tomar miel?

El día que queramos correr un maratón, no hay problema. Tomamos algo de miel y ganamos la carrera (risas). Pero para el día a día no, porque nos dará mucha hiperactividad.

Si tomamos mucha, nos desmineraliza, porque todo aquello que da energía al momento acidifica la sangre. Y cuando la tengo ácida, el pH cambia y el cuerpo busca minerales de donde sea. Por eso yo no recomiendo tomar miel cada día, en absoluto.

¿Qué le diría a aquella persona que no acabe de estar convencida del método alimentario que usted propone?

Que lo pruebe, que lo siga durante seis meses. La gente que lo prueba gana en calidad de vida. Gana en concentración, claridad mental, en ganas de hacer cosas, en perder peso o ganarlo, si es necesario… No podemos opinar de algo si no se prueba, si no se vive. Yo en mis clases doy libertad. Explico qué energía aporta cada alimento, y luego la gente decide.

fuente: Diario la Vanguardia

Leer más…

Extractos de lecturas de Edgar Cayce sobre la alimentación

La asociación de lo que pensamos y de lo que comemos produce lo que somos física y mentalmente. "
[Lectura 288-38]

* ‹‹ Nunca coma cuando está muy cansado, estresado, enojado, angustiado, nervioso o agitado. Evite los alimentos que no convienen a su organismo. ›› [137-30]

* ‹‹ Se recomienda comer un 80% de alimentos alcalinos y un 20% de alimentos ácidos.[1] No conviene someterse a reglas alimenticias demasiado estrictas o hacerse esclavo de una dieta. No se debe consumir cítricos y cereales en una misma comida. No se debe poner leche ni crema en el café o en el té. No se debe comer alimentos fritos. ››
[1568-2]

* ‹‹ Un organismo ligeramente alcalino resiste mejor los resfríos y las congestiones.›› [270-33]

* ‹‹ Consuma cereales integrales, pues todavía tienen el germen; muchas hortalizas verdes y frutas; también frutos secos. [...] De todos los frutos secos, la almendra es el que contiene más fósforo y hierro en una proporción que el organismo puede asimilar fácilmente. ›› [1131-2]

* ‹‹ Tres almendras cada día son una buena prevención contra el cáncer. ›› [1158-31]

* ‹‹ Por lo general, se debería consumir esencialmente productos alimenticios locales. De esta forma, el cuerpo se adapta mejor al lugar donde reside. ›› [3542-1]

* ‹‹ Coma frecuentemente verduras crudas. Prepárelas de distintas maneras, inclusive con gelatina. ›› [3445-1]

* ‹‹ La gelatina no se recomienda por sus propias vitaminas, sino por su acción sobre las glándulas. De hecho, ayuda las glándulas a extraer de los alimentos ciertas vitaminas que el sistema digestivo no puede asimilar de otro modo.›› [849-75]

* ‹‹ Prácticamente todo el mundo debería comer mucha lechuga, pues es un depurativo sanguíneo muy eficaz. ›› [404-6]

* ‹‹ Coma muchas hortalizas que crecen encima del suelo. Por cada hortaliza que crece debajo de la tierra, habría que comer por lo menos tres que crecen encima del suelo. Además, se debería consumir por lo menos una verdura con hojas por cada legumbre. ›› [2602-1]

* ‹‹ El maíz y los tomates son excelentes. Los tomates contienen más vitaminas que cualquier hortaliza, siempre y cuando se maduren en la planta. ›› [900-386]

* ‹‹ Los tomates pueden ser muy nocivos si se cosechan verdes y se maduran después. [...] A menudo es preferible prepararlos en conserva, pues pierden así gran parte de su toxicidad. ›› [584-5]

* ‹‹ El aceite de oliva en pequeñas cantidades es muy beneficioso para el sistema digestivo. ›› [543-26]

* ‹‹ Conviene beber cada día un litro y medio o dos litros de agua.›› [1131-2]

* ‹‹1/2 o 3/4 vaso de agua caliente cada mañana en ayunas ayuda a eliminar las toxinas. ›› [311-4]

* ‹‹ El no masticar suficientemente los alimentos, así como el beber mucho líquido durante las comidas, favorecen los resfríos. Se debería "masticar" el agua o los líquidos dos o tres veces antes de tragarlos. ›› [808-3]

* ‹‹ No se debe utilizar grasa para cocinar las verduras.›› [303-11]

* ‹‹ El agregar condimentos, inclusive sal, antes de que los alimentos se terminen de cocinar, destruye gran parte de sus vitaminas.›› [906-1]

* ‹‹ Evite cocinar en ollas de aluminio. Utilice más bien ollas de cerámica o (acero inoxidable), mejor aún, el papel sulfurizado.›› [1196-7]

Libros recomendados:

* "Edgar Cayce: Sus curaciones naturales" ("The Edgar Cayce Handbook for Health Through Drugless Therapy") - Harold Reilly and Ruth Hagy Brod
* "Las claves de la salud" ("Keys to Health") - Dr. Eric Mein
* "Los remedios de Edgar Cayce" ("The Edgar Cayce Remedies") - Dr. William McGarey
* "Milagros de curación" ("Healing Miracles") - Dr. William McGarey

 

Leer más…

Cómo eliminar la ansiedad por la comida

Estoy convencido de que cada uno de nosotros está destinado a conseguir grandes cosas, a comerse el mundo a su manera. Lo creo firmemente. Pero también creo que para conseguir grandes cosas tenemos que saber convivir con nuestras emociones.

Eso nos falla. Y es lo único que nos aleja de nuestros sueños.

No saber interpretar la soledad,el aburrimiento o los celos te pueden llevar a sentir ansiedad por la comida:

  • Tener siempre hambre.
  • Comer hasta no poder más.
  • Sentirte incapaz de manejar tus antojos.
  • Comer por aburrimiento, sin hambre.
  • Verte fea/o o gorda/o y castigarte por ello.

Si te ves identificada/o déjame decirte que esto es para ti. Porque ha llegado el momento de alimentar a tu cuerpo con lo que requiere y a tu vida con lo que necesita.

Cómo eliminar la ansiedad por la comida paso a paso

Aunque la ansiedad la provoque algo exterior a ti, no se soluciona cambiando el mundo exterior. Ponte en situación: tu jefe en el trabajo te pone de los nervios y al llegar a casa te atiborras de chocolate.

