ATENCIÓN...

A TODOS LOS COLABORADORES...

Por favor antes de publicar leer el siguiente artículo

http://interser.ning.com/foro-interser/importante-el-fin-de-interser-y-los-materiales-a-compartir

Todas las publicaciones (671)

Ordenar por

Un curso de milagros, el libro cuyo tiempo ha llegado.

8824159872?profile=RESIZE_930x

Nada tan poderoso como una idea cuyo tiempo ha llegado.
—Víctor Hugo

A lo largo del último siglo, en diversas disciplinas científicas hemos visto una aceleración y profundización de los conocimientos que atañen a esos campos del saber. Se ha producido una ampliación de los horizontes. Sirvan como ejemplo la física clásica que a comienzos del siglo XX se abre a la física cuántica, o las innovaciones en la comprensión de la célula en biología. En paralelo con estas renovaciones, ampliaciones y profundizaciones históricas podemos ahora contemplar las ideas que renuevan el campo del crecimiento personal y la espiritualidad, dejando a un lado planteamientos más ligados a la religión.

En general, podemos decir que la espiritualidad —más práctica y experiencial—, empieza a ocupar para muchas personas el lugar de la religión, más dogmática y ritualista, y a veces con tendencias autoritarias. Los principios de la espiritualidad son comunes a todos los seres humanos, y por tanto universales.

Como en esos otros ámbitos del conocimiento, se hacía necesaria una renovación, una nueva comprensión y profundización de las ideas sobre Dios, el ser humano, y una revisión de las clásicas preguntas existenciales: ¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos? Y, sobre todo, ¿quiénes somos, ¿cuál es nuestra identidad?

Dentro del ámbito de la espiritualidad, podemos decir que Dios es una experiencia, no una idea. En este sentido, aunque las religiones occidentales en general han dado mucha más importancia a un Dios lejano y trascendente, nuestra tradición mística siempre ha reconocido a Dios inmanente, y la posibilidad del ser humano de acceder a la experiencia de Dios. Dios no se esconde. Se le puede conocer. Es posible establecer una relación con Él.

Este hilo de oro conservado por las tradiciones místicas a lo largo de los siglos se presenta ahora al gran público con renovadas esperanzas de abrir la puerta al colectivo humano a una identidad trascendente.

En mi opinión, Un curso de milagros es el texto que representa una renovación en la aproximación a Dios equivalente a las innovaciones ocurridas en otras disciplinas. Es el libro que nos ofrece respuestas coherentes a estas preguntas, y es singularmente eficaz porque no deja preguntas sin contestar.

Por una parte, presenta comprensiones psicológicas ya conocidas, aunque no plenamente exploradas, como el hecho de que nuestra identidad parece estar dividida entre consciente e inconsciente, o la existencia de la culpa inconsciente. Por otro propone una serie de ideas metafísicas innovadoras, como que solo hay una mente y que todos somos la misma mente: la Mente Una.

El primer enunciado del Curso es tan simple como inapelable. De hecho, produce una curiosa resonancia. Cuando uno lo oye, sabe que es verdad. A muchos nos llega hasta el tuétano.

“Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe. En esto radica la paz de Dios.”

A continuación, quiero facilitar una lista de algunos de estas ideas que renuevan la aproximación a lo divino, a lo trascendente. Esta lista no sigue un orden concreto y tampoco es exhaustiva. El contenido del Curso no se agota aquí. Más bien, esta lista tiene la intención de servir de ejemplo de los nuevos aires que ahora podemos respirar los seres humanos. En conjunto constituyen una aportación impagable a nuestro progreso colectivo.

 

El pecado no existe. Nadie ha hecho nada irreparable. Se trata solo de errores.

El sufrimiento no aporta ningún mérito; no tiene sentido ni vale para nada. Dios no quiere que suframos por ningún pecado, no exige ningún sufrimiento y el sufrimiento no expía nada.

Hemos sido creados en y para la felicidad. Merecemos la felicidad por razón de los que somos y de Quién es nuestro creador.

La salvación es para la mente y solo se consigue por medio de la paz.

Tenemos la libertad de elegir qué sistema de pensamiento queremos seguir: el de separación del ego o el de unión del Espíritu. Las consecuencias serán muy distintas.

Somos el Hijo de Dios colectivo, esto supone un enorme cambio y ascenso en nuestra identidad. Tenemos una identidad compartida, no individual.

Nuestro único problema es la aparente separación de Dios, que en realidad nunca ocurrió. La solución a este problema es el perdón de los pensamientos que nos desvían de la unión con Dios. El perdón es algo que hemos de aprender y practicar, y nos ha de ser revelado.

La causante de nuestra condición es la culpa, inconsciente y compartida colectivamente. El camino pasa por deshacer la culpa, que inconscientemente pide castigo.

 

Como decíamos, esta es una serie de ideas del Curso seleccionadas al azar, y hay muchas más. Este conjunto de ideas representa la esperada renovación en el campo de la religión, la espiritualidad y el crecimiento personal. Se trata de ideas muy poderosas que ya están empezando a calar en sectores todavía minoritarios de gente, pero se extienden a toda velocidad. Los medios de comunicación interpersonal permiten que estas ideas se repitan una y otra vez en wattsapps, emails, etc. y que la cantidad de personas a las que llegan crezca de forma exponencial. Están son las ideas que tienen el potencial de cambiar el presente y el futuro de la humanidad.

Autor: Miguel Iribarren

8824159691?profile=RESIZE_180x180

https://elgranodemostaza.com/articulos/un-curso-de-milagros-nuestro-tiempo/

Leer más…

Viviendo con incertidumbre - Karyn Hall Ph.D.

8805553065?profile=RESIZE_584x

 Traducido desde...https://www.psychologytoday.com

 

La vida está llena de incertidumbres, a veces (como ahora) más que otras. La vida normal como la conocíamos antes de la pandemia, como ir a restaurantes sin pensar en los riesgos para la salud, conocer a nuestros amigos, hacer ejercicio en el gimnasio o tener vacaciones con nuestra familia extendida, ya no es un hecho. Para la mayoría de ustedes, su nueva normalidad diaria es bastante diferente a nuestra normal diaria de 2019.

La vida siempre ha tenido incertidumbres. Muchas de esas incertidumbres en las que no tenías que pensar y, por lo tanto, no te afectaban tanto. Probablemente se sintió relativamente seguro en sus actividades diarias sin pensarlo demasiado. Gran parte de la incertidumbre podría ignorarse. Eso ya no es cierto para mucha gente. 

A la mayoría de ustedes realmente les disgusta la incertidumbre. Incluso cuando hay incertidumbre sobre una entrevista de trabajo o una calificación en un papel o si alguien lo llamará nuevamente, es incómodo. Cuando la incertidumbre se trata de una amenaza para la salud y la calidad de vida, puede ser como vivir bajo una amenaza crónica y constante. Eso es agotador y desalentador.

Puede buscar formas de acabar con la incertidumbre, tal vez mediante la búsqueda obsesiva de información consultando Internet en busca de actualizaciones o buscando personas que digan tener respuestas. Puede ser vulnerable a escuchar a personas que afirman tener respuestas cuando no las tienen. O puede intentar apagar la incertidumbre. Ignoras la noticia y quizás finges que la incertidumbre no existe. Tal vez decidas que no hay una amenaza y sigues con tu vida minimizando y negando. Otra alternativa es que se retire y aísle.

Ninguna de estas opciones, en extremo, es útil. Intentar controlar algo que no puede controlar aumenta la ansiedad y es agotador. Por ahora, es incierto cuándo terminará la pandemia y eso está fuera de su control. Luchar contra eso aumentará su ansiedad y estrés y probablemente traerá desdicha. Aceptar que ahora mismo no sabe cuándo terminarán las restricciones en su vida diaria puede que no sea lo que quiera hacer, pero aceptar la realidad es más productivo que luchar contra los hechos.

 

Hacer frente a la incertidumbre, especialmente durante un período de tiempo más largo, es un verdadero desafío. Aquí hay algunas sugerencias.

1-Ser consciente puede ayudar. Simplemente reconocer que la incertidumbre es difícil y tendrá ganas de actuar para poner fin a la incertidumbre, pero no puede. Sigue trayendo tu mente de regreso al momento presente y lo que puedes hacer ahora mismo, lo que está bajo tu control. Este momento es un hecho, no es incierto

2-Considere lo que está bajo su control y lo que no está bajo su control. Acepte radicalmente lo que no está bajo su control. Actúe sobre lo que puede controlar, de una manera eficaz que se ajuste a sus valores y objetivos.

3-Sea amable y compasivo consigo mismo mientras atraviesa el estrés. Reduzca sus expectativas o baje sus expectativas. Cuando hay más estrés en su vida, se necesitará más energía para lidiar con el estrés. Es posible que no pueda realizar todas las tareas que podía hacer antes. 

4-Encuentra algo de tiempo para jugar. Poder reír por unos momentos puede reducir su estrés.

5-Establezca y mantenga una rutina. Coma alimentos saludables y duerma lo suficiente. Encuentre una forma de hacer ejercicio. Usted sabe que la mente y el cuerpo están conectados, por lo que mantenerlos sanos mejorará su capacidad para afrontar la situación en general.

6-Calmarse a sí mismo. Identifique lo que le resulta reconfortante, tal vez escuchar música, el olor de velas perfumadas, tocar mantas suaves o sostener una mascota. Agregue actividades a su vida que reduzcan su ansiedad, aunque sea por poco tiempo. Concédase tiempo para sentirse cómodo a propósito.

7-Encuentre significado. ¿Hay lecciones que pueda aprender de esta experiencia? Tener un sentido de propósito puede ser fundamental. ¿Existen oportunidades que no existían antes? ¿Hay formas de unirse a una comunidad y encontrar un propósito para marcar la diferencia para los demás?

8-No espere a vivir su vida. Si bien es probable que no pueda vivir de la manera que preferiría en este momento, busque la mejor vida posible dadas las circunstancias. ¿Cuál es su mejor vida en este momento?

 

Sobre el Autor

 8805553085?profile=RESIZE_180x180

Karyn Hall, Ph.D. , es autora de The Emotionally Sensitive Person, Mindfulness Exercises y coautora de The Power of Validation.

https://www.psychologytoday.com/us/blog/pieces-mind/202011/living-uncertainty

 

 

Leer más…

8767415698?profile=RESIZE_584x

Traducido desde… https://www.elephantjournal.com

Siempre he sido una pensadora extrema.

Pero durante la mayor parte de mi vida, no tenía idea de que era una. Incluso cuando estudié budismo y comencé a practicar la meditación (que esencialmente te enseña cómo entrenar tu mente), no me di cuenta del hecho de que pasaba demasiado tiempo en mi cabeza.

Aunque fue frustrante, pensé que todos los demás eran como yo. Realmente creía que todas las personas reflexionan constantemente sobre el pasado y analizan todo de manera irracional. Tuve que encontrarme con alguien que fuera completamente opuesto a mí para discernir cuán caótica era mi mente.

Ese alguien es mi marido. Es la persona más relajada que conozco. Él me ha abierto los ojos al hecho de que soy una preocupada y una incontrolable que piensa demasiado. Y debido a que es lo opuesto a mí, es un recordatorio constante del ciclo perjudicial de mi pensamiento excesivo.

Darme cuenta de que vivo en mi cabeza ha sido un gran descubrimiento para mí. Creo que cuando arrojamos luz sobre el problema, resolvemos la mayor parte. He llegado a un punto en el que soy completamente consciente del daño que me ha estado causando el pensar demasiado; he desarrollado ansiedad y casi he perdido el contacto con la realidad.

Siempre que siento que estoy a punto de hacer un esfuerzo mental adicional, hago una pausa y me digo a mí misma que no piense demasiado. Ahora estoy completamente convencida de que pensar demasiado no es útil de ninguna manera. No nos acerca a ningún resultado, respuesta o conclusión. De hecho, nos aleja de ellos.

Aquí hay 11 formas infalibles de saber si nos cuesta pensar demasiado:

  1. Cancelas planes solo para pensar demasiado. Sí, me escuchaste bien. Prefieres quedarte en casa o en cualquier lugar lejos de la gente para poder detenerte en privado en tus pensamientos.
  2. Los pensamientos no pasan por tu mente. Tu mente es como una oficina de registro que necesita examinar cada pensamiento, idea y memoria.
  3. Estás convencido de que pensar demasiado resolverá tu problema. Como realmente. Sigues pensando demasiado en el problema hasta que encuentres una solución o decisión que te satisfaga.
  4. En consecuencia, piensas demasiado para resolver problemas. Hola Sherlock.
  5. Te sientes cansado después de una "sesión" de pensamiento excesivo. Cuanto más piensas, más exhausto te sientes.
  6. Odias que te interrumpan mientras piensas demasiado. ¿Pueden nointerrumpirme cuando analizo demasiado cómo entró la araña en mi casa, por qué está en el techo y cómo sacarla?
  7. Revives los mismos recuerdos y experiencias una y otra vez. El pasado se fue hace mucho, pero no está en tu cabeza. Piensas demasiado si podrías haber hecho las cosas de manera diferente y si hay algo que podrías hacer ahora.
  8. Piensas demasiado en cosas idiotas. Como el clima, cómo se hacen las alfombras y las bombillas parpadeantes.
  9. Deseas más de lo que resuelves. A veces, te encuentras pensando y deseando en lugar de tomar medidas reales.
  10. Tienes problemas para conciliar el sueño por la noche. Incluso tiene problemas para "quedarse" dormido por la noche.
  11. Nunca tomas decisiones apresuradas. Cuenta hasta 10, mira desde todos los ángulos y evalúa el daño antes de hacer cualquier cosa, incluso hacer recados.

La próxima vez que te dés cuenta de que estás pensando demasiado, recuerda lo que dijo Winston Churchill : “Cuando recuerdo todas estas preocupaciones, recuerdo la historia del anciano que dijo en su lecho de muerte que había tenido muchos problemas en su vida, la mayoría de los cuales nunca habían sucedido ".