¿Es la solución cambiar de trabajo? ¿O de jefe? ¡Para nada!

Porque ahora el jefe es el “culpable” pero quizás dentro de unos años la ansiedad la provoquen tus hijos o cualquier otra situación externa.

La solución es cambiar tu interior para que puedas manejar la ansiedad.

¿Y cómo hacemos esto?

Para eliminar la ansiedad por la comida hay que hablar de las dos causas que más afectan:

  1. Lo que pones en el plato
  2. Lo que pones en tu mente.

Parte I: Tu alimentación te puede provocar ansiedad

¿Alguna vez te ha pasado esto?

Empiezas a comer algo que te has preparado y, de repente, te das cuenta de que estás a punto de llegar al último bocado de tu comida y ni te has enterado.

Muchas veces comemos sin consciencia de lo que estamos haciendo. Y esto es un error muy grave porque nuestro cuerpo necesita tiempo para sentirse saciado y para disfrutar de la comida.

Está comprobado científicamente que el cuerpo no es capaz de sentir la sensación de satisfacción en el estómago de forma inmediata. Así que, el viejo consejo de “come más despacio” nunca ha venido mejor.

Dale más tiempo a tus comidas y mira cómo la ansiedad va disminuyendo. Además, cuando comes más despacio saboreas más los sabores, así que, disfrutarás más de la comida.

Primer Paso: Come más despacio y saborea tu plato.

Suena muy simple y lo es. Pero no lo tomes como excusa para no ponerlo en práctica. Toma esa sencillez como una excusa perfecta para practicarlo siempre que puedas.

Un truco para comer más despacio

Ser constante en algo tan sencillo como comer un poco más despacio de lo habitual puede resultar muy difícil. Por eso, siempre me gusta utilizar La Técnica del Reloj para facilitar las cosas y hacerlo divertido. A modo de resumen, consiste en lo siguiente:

Cada vez que vayas a comer debes tener un recordatorio de que vas a usar esta Técnica tan peculiar. Yo suelo utilizar un post-it en la nevera y en el que he dibujado un reloj bien grande. Así cuando me pongo a cocinar no me queda más remedio que verlo. También puedes usar una alarma del móvil, por ejemplo.

La Técnica del Reloj consiste en cronometrar una comida y en aumentar en 5 minutos más ese tiempo empleado para la siguiente comida, haciendo uso de las anti-recompensas.

Por ejemplo, si tu comida la sueles hacer en 10 minutos, el nuevo objetivo es hacerla en 15 minutos. Así que, te dispones a comer, preparas tu cronómetro y empiezas.

Si al acabar no has llegado a los 15 minutos, por ejemplo te has quedado en 12 minutos, entonces debes apuntar el tiempo que te ha faltado hasta el objetivo. En este caso de ejemplo: 3 minutos nos han faltado para llegar a 15.

Repetimos lo mismo para todas las comidas del día principales y al final tendremos unos minutos que nos han faltado: 3 minutos de la comida, 2 del desayuno y 5 de la cena. En total, 10 minutos del día.

Como no hemos cumplido el objetivo usaremos una anti-recompensa, es decir, un castigo. Algo que nos fastidie mucho. Personalmente, me funciona especialmente bien levantarme más temprano al día siguiente.
Así que si le debía 10 minutos a mis comidas, esos se los restaré a mi despertador. En lugar de a las 8 me despertaré a las 7:50.

Puedes utilizar cualquier anti-recompensa que te fastidie lo suficiente. Te animo a probarla.

Segundo Paso: elimina los alimentos pro-ansiedad

Azúcar, bebidas alcohólicas y alimentos refinados son el mejor amigo de tu ansiedad por la comida y tu peor enemigo. Sus efectos en el cuerpo hacen que sientas placer inmediato pero que unos minutos desees más y más, creándote ansiedad por ellos.

¿De qué estamos hablando? Azúcar, bollería, fritos en excesos, “cereales del desayuno”, etc.

¿Cómo los eliminamos? No eliminándolos. La mejor forma es sustituirlos por otras opciones más sanas como frutos secos, frutas, granos enteros, etc. Hazlo de forma gradual. Poco a poco pero siempre a mejor.

Parte II: Tu mente te puede provocar ansiedad

Aunque sigas los dos pasos anteriores lo más probable es que la ansiedad por la comida siga apareciendo. Esto ocurre porque gran parte de la ansiedad (por no decir casi toda) se crea en tu cerebro.

Déjame que me explique: no es tu jefe y sus malas formas los que te provocan ansiedad. No son tus hijos. Ni tu situación económica. Nada de eso crea la ansiedad por comer.

Eres tú la persona responsable:

  • Quizás piensas que tu jefe debería comportarse mejor contigo y, como no lo hace, te sientes decepcionada/o.
  • Quizás piensas que tus hijos deberían ser de una determinada forma y, como no puedes controlarlos, te provoca ansiedad.
  • Quizás piensas que no te mereces las dificultades que la vida te está poniendo delante y eso te cree un complejo de víctima y, en consecuencia, la ansiedad.

¡Buenas noticias! Porque si tú la creas, tú la puedes eliminar.

  • ¿Y si no pensaras que tu jefe tendría que ser mejor persona contigo?
  • ¿Y si no pensaras que tus hijos deberían ser cómo tú quieras que sean?
  • ¿Y si no pensaras que eres una víctima de tu situación en la vida?

Quizás no puedas cambiar a tu jefe, ni a tus hijos, ni las dificultades de la vida pero sí que puedes cambiar tus pensamientos hacia ellas.

Y para ello, es necesario que hablemos primero de los sentimientos.

Tercer Paso: Atraviesa la Habitación de los Sentimientos.

Imagina una habitación oscura en la que no puedes observar su interior.

En esa oscuridad están todos tus sentimientos “negativos”: odio, celos, rechazo, aburrimiento, etc

Cuando cualquier situación externa nos empuja a entrar en esta habitación normalmente nos resistimos porque no sabemos lo que nos vamos a encontrar. Pero la verdad, es que en esa habitación sólo hay sentimientos. Nada más.

Para poder eliminar la ansiedad por la comida tienes que permitirte entrar en esa habitación de la ansiedad y sentirla. Tienes que sentir esa ansiedad, aburrimiento, odio…

Esto no significa sentirse desbordado por el sentimiento. Más bien todo lo contrario: sin resistencia a entrar en la habitación, damos pasos serenos y tranquilos en la oscuridad.

Algo que ayuda muchísimo a conseguir esta serenidad para experimentar los sentimientos y emociones es este ejercicio de meditación:

Cuando vayas a entrar en la habitación de los sentimientos, concéntrate en tu respiración. Nota como el aire entra y sale lentamente. Intenta respirar lo más suavemente posible.

Ahora hazte con un papel y bolígrafo y describe qué es lo que sientes en tu cuerpo lo más exactamente posible. Dónde se siente, con qué intensidad, duración… todo lo que puedas. De nuevo, describe tu sentimiento tal y como respiras: tranquilamente y con serenidad.

Por último, vuelve a centrar tu atención en cómo entra y sale el aire de tu nariz.

Acabas de atravesar la habitación de los sentimientos.

Si te has quedado suficientemente tiempo dentro de esa oscuridad verás que ya no te asusta. Incluso esa ansiedad que tenías ha disminuido.

Cuarto Paso: Descubriendo los pensamientos que te gobiernan

El tercer paso te permitirá ganar la batalla contra la ansiedad a corto plazo.

El cuarto paso, por su parte, te permitirá ganar la guerra contra la ansiedad para siempre.

Como ya has visto, la ansiedad (y todos los sentimientos) se crean en tu mente. Cuando un pensamiento o creencia se instala en tu cerebro provoca un sentimiento. Por ejemplo, la creencia de que mis hijos se deben comportar como yo sé que es mejor para ellos provoca ansiedad cuando los pequeños no actúan como esperas.

La cuestión en este paso es averiguar cuáles son esos pensamientos o creencias que nos provocan la ansiedad por comer.

Para ello es imprescindible ponerse el disfraz de Sherlock Holmes: preguntar con curiosidad pero nunca juzgando las respuestas. Por muy tontas o ilógicas que nos parezcan, no sirve de nada juzgar.

Así que cuando ya no tengas miedo a la oscuridad de la Habitación de los Sentimientos, es decir, cuando el sentimiento viva en ti pero no te desborde entonces pregúntate:

¿Por qué me siento así?” A esa respuesta, vuelve a preguntar “¿por qué?” tantas veces como sean necesarias hasta llegar al pensamiento clave.

Un ejemplo de esto sería algo así:

  • “Me siento triste y decaída.”
  • “¿Por qué?”
  • “Ese chico me ha rechazado”
  • “¿Por qué que un chico te rechace te hace estar triste?”
  • “Por que duele”
  • “¿Por qué duele que te rechace?”
  • “…Porque pienso que nadie me va a querer”

¡Ajá! Ese es la creencia que te gobierna y creeme, no es nada buena. Ahora toca cambiarla.

Por favor, insisto: nada de juzgarse por las creencias que tenemos instaladas. Si no nos sirven las cambiaremos pero el cambio será muchísimo más difícil si nos castigamos por ellas.

Quinto Paso: Cambia los pensamientos que te provocan la ansiedad.

Ahora viene la parte más divertida: cambiar los pensamientos que no nos sirven.

Debemos reemplazar la vieja creencia con una nueva. Sin embargo, prepárate porque al principio no va a ser fácil. Sencillamente porque tu cerebro todavía no lo tiene instalado.

Si, por ejemplo, durante toda tu vida has pensado que eras una persona con sobrepeso y no podías hacer nada para cambiarlo. Si ahora decides cambiar este pensamiento va a ser incómodo.

Pero eso no significa que no lo hagas.

Si en lugar del antiguo pensamiento ahora quieres que tu creencia sea: “Yo puedo cambiar físico. Puedo adelgazar y no tengo porque ser así” evidentemente al principio será incómodo. Y lo será porque no te lo crees todavía.

Pero con las herramientas adecuadas puedes conseguirlo. De esta forma el cambio que haces es para siempre.

Es en este punto especialmente puedes empezar con esta herramienta:

“Actuar como si…”

Personalmente, siempre recomiendo esta forma de construir esta nueva creencia que ha funcionado muy bien en mis alumnos y en mi mismo.

Como no podría ser de otra forma, consiste en mimetizar el comportamiento que queremos tener de forma espontánea. Si seguimos con el ejemplo de: “Puedo adelgazar y no tengo porque ser así”, ¿qué haría esa persona?

  • Buscar casos de gente que ha conseguido un resultado similar.
  • Contactar con algún especialista en el tema.
  • Aprender lo básico de nutrición.
  • Empezar a hacer deporte.

Cada vez que haga una de esas acciones reforzará su nuevo pensamiento de que “puede adelgazar y no tiene porque ser así”.

Resumiendo, para eliminar la ansiedad por la comida sigue estos pasos:

  • Come más despacio y saborea tu plato.
  • Elimina los alimentos pro-ansiedad
  • Atraviesa la Habitación de los Sentimientos.
  • Descubre los pensamientos que te gobiernan
  • Cambia los pensamientos que te provocan la ansiedad.

Fuente: http://psicocode.com/nutricion/como-eliminar-la-ansiedad-por-la-comida/

Leer más…

UNA PERSPECTIVA DESDE LA ALIMENTACIÓN BIOSALUDABLE


UNA PERSPECTIVA DESDE LA ALIMENTACIÓN BIOSALUDABLE

Por: Lic. Rafael Mateo García

NO ES LO MISMO COMER QUE NUTRIRSE. La Buena Salud Está Muy Relacionada Con La Buena Nutrición. Nutrirnos afecta física, emocional y mentalmente en nuestras vidas; el alimento que comemos, cuándo y cómo lo comemos, estimula o dificulta las funciones del cuerpo y activa o interfiere el buen funcionamiento de los órganos y estado de ánimo.

La ALIMENTACIÓN BIOSALUDABLE es una vía de auto-conocimiento y aprendizaje, fundamentada en buenos hábitos alimentarios y la relación entre emociones y necesidad de comer. Nuestra salud física y emocional tiene mucho que ver con la manera en la que nos alimentamos. Una comida sana provee la energía esencial para mantener el cuerpo, nutrir las células y renovar las estructuras corporales. Este tipo de alimentación no es una dieta, es un estilo de vida saludable, nos educa a observar y escuchar lo que nuestro cuerpo necesita, saber lo que es bueno para nuestra salud y lo que no lo es. A través de este simple acto podrás encontrar bienestar, recuperar la salud y tener mejor calidad de vida.  