 

 Elyane S. Youssef8767417870?profile=RESIZE_400x

https://www.elephantjournal.com /2021/03/are-you-an-overthinker-11-undeniable-ways-to-know/

Leer más…

Los cinco Sutras de Yogi Bhajan para la Era Acuario

8744990686?profile=RESIZE_584x

Yogi Bhajan compartió cinco principios de la Era Acuario para fluir y vivir con plenitud en esta nueva era, que reciben el nombre de Sutras.

 

Sutra 1

Reconoce que la otra persona eres tú.

La bondad es la expresión natural de este Sutra que nos dice que tú y cualquier persona compartís un núcleo común de naturaleza infinita.

La única forma de conocernos a nosotros mismos es a través de los otros, que son un espejo que nos muestra nuestro interior, porque lo que nos gusta o nos disgusta en el otro está también en nosotros.

Sutra 2

Hay una solución para cada problema. 

Los obstáculos aparecen en nuestra vida para ayudarnos a crecer y espiritualmente y darnos la oportunidad de sanar.

Cada obstáculo, sea pequeño o grande, tiene una solución.

La solución no llegará de tu parte mental y lógica. Las listas de pros y contra no funcionan. La solución aparecerá desde tu intuición, por eso hay que cultivar la conexión con el ser interior.

¿Cómo diferenciamos la intuición de los pensamientos? La intuición es neutral, no conlleva juicios, no contempla los ‘debería’ y no hay miedo. La intuición es una energía creativa.

Cuando estés agobiado, piensa siempre que hay una solución para cada problema. Respira largo y profundo unos minutos, confía y espera que las respuestas lleguen.  

Sutra 3

Cuando estás en el presente la presión desaparece.

Este Sutra indica que la forma en la que percibimos el tiempo es una ilusión. No hay pasado, ni futuro, sólo presente. El tiempo es sólo conciencia en movimiento. La expansión de la conciencia te invita a cambiar, crecer y evolucionar en tu viaje del alma porque lo que existe en la actualidad va a desaparecer.

La preocupación y el estrés sobre lo que puede pasar (futuro) sólo nos trae sufrimiento y paralización, que es a lo que juega la mente.

El cambio es inevitable, nuestro trabajo es permitir y fluir sin resistencia.

El universo está en cambio constante. Es el momento de realizar cambios en tu vida y de crecer.

Sutra 4

Entiende a través de la compasión o malentenderás los tiempos.

Yogi Bhajan explicaba que tenemos que comprender a través de la compasión, y no de la pasión, porque la pasión es como las mareas, va y viene. La compasión es como el viento Alisio que te lleva a través del océano infinito.

Convierte tu pasión en compasión, sintiendo que los otros eres tú. Aleja las barreras del egocentrismo y siéntete uno con los otros.

La Era Acuario reconoce que somos Uno en el planeta Tierra, todos los humanos estamos conectados en un único espíritu. Estamos en este planeta para servir, elevarnos espiritualmente y ayudarnos unos a otros. La pregunta que nos tenemos que hacer es, ¿Cómo mis acciones beneficiarán a los demás?

La compasión se aprende y se lleva a cabo desde el corazón. Si elegimos juzgar o alejarnos del sufrimiento de otros seres humanos estamos malinterpretando los tiempos. Sólo el ego y la mente hace que estemos separados de los otros y que neguemos la verdad.

Sólo si hablas desde el corazón las palabras pueden penetrar en los corazones de los demás. Cuando las palabras provienen de la compasión sacuden cada corazón.

Mantén tu corazón abierto. Resístete a actuar con el ego y con la mente, que te separan de lo humano. Y recuerda mirar a los ojos a los otros para encontrar la misma luz que habita en cada uno de nosotros.

Sutra 5

Vibra el cosmos. El cosmos despejará tu camino.

El Universo es energía vibrando. Nosotros también somos energía que vibra en armonía o disonancia con el Universo. La frecuencia en la que vibramos es la de nuestros pensamientos, palabras, acciones, emociones y sentimientos. Todo lo que enviamos al Universo lo recibimos de vuelta.

Cuando en tu vida hay estancamiento y nada parece funcionar es porque no estás vibrando en la armonía del Universo. Vibrar con el Universo es hacerlo en la alta frecuencia de amor, compasión y bondad.

Una de las mejores formas de vibrar en la sintonía del Universo es practicando yoga y meditación.

Al cambiar tu frecuencia mental cambia tu respuesta emocional ante las situaciones, te permite enfocarte en el presente y que tu mente se llene de sabiduría y claridad. Esto ayuda a que las personas que están alrededor tuyo estén tranquilas.

Vibrar con el cosmos significa también no contar a los cuatro vientos tus frustraciones, hablar mal de los demás o contar una y otra vez en la situación tan negativa en la que te encuentras.

Toma conciencia, elige las palabras que vas a utilizar y nota cuánta energía y espiritualidad hay en ellas, y cómo permiten que los demás cambien.

 

F UENTE: labalmaspain.blogspot.com

Leer más…

Un poema-oración pandémico - Phyllis Cole-Dai

8730051897?profile=RESIZE_930x

Traducido desde...Dailygood.com

 

Phyllis Cole-Dai es escritora y poeta, quizás mejor conocida por quizás mejor conocida por 'El vacío de nuestras manos', una memoria espiritual que narra los 47 días en que ella y el coautor James Murray practicaron "estar presenteS" mientras vivían por elección en las calles de Columbus, Ohio. En su cumpleaños número 58 a principios de este año, escribió 58 oraciones pandémicas de una línea y las convirtió en un poema.Lee el texto a continuación. Quizás te dé un impulso.

Que todos sobrevivamos a otro cumpleaños.
Que podamos saludar al sol cada mañana y regocijarnos de estar vivos.
Que podamos respirar el milagro del aire fresco.
Que honremos cada momento como una oportunidad para comenzar de nuevo.
Que arraiguemos nuestra fe en un suelo más rico que la preocupación.
Que dejemos que la separación nos una más.
Que veamos rostros además del nuestro en el espejo.
Que reconozcamos a todas las personas como familia.
Que los apreciemos tanto como a nosotros mismos.
Que nos quedemos en casa para mantenerlos a salvo.
Que podamos nutrir el cuerpo que alberga nuestra alma.
Que tengamos refugio, comida, agua, medicinas y descanso adecuados.
Que podamos compartir libremente de nuestra abundancia.
Que podamos resistir la tentación de acumular.
Que podamos pedir ayuda sin dudarlo ni avergonzarnos.
Que nos consuele la compañía de animales, flores y árboles.
Que podamos hacernos amigos de los sonidos del silencio.
Que podamos acoger las intimidades de la soledad.
Que podamos sumergirnos en las profundidades de nuestro ser y traer bendiciones que no sabíamos que teníamos.
Que seamos santuario los unos para los otros.
Que nos neguemos a vivir en la ceguera de la negación, la indiferencia o el desprecio.
Que dominemos nuestro temperamento y no guardemos rencor. 
Que podamos sentir empatía incluso con aquellos que no nos agradan.
Ojalá nos regalemos unos a otros una atención radical.
Que nos escuchemos unos a otros como si la vida dependiera de ello.
Que hablemos como si nuestra voz fuera el último sonido que se escuchara.
Que podamos explorar cómo tocar sin tocar, cómo sostener sin sostener.
Que no nos avergüencen las lágrimas y los temblores.
Que aprendamos de nuestros hijos la alegría del tiempo desestructurado y el consuelo de las rutinas.
Que podamos tranquilizar a nuestros hijos sobre los monstruos debajo de sus camas.
Que podamos crear nuevos rituales de unión.
Que podamos reírnos de nuestros vientres.
Que podamos cultivar el asombro.
Que podamos ayudar a nuestra sociedad a hacerlo mejor de lo que lo ha hecho.
Que examinemos los problemas desde todos los ángulos y hablemos como si fueran líneas.
Que podamos basar nuestras decisiones en la sabiduría colectiva en lugar del miedo contagioso.
Que podamos invertir nuestra confianza en los que son expertos, no en los que fingen.
Que valoremos la salud sobre la riqueza.
Que dediquemos nuestro trabajo diario tanto a los que amamos como al bien común.
Que podamos sostener a aquellos trabajadores cuyo trabajo invisible nos sostiene a todos.
Que podamos proteger a quienes se arriesgan para protegernos.
Que podamos transformar lo imposible en factible.
Que investiguemos sobre el bienestar de los extraños.
Que podamos defender a aquellos que son víctimas de chivo expiatorio y blanco de odio.
Que cantemos de porche en porche hasta que todo el mundo sea nuestro vecino.
Que dejemos de lado las expectativas de lo difícil o largo que será este camino.
Que podamos mantener el ritmo sobre la marcha.
Que cada uno cargue con más carga para que nadie tropiece debajo de ella.
Que nos preparemos para lo desconocido.
Que podamos seguir la luz de nuestras oraciones más brillantes.
Que podamos vivir juntos en mejores versiones de nosotros mismos.
Que podamos plantar las semillas de un mundo nuevo en lo que queda del antiguo.
Que recordemos en las horas oscuras que no estamos solos.
Que nadie muera abandonado, con dolor o sin ser tocado por la bondad.
Que entristezcamos por los perdidos, aunque no podamos reunirnos.
Que hagamos lo correcto por su memoria.
Que no desperdiciemos ni un minuto del precioso tiempo que deberían haber tenido. 
Que nos amemos unos a otros como nos amarían.
Que nuestros hijos nos sobrevivan a todos.

26 de marzo de 2020
© 2020 Phyllis Cole-Dai

Dailygood.com

Leer más…

Encontrar tu flâneur interior – Paul Pritchard

8722976457?profile=RESIZE_710x

Traducido desde… https://upliftconnect.com

 

El poder de una palabra

Cuando estaba en la universidad estudiando literatura inglesa, me encontré con una palabra y un movimiento que nunca ha abandonado mi conciencia. Cuando lo escuché por primera vez, no tenía una comprensión real de las implicaciones y el impacto que tendría en mi vida y en mi escritura. Se podría decir que me cambió, sigue cambiándome. 

La palabra es, ' Flâneur ' - una persona que holgazanea o pasea de una manera aparentemente sin rumbo; un holgazán. 

Origen de flâneur - registrado por primera vez en 1850-1855; del francés: literalmente, “holgazán, hombre de ciudad”, equivalente a flân-, raíz de flâner “perder el tiempo” + -eur; cf. flânerie

Inmediatamente me llamó la atención el severo juicio de estar inactivo, no tener nada que hacer; siempre lo había visto como un lujo, un estado agradable del ser. El conferenciante nos presentó el Movimiento Literario Flâneur y otras implicaciones sobre cómo esta teoría social y cultural se estaba aplicando a la vida moderna desde mediados del siglo dieciocho en adelante.

En teoría académica, un flâneur es una persona que camina por la ciudad (o donde sea que se encuentre) con el objetivo deliberado y enfocado de simplemente experimentarlo con la totalidad. Naturalmente, se vio a los grandes flâneurs del mundo del arte caminando en cámara lenta deliberadamente, presenciando todos los aspectos a su alrededor. La idea era que incluso en una nueva calle urbana aparentemente sin eventos, la vida abundaba por todas partes. Vida que normalmente sería ignorada o imperceptible. La naturaleza se fusionaba con la modernidad. Todo estaba entrelazado. Había intersecciones que, si no se denotaban a propósito, simplemente pasarían desapercibidas, pero, por supuesto, no quedarían sin vida. Siguieron grandes debates en torno a la observación, la percepción y la existencia.

Si un árbol cae en un bosque y no hay nadie cerca para escucharlo, ¿emite algún sonido? - George Berkeley

 8722977455?profile=RESIZE_710x

En cierto modo, fue una invitación a fusionar la filosofía y la poesía y aplicarla conceptualmente a la modernidad en constante cambio que evoluciona en los tiempos de la poderosa revolución industrial. El mundo no había visto nada parecido, todo estaba cambiando. Y todavía lo está. 

Lo único constante es el cambio. - Heráclito

A medida que pasamos de la era industrial primitiva a la era tecnológica y digital, literalmente estamos siendo reinventados a un ritmo que nos resulta desafiante e inquietante de asimilar. Nuestra evolución como especie se ha acelerado a una velocidad que impacta nuestro sistema nervioso y ejerce una enorme presión sobre nuestro neocórtex. Si esto se hiciera en un laboratorio, estoy seguro de que el científico ejecutivo exigiría que ralenticemos el proceso o lo detengamos por completo. 

Los flâneurs son los botánicos de la acera. - Charles Baudelaire

Un testigo en presencia

Como ocurre con la mayoría de las teorías académicas y literarias, ha evolucionado, se ha extendido e influido en una variedad ecléctica de movimientos artísticos, filosofía, urbanismo, literatura y poesía, etc.

En mis últimos años, compararía al flâneur con el meditador. Con el buscador. El que busca estar en el Ahora. Ser testigo objetiva e imparcial del mundo que les rodea. Me vi en esta definición. No es un holgazán ocioso, sino un testigo en presencia; del gran desarrollo de la vida en esta ilusión particular de tiempo y espacio. Se siente como un gran cumplido y algo vital trabajar con este mundo como un todo interconectado en lugar de como un observador superior separado: encontré la paz en ello.  

No quiero ponerme demasiado mentalista. Quiero permitir que lo imparcial agite mi humanidad. Por lo tanto, ofreceré un poema inspirado en un momento particular de mi vida en el que un querido amigo estaba muriendo. Lo estaba atendiendo y estaba tan ocupado con el 'hacer' que me encontré acelerando y fuera de 'ser'. La urgencia puede ser un gran ladrón del Ahora si no estamos alerta. Volver al Ahora es fundamental. Especialmente cuando un querido amigo deja su cuerpo. Mi amigo vivía en la selva subtropical. Estaba repleto del Ahora. Y mientras me apresuraba a ir y venir, me interrumpieron, me vi obligado a sentarme en los escalones que conducían a su casa. Era como si la Existencia, la Naturaleza, mi propia alma y la voz del alma de mi amigo exigieran que yo, "¡PARE!"