Nuestro cuerpo es nuestro templo donde vivimos y para conservarlo debemos mantenerlo limpio, sano y puro. Si dejamos que se deteriore, si no lo cuidamos, no podremos reemplazarlo más adelante por uno nuevo. La Alimentación BioSaludable está orientada a lograr un estado de salud y vitalidad, fortalecer el sistema inmunológico, mejorar la capacidad física, mental y estabilidad emocional. Incorpora todos los grupos de alimentos de cultivos ecológicos y sin transgénicos (organismos manipulados genéticamente, GMO), creados en laboratorio cuyas características se han alterado mediante la inserción de genes de otras especies. Los alimentos Biológicos son naturales y sanos, mucho más que calorías y proteínas, son fuentes de energía; parte de la Energía vital de la Naturaleza. Este sistema de Alimentación BioSaludable está muy ligada al cuidado del medio ambiente.

Diversos estudios han relacionado varias enfermedades, con la manera de comer de la sociedad de consumo de hoy en día, caracterizada por el abuso y la mala calidad de los alimentos que se consume con frecuencia, el exceso de grasas y proteínas, carbohidratos refinados (harinas y azúcares); los agrotóxicos y la modificación genética en los alimentos (GMO). El alto consumo de grasas se relaciona con enfermedades del corazón, aumento del colesterol y arteriosclerosis. Igual con cáncer de colon, cáncer de mama y diabetes. Otras causas frecuentes, la no absorción de nutrientes por problemas gastrointestinales, malas digestiones, fermentaciones y putrefacciones por la proliferación de malos hábitos alimenticios. ¡Podemos y debemos controlar lo que comemos!!!

Es hora de cambiar nuestra forma de pensar por una perspectiva más amplia sobre la salud, que incluya conocer cuál es la alimentación adecuada y adoptarla como estilo de vida. Este régimen de Alimentación BioSaludable es la mejor manera de sanarnos y de paso ayudar a sanar la Tierra.

No hay que olvidar que el ser humano se alimenta igualmente de otros elementos: como son el contacto con la Naturaleza, del aire que respira, del agua que bebe o la contenida en los alimentos vivos y del Sol.

Cuando planifique su comida del día tenga presente: No es lo mismo comer que nutrirse; haga una mejor selección, combinación y preparación de los alimentos a consumir.

 Por: Lic. Rafael Mateo García - Nutricionista Holístico-Dietista

Leer más…

Alimentación para un supercerebro

Es de dominio público que el cerebro tiene sus propias necesidades y preferencias gastronómicas. Es muy importante aprender a cuidarlo y a cubrir bien sus necesidades, ya que es el órgano más costoso de nuestro cuerpo (a nivel energético), y por la gran importancia que tiene en nuestro rendimiento diario (sobre todo si trabajamos con nuestra cabeza, aunque siempre es importante). Su peso corresponde apenas al 2% del total del cuerpo, sin embargo consume entre 20 y 30% de las calorías diarias que ingerimos. Para mantener nuestras cualidades cognitivas e intelectuales a pleno rendimiento es necesario conocer qué tipo de combustible consume nuestro cerebro.

Diversos especialistas en salud cerebral y nutrición, así como en neurodesarrollo y salud neuropsicológica, recomiendan tener un equilibrio en la ingesta de alimentos ricos en sustancias precursoras de los neurotransmisores y vitaminas. Pero muchos de ellos sugieren y defienden, que se obtengan de fuentes naturales y no de complementos alimenticios industrializados, que en muchos casos no tienen la absorción adecuada y no se aprovechan ni metabolizan en el organismo de la misma manera (aunque esto no quiere decir que en determinados momentos no debamos consumir suplementos si los necesitamos, y nos lo recomienda un especialista).

Para que tengas claro qué tienes que comer para producir estos químicos esenciales a nivel cerebral, toma nota porque los siguientes alimentos son fundamentales. A continuación he expuesto algunos de los componentes esenciales más importantes para mantener nuestro cerebro sano, con algunos ejemplos de los alimentos que los contienen (por supuesto no es una lista exhaustiva pero puede darnos una buena orientación general sobre qué tipo de alimentos necesitamos):

     L-glutamina: Sirve para construir ácido gamma-aminobutírico (GABA) en el cerebro y tiene un impacto en circuitos que intervienen en los procesos inhibitorios cerebrales. Se encuentra en  las semillas girasol por ejemplo…

     Tirosina: Participa en la creación de la noradrenalina químico esencial para los procesos de atención entre otros. Las fuentes son alga espirulina,tofu, frutos secos, semillas,huevos y frijoles.

     Triptófano: Es vital para fabricar la serotonina, que está relacionada con el buen humor y con los circuitos cerebrales del aprendizaje. Se encuentra en alimentos como , legumbres, en espcial garbanzos,frutos secos, plátano, piña, aguacate.

     Folato: También es necesaria para que se forme la serotonina (también conocida como el neurotransmisor de la felicidad), y lo encuentras en las espinacas.

     Colina: favorece la transmisión de los impulsos nerviosos a los músculos. La soja y el huevo son ricos en este componente de la acetil-colina...también las semillas ,legumbres y cereales integrales.