8722977695?profile=RESIZE_710xEn todo el "hacer" es fácil olvidar la importancia de ser.

 

Lo hice, y mi poeta-flâneur respiró hondo y compuso el siguiente poema:

Presencia - Por Paul C Pritchard

Hoy, en la bulliciosa selva tropical,
me enamoré de varios escalones de piedra.

En realidad, no eran las piedras.

Más bien los charcos de musgo y líquenes,
los tonos planos, mate y vibrantes de verde
que con el tiempo los habían adornado.

Sentí que había tropezado con sus votos sagrados.

Me quedé allí, entre mundos, desplegando
mi verdadero yo en ellos a la velocidad de un pétalo cayendo.

No se alejaron, sino
que revelaron más y más
su canto de sirena musgosa.

En estos momentos pertenezco aquí.

Me senté pasando mis dedos con cautela
sobre el musgo, para no lastimarlo.

 

https://upliftconnect.com/finding-your-inner-flaneur/

Leer más…

Respira, solo respira- Daniel Paglialunga

8676960060?profile=RESIZE_710x
 
Ha pasado un año y los nuevos caminos comienzan a dibujarse dejando atras tantos desvíos sin salidas
 
En el nivel colectivo se expresó a través de un virus que hizo detonar la mayor sombra de la humanidad: el miedo. Un virus muy cercano por cierto, tu mejor amigo. Tenias que verle, sentirle y liberarle de tanta carga. Integrar esas sombras y seguir adelante.
A nivel personal salieron a relucir estados mentales, emocionales y físicos muy incómodos, mucha contracción, muchas dudas que se activaron. Preguntas que tuvieron una sola respuesta: permitir, respirar ese tiempo que creamos y cambiar la mirada de lo que está sucediendo.
Cada uno sabe y siente lo que experimenta, la vida es un volcán ardiente, suceden cosas, se precipitan emociones, salen a relucir viejas historias, al parecer todo se complica y se expresa como una gran guerra contigo.
 
No es tanto con otros. Estás comenzando a comprendes que el tema a resolver está en ti, no fuera. Comprendes que tu decides lo que creas, sabes que las viejas respuestas no sirven.
Estás en ese punto donde la fusión entre lo humano y divino es imparable y en este nivel, aún, se manifiestan dudas y temores que no quieren irse, te piden que les abraces y les traigas a tu corazón, te piden que les ames más allá de todo.
Tu ya sabes que todos los dramas humanos se deben al miedo. Y su enorme lista de descripciones.
 
Por años hemos rechazado el miedo y todas sus sombra, ha sido este el campo donde nuestras historias se divididieron creando experiencias distantes, llevándonos al límite de nuestros tormentos.
El miedo es ló que separa el cielo y la tierra. Al creador de lo creado. Asi es nuestro mundo, hasta ahora: un mundo pequeño, limitado, carente, muy temeroso.
 
Estamos transitando un momento sensible, profundo, donde respirar y tomar consciencia se hace inevitable, momentos que te invitan a una nueva visión, el más grande cambio perceptivo: reconocerte.
Los potenciales son extraordinarios y como tales estamos transitando un momento extraordinario aquí, en la tierra. Un final de ciclo que se entremezcla con los inicios.
Paso a paso la percepción de lo divino va ganando más y más espacio, aún hay resistencias, los viejos patrones mantienen su hegemonía, la mente cuestiona cualquier transformación.
 
Un tiempo que nos lleva a nuestro interior, nos permite respirar tranquilos y dejarnos llevar hacia una nueva realidad. Sin resistir, aceptando tu gran mago, el único que puede cambiar tu realidad. Tu mente divina.
 
Respira y respira, ve hacia dentro y allí observa cómo tus alas de libertad crecen y se despliegan listas para el vuelo.
 
Respira y respira una y otra vez, respira y respira.
 
No estás solo, jamás lo estuviste, siente esta relación tan íntima. Sientela, eres tú. Siente, eres tú.
Dejate llevar. Permite y siente.
 
Permite amarte sin medida.
Siente tu corazón ardiente que te dice: yo siempre estaré contigo.
Siente la conexión divina, más allá de tus sentidos.
Respira, solo respira.
 
Daniel Paglialunga
8676964475?profile=RESIZE_180x180
 

Daniel Paglialunga nació en Argentina, pero reside en España desde 2001. Aunque es licenciado en Administración de Empresas, su cometido actual es el de guiar a las personas a través del autoconocimiento y la autorresponsabilidad sobre la vida que llevan.

Por medio de sus dos libros, Juntos en el río de la vida y La ecuación de la vida, el autor nos propone liberarnos de antiguos condicionamientos y desechar la idea de que las cosas suceden a pesar de nosotros: la importancia de los estados mentales y las emociones, nuestros patrones de comportamiento o cómo creamos nuestra realidad, son fundamentales en la vida que disfrutamos.

 
 
 
Leer más…

8674076277?profile=RESIZE_930xTraducido desde...https://www.spiritualityandpractice.com

 

Esperar se ha vuelto casi incivilizado en esta era de hipervelocidad. ¿Cuántas veces ha estado de pie en una fila y casi le ha estallado un vaso sanguíneo echando humo por algún inconveniente menor? Explosiones con miembros de la familia en casa, bocinas en atascos de tráfico, enfrentamientos furiosos en lugares públicos, la estampida para bajar de los aviones, las maldiciones en los sistemas de mensajes automatizados, la falta de etiqueta en todas partes: todos estos y muchos otros problemas sociales pueden rastrearse de vuelta a la impaciencia.

Para aquellos de nosotros que anhelamos la paz, la continuación de la guerra en el extranjero y las vejaciones de las guerras dentro de nosotros puede ser bastante agotador. El Dalai Lama sigue siendo una inspiración para nosotros cuando habla de cómo nuestros enemigos nos enseñan la paciencia, un fuerte recordatorio de que incluso en las circunstancias más angustiosas podemos ejercer nuestra compasión, perdón y amor.

Para ponerte de humor para lidiar con tu impaciencia por las pequeñas dificultades en tu vida, las imperfecciones de los demás y las partes de ti mismo que se niegan a ceder al cambio, aquí tienes dos historias de enseñanza.

 Citas

"Una antigua historia del Talmud judío cuenta la vez que dos hombres hicieron una apuesta acerca de si Hillel, el sabio y famoso rabino, podía perder la paciencia. Uno de los hombres esperó hasta el viernes por la noche, la sagrada noche del sábado, e interrumpió Hillel mientras se preparaba para su día de descanso. Tres veces el hombre llamó a la puerta de Hillel, y cada vez hizo una pregunta tonta, si no trivial. Y, sin embargo, cada vez, Hillel respetó tanto al interrogador como a la pregunta con una respuesta digna. Esto fue demasiado para que el hombre lo soportara, y por fin soltó que la paciencia de Hillel le acababa de costar una gran suma de dinero. Una vez más, el rabino respondió con calma que el valor de la paciencia valía mucho, mucho más que cualquier otro tesoro mundano ".
- Donald Altman en Living Kindness

  • "Conquista la prisa, dicen los maestros Zen. El escritor Joe Hyams, autor de 'Zen en las artes marciales', describe cómo aprendió esa lección en una reunión con el maestro Bong Soo Han. Los dos estaban tomando el té cuando llegó una carta de La familia del maestro en Corea. Hyams dice: 'Sabiendo que había estado esperando ansiosamente la carta, hice una pausa en nuestra conversación, esperando que abriera el sobre y escaneara rápidamente el contenido. En cambio, dejó la carta a un lado, se volvió hacia mí, y continuamos nuestra conversación. Al día siguiente, comenté sobre su autocontrol, diciendo que habría leído la carta de inmediato.
    "Hice lo que habría hecho si hubiera estado solo", dijo. "Dejé la carta a un lado hasta superar la prisa".
    "'Me quedé perplejo por este comentario por un momento, sabiendo que lo decía como una lección para mí. Finalmente dije que no entendía a qué conducía esa paciencia." Conduce a esto ", dijo." Aquellos que son pacientes en las cosas triviales de la vida tienen el mismo dominio en cosas grandes e importantes. "
    - Philip Toshio Sudo

 

 Extractos de libros

  • Paula D'Arcy habla de estar presente mientras espera
    En sus memorias espirituales, Paula D'Arcy describe un momento en el que luchó con pensamientos impacientes mientras esperaba ver una danza ceremonial de los nativos americanos. Descubrió que para experimentar algo completamente, primero debes estar completamente presente.
  • Eknath Easwaran sobre el papel de la paciencia en el viaje de transformación-
    El maestro de meditación Easwaran señala que "cuando eres capaz de ser paciente con los demás, puedes ser paciente contigo mismo, y eso te dará todo el apoyo interior que necesitas para perseverar y hacer los cambios que quieres hacer en tu vida ". Pero para obtener todos sus beneficios, debe presionar su paciencia para extender conscientemente sus límites.
  • Hazrat Inayat Khan sobre la paciencia como primera y última lección
    El gran místico sufí identifica cuatro tipos diferentes de paciencia y dos actos de paciencia. Describe la cruz como un símbolo de paciencia: "La línea vertical indica actividad, la línea horizontal control". Llamando a la paciencia la primera y última lección, señala que en realidad esta virtud siempre gana algo grande, incluso cuando en apariencia pierde.
  • David Baily Harned sobre la paciencia como fuente de todas las virtudes
    Harned declara que no hay virtudes sin algún atributo de la paciencia: resistencia tranquila, espera expectante, tolerancia y perseverancia. En este extracto, se centra en cómo la paciencia hace posible tener esperanza: "su corazón y su alma es la disposición a soportar el presente con la expectativa de que mañana ofrecerá más que hoy".
  • Doris Donnelly sobre paciencia activa y perseverancia
    Donnelly utiliza la novela de Alice Walker El color púrpura para ilustrar el valor de la espera como una forma de pasar de la desesperanza y la desesperación a un futuro creativo. La paciencia es parte de este proceso y es prácticamente sinónimo de perseverancia. Su explicación de una paciencia que no es pasiva es muy útil en tiempos de guerra.
  • Mark Riddell sobre el aprendizaje de la paciencia
    Riddell identifica acertadamente nuestra fijación moderna por el tiempo como uno de los obstáculos para la paciencia. "La espera no tiene por qué ser una fuente de frustración, sino que puede convertirse en la forma en que honramos la existencia".

 Prácticas espirituales

Explorando su impaciencia
En su diario o en un bloc de notas, escriba en una columna las cosas de su vida que desencadenan regularmente su impaciencia. En una segunda columna, escriba una actitud o acción que podría ayudarlo a reducir la velocidad en esa situación. Al comienzo del día, tenga la intención de ser más paciente. Vea qué obstáculos le vienen a la mente. Anótelos también.

MJ Ryan sobre cómo iniciar un movimiento de paciencia
En su libro, El poder de la paciencia, MJ Ryan ofrece algunas sugerencias útiles sobre cómo practicar esta virtud. Aquí hay dos de ellos:
"Agradezca a los demás por ser pacientes cuando usted ha sido el que buscaba a tientas el cambio correcto y sostenía a todos. Eso calmará su tensión y la suya, y quizás anime a otros a hacer lo mismo".
"Pida ayuda. Muchas veces estamos impacientes porque estamos sobrecargados. No hay premio al final de tu vida por hacer tanto, especialmente si lo haces en un estado agotado".

Momentos cotidianos para la paciencia
Todo ayuda. Aquí hay una práctica del maestro budista Tenzin Palmo:
"Cuando los semáforos están en rojo en Nueva Delhi, muestran la palabra 'relajarse'. Cada vez que llegue a un semáforo en rojo, en lugar de rechinar los dientes, intente verlo como una oportunidad para practicar. Conéctese con la respiración que entra y sale. Sea uno con la respiración ".

Uso de citas como recordatorios de paciencia
Utilice citas inspiradoras para reafirmar su determinación de practicar la paciencia. Copie la cita en una tarjeta de notas y póngala en su hogar, oficina o automóvil, donde la vea todos los días. Aquí están algunos de nuestras favoritas:

 

"La paciencia es la compañera de la sabiduría."
- San Agustín

"Una persona debe ser muy paciente consigo misma".
- Rebe Najman de Breslov

"No te dejes llevar por la impaciencia. No es bueno para ti. No es bueno para nadie".
- Sylvia Boorstein

"Con paciencia, somos más capaces de mantener la calma por dentro sin importar lo que esté sucediendo en el exterior".
- Anthony De Mello

"La paciencia crece".
- Lama Surya Das

 

8674075686?profile=RESIZE_400x 

Los Brussat son los autores de Spiritual Literacy: Reading the Sacred in Everyday Life , una colección de más de 650 ejemplos de perspectivas espirituales sobre la experiencia cotidiana, que es la base de una serie de películas de 26 partes . En ese libro, presentaron el Alfabeto de Alfabetización Espiritual: 37 prácticas espirituales que son comunes en las religiones del mundo, alrededor de las cuales se organiza Espiritualidad y Práctica. Su libro Spiritual Rx: Recetas para vivir una vida significativa recomienda recursos y ejercicios para explorar las prácticas. También son los autores de dos libros de bolsillo de regalo, 100 Ways to Keep Your Soul Alive y su secuela 100 More Ways to Keep Your Soul Alive .

https://www.spiritualityandpractice.com/practices/literacy-world-features/view/15464/the-spiritual-practice-of-patience

 

Leer más…

Dos palabras que pueden cambiar una vida - Cheryl Rice

8653915291?profile=RESIZE_710x

 

Traducido desde… https://www.dailygood.org

 

¿Es posible que dos palabras puedan cambiar el día de alguien, la vida de alguien? ¿Y si esas mismas dos palabras pudieran cambiar el mundo? Bueno, estoy en una búsqueda para averiguarlo y, con su ayuda, esta búsqueda será un éxito.