     Fenilananina: Aunque hay personas hipersensibles, es necesaria para fabricar la dopamina, relacionada con el control del movimiento, el estado de vigilia, los circuitos de recompensa y aprendizaje…. Se halla en la soja, la remolacha, los cereales

     Los ácidos grasos poliinsaturados (omega 3 y omega 6) y el colesterol: Son componentes estructurales de los fosfolípidos que forman las membranas de las neuronas y por lo tanto son esenciales para el buen funcionamiento de las neuronas. Podemos encontrarlos en  verduras, aceites de semilla,especialmente lino y pescados

     Flavonoides: Ayudan a la comunicación entre las neuronas, conocida como sinapsis, reducen el envejecimiento neuronal y mejoran en cierta medida los procesos subyacentes al establecimiento de la memoria, los puedes encontrar por ejemplo en el chocolate, el vino tinto

     Acetil-L-Carnitina y Ácido alfa lipoico: el ácido alfa lipoico es un poderoso regulador del equilibrio celular, ayuda a las neuronas a combatir el estrés y neutralizar a los radicales libres (que producen degeneración y envejecimiento celular). Estos componentes nos ayudan a prevenir la diabetes y el deterioro cognitivo. Los podemos encontrar  en vegetales verdes como la espinaca, el brócoli, los espárragos

     Vitamina E: Mejora la actividad neuronal y previene la oxidación de las membranas neuronales. Lo podemos encontrar en el curry, espárragos, aguacate, cacahuate, aceitunas, aceite de oliva y nueces

También debemos conocer algunos alimentos que debemos evitar, entre los cuales podemos encontrar los siguientes:

     Los alimentos con glutamato monosódico. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos, diversos estudios han demostrado que las inyecciones de glutamato en ratones de laboratorio han provocado daño en las células nerviosas del cerebro, asociadas con patologías como la enfermedad de Huntington o el alzhéimer. Una ingesta excesiva de estos alimentos puede provocar además dolores de cabeza, fatiga, desorientación, obesidad y depresión.

     Edulcorantes artificiales. Si se toman durante mucho tiempo, pueden provocar daños cerebrales y problemas con las capacidades cognitivas. A pesar de que aportan muchas menos calorías que el azúcar, a largo plazo las consecuencias son mucho más negativas si abusamos de estas sustancias.

     El exceso de sal. Un estudio publicado en la revistaNeurobiology concluyó que las dietas altas en sodio estaban asociadas a una mala salud vascular, lo que a su vez conduce a que la disminución o deterioro cognitivo sea más rápido.

     La fructosa. Este componente reduce nuestra capacidad para aprender y para recordar información, según una investigación publicada en The Journal of Physiology.

     La cafeína. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos afirma que 600 miligramos de cafeína al día pueden provocar dolores de cabeza, elevar la ansiedad, y aumentar la probabilidad de sufrir alguno de los trastornos relativos al sueño, lo cual demuestra una repercusión directa, y unas consecuencias negativas sobre nuestra salud cerebral. Una ingesta exagerada de cafeína puede causar confusión, alucinaciones y, en última instancia incluso la muerte. Además no debemos de olvidar que es una droga y que causa adicción, además de lo ya antes nombrado.

     Las grasas trans. Según el nutricionista Tori Holthaus “las dietas altas en grasas trans aumentan el beta-amiloide en el cerebro, que se asocia con la enfermedad de Alzheimer”. Estas grasas ralentizan los reflejos y nuestra capacidad de respuesta cerebral, y aumentan el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

     El azúcar añadido. Un consumo alto y a largo plazo de azúcar puede causarnos una gran cantidad de problemas neurológicos, como afectar a las zonas relativas a la memoria, lo cual conduce a una reducción de nuestra capacidad de aprender. Además de esto, según un estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA), aquellas personas que consumieron entre el 17-21% de calorías en azúcar presentaban un alto riesgo de morir por enfermedad cardiovascular en comparación con los que consumían alrededor del 8% de azúcar en sus calorías diarias.

Unos consejos a parte:

     Evita el alcohol, aunque sea una copa de vino durante la comida (ya que se ha visto que guarda una correlación positiva con el riesgo de demencia, aunque sea en dosis bajas). El consumo esporádico y prudente puede no ser tan perjudicial, pero no es recomendable para mantener tu cerebro a plenas facultades.

     Evita las dietas monótonas y poco variadas. La variedad es un factor fundamental para que a nuestro cerebro no le falte de nada. Las dietas deben ser flexibles y variadas, y debemos acostumbrar a probar platos nuevos con nuevos ingredientes siempre que podamos.

     Mantente siempre hidratado. Nuestro cerebro debe el 90% de su peso al agua que contiene, y la hidratación es esencial para que su rendimiento sea óptimo. Un cerebro bien hidratado es más rápido y eficiente. Por ejemplo las resacas se deben a la deshidratación de nuestro cuerpo, y tienen un efecto funesto en su funcionamiento. Si bebes alcohol (algo podo recomendable) hidrátate con otras vividas no alcohólicas para evitar una fuerte deshidratación.

     Si eres vegetariano, especialmente vegano, cuida tus niveles de vitamina B12. La vitamina B12 se encuentra sobre todo en productos cárnicos o de origen animal, y aunque determinadas algas o productos vegetales contienen esta vitamina, no está demasiado claro que su consumo aumente los niveles de esta vitamina en el organismo. Un déficit de esta vitamina puede producir degeneraciones neuronales que pueden llegar a ser graves. Cuida tus niveles de B12, consulta con tu médico.

     Es mejor comer algo de menos que de más. ¡¡Cuidado!! Con esto no quiero decir que haya que comer siempre poco, sino que hay que aprender a no pasarse, para poder evitar las sensaciones de pesadez y somnolencia. Por otra parte hay estudios que afirman que el ayuno intermitente mejora la plasticidad cerebral, y aunque mi intención no es animaros a dejar de comer, o a comer por debajo de lo que necesitéis, es interesante tener en cuenta que por ejemplo en época de exámenes u otras épocas de estrés, debemos comer alimentos que nos aporten mucha energía, y en la cantidad justa, ya que a veces solemos atiborrarnos cuando estamos estresados, y esto disminuye nuestro rendimiento mental.

     Consume alimentos que contengan glucosa con regularidad, especialmente si tenemos que realizar tareas que exijan trabajos mentales. Pero intenta que el consumo de glucosa no sea excesivo (para evitar el efecto revote), y a ser posible que sea un componente natural del alimento (es mejor evitar el consumo de azucares refinados añadidos).

     Ten en cuenta cual es la mejor forma de cocinar los alimentos. Determinados alimentos se metabolizan mejor una vez que han sido cocinados, sin embargo ocurre lo contrario con otros. Debemos tener en cuenta que la carne, el huevo y otros alimentos de procedencia animal normalmente se digieren y absorben mejor cuando han sido cocinados, pero en el caso de los vegetales suele ocurrir lo contrario. Es importante que nos informemos sobre la mejor manera de cocinar y consumir los alimentos que más nos interesa aprovechar.

     Concédete el tiempo que necesites para comer tranquilamente. Cuando comemos demasiado rápido no solemos masticar ni digerir los alimentos de manera adecuada. Comer con estrés y rápidamente favorece que no se absorban bien los nutrientes de los alimentos ingeridos.