Esta búsqueda comenzó inadvertidamente en noviembre pasado en una tienda de comestibles.

Estaba de pie en la fila de la caja detrás de una mujer que parecía tener 60 años. Cuando fue su turno de pagar, la cajera la saludó por su nombre y le preguntó cómo estaba.

La mujer miró hacia abajo, negó con la cabeza y dijo: “No tan bien. Mi esposo acaba de perder su trabajo y mi hijo ha vuelto a sus viejos trucos. La verdad es que no sé cómo voy a pasar las fiestas”.

Luego le dio al cajero cupones de alimentos.

Me dolía el corazón. Quería ayudar, pero no sabía cómo. ¿Debería ofrecerme a pagar sus comestibles, pedirle el currículum vitae de su marido? No hice nada, todavía. Y la mujer salió de la tienda.

Mientras caminaba hacia el estacionamiento, vi a la mujer devolviendo su carrito de compras, y recordé algo en mi bolso que podría ayudarla de una manera diferente, pero con suerte profunda. No era un puñado de dinero en efectivo o una pista de un trabajo para su esposo, pero tal vez, solo tal vez, mejoraría su vida.

Mi corazón latía con fuerza cuando me acerqué a la mujer. 

“Disculpe,” dije, mi voz temblaba un poco. “No pude evitar escuchar lo que le dijiste al cajero. Parece que estás pasando por un momento muy difícil en este momento. Lo siento mucho. Me gustaría darte algo ".

Y le entregué una tarjeta de tamaño comercial.

Cuando la mujer leyó las dos únicas palabras de la tarjeta, comenzó a llorar. Y a través de sus lágrimas, dijo: "No tienes idea de lo mucho que esto significa para mí".

Su respuesta me sorprendió un poco. Como nunca antes había hecho algo como esto, no había anticipado la reacción que podría recibir. Todo lo que pude pensar en responder fue: “Oh, Dios mío. ¿Estaría bien darte un abrazo? "

Después de abrazarnos, caminé de regreso a mi auto y también comencé a llorar.

¿Las palabras de la tarjeta?

" Tú importas ".

Unas semanas antes, un colega me dio una tarjeta similar como estímulo para un proyecto en el que estaba trabajando. Cuando leí la tarjeta, sentí que un cálido resplandor se extendía dentro de mí. Profundamente conmovido, llegué a casa, pedí mi propia caja de   tarjetas “Tú Importas” y comencé a compartirlas.

Primero, se los di a familiares y amigos cercanos. Incluso si no estaban en una situación tan desesperada como la mujer de la tienda de comestibles, sus rostros se iluminaban y, a menudo, sus ojos se humedecían cuando leían esas dos palabras.  

A medida que me volví más audaz, comencé a dar las   tarjetas" Tú importas " a las personas de mi comunidad que enriquecen mi vida, como mi tintorería y el hombre que me vende fruta en el mercado de agricultores. Si bien el gesto no siempre terminaba en un abrazo real, las palabras eran un abrazo en sí mismas. Los destinatarios estaban visiblemente conmovidos. Y yo también.

Luego me volví un poco traviesa. Comencé a dejar tarjetas en lugares donde no podía presenciar quién las recibía. Metí uno dentro de las páginas de un libro de la biblioteca que estaba devolviendo. Coloqué otro en la ranura de la tarjeta de crédito en una gasolinera.

En el momento en que conocí a la mujer en el supermercado, estaba completando un programa de certificación en Psicología Positiva Aplicada patrocinado por el Flourishing Center. Aprendí la ciencia detrás de la felicidad y el bienestar.

Uno de los antepasados ​​en el campo de la psicología positiva, Chris Peterson, dijo que toda la práctica se reduce a tres palabras: "Otras personas importan". 

Bueno, mi experiencia en la tienda de comestibles confirmó que decirle a otras personas que son importantes también es importante. 

Las personas anhelan la conexión, pero se sienten más aisladas que nunca. Cada uno de nosotros está aquí por una razón. Todos somos imprescindibles. Nos necesitamos y nos necesitan unos a otros.

Siempre.

Especialmente ahora.

Ese simple encuentro en el estacionamiento se ha convertido en el maratón Tú Importas. 

¡No es necesario correr!

El objetivo es crear y enriquecer conexiones positivas entre individuos y dentro de las comunidades compartiendo colectivamente tarjetas Tú Importas. 

Juntos, hagamos algo de magia.

 

https://www.dailygood.org/story/1420/two-words-that-can-change-a-life-cheryl-rice/

 

Leer más…

Por qué siempre quiero estar solo - Maite Nicuesa

8628862252?profile=RESIZE_710x

 

El ser humano vive en un constante equilibrio de instantes de soledad y momentos de compañía. Pese a que la soledad habitual es observada con una connotación negativa por parte de mucha gente, por el contrario, también existen muchas personas que disfrutan tanto de sus instantes solitarios que priorizan esos planes frente a la alternativa de las habilidades sociales. En el proceso de madurez, la conquista de la soledad es el resultado del amor incondicional hacia uno mismo. Pero... "¿por qué siempre quiero estar solo?".

Experiencia positiva de la soledad

Aquellas personas que evitan los planes individuales o creen que una experiencia de cine o teatro es más agradable, simplemente, por estar acompañado, suelen vivir con incomodidad la idea de improvisar una tarde de ocio y tiempo libre sin haber quedado previamente con algún amigo.

Por el contrario, la soledad es un tesoro emocional para quienes no viven la soledad desde la perspectiva del vacío o de la ausencia sino de la plenitud. Son personas que sienten la creatividad, la ilusión, la libertad y la confianza de estar consigo mismas.

Aquellas personas que viven la experiencia positiva de la soledad aprecian su tiempo y su capacidad para gestionarlo de forma autónoma sin tener que llegar a acuerdos con nadie más. Es la libertad de poder ultimar los detalles de la agenda sin tener que conciliar ese tiempo libre con el de otra persona.

Las personas que disfrutan con su soledad tienen un intenso mundo interior. Son personas reflexivas que mantienen un constante diálogo interior consigo mismas. El ser humano está inmerso en constantes dinámicas de relación con los demás al estar en sociedad. Por ejemplo, relación con los compañeros de trabajo, convivencia con los vecinos del barrio y la familia.

No todas las relaciones personales son plenamente felices y satisfactorias. Muchas de ellas se perciben como un protocolo social más que como un disfrute. Desde esta perspectiva, los momentos de soledad se convierten en una agradable desconexión que propicia el descanso emocional.

Las personas que llegan al estado de disfrutar de periodos de soledad son aquellas que se han dado la oportunidad de experimentar en la práctica vivencias que rompen con esas creencias limitantes que concluyen que los planes de ocio vividos en soledad son aburridos. Por ejemplo, quien, tras haber hecho un viaje en soledad, descubre que ha disfrutado mucho de esa experiencia, se anima a marcarse otro objetivo similar. Y, de este modo, a partir de la memoria de este catálogo de vivencias, construye un nuevo mapa del mundo.

8628867501?profile=RESIZE_710x

5 causas por las que quieres estar solo

Cada historia personal es única e irrepetible, por tanto, tiene sus propios matices. ¿Cuáles son las causas por las que una persona siempre quiere estar sola?

1-Momento de búsqueda personal. Quien se encuentra en un momento de cambio respecto de su estilo de vida habitual y quiere desarrollar su introspección para encontrar respuestas a las preguntas que laten en su interior, entonces, busca la soledad como un refugio necesario para pensar con calma. Esta situación es habitual en un momento de crisis cuando el protagonista quiere tomar decisiones importantes.

2-Modo de ser. Existen personas que cuando piensan en posibles adjetivos con los que definirse a sí mismas para presentarse ante los demás explican que son solitarias. ¿Significa eso que evitan en todo momento las relaciones personales? Las personas solitarias también disfrutan de los lazos de calidad. Sin embargo, incluso cuando están en pareja, necesitan mucho espacio para sí mismas. Son personas creativas que no se aburren fácilmente porque siempre tienen algún proyecto en mente al que dedican gran parte de su tiempo libre.

3-Individualismo. Así ocurre cuando surge una visión pragmática de la gestión del tiempo centrando siempre el interés en uno mismo. En ese caso, el protagonista observa como una ventaja el poder definir sus horarios en todo momento sin tener que ajustarse a la disponibilidad de agenda de otra persona para concretar un plan. A veces, la persona experimenta el efecto rebote de caer en el individualismo como un mecanismo de defensa ante una etapa previa en la que no ha respetado su propio espacio y se ha adaptado de forma frecuente a las expectativas de los demás.

4-Tristeza profunda. El deseo de soledad no siempre es la manifestación de que el protagonista se siente feliz. Quien vive un periodo de tristeza y apatía, puede tender al aislamiento como una consecuencia de su propio estado de ánimo. En este caso, el entorno de amigos y familiares de esa persona se preocupan cuando observan cómo el protagonista se distancia de los demás y se encierra en sí mismo. Es natural querer pasar más tiempo a solas en una situación de tristeza, sin embargo, no es saludable a nivel emocional querer estar siempre solo.

5-Decepciones previas. Cuando una persona acumula una suma de experiencias personales negativas en el plano del amor y la amistad puede llegar a la conclusión universal de que la soledad es la mejor experiencia. Asumir un compromiso con otra persona en relación con el cuidado de esa historia requiere de unas condiciones de reciprocidad. En tus momentos de soledad, no te expones al dolor de que un amigo no esté a la altura de tus expectativas, por ejemplo. Quienes se encuentran en un momento en el que quieren evitar este tipo de decepción amistosa, buscan la soledad como un mecanismo de protección.

Sin duda, la soledad es una experiencia necesaria. Pero los momentos de soledad se completan con los espacios de relación social.

 

Maite Nicuesa

8628863054?profile=RESIZE_180x180

Licenciada y Doctora en Filosofía por la Universidad de Navarra. Beca del Gobierno de Navarra para la realización del Doctorado. Trabaja como redactora de medios digitales como especialista en inteligencia emocional.

 

https://www.psicologia-online.com/por-que-siempre-quiero-estar-solo-3628.html

Leer más…

 8592748055?profile=RESIZE_930x

 

Bankei Yōtaku fue uno de los grandes maestros zen japoneses, vivió durante años como un eremita y cuando finalmente alcanzó la iluminación, se negó a asumir una posición honorable dentro del monasterio y prefirió seguir ayudando en las labores de la cocina. Sin embargo, la fama de su sabiduría era tan grande, que llegaban alumnos de todas partes de Japón para que los guiara.

Se cuenta que, durante una de esas semanas de meditación, uno de los discípulos fue atrapado robando. El joven fue denunciado ante Bankei, para que este lo expulsara. Sin embargo, Bankei ignoró el caso.

Días más tarde, volvieron a atrapar al discípulo cometiendo un acto similar, pero, una vez más, Bankei ignoró el asunto. Aquella situación enfureció a los otros discípulos, que redactaron una petición pidiendo que el ladrón abandonara el monasterio ya que no lo consideraban digno de estar allí. Si el maestro zen no lo hacía, serían ellos quienes abandonarían el monasterio.

Cuando Bankei leyó la petición, reunió a todos sus discípulos y se dirigió a ellos:

– Sois personas sabias – les dijo. – Conocéis la diferencia entre lo correcto y lo que no está bien. Podéis iros a otro monasterio a proseguir vuestro aprendizaje, si así lo deseáis. Sin embargo, este pobre joven ni siquiera sabe distinguir el bien del mal. ¿Quién le enseñará si no lo hago yo? Lo mantendré a mi lado hasta que aprenda.

Un torrente de lágrimas inundó el rostro del discípulo que había robado. En ese preciso momento, todo deseo de robar había desaparecido.

Todos pueden criticar, pocos pueden practicar el perdón y la compasión

Algunas veces, una simple historia puede enseñarnos mucho más que un libro de filosofía. El enorme poder de las historias se debe a que sortean las barreras de lo racional, llegando a tocar las fibras emocionales, que son las que generan el conocimiento más profundo. 

De hecho, en el budismo se afirma que todo lo que merece la pena aprender, no puede ser enseñado. Se refiere a que los grandes aprendizajes, esos que nos cambian y transforman nuestra manera de ver el mundo, provienen del interior.

Bankei nos brinda una gran lección a través de esta sencilla historia y nos recuerda algo que gran parte de nuestra sociedad parece haber olvidado: la crítica dice más de quien critica, que de quien es criticado. Si queremos dejar huellas y construir realmente un mundo mejor, deberíamos practicar mucho más el perdón y la compasión.

Bankei nos invita a reflexionar sobre la facilidad con la que podemos darle la espalda a las personas que se equivocan, aquellas que no comparten nuestros puntos de vista o las que se comportan de manera contraria a nuestros valores. En vez de tender un puente, preferimos catalogarlas como “personas tóxicas” y alejarnos.

A nivel social a veces se producen auténticos linchamientos mediáticos, que refuerzan la idea de que está bien criticar, aunque no conozcamos a la persona, sus motivos y ni siquiera tengamos la certeza de que actuó mal. Lo hacemos porque nos reconforta pensar que existen el bien y el mal absolutos, esa idea nos transmite una ilusoria sensación de orden y seguridad.

Al juzgar al otro pretendemos colocarnos por encima, asegurándonos de que somos «mejores» porque no actuaremos de la misma forma. Así negamos la dualidad que existe en nuestro interior, y, de cierta forma, la proyectamos sobre el otro. Negamos los valores y actitudes negativas que nos asustan y creemos ver en el otro. 

Por supuesto, tampoco se trata de premiar los malos comportamientos, no hay dudas de que la sociedad debe mantener cierto orden, y por ello existen las reglas y castigos para quienes las incumplen. Tampoco se trata de asumir una postura masoquista poniendo la otra mejilla, en ciertos casos, alejarse de algunas personas es lo único que podemos hacer para preservar nuestro equilibrio emocional. Sin embargo, antes de apresurarnos a criticar a los demás y expulsarlos de nuestra vida con la etiqueta de “tóxicos”, sería conveniente tomarnos el tiempo para intentar ayudarles.

Sentir compasión por una persona vulnerable o que está sufriendo es una respuesta natural, nuestro cerebro está «programado» para ello. Perdonar a quien se ha equivocado y tenderle la mano para ayudarle a cambiar es mucho más complicado porque exige un acto consciente en el que debemos ser capaces de ponernos en el lugar de la otra persona. Este acto no solo demanda un gran esfuerzo sino también una gran confianza en uno mismo.

Sin embargo, si nos detuviésemos un momento para mirar más profundo, más allá del comportamiento, podríamos ver a la persona. Un estudio realizado en la Universidad de California reveló que las personas más críticas y mordaces suelen ser también las más vulnerables emocionalmente ya que utilizan la crítica como estrategia defensiva para esconder su fragilidad.

Esta preciosa historia zen nos anima a no apresurarnos a juzgar a las personas y aprender a perdonar, para ayudar desde la compasión a quienes no cuentan con las mismas herramientas que nosotros. A veces para ayudar basta con dar el ejemplo y mostrar que somos capaces de perdonar, sentir compasión y ser tolerantes.

https://rinconpsicologia.com/maestro-zen-perdon-compasion/

Leer más…

8572488487?profile=RESIZE_930x

 

Traducido desde…https://upliftconnect.com

Una nueva versión de un cuento antiguo

La famosa historia de "La liebre y la tortuga" fue escrita hace mucho tiempo por Esopo.

En esta historia, la liebre había perdido la carrera. A partir de entonces, se acuñó un adagio, cuando todos en el mundo comenzaron a citar el ejemplo de la Tortuga diciendo, “el lento y constante gana la carrera” lo que supone dar valor a la perseverancia y la dedicación.

Pero nadie se ha molestado nunca en preguntarle a la Liebre su versión de la historia. Déjame contarte la historia desde un punto de vista diferente. Una vez conocí a la Liebre y me senté con ella para conversar de corazón a corazón. Y esto es lo que la liebre tuvo que decir después de que pasamos la mayor parte de una agradable tarde de verano conociéndonos.

Fue una experiencia maravillosa hablar con la liebre y esto es lo que tenía que decir.

“Sí, soy la liebre que perdió la carrera. No, no me volví perezosa ni complaciente. Déjame explicarte cómo veía las cosas.

Estaba saltando sobre los prados cerca de las colinas y miré hacia atrás para darme cuenta de que la tortuga no estaba a la vista.

Con la seguridad de que tenía una ventaja saludable, decidí tomar una pequeña siesta debajo del gran árbol de higuera cerca del estanque.

La presión de la carrera me había mantenido despierta toda la noche. Durante días, esa vieja y tonta tortuga se había jactado de su capacidad para caminar por cientos de millas sin detenerse.

La vida es un maratón, dijo la liebre y no un sprint. Entonces, quería mostrarle que podía correr lejos y rápido.

La sombra del árbol era como un paraguas. Encontré una piedra ovalada, la cubrí con hierba y la convertí en una almohada improvisada.

Podía escuchar el susurro de las hojas y el zumbido de las abejas; sentí que estaban colaborando e incluso conspirando para hacerme dormir. Y no les tomó mucho tiempo tener éxito.

Me vi flotando sobre un tronco en una hermosa corriente de agua. Cuando me acerqué a la orilla, encontré a un anciano, con una barba suelta, sentado en una roca en una pose meditativa. Abrió los ojos, me dio una sonrisa que lo sabía todo y preguntó:

"¿Quién eres tú?"

"Soy una liebre que está corriendo una carrera".

"¿Pero por qué?"

"Solo para demostrarles a todas las criaturas de la jungla que soy la más rápida".

"Pero, ¿por qué quieres demostrar que eres la más rápida?" Preguntó el anciano.

"Para obtener una medalla que me dará un estatus, que me dará dinero y que me dará comida ..."

"Ya hay tanta comida alrededor". Señaló el bosque ubicado a una distancia cercana. “Mira todos esos árboles cargados de frutas y nueces, todas esas ramas frondosas. Es todo para ti. Ve a comer."

“Pero también quiero respeto. Quiero que me recuerden como la liebre más rápida que jamás haya existido ".

"¿Sabes el nombre del ciervo más rápido o del elefante más grande o del león más fuerte que vivió mil años antes que tú?" Preguntó el anciano.

"No." Dijo la liebre.

“Hoy te ha desafiado una tortuga. Mañana será una serpiente. Entonces será una cebra. ¿Seguirás corriendo toda tu vida para demostrar que eres la más rápida? " Preguntó el anciano.

"Mmm. No pensé de esa manera. No quiero correr toda mi vida ".

"Entonces, ¿qué quieres hacer?"

“Quiero dormir debajo de un árbol de higuera sobre una almohada improvisada mientras las hojas crujen y las abejas zumban. Quiero saltar sobre los prados cerca de las colinas y nadar en el estanque ".

“Puedes hacer todas estas cosas en este mismo momento, así que olvídate de la carrera. La vida es tan incierta. Estás aquí hoy, pero te irás mañana ". Dijo el anciano.

Y de repente me desperté de mi sueño. Los patos del estanque parecían felices. Salté al estanque, sobresaltándolos por un momento. Me miraron con curiosidad y preguntaron.

"¿No se suponía que ibas a competir con la tortuga hoy?"

“Es una carrera sin sentido. Un ejercicio de futilidad. Todo lo que quiero en la vida es estar aquí y ahora ". Dijo la liebre.

Con suerte, algún día, alguien le contaré al mundo mi historia. Que perdí la carrera con la tortuga, pero gané la carrera de la vida.

La idea de una buena vida es un equilibrio, mi amigo.

 

https://upliftconnect.com/the-true-story-of-the-tortoise-and-the-hare/

 

Leer más…

Ocupado es opcional - Séan Levahn 

8566494864?profile=RESIZE_710x

Traducido desde...https://upliftconnect.com

 

Ocupado, ocupado, ocupado es un negocio poco saludable

Durante décadas he sido 'ese tipo' que responde "OCUPADO" cuando alguien pregunta cómo estoy. "¡OCUPADO OCUPADO OCUPADO!" ¡Qué desviación total de la verdad! Alicia en el país de las maravillas.

Cuanto más me apresuro, más tarde se me hace- El conejo blanco, Lewis Carrol

Los bloqueos de 2020 y el cierre virtual de mi negocio tres veces en menos de un año me han demostrado que estar OCUPADO como era mi modo predeterminado, me estaba matando lentamente. Estaba erosionando mi sentido de la realidad y mi paz interior. Destruyendo mis conexiones con la comunidad, la naturaleza y el lugar. Torciendo mi comprensión de los deseos frente a las necesidades.

¿Hubiera preferido que una pandemia global no me enseñara estas lecciones? Absolutamente. Desafortunadamente, ¡no me dieron la opción de qué tipo particular de chillido preferiría! La muerte del ego por parte de un grupo de amigos creando una intervención habría sido mejor que esta autoindagación crítica y autoinducida actual.

¿Intenté cambiar antes de 2020 para cambiar estos patrones de adicción al trabajo, la producción e incluso el dinero? ¡Sí! Incluso hice algunos progresos, pero mi modo predeterminado de estar agobiado, comprometido en exceso y estresado parecía ser mi zona de "comodidad" retorcida. Era como un programa predeterminado al que seguía reiniciando una y otra vez: un plan fijo en el tiempo. Necesitaba un cambio radical para crear un cambio permanente.

Si flotamos mil millas por encima del dolor desgarrador de este momento global, veremos con claridad que sabíamos que esto o algo así estaba por llegar. ¿Un virus? Definitivamente no podría haber señalado eso, pero algo tenía que suceder. Tú lo sabes y yo lo sé. A nivel mundial y personalmente, todos hemos estado preparando este momento durante bastante tiempo. Todos somos cómplices de una forma u otra. Y todos podemos participar en la transformación positiva. Todos podemos sacarnos del punto de inflexión.

La culpa, querido Brutus, no está en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos. - William Shakespeare, Julio César

Creando mi turno

Necesité del año completo de todo este caos para ponerme de rodillas y sumergir mi rostro en agua fría y sobria. Necesitaba, y estoy, una revolución interior y exterior con respecto a cómo, en primer lugar, me respeto a mí mismo. Hablo del amor propio y del cuidado personal todo el tiempo y, sin embargo, recuerdo que soy un estudiante perpetuo de la vida. Por lo tanto, siempre estoy aprendiendo en espiral. Volver al mismo sabor para saborearlo una y otra vez. Solo para asegurarme de sacar todo el oro de esa lección.

Para ser claros, lo que estoy diciendo es que he sido completamente humillado por mis propios obstáculos en este último año. Se han vuelto flagrantemente obvios en el contexto de este peligro global. Además, ¡he tenido siete meses sin trabajo y mucho tiempo para sentarme en mi propia presencia y contemplar mis elecciones de vida!

¿Me avergüenzo de encontrarme "de vuelta al punto de partida"? Un poco. Pero no mucho. Sobre todo, me siento aliviado. ¡El tren 'ocupado' finalmente disminuyó la velocidad lo suficiente como para que pudiera saltar sin quedar completamente destrozado! Sin embargo, podría decir que conseguí una buena paliza. Pero eso es solo desde una perspectiva, solo un ángulo de visión.

La otra y más dulce visión es la profunda gratitud de que nuestro Creador me ama lo suficiente como para crear las condiciones exactas que necesitaba para enfrentar a este Goliat interior. ¡Tus vidas, tal como aparecen, son el caldero perfecto para presenciar tu propia postura hacia todos los eventos de la vida a medida que te suceden con el pretexto de que te suceden!

8566606257?profile=RESIZE_710x

Creo que los humanos están hechos para ser creadores ellos mismos y están llenos de energía creativa para una mayor evolución interna y externa. ¿Al servicio de qué? Ahí es donde podemos meternos en la maleza. Sé que lo hice.

Olvidé que el Servicio Divino no siempre se trata de producción y de poder señalar creaciones tangibles en el mundo exterior. Ciertamente es un aspecto, pero no el todo. La creación es un proceso alquímico que comienza en el interior. Una chispa, una idea, un sentimiento, un empujón: una voz.

Si la búsqueda de resultados tangibles y visibles se vuelve más fuerte que esa chispa original dentro tuyo, eso es una buena indicación de que has sido engañado por un impostor que te susurra nada seductor al oído. ¡Dejen de escuchar la voz de su alma y cuando eso suceda, amigos míos, se darán cuenta de que ha sido una voz criminal!

Siempre a la vista de 'Dios'

Mantén viva tu fe y tu esperanza. En realidad, nunca estamos realmente perdidos. Simplemente no es posible estar eternamente perdido, cayendo y alejándose del amor del Espíritu. Incluso cuando estamos tropezando con nuestros propios deseos de convertirnos en alguien o en algo, siempre estamos a la vista de Dios.

Somos poderosos cuando nos damos cuenta de que hemos caminado hacia el bosque oscuro y podemos invocar el poder del Amor a través de la Gratitud para guiarnos de regreso de la ilusión y de regreso a casa. Tenemos que ser nosotros los que pidamos ayuda, nos acerquemos a la Vida y le digamos: "¡Te necesito!" Pedir que se nos muestre cómo encontrar de nuevo nuestro auténtico camino. Para levantar ese velo y darnos cuenta de que está justo debajo de nuestros pies y todo lo que se necesitas es un cambio de perspectiva.

Sí, se necesita energía para hacer este cambio. Requiere vigilancia y compromiso. Si no tienes la energía para resistir la atracción seductora de tus heridas, son todo lo que sentirás, todo lo que verás. Créame, he pasado años acariciando mis heridas como si fueran mis aliados. En cierto modo, lo son por un tiempo. Ciertamente son familiares y conocidas. Incluso contienen gemas oscuras que te revelan sus dones. Pero tienes que atravesar las heridas y salir por el otro lado recordando que hay un lugar dentro de ti que está perpetuamente íntegro, sin heridas.

Las seductoras voces de "no eres lo suficientemente bueno" y "mantente ocupado" pueden ser muy fuertes. A través de las prácticas de contemplación, meditación, sanación con sonido, gratitud, respiración, sol, acciones de simplicidad y las ideas en torno al minimalismo, me estoy recuperando, hacia la 'paz'.

Mi paz y calma son ahora mi prioridad número uno y soy muy consciente de la conexión cuerpo / mente con respecto al estrés y la ansiedad. Me amo a mí mismo y a mi vida incluso más de lo que creía posible. Al hacer tiempo para lo que es importante, parece haber una gran cantidad de tiempo y el negocio del ajetreo ha sido reemplazado por el flujo de la acción correcta, la atención a las tareas y un "hacer" de una manera consciente.

Tú también puedes.

Vale la pena no hacer nada y descansar. A pesar de todas las dificultades que pueda ocasionar, debes descansar; de lo contrario, ¡te volverás INQUIETO! - Sr. Curly, Michael Leunig

https://upliftconnect.com/busy-is-optional/

 

Leer más…

DESAPEGO CLAVE DE LA FELICIDAD- Thais Alonso

8546993668?profile=RESIZE_710x

Tú eres feliz aquí y ahora; pero no lo sabes, porque tus falsas creencias y tu manera deformada de ver las cosas te han llenado de miedos, de preocupaciones, de ataduras, de conflictos, de culpabilidades ... Si lograras ver a través de esa maraña, comprobarías que eres feliz y no lo sabes.

“Todas las cosas a las que te apegas, y sin las que estás convencido que no puedes ser feliz, son simplemente tus motivos de angustias. Lo que te hace feliz no es la situación que te rodea, sino los pensamientos que hay en tu mente…”

El apego es un estado emocional que tiene dos puntas, una positiva y otra negativa. La positiva es el estado de placer y la emoción que sientes cuando logras aquello a que estás apegado. La negativa es la sensación de amenaza y la tensión que lo acompañan, lo que te hace vulnerable al desorden emocional y amenaza constantemente con hacer añicos tu paz. Observa bien: Si no se consigue el objeto del apego, origina infelicidad; y si se lo consigue sólo produce un instante de placer seguido de la preocupación y el temor a perderlo.