     Haz 5 comidas diarias. Normalmente solemos hacer 3 o incluso 2, sin embargo para que las dosis de ingesta no sean excesivas, y podamos tener energía durante todo el día lo recomendable es hacer 5 comidas diarias algo más ligeras.

Alimentar a nuestro cerebro para que tenga un rendimiento óptimo puede ser algo complejo. Te animo a que busques información más detallada sobre determinados alimentos si tienes alguna necesidad especial o si realmente te interesa el tema. En posteriores entradas me centraré en como alimentos concretos son útiles para mejorar nuestro rendimiento cognitivo.

¡¡¡A comer bien, y a cuidar nuestro cuerpo!!!


Imagen de perfil de Manuel Pérez Leal

Manuel Pérez Leal
Leer más…

Alimentación y Espiritualidad...Las tres gunas

Ramana Maharshi proclamaba que el tipo de alimento consumido afectaba a la cantidad y cualidad de los pensamientos y recomendaba una moderada ingestión de alimento vegetariano como la ayuda más útil a la práctica espiritual.
La teoría dietética hindú que Sri Ramana respaldaba clasifica los diferentes alimentos según los estados mentales que inducen:

1. Sattva (pureza o armonía).
Los productos lácteos, frutas, hortalizas, legumbres y cereales se consideran alimentos sáttvicos. Una dieta que consiste ampliamente de estos productos ayuda a los aspirantes espirituales a mantener una mente tranquila y serena.

2. Rajas (actividad).
Los alimentos rajásicos incluyen la carne, el pescado y alimentos con especias picantes tales como pimienta, cebollas y ajos. La ingestión de estos alimentos resulta en una mente sobreactivada.

3. Tamas (torpor).
Los alimentos añejos, rancios o que son producto de un proceso de fermentación se clasifican como tamásicos. 
La consumición de estos alimentos conduce a estados de mente apáticos y torpes que obnubilan el discernimiento.
(Ramana Maharshi - "Sea lo que usted es")


LAS 3 GUNAS Y LOS ALIMENTOS

"A las personas sáttvicas les gustan los alimentos que incrementan la vida, la pureza, la fuerza, la salud, la alegría y el buen apetito, que son sabrosos y oleaginosos, sustanciosos y agradables.
Los alimentos amargos, agrios, salados, demasiado calientes, secos, picantes y fuertes les gustan a las personas rajásicas y causan dolor, tristeza y enfermedades.
A los tamásicos les gusta la comida rancia, insípida, podrida, corrompida y los desechos impuros".
(Bhagavad Guita, XVII, 8, 9 y 10)

Todo el universo responde a tres cualidades básicas o gunas - en su vocablo sánscrito-. Son las tres cualidades básicas de todas las cosas que existen en el universo. Todas las cosas y seres del universo son una mezcla de las tres gunas, variando su predominancia según su magnitud de manifestación, según sus hábitos, etc.
Toda acción, emoción o pensamiento responde en el ser humano a estas tres cualidades. Predominando una de ellas.
Entonces toda la naturaleza, incluso la dieta, se clasifica de acuerdo a tres cualidades o gunas; sáttva (pureza), rajas (actividad, pasión) y tamas (oscuridad, inercia). 

La composición mental de una persona se puede juzgar por la clase de alimentos que prefiere. Los yoguis creen que cada persona toma los alimentos que reflejan su nivel de pureza mental y espiritual.

1. SÁTTVA:

"Los alimentos que potencian la vida, la pureza, la fuerza, la salud, la alegría y el buen humor, que son sabrosos, suculentos y agradables, gustan a la gente sáttvica".

Es la cualidad de la pureza, de la estabilidad de la naturaleza. En el ser humano se manifiesta como la pureza de consciencia, la salud, y las cualidades positivas de la mente.
En cuanto a los alimentos, aportan al ser humano una tendencia hacia la pureza, paz mental y salud a su cuerpo. Desde el punto de vista energético estos alimentos limpian y purifican el sistema de nadis o tubos astrales del cuerpo sutil, permitiendo que la energía vital fluya libremente por todo el cuerpo astral.
La alimentación del tipo sáttvica es esencial para la práctica espiritual avanzada, ya que el manejo del prana o energía vital así como de ciertas poderosas energías como la Kundalini Shakti requiere que los nadis o tubos sutiles estén debidamente libres de impurezas.

Los alimentos puros que estimulan la vitalidad, la energía, el vigor, la salud y el regocijo, que son deliciosos, saludables, nutritivos y placenteros son sáttvicos.
Estos alimentos purifican y sosiegan la mente y generan ecuanimidad, serenidad y tranquilidad.
Los alimentos sáttvicos proporcionan energía, aumentan la fuerza y la resistencia y ayudan a eliminar el cansancio, incluso después de un trabajo agotador. 

Los alimentos deben ser muy frescos y naturales, de preferencia cultivados de forma orgánica, sin modificaciones genéticas ni conservantes o aromas artificiales. Han de tomarse del modo más natural posible: crudos, hervidos al vapor o ligeramente cocidos. 
El practicante debe tender hacia esta cualidad en sus diferentes actividades de la vida. La meditación se posibilita por medio de la predominancia de sáttva en la mente, esto es la paz mental, el equilibrio y la ecuanimidad.

LOS ALIMENTOS SÁTVICOS:

Cereales; maíz, trigo, arroz integral, avena, mijo y quinoa.
Hay que incluir en la dieta alimentos de grano grueso, como las gachas de avena y el pan integral: refuerzan los dientes y las mandíbulas y estimulan los procesos de digestión y evacuación.
Los cereales proporcionan hidratos de carbono, que constituyen la principal fuente de energía del cuerpo, y contienen la mitad de los aninoácidos necesarios para la formación de proteínas.

Alimentos ricos en proteínas, como las legumbres, los frutos secos y las semillas.
Las proteínas son "el material de construcción" del cuerpo. La clave de una dieta vegetariana sana es una buena combinación de alimentos que incluyan todos los aminoácidos necesarios para la producción de proteínas.

Fruta, tanto fresca como seca, así como zumos de frutas.
La fruta es un alimento muy importante. Los efectos curativos de los zumos frescos son asombrosos. Aportan minerales, fibra y vitaminas energéticas y revitalizantes. Contienen sustancias alcalinas que limpian la sangre.