¿Podemos ganar la batalla contra los apegos? Si, renunciando a ellos. Cambiando nuestra programación. 


Haz una lista de todo lo que te tenga apegado y dile a cada una: "En realidad no estoy apegado a ti en absoluto. Tan solo estoy engañándome a mi mismo creyendo que sin ti no puedo ser feliz"

¿De dónde llega el apego?

Brotó de una mentira que llega desde nuestra cultura, nuestra sociedad, o desde nosotros mismos, o sea de nuestra programación. Simplemente observa: miles de personas viven sin eso que tú supones dueño de tu felicidad; y si revisas tu pasado encontrarás algo que en un momento dado supusiste insustituible, y que el tiempo te demostró que no era así. Hoy ya ni las recuerdas. ¡Mira que pequeñas eran!.

El cambio se produce únicamente cuando unes el conocimiento a la comprensión. La clave: Desprogramarse, soltar las ataduras.

¿Qué es tu programación?

Eso que llevas dentro de tu computadora cerebral, que se formó acumulando los datos recibidos. Tu cultura, tus ideas, tus creencias, tus miedos, tus hábitos

La cultura: Sea la que fuere, hay otras culturas diferentes, hay otras personas que viven perfectamente sin ella, por lo tanto no es la única. No es la dueña de la verdad.

Las ideas: Cuando conocemos a alguien, lo etiquetamos. Vemos a las personas, no como son, sino de acuerdo a la idea que tenemos de ella. Sin embargo, otras personas pueden tener una idea diferente a la que tu te hayas hecho, por lo tanto tampoco es la única infalible o valedera. Esto vale no sólo con respecto a las personas, sino que involucra a todas tus ideas.

Las creencias: Actuamos como fanáticos cerrados a todo lo que pueda poner en tela de juicio nuestras creencias. ¿Te asusta el fanatismo en otro?, pues eso es lo que nos hacen ser nuestras falsas creencias. Observa las consecuencias de los fanatismos extremos, ellos se basan en creencias tan arraigadas que no permiten la entrada de otras opiniones diferentes.

Los miedos: Si supieras que van a matarte, no podrías dejar de pensar en eso. Esto hacen tus miedos, fijan tu mente solamente en ellos. Y si tienes tu mente fija en ellos, no vives tu vida, no puedes ser feliz, nada habrá que pueda alegrarte, verás todo desde el lado mas oscuro. Esta no sólo es la peor de las ataduras, sino que es la puerta por donde entra todo lo negativo.
La energía sigue al pensamiento, si tu pensamiento es un constante negativo, como podrían manifestarse en tu vida cosas bellas. Si tu mente se revuelca en un laberinto de terror, es eso lo que lamentablemente atraes para ti; luego ella se encarga de hacerte ver que aquello malo que temías, ha sucedido. Lo que no te dice es que ella lo ha creado con sus pensamientos.
El miedo hace la combinación perfecta para llevar a la manifestación lo que temes; ya que combina pensamiento, sentimiento y palabra. Cierra esta puerta oscura y abre la del Amor con todo tu corazón, ya que el Amor es lo contrario al temor, llénate de Amor y poco a poco tus temores irán perdiendo fuerza.

Los hábitos: Tenemos costumbres, formas que de tanto hacerlas son habituales y lógicas para nosotros. Es nuestra parte-robot, que sirve para realizar actos mecánicos, pero no, para enjuiciar a la vida. El mundo con el que te relacionas y al que amas, es un mundo creado por tu propia mente y tiene muy poco que ver con el mundo real, ¿porqué no crear con tu propia mente tu mundo de LUZ? La clave es comprender y tomar conciencia. Entonces todo lo que te esclaviza se va a ir desmoronando, va a ir perdiendo poder en ti y tu propia creatividad va a ir reemplazando al robot mecánico, rígido y falto de vida que eras. Ya no vas a admirar a una flor porque la sabes bonita, sino vas a poder penetrar la esencia de todas las flores. Y no vas a ver el mar, como un pescador de forma mecánica, sino como la belleza y grandeza que le ofrece a tu vista. Solo en la medida en que seas capaz de ver a alguien tal como realmente es, aquí y ahora, no tal como es en tu memoria, en tu deseo y en tu imaginación. Sólo así podrás realmente amarla.


Tu mente, tu cultura, tus creencias...


Anthony de Mello las ilustra perfectamente: Una turista occidental contemplaba, llena de admiración, el collar de una nativa. "¿De qué está hecho? ", le preguntó. "De dientes de caimán, Señora", respondió la nativa. "¡Ah, ya!. Supongo que los dientes de caimán tendrán para ustedes el mismo valor que para nosotros tienen las perlas... "¡En absoluto!. Una ostra puede abrirla cualquiera." Como puedes observar, las distintas culturas y ubicaciones hacen diferentes los valores, por lo que ningún valor que dependa de lo externo es real y absoluto. Los que han alcanzado la iluminación comprenden que un diamante no es más que una piedra a la que la mente humana ha dado valor. Y que los reyes son lo grandes o lo pequeños que tu mente decida que sean. Y que todo tiene el valor que tú le das... La felicidad y la desdicha dependen de cómo afrontemos los acontecimientos, no de la naturaleza de los acontecimientos en sí. Redescubrirte a ti mismo, es simplemente redescubrir la Vida en plenitud que puedes alcanzar, si te propones eliminar las rejas que tu mismo te pusiste

Practicando el desapego


Para practicar el desapego lo primero que hay que hacer es observarnos, y ver donde se sitúa el deseo que nos condiciona nuestra felicidad o nuestro sufrimiento. Para trascenderlo hay que soltar y en nuestra sociedad existen básicamente tres tipos de apegos que pueden tener diferentes manifestaciones e intensidad a lo largo de nuestra vida.


• El apego afectivo, que se puede confundir con el amor y se muestra con mayor intensidad en las relaciones de parejas o ante la muerte de un ser querido, implica que convertimos a la otra persona en la razón de nuestro ser.

• El apego material supone centrar la felicidad en el tener, poseer y ostentar; lo que lleva a creer que valemos más por lo que tenemos que por lo que somos.

• El apego ideológico, las creencias falsas y los fanatismos extremos, están en la base de los peores pasajes de la historia y es el origen de guerras y rivalidades.

“La solución está en tus manos. No importa cuál sea tu situación; realmente, la solución es la misma para todos, y cada uno tendrá que recorrer su propio camino” Se trata de despertar, de elegir y decidir salir del estado de inconsciencia.

 

Extracto del libro "El desapego la clave de la felicidad" Thais Alonso

Leer más…

Psicología de la queja

1*SO9o1exmB1ZOYNDADYc9Bg.jpeg?profile=RESIZE_710x

¿Para qué sirve quejarse?

 

En realidad la queja es un mecanismo útil, útil en términos psicológicos, ya que esta proporciona un beneficio psicológico al individuo. Sirve básicamente para exteriorizar las emociones y pensamientos negativos y movilizarse así para la acción. Está comprobado que esta forma de desahogarse es práctica en determinados momentos. Pero a veces se nos olvida la segunda parte y cuando una queja se queda solo en eso entonces viene el problema. Este tipo de queja es el que lleva al inmovilismo lo cual se ha comprobado que es bastante perjudicial para la salud emocional del sujeto. Así pues, el fin primario de la queja es llevar a la acción de cambiar aquello de lo que uno se queja. Esta es la queja útil. La queja como forma de vida en la que solo te desahogas y luego te cruzas de brazos con un regustillo de mal humor no lo es. Y lo cierto es que muchas personas actúan así. Pero si este tipo de lamentos aparentemente no sirven para nada entonces…

 

¿Por qué lo hacemos, para qué?

 

El camino fácil sin duda es pensar que cuando esto ocurre las personas se han marcado como propósito amargar la vida de todos los de su alrededor, y aunque esto de hecho puede llegar a ocurrir, hay que tener en cuenta que en estos casos se está utilizando la queja como forma de relacionarse con el mundo porque se ha aprendido a hacerlo de esta manera, porque las experiencias previas y relaciones con los demás han reforzado esta actitud. Esto significa que las personas que actúan así no saben hacerlo de otra manera porque es lo que han aprendido. Esto es «negativo» en la medida en que la dificultad que existe a la hora de cambiar las creencias de una persona (cuanto más adulto más difícil) nos dificulta el cambio en su conducta. Pero esto tiene su lado positivo, si estamos hablando al fin y al cabo de mero aprendizaje, eso significa que podemos «desaprender» lo que hemos aprendido mal.

¿Por qué es malo quejarse todo el tiempo?

 

Primero se debe entender cómo se elabora la información en el cerebro. La base del funcionamiento cerebral es la comunicación entre las células nerviosas, es decir la neurotransmisión a partir de las sinapsis entre neuronas. Con cada pensamiento, el ser humano activa mecanismos en el cerebro mediante los cuales se liberan muchos neurotransmisores a la vez. Estos son los encargados de transmitir la información de una neurona a otra y así la comunicación va llegando a todas partes. El cerebro está formado por toda una red de neuronas interconectadas entre sí. No obstante, dentro de este caos existe un orden. El cerebro se divide en áreas encargadas de diferentes tipos de información. Esto significa que cada área tiene sus conexiones concretas. Hay algo parecido a patrones, caminos iguales de sinapsis con sus neurotransmisores particulares que podemos reforzar o desactivar. Es lo que llamamos «Neuroplasticidad».

¿Qué és la Neuroplasticidad?

La Neuroplasticidad es la capacidad del cerebro para cambiar, para adaptarse como resultado de la experiencia. Esto significa que con nuestra conducta podemos cambiar nuestro cerebro, podemos reforzar o debilitar los circuitos cerebrales dedicados a algo en concreto. Pues bien, se ha comprobado que las quejas refuerzan los circuitos cerebrales del pesimismo. Además, estos circuitos se hacen más fuertes y rápidos con la práctica, hasta el punto de que pueden llegar a convertir una conducta en automática. Por ejemplo, si reforzamos nuestros circuitos cerebrales relacionados con la ansiedad poniéndonos nerviosos prácticamente todos los días, estamos reforzando ese circuito hasta el punto de que nos ponemos nerviosos de manera inconsciente ante el mínimo estimulo.

Relación con los otros. Las emociones se contagian

 
Resultado de imagen para Las emociones se contagian

Empatía

La empatía es la que actúa en estos casos, esa capacidad que poseemos los seres humanos de ponernos en el lugar del otro, de entender sus emociones. Habilidad que tenemos gracias a las neuronas espejo. Se ha comprobado que estas se relacionan con el reconocimiento de las emociones, el movimiento y hasta la intencionalidad de las personas con quien nos comunicamos. Pero además, estas reimprimen en nuestro cerebro ese estado detectado en el otro haciendo que se activen las mismas partes que están activas en el cerebro del otro. De esta forma se crea un contagio emocional. En resumen, la queja, así como la negatividad en general, también se contagian.

Un poco de Neuroplasticidad consciente

Podemos debilitar los circuitos de la negatividad hasta atrofiarlos, ¿cómo? No gastándolos. Lo que ocurre es que el camino fácil es no hacer nada, por eso muchas veces nos quedamos en el primer tipo de queja; el otro requiere trabajo y fuerza de voluntad. En nuestras manos está elegir qué tipo de queja llevamos a cabo.

Empatía cognitiva

 
1*3wNNcsN8DqAwcR7a-cwZ7Q.jpeg?profile=RESIZE_710x
Leer más…

¿Dónde está tu enfoque? - Paul C Pritchard 

8526921066?profile=RESIZE_930x

Traducido desde...https://upliftconnect.com

 

2020 finalmente ha terminado

Algunas personas experimentaron el año como una tragedia galopante y otras como un animal herido que arrastraba sus pies por el desierto en busca de alivio. Todos podemos decir que ha sido más que extraño; más allá de la desregulación, más allá de nuestras imaginaciones más salvajes.

 Todos, y me refiero a TODOS de nosotros en este planeta, hemos pasado por tanto. Algunos de nosotros nos hemos visto profundamente afectados por la pérdida personal y el dolor. Algunos han perdido sus medios de vida. Otros han visto cómo sus vidas se desmoronan de manera profundamente injusta. Algunos no se han visto afectados en gran medida en el día a día. Otros se han apoyado en la fe y la esperanza. Muchos han sido consumidos por la ansiedad y la desesperación. No hay dos historias iguales. Y, sin embargo, el tema de la pandemia mundial es la urdimbre y la trama de todas estas historias.

 Nadie permanece intacto, lo demuestre o no. Es la primera vez en la historia que todo el planeta comparte la misma trama. Y el final continúa escribiéndose a sí misma con giros y vueltas en la trama y dramáticos obstáculos que nos mantienen nerviosos. 

Toma una respiración profunda muy bien merecida ...

Expande el aire y deja que la relajación penetre profundamente en tu vientre. Deja que el verdadero impacto en tu sistema nervioso, mente y, lo más importante, tu corazón tenga espacio para hablar con tu Ser interior. 

Deja que los ecos sensacionalistas se desvanezcan. 

Deja que el drama duerma. 

Se gentil y amable cuando pregunte cómo está realmente. ¿Cómo ha influido realmente el año pasado en tu camino, tu filosofía, tu empatía y bondad, el anhelo de tu corazón por la verdad y la paz?

 Quédate con lo que hay aquí y ahora en tu cuerpo. Di la verdad de quién eres en este momento. La verdad absoluta. Deja que tu cuerpo y tu ser hablen mientras das un merecido descanso a la mecánica de la mente preocupada.

¿Dónde está tu enfoque?