Hierbas, para sazonar y en forma de infusiones.

Edulcorantes naturales, como la miel, la melaza, el jarabe de arce y el zumo concentrado de manzana. Son mucho más recomendables que el azúcar refinado. También el azúcar integral sin refinar (panela). El azúcar blanco se debe evitar en una dieta sana.
Los productos lácteos, como la leche, la mantequilla, el queso y el yogur, que siempre han sido parte esencial de la dieta yóguica. Sin embargo, la industria lechera moderna maltrata a los animales y añade hormonas y antibióticos a la leche. Por eso, en las recetas sugerimos una alternativa vegetariana cuando es posible. Si a pesar de todo, se quieren consumir productos lácteos, hay que hacerlo con moderación, ya que aumentan la producción de mucosidad y obstruyen el fluir natural de la respiración.
Hoy en día no es recomendable consumir lácteos.

2. RAJAS:

"Las comidas amargas, agrias, saladas y demasiado picantes, secas o calientes son del agrado de las personas rajásicas y producen dolor, sufrimiento y enfermedad." 

Es la cualidad del movimiento, del cambio en la naturaleza.
En el ser humano es la que produce la pasión (en sus distintas formas) y la tendencia a la actividad.
La dieta yóguica evita los alimentos rajásicos porque excitan el cuerpo y la mente. Incitan a pasiones y actuaciones turbulentas, producen tensión física y mental, agitan los ánimos y destruyen el equilibrio entre mente y cuerpo, que es imprescindible para aclarar la felicidad. 

Los alimentos rajásicos son los alimentos muy picantes, amargos o salados, entre ellos encontramos las especias picantes, el ajo, la cebolla, el café, el té y la sal.

La personalidad rajásica tiende siempre a una constante actividad incesante, hiperactividad y estados emocionales perturbados. Gran euforia y depresión son los polos entre los que oscila. La tendencia hacia las pasiones fuertes e incontrolables es también una característica de este tipo de personalidad. La mente se encuentra inquieta e incontrolable, hay una tendencia a actuar.
Desde luego la práctica de meditación y auto-indagación le resulta imposible, se vuelve inquieto y ansioso.

LOS ALIMENTOS RAJÁSICOS:

La cebolla, el ajo, el rábano, el té, el café y los excitantes de toda Índole integran esta categoría. Así como las comidas muy condimentadas y saladas, los platos preparados plagados de productos químicos y los tentempiés.
Si la comida sáttvica se consume de prisa y corriendo, se vuelve rajásica.
El azúcar refinado (blanco), los refrescos, las mostazas tratadas, las especias fuertes y los alimentos demasiado picantes, amargos, agrios o salados son rajásicos y es mejor evitarlos.
Las especias y los condimentos fuertes sobreexcitan la mente e irritan la membrana mucosa del intestino.
Los alimentos rajásicos fomentan la lujuria, la ira, la codicia, el egoísmo y la violencia, que son barreras que separan a una persona de otra y a todas de la comprensión de lo divino. Rajas es la energía que genera discordia en la vida y guerras en el mundo.

3. TAMAS:

Los alimentos tamásicos hacen a las personas torpes y perezosas y las despojan de ideales, propósitos y motivaciones. Además, acentúan la tendencia al aislamiento crónico y a la depresión y llenan la mente de tinieblas, rabia y pensamientos impuros.
La renuncia a las comidas tamásicas debe ser uno de los primeros cambios que hagas en tu vida. Es la cualidad de la inercia, la oscuridad y destrucción en la naturaleza.
En el ser humano se manifiesta como un estado de pesadez y embotamiento corporal, mental y emocional.
La tendencia a la inercia, el desgano y a la oscuridad es la característica de este tipo de personalidades.
De las tres gunas ésta es la guna más densa a nivel energético y es la primera que es necesaria ir disminuyendo para el trabajo espiritual.

LOS ALIMENTOS TAMÁSICOS:

La carne, el pescado, las bebidas alcohólicas, la marihuana y el opio son tamásicos.
El consumo de carne y el alcoholismo están estrechamente relacionados. La necesidad de alcohol desaparece cuando se elimina la carne de la dieta. 
Los alimentos tamásicos incluyen la comida rancia, podrida y alimentos muertos, como los animales. Así como la fruta demasiado madura o demasiado verde. También abarcan la comida fermentada, quemada, frita, asada a la parrilla o recalentada muchas veces, los platos medio guisados, demasiado guisados o recocidos, así como los productos caducados o los que contienen conservantes, por ejemplo las comidas enlatadas, procesadas, tratadas y precocinadas. 
Las setas están incluidas en esta categoría porque necesitan la oscuridad para crecer. También el vinagre, por ser el resultado de la fermentación y dificultar la digestión. 
Los alimentos fritos en mucho aceite son indigestos: la grasa impide la acción de los jugos digestivos. La fritura destruye la fina esencia nutritiva que resulta beneficiosa para la salud, y la comida se vuelve tamásica.
Si los alimentos sáttvicos se consumen en exceso, se convierten en tamásicos.

(Fuente: Textos espirituales hinduístas)
Camino al Despertar 

Leer más…

Música de Fondo

Desde

Capilla del Monte

Argentina

Nuestro nuevo E-mail

interser2017@gmail.com

ABRIENDO EL CORAZÓN

El Servicio de InterSer es gratuito.

Sin embargo debo sustentarla monetariamente cada mes, por lo que he resuelto aceptar las donaciones que sean hechas con Amor y gratitud...aunque el monto sea mínimo. Sus corazones lo decidirán

QUE LAS BENDICIONES FLUYAN EN SUS VIDAS!!!

ÚLTIMA ACTIVIDAD

Rafael Mateo commented on Tahíta's blog post TODO ES UN ASPECTO DE LA FUENTE - Tahíta
"Hermoso Tahita... Bendiciones!!!"
Hace 1 hora
gilberto muñoz commented on Tahíta's blog post COMO PONES TU FOTO DE PERFIL Y DE PORTADA ...MUY FÁCIL Y PASO A PASO
"Gracias"
Hace 2 horas
ruben rueda commented on Tahíta's blog post TODO ES UN ASPECTO DE LA FUENTE - Tahíta
"gracias"
Hace 3 horas
Daisy Naquira commented on Tahíta's blog post COMO PONES TU FOTO DE PERFIL Y DE PORTADA ...MUY FÁCIL Y PASO A PASO
"Gracias"
Hace 4 horas
Daisy Naquira commented on Tahíta's blog post TODO ES UN ASPECTO DE LA FUENTE - Tahíta
"Gracias"
Hace 4 horas
Tahíta posted a blog post
 
 
No hay nada en lo que convertirse. Todos ya somos Eso. Todos somos Conciencia. Eso es lo que todo el mundo es: el Uno. No hay nada más o menos que el Uno.
Pero la mayoría de las personas experimentamos la presencia de un sentido de separación, y…
Hace 6 horas
Martha Lucia Vega Angulo commented on Tahíta's blog post LOS OCHO VIENTOS
"Gracias"
Hace 17 horas
Stella Maris Daquila commented on Isadora's blog post VACACIONES - Dora Gil
"Gracias 💖 "
Hace 20 horas
Stella Maris Daquila commented on Tahíta's blog post ¿Qué pones en tu mente?
"Gracias Tahita, muy propicio para el momento en hay infinitas desconeciones y tanta incoherencia.  GRACIAS 💖 "
Hace 21 horas
Javier Eiroa Soaje commented on Noah Weber's blog post Emociones y guía por la sabiduría interior - Clive Duffy
"Magnífica introspección nel ser, buena explicación y guia. Gracias"
Hace 22 horas
María Sánchez commented on Isadora's blog post VACACIONES - Dora Gil
"Gracias.  Bendiciones."
Hace 23 horas
María Sánchez commented on Isadora's blog post VACACIONES - Dora Gil
"Gracias.  Bendiciones."
Hace 23 horas
María Sánchez commented on Noah Weber's blog post Lo que aprendí al estudiar con un monje - Robert Piper
"Gracias Noah, hermoso mensaje.  Bendiciones."
Hace 23 horas
Enrique López Aldrete commented on Noah Weber's blog post Emociones y guía por la sabiduría interior - Clive Duffy
"Gracias."
ayer
Laura del Carmen commented on Noah Weber's blog post Emociones y guía por la sabiduría interior - Clive Duffy
"Graciass"
ayer
Daisy Naquira commented on Noah Weber's blog post Emociones y guía por la sabiduría interior - Clive Duffy
"Gracias"
ayer
Ise esponda commented on Noah Weber's blog post Emociones y guía por la sabiduría interior - Clive Duffy
"Gracias"
ayer
María Cristina Benitez commented on Tahíta's blog post A Dios le encanta jugar al escondite - Alan Watts in Energías Maestras
"Profundo Conocimiento....para reflexionar....
GRACIASSS Querida Tahita por tanto Amor!!!!!!
   Bendecido día a todos!!!!!!!"
ayer
María Cristina Benitez commented on Tahíta's blog post El cuerpo del dolor…vivir con él- Adam Oakley
"" LO QUE RESISTES PERSISTE.....LO QUE MIRAS DESAPARECE "
Maravillosa enseñanza para tener Siempre presente.....
   GRACIASSS Querida hermana por tanto!!!!!!
  Amor Incondicional para todos!!!!!!"
ayer
Conny Méndez Estévez commented on Nair Portobello's blog post Estoy cansada de pensar en positivo - Jennifer Finley
"Excelente. Muchas gracias... justo estoy atravesando un momento "patas arriba" y doloroso. Esta publicación ayuda mucho. Gracias de nuevo."
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post No hay problemas - Robert Adams
"Muy buen mensaje, gracias"
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post Peace of Mind (Paz Mental...un álbum de Fridrik Karlsson
"Gracias, hermoso, bendiciones"
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post Tocar la iluminación con el cuerpo- Reginald Ray
"Gracias, bendiciones"
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Noah Weber's blog post Lo que aprendí al estudiar con un monje - Robert Piper
"Gracias, gracias, gracias, hermoso mensaje"
ayer
Juan Carlos Rodriguez Santana commented on Tahíta's blog post El cuerpo del dolor…vivir con él- Adam Oakley
"Gracias!!"
ayer
Noah Weber posted a blog post
Traducido desde...https://upliftconnect.com Encontrar las respuestas dentroEn el centro de tu ser tienes la respuesta: sabes quién eres y sabes lo que quieres. - Lao Tse ¿Cómo sabe una persona si la dirección de su vida está impulsada por sus sentim…
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Miguel Urdite's blog post Simplicidad pacífica: cómo vivir una vida de satisfacción -  Leo Babauta.
"Graciassss, excelentes consejos, bendiciones"
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Nair Portobello's blog post Estoy cansada de pensar en positivo - Jennifer Finley
"Muy bueno, gracias"
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post ¿Estás tratando de "saldar cuentas"? Intenta "elegir la paz" en su lugar –Pema Chödrön in Energías Maestras
"Excelente explicación, gracias por compartirla"
ayer
Afranio Duarte Agudelo commented on Miguel Urdite's blog post Simplicidad pacífica: cómo vivir una vida de satisfacción -  Leo Babauta.
"Gracias por la información pertinente..."
ayer
Más...

LO NUEVO...Agosto 2020

610373105?profile=RESIZE_584x

 

14034693?profile=RESIZE_180x180

TODO ES UN ASPECTO DE LA FUENTE - Tahíta

3749119142?profile=RESIZE_180x180Emociones y guía por la sabiduría interior - Clive Duffy

14034693?profile=RESIZE_180x180

El cuerpo del dolor…vivir con él- Adam Oakley

4137300166?profile=RESIZE_180x180Un apacible paseo

14034693?profile=RESIZE_180x180

A Dios le encanta jugar al escondite - Alan Watts

14034693?profile=RESIZE_180x180

LOS OCHO VIENTOS

14034693?profile=RESIZE_180x180

No hay problemas - Robert Adams

14034693?profile=RESIZE_180x180

Peace of Mind (Paz Mental...un álbum de Fridrik Karlsson

14034693?profile=RESIZE_180x180

Tocar la iluminación con el cuerpo- Reginald Ray

3749119142?profile=RESIZE_180x180Lo que aprendí al estudiar con un monje - Robert Piper

Leer más…
++++++++++++++