Las vacaciones me dieron un respiro algo arrebatado. Me tomé un momento para desplazarme por mis publicaciones de Facebook de 2020. No soy un aficionado ávido. No estoy tan comprometido con compartir. No estoy tan interesado en transmitir mi falso yo sin cesar para su validación. Sin embargo, publico ocasionalmente y me sorprendió que, de alguna manera accidental, este es un barómetro de dónde ha estado mi enfoque en 2020. ¿Con qué estaba 'ocupado'? ¿En qué estaba preocupada mi mente? ¿Cómo contribuí al campo de la Unidad, la Paz y el Amor? 

Me alegra informar que sí compartí mucho amor, humor, optimismo y alegría. Compartí publicaciones edificantes sobre soluciones a largo plazo para el cambio y la reparación. Comenté el dolor de corazón de muchas personas y ofrecí consuelo donde pude. Me acerqué cuando sentí que tenía la capacidad genuina de amar y cuidar, y me retiré cuando necesitaba recalibrar mi propio sistema nervioso y coser algunas lágrimas en mi propio corazón. Participé objetivamente en la narrativa de la pandemia y ayudé a calmar la ansiedad descontrolada en mí y en los demás. Me apoyé en mi fe, confianza y ocasionalmente en una margarita que afirmaba la vida. Hice mi mejor esfuerzo.

Esto también me hizo pensar en las instantáneas psicológicas de mis amigos y seres queridos. ¿En qué se estaban enfocando? ¿Cuáles eran sus preocupaciones? En muchos sentidos, Facebook es el diario personal de una persona. Aunque editado para la visualización pública, sin embargo, obtenemos una idea del enfoque de nuestro círculo inmediato y su psique. 

Aprendí que la mayoría de las personas que conozco, cercanas y lejanas, en los puntos de acceso de Covid o en una relativa seguridad de Covid, lograron tener muchos hermosos momentos de alegría conectados y compartidos. Hubo nacimientos, bautizos, bat mitzvahs, compromisos, bodas, cumpleaños, mini descansos locales, paseos por el parque, cachorros y gatitos, velas y pasteles, graduaciones, nuevos trabajos y mucho más. Todas las puntuaciones importantes habituales de la vida de muchas personas. Y sí, el tema primordial de una pandemia mundial lo coloreó todo. Atenuó y restringió mucha conectividad. 

Y, sin embargo, una y otra vez vi cómo se activaba el espíritu creativo y prevalecía la adopción de soluciones y tecnología. Y al final, un rugido cordial del espíritu humano de que este virus no podría vencernos. Estábamos decididos a seguir adelante, seguir adelante y enfocarnos en lo que realmente importa, consciente o inconscientemente, la necesidad y el anhelo de conectarnos y ser amables están vivos y son más grandes que cualquier cosa en su camino. 

Como tú, he tenido muchas conversaciones interesantes sobre estos tiempos. El consejo más conmovedor y conciso que me dieron fue este ...

Mantente adaptable por fuera y conectado por dentro. - Jess Macleod 

 

Esta es una gran ancla para mí. Me impide estar a la deriva en el mar de la conspiración inútil o la ansiedad desesperada. Me ayuda a concentrarme en lo que es importante; en lo que tengo enfrente. Reafirmar lo que siempre ha sido importante: conexión, bondad, un alcance glorioso para acabar tanto con la identificación con el sufrimiento como en muchos casos con el fin del sufrimiento mismo dentro de los límites de esta condición humana. 

Quizás no todos tendrán la misma experiencia que yo estoy teniendo en este momento, pero para mí, un sentido de esperanza y orgullo por la humanidad está brillando. Y tengo toda la fe de que, a medida que volvamos a calibrar estos tiempos extraordinarios, como especie, aprenderemos, creceremos, despertaremos y escribiremos con rapidez y furia nuevos capítulos, incluso nuevas novelas épicas en las que los héroes de la humanidad se atrevan a co-crear un nuevo paradigma de existir en esta Tierra, nuestra Tierra… nuestro amado hogar.

 

 Paul C Pritchard 

8526923073?profile=RESIZE_400x

https://upliftconnect.com/where-is-your-focus/

 

Leer más…

Mirar el mundo con ojos silenciosos – Gonzalo Brito

8520726858?profile=RESIZE_1200x

 

“El no prestar atención nos mantiene en un ciclo interminable de caprichos, nos movemos de una cosa a la otra porque no llegamos a absorber lo que ya tenemos; la inatención crea la necesidad de una escalada de estímulos” – Sharon Salzberg.

“La facultad de traer de vuelta deliberadamente la atención errante, una y otra vez, constituye el fundamento mismo del discernimiento, del carácter y la voluntad. Nadie es maestro de sí mismo si no la tiene. La educación que mejorara esta facultad sería la educación por excelencia” – William James (1890).

 

Hace un par de años un equipo de investigadores de Harvard publicó en la revista Science un artículo titulado “Una mente distraída es una mente infeliz” * (“A Wandering Mind in an Unhappy Mind”), donde reportaban un estudio en el cual 2.250 voluntarios tenían que responder, en momentos aleatorios de su día, qué estaban haciendo, en qué estaban pensando y cuál era su nivel de felicidad (en una escala de 1 a 100). Los resultados mostraron varias cosas interesantes. Primero, un 47% del tiempo los participantes estaban pensando en algo distinto a lo que estaban haciendo, es decir, la mitad del tiempo no estaban mentalmente presentes. Segundo, el mejor predictor de felicidad no era qué estuviera haciendo la persona, sino si su mente estaba sincronizada con su acción. Por supuesto, si la persona estaba divagando mentalmente, el nivel de felicidad era mayor si los contenidos mentales de la divagación eran positivos en vez de negativos, pero tener la mente puesta en lo que se estaba haciendo era superior que la divagación positiva en cuanto al nivel reportado de felicidad. Es decir, si una persona estaba lavando platos, su nivel de felicidad era mayor si estaba plenamente presente con los platos, que si estaba imaginándose echado en la playa viendo una puesta de sol. De hecho, la manera en que las personas pasan el día tenía poca incidencia en lo felices que se sentían; su presencia era lo que realmente importaba.

Este estudio ofrece un comentario interesante acerca de dónde es más sabio poner nuestras esperanzas de felicidad. Usualmente ponemos esta esperanza en un set de condiciones externas, las cuales no sólo son inevitablemente transitorias, sino que muchas veces están fuera de nuestro control. En la cultura del consumo, la cual por su insustentabilidad estructural comienza a llegar a su fin, hemos puesto gran énfasis en los objetos que adquirimos y en las experiencias placenteras que perseguimos. Hemos multiplicado el acceso a bienes de consumo a través de una economía globalizada y el acceso al crédito, sin embargo, la felicidad no parece haberse multiplicado en la misma proporción con estos cambios. De hecho, parece que mientras más objetos y experiencias disponibles hay en nuestro horizonte, mayor es la miseria, ya que más frecuentemente sentimos que debiésemos tener y ser más de lo que tenemos y somos. Sin embargo, aun habiendo confundido conveniencia por felicidad, hay algo testarudo en la condición humana que, pese a los intentos de la publicidad, no llega a convencerse de que conveniencia y confort sean lo mismo que felicidad. Intuitiva o experiencialmente sabemos que se puede vivir una vida muy conveniente y cómoda, y aun ser bastante miserables.

En general, estamos condicionados a mirar el mundo con ojos ávidos. Mientras vivamos con poca conciencia, con la mente puesta en otra parte la mitad del tiempo, nos insensibilizamos hacia las pequeñas delicias de la vida, que sólo están disponibles en el presente para una mirada silenciosa. Nuestro umbral de asombro es demasiado alto, vivimos relativamente anestesiados y necesitamos de mucho estímulo externo (placentero o doloroso) para sentirnos vivos. En la medida en que lo que ayer nos satisfacía ya no nos satisface hoy, necesitamos de crecientes cantidades de estímulo, cayendo en comportamientos adictivos, lo que Sharon Salzberg llama “una interminable cadena de anhelos”.

La buena noticia es que estos condicionamientos no son irreversibles, es decir que no estamos condenados a estar vivos a medias el 53% de nuestra vida. Nuestro cerebro es neuro-plástico, es decir, es capaz de cambiar funcional y estructuralmente a través de la experiencia, y en particular, a través del entrenamiento de nuestra capacidad de atención y concentración. La concentración, ese gesto interno cultivable donde mente y cuerpo son “no-dos” −como diría un maestro Zen−, silencia gradualmente el comentarista interno, y paulatinamente disuelve la maquinita de realidad virtual que imponemos a menudo sobre la experiencia directa. La mente capaz de concentrarse produce una mirada silenciosa que no mira al mundo exigiéndole nada, sino que honra amorosamente la belleza que anónimamente nos es regalada momento a momento.

Una Práctica

Cuando las personas comienzan a practicar la meditación, a menudo se quejan de que la meditación no es para ellos, porque se distraen con facilidad. Esto es porque hay un mal entendido generalizado de que la meditación consiste en dejar la mente en blanco. De hecho, las distracciones no son un obstáculo para la práctica; las distracciones (que surgen en el 100% de los practicantes, principiantes o “expertos”) son las que permiten la práctica, ya que practicar consiste precisamente en notar que estamos distraídos y traer la mente de vuelta a lo que estamos poniendo atención.

Una práctica tradicional para cultivar la mirada silenciosa consiste en concentrarse en la respiración. Es una práctica realmente efectiva que ancla la mente al presente a través de traer una y otra vez nuestra atención a las sensaciones corporales de nuestra respiración (usualmente en el abdomen o en la nariz). Se puede comenzar por pocos minutos, e ir ampliando la duración de las meditaciones a medida que nuestra energía aumenta con la práctica. Si tienes un momento, respira profundo un par de veces y siente tu respiración. Si tienes tres minutos, puedes hacer la práctica de la Pausa Mindfulness de Tres Minutos, y si tienes más tiempo puedes realizar la Práctica de Atención Plena en la Respiración o la Práctica de la Meditación Sentada.

En lo cotidiano, es muy útil hacernos las preguntas ¿Qué estoy haciendo? ¿Dónde está mi mente ahora mismo? Y sin juzgarnos, recoger nuestra mente y volver la atención a lo que estamos haciendo. Pon atención al hábito de la multi-tarea (hacer más de una cosa a la vez), no sólo porque este hábito alimenta nuestra tendencia a estar ausentes, sino también porque simplemente en términos de productividad, cuando hacemos varias cosas a la vez no hacemos ninguna bien y perdemos hasta un 40% de nuestra eficiencia**
Por último, si te es posible, pasa algún tiempo en contacto con la naturaleza, observa y toca un árbol, escucha a los pájaros, siente el pasto, o mira el mar si vives en la costa, o mira el cielo y sus nubes, donde sea que vivas. Cultivando una mirada silenciosa, disminuye tu umbral de asombro y aprecia la magnificencia de lo simple.
¡Buena práctica!

Gonzalo Brito

 

*Killingsworth, M. A., & Gilbert, D. T. (2010). A Wandering Mind Is an Unhappy Mind. Science, 330(6006), 932.


**Rubinstein, J. S.; Meyer, David E.; Evans, J. E. (2001). Executive Control of Cognitive Processes in Task Switching. Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance, 27(4), 763-797

8520727300?profile=RESIZE_400x
Gonzalo Brito es Psicólogo Clínico de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Doctor en Psicología del Institute of Transpersonal Psychology, Estados Unidos. Estudió en el Centro para la Investigación y la Educación en la Compasión y el Altruismo de la Universidad de Stanford (CCARE), siendo actualmente director de la Formación Internacional de Instructores del programa Compassion Cultivation Training (CCT) para países de habla hispana en colaboración con Nirakara y el Compassion Institute. Gonzalo ha realizado un Post-Graduate Certificate en la Universidad de Derby, UK, en Compassion Focused Therapy (CFT), bajo la supervisión de Paul Gilbert. Es co-autor de los libros «Presencia Plena» y «Mindfulness

https://cultivarlamente.com/mirar-el-mundo-con-ojos-silenciosos/

 

Leer más…

¿Alfombrar el mundo? -  Gaby Vargas

8497223054?profile=RESIZE_710x

 

Había una vez un hombre que sufría a causa de las circunstancias de su vida. Todo el tiempo se quejaba con su esposa, con sus amigos y las noches las pasaba en vela obsesionado con lo mal que le iba. Uno de sus amigos, desesperado por ofrecerle ayuda, le sugirió que fuera a ver a un maestro espiritual. El hombre afligido así lo hizo. Habló por horas con el maestro y cuando su letanía de lamentos terminó, éste lo miró con compasión. Después de unos minutos de silencio, le dijo: “Mi querido amigo, será más fácil cubrirte los pies con sandalias que tratar de alfombrar el mundo entero”.

Cuánta razón tiene este cuentito que encuentro en el libro The Subtlety of Acceptance, de Marc I Ehrlich. Sin duda, venimos a este mundo a aprender. Tal como hemos podido comprobar, la escuela de la vida de vez en vez nos arroja exámenes sorpresa con las relaciones, la salud, las circunstancias, o bien, con una pandemia. Y nuestra mente, que tenía otros planes, se resiste a la realidad, por lo que siempre busca aliviar la incomodidad y echa la culpa de todo a todos.

Es así que optamos por la queja, la crítica, los juicios o la condena y nos resistimos a cualquier cosa que altere nuestra paz. A todas luces, lo que hay que poner en práctica es esa palabrita que se dice fácil, pero que es tan difícil de lograr: aceptación.

Sabemos que el dolor es inevitable y que el sufrimiento es opcional. Si bien es verdad que el dolor puede llegar inesperadamente, el sufrimiento lo consentimos en la mente, con pensamientos que repasamos una y otra vez a raíz de algún acontecimiento doloroso sea enconado o nuevo. ¡Ah, qué trabajo nos cuesta soltar! Como diría Gurdjieff: “El hombre es capaz de desprenderse de todo, menos de su sufrimiento”.

Aceptar que me cuesta trabajo aceptar es una forma de aceptación, ¿cierto? En lo personal, encuentro dos maneras de acercarme a ella:

1- Encarar el dolor.Durante una de mis clases de yoga vía Zoom, la maestra nos pidió hacer una postura que, por diferente, se sentía incómoda, incluso dolorosa. La mente de inmediato gritaba: “¡Sácame de aquí!”. Sin embargo, lo que nos dijo me abrió una puerta de entendimiento: “Es probable que sientan dolor, para superarlo, reconózcanlo y encárenlo. Quédense ahí. La mejor forma de lograrlo es mediante la respiración, si se montan en ella, el dolor se vuelve más tolerable, pasajero y eventualmente desaparece”. Y así fue, casi como un milagro.

¿Me pregunto si esto mismo se podrá aplicar a la vida diaria y a las posturas incómodas y dolorosas con que la vida nos reta?

Habría que aclarar que aceptar no es rendirse, tampoco implica hacer planes o idear estrategias para lograr algo. Un Curso de Milagros nos dice que la palabra “aceptar” es “quedarte quieto y no hacer nada”. Sí, leíste bien: nada; no juzgar, no pelear, no aferrarse a una expectativa. Sólo quedarse ahí, encarar, aceptar y respirar para traspasar una situación.

 

2- Practicar la transparencia. Me gusta que el doctor Ehrlich nos proponga aplicar la transparencia ante las circunstancias que no podemos cambiar. Imagina que no puedes dormir porque tu vecino tiene una fiesta y la música suena a todo volumen. En lugar de quejarte: “¿Cómo pueden ser tan egoístas, mañana tengo que levantarme muy temprano!”, te vuelves transparente, es decir, lo aceptas. Escuchas la música, te enfocas en algún instrumento, sigues la letra y permites que el sonido te atraviese hasta quedarte dormido sin darte cuenta.

Bien, pues esas son dos maneras de ponernos las sandalias en lugar de hacer el fútil intento de alfombrar el mundo, ¿no crees?

 

Gaby Vargas

8497232061?profile=RESIZE_400x

Su pasión por aprender y su gran facilidad para transmitir conceptos complejos de una forma inspiradora y cercana la ha convertido en una de las autoras más leídas en México. Ha publicado 16 libros de diversos temas de desarrollo humano, el más reciente de ellos Energía, tu poder.

https://gabyvargas.com/alfombrar-el-mundo/

Leer más…

8470640063?profile=RESIZE_930x

 

 

- por Maria Popova

Sabiduría para superar la mayor frustración humana por el pionero de la Filosofía Oriental en Occidente.

 

“La forma como vivimos nuestros días es, por supuesto, la forma como vivimos nuestras vidas,” Annie Dillard escribió en su reflexión atemporal acerca de la Presencia vs. la productividad — un antídoto oportuno para la ansiedad fundamental de nuestra era obsesionada con la productividad. De hecho, mi resolución para año nuevo fue dejar de estar midiendo mis días por el grado de productividad y comenzar a vivirlos basada en la Presencia. Pero, ¿qué, exactamente, hace que esto sea posible?

Este concepto de Presencia tiene sus raíces en las ideas orientales que hablan de la atención plena (mindfulness) - la capacidad de ir por la vida con una presencia consciente clara y establecernos plenamente en nuestra experiencia - popularizada en occidente por el filósofo y escritor británico Alan Watts (Enero 6, 1915 - Noviembre 16, 1973), quien también nos regaló la fantástica meditación sobre la vida de propósito. En el excelente volumen de 1951 ‘La Sabiduría de la Inseguridad: Un mensaje para la Era de la Ansiedad’, Watts sostiene que la raíz de nuestra frustración humana y ansiedad diaria está en nuestra tendencia a vivir para el futuro, que es una abstracción. Él escribe:

"Si para disfrutar incluso de un agradable presente debemos tener la seguridad de un futuro feliz, estaremos pidiendo algo imposible. No podemos tener esa seguridad. Las mejores predicciones siguen siendo una cuestión de probabilidad más que de certeza, y hasta donde sabemos, cada uno de nosotros va a sufrir y morir. Entonces, si no podemos vivir felizmente sin un futuro asegurado, ciertamente no estamos adaptados para vivir en un mundo finito donde, a pesar de los mejores planes, los accidentes siguen ocurriendo y la muerte siempre llega."

tumblr_inline_ndv22qTpbS1t1a32h.jpg

Alan Watts, a principios de los años 70 (Imagen: Everett Collection)

 

Lo que impide nuestra felicidad, sostiene Watts, es nuestra incapacidad para instalarnos plenamente en el presente:

"La ‘consciencia primaria,’ la mente básica que conoce la realidad en lugar de las ideas al respecto, no conoce el futuro. Vive completamente en el presente, y no percibe nada más que lo que hay en este momento. El ingenioso cerebro, sin embargo, busca esa parte de la experiencia presente llamada memoria, y a través de lo que ha aprendido es capaz de hacer predicciones. Esas predicciones son relativamente precisas y fiables (por ejemplo, ‘todo el mundo va a morir’) y es por eso que el futuro asume un alto grado de realidad - tan alto que el presente pierde su valor.

Pero el futuro aún no está aquí, y no puede volverse parte de la realidad que se está viviendo hasta que esté presente. Ya que lo que sabemos acerca del futuro está construido de elementos puramente abstractos y lógicos - inferencias, suposiciones, deducciones - no puede ser comido, sentido, olido, visto, escuchado ni disfrutado. Perseguirlo es perseguir un fantasma que se aleja incesantemente, y cuanto más rápido se le persigue, más rápido se aleja. Por eso es que todos los asuntos de la civilización tienen que ver con la prisa, por eso es que casi nadie disfruta lo que tiene y siempre se busca más y más. La felicidad, entonces, consistirá, no de realidades sólidas y sustanciales, sino de cosas abstractas y superficiales como lo son las promesas, las esperanzas y las garantías.”

Watts asegura que nuestra principal manera de renunciar a la Presencia es abandonar el cuerpo y refugiarnos en la mente - que siempre calcula, se auto-evalúa, hierve en el caldero de los pensamientos, las predicciones, las ansiedades, los juicios e inventa meta-experiencias acerca de la experiencia misma. Escribiendo más de medio siglo antes de nuestra era de las computadoras, pantallas táctiles, y del yo cuantificado, Watts advierte:

"Al cerebrito moderno le encanta no la materia sino las estadísticas, no lo sólido sino las superficies.

[…]

Los ocupados habitantes de una ciudad moderna son personas que viven dentro de una máquina y son arrastrados por las ruedas de ésta. Pasan sus días con actividades que en gran medida se reducen a contar y medir, viviendo en un mundo de abstracción racionalizada que guarda muy poca relación con, o que tiene poca armonía con los grandes ritmos y procesos biológicos. De hecho, las actividades mentales de ese tipo ahora pueden ser gestionadas con más eficiencia por las máquinas que por los hombres - tanto es así que en un futuro no muy lejano el cerebro humano podrá llegar a ser un mecanismo obsoleto a la hora de realizar cálculos lógicos. Hoy en día la computadora humana está siendo abiertamente desplazada por las computadoras mecánicas y eléctricas, que son mucho más veloces y eficientes. Si el principal activo y valor del hombre es su cerebro y su capacidad para calcular, entonces, éste se convertirá en un producto invendible en una era en la que la operación mecánica de razonar puede hacerse de manera más efectiva por las máquinas.

[…]

Si queremos continuar viviendo para el futuro, y que el principal trabajo de la mente sea la predicción y el cálculo, el hombre deberá eventualmente convertirse en un apéndice parasitario de la masa de un reloj.”

Sin lugar a dudas, Watts no descarta la mente como una facultad humana carente de valor o fundamentalmente peligrosa. Más bien, él insiste en que si permitimos que su sabiduría inconsciente se despliegue en completa libertad - como por ejemplo, lo que ocurre durante la fase de ‘incubación’ del procesamiento inconsciente en el proceso creativo - la mente se vuelve una aliada en lugar de una tirana. Es sólo cuando tratamos de controlarla y volverla contra sí cuando surgen los problemas:

"Cuando trabaja adecuadamente, el cerebro es la forma más elevada de  ’sabiduría instintiva.’ Así, éste debería funcionar como el instinto de regresar a casa que tienen las palomas y la formación del feto dentro del útero - sin verbalizar el proceso o sin saber ‘cómo’ lo hace. El cerebro auto-consciente, como el corazón auto-consciente, es un desorden, y se manifiesta a través de una sensación aguda de separación entre ‘yo’ y mi experiencia. El cerebro sólo puede asumir su comportamiento adecuado cuando la consciencia hace aquello para lo que está diseñada: no dar vueltas y vueltas con el fin de salirse de la experiencia presente, sino ser (estar), sin esfuerzo, consciente de ella."

Y sin embargo, el cerebro da vueltas y vueltas, produciendo nuestra gran inseguridad humana y la ansiedad existencial en medio de un universo de flujo constante. (Porque, como Henry Miller afirmó memorablemente, “Es casi banal decirlo, sin embargo, es necesario enfatizarlo constantemente: todo es creación, todo es cambio, todo es flujo, todo es metamorfosis.”) Paradójicamente, reconocer que la experiencia de presencia es la única experiencia, es también un recordatorio de que nuestro ‘yo’ no existe más allá de este momento presente, que no hay un ‘yo’ permanente, estático e inmutable que tenga la capacidad de concedernos cualquier tipo de seguridad y certeza para el futuro - y aún así continuamos persiguiendo precisamente esa seguridad del futuro, que sigue siendo una abstracción. Nuestra única oportunidad para despertar de este círculo vicioso, sostiene Watts, es ser plenamente conscientes de  nuestra experiencia presente - algo muy diferente a juzgarla, evaluarla, o medirla en comparación con un ideal abstracto o arbitrario. Watts escribe: 

"Hay una contradicción en querer estar perfectamente seguro en un universo cuya naturaleza es lo momentáneo y la fluidez. Pero la contradicción se encuentra un poco más profunda que el mero conflicto entre el deseo por la seguridad y el hecho del cambio. Si quiero estar seguro, es decir, protegido del flujo de la vida, estaré deseando estar separado de la vida. Sin embargo, es este mismo sentido de separación el que me hace sentir inseguro. Estar seguro significa aislar y fortalecer al ‘yo’, pero es sólo el sentimiento de ser un ‘yo’ aislado lo que me hace sentir solo y con miedo. En otras palabras, cuanta más seguridad logre tener, más me hará falta.

Para ponerlo todavía más claro: desear seguridad y sentir inseguridad es exactamente lo mismo. Retener el aliento es perder el aliento. Una sociedad basada en la búsqueda de la seguridad no es más que un concurso de ver quién aguanta más tiempo la respiración y en el que todo el mundo está tan tenso como un tambor y tan morado como una remolacha.”

Watts aborda de manera especial el tema de la auto-superación - algo particularmente importante a la hora de las resoluciones de año nuevo - y nos advierte la implicación en su raíz:

"Sólo puedo tomarme en serio el asunto de tratar de vivir a la altura de un ideal, para mejorarme a mí mismo, si estoy partido en dos pedazos. Tendría que haber un ‘yo’ bueno que intente mejorar al ‘yo’ malo. El ‘yo’ que tiene las mejores intenciones, tratará de trabajar sobre el obstinado ‘mí,’ y la lucha entre los dos acentuará la diferencia entre ellos. En consecuencia, el ‘yo’ se sentirá más separado que nunca, por lo que simplemente se aumentarán los sentimientos de soledad y desconexión que hacen que el ‘mí’ se comporte tan mal."

La felicidad, sostiene, no es cuestión de mejorar nuestra experiencia, o incluso simplemente confrontarla, sino permanecer presente con ella en el sentido más íntimo:

"Pararse frente a frente con la inseguridad no significa comprenderla. Para comprenderla, no debes enfrentarla sino SER la inseguridad. Es como el cuento persa del sabio que llegó a la puerta del Cielo y llamó. Desde dentro la voz de Dios preguntó: ‘¿Quién está ahí?’ y el sabio respondió: ‘Soy yo.’ ‘En esta Casa,’ respondió la voz, ‘no hay espacio para ti y para mí.’ Entonces el sabio se fue, y pasó muchos años reflexionando sobre la respuesta en profunda meditación. Volviendo por segunda vez, la voz hizo la misma pregunta, y de nuevo el sabio respondió: ‘Soy yo.’ La puerta permaneció cerrada. Después de algunos años regresó por tercera vez, y mientras tocaba, la voz una vez más demandó, ‘¿Quién esta ahí?’ Y el sabio gritó, ‘¡Soy tú mismo!’ Y la puerta se abrió."

En verdad no nos damos cuenta que no hay ninguna seguridad, afirma Watts, hasta que confrontamos el mito del yo fijo y reconocemos que el ‘yo’ sólido no existe - algo que la psicología moderna ha denominado ‘la ilusión del yo’. Y sin embargo, es algo increíblemente difícil de hacer, porque en el mismo acto de esta comprensión hay un yo comprendiendo. Watts ilustra brillantemente esta paradoja:

"Mientras estás observando esta experiencia presente, ¿estás consciente de alguien observándola? ¿Puedes encontrar, aparte de la experiencia en sí misma, algún experimentador? ¿Puedes, al mismo tiempo, leer esta oración y pensar acerca de ti mismo leyéndola? Descubrirás que para pensar acerca de ti leyéndola, deberás, por un instante, dejar de leerla. La primer experiencia es leer. La segunda experiencia es el pensamiento, ‘estoy leyendo.’ ¿Puedes encontrar algún pensador que esté pensando el pensamiento, ‘estoy leyendo’? En otras palabras, cuando la experiencia presente es el pensamiento ‘estoy pensando’, ¿puedes pensar acerca de ti mismo pensando ese pensamiento?

Una vez más, simplemente tienes que dejar de pensar, ‘estoy leyendo.’ Pasas a una tercera experiencia, que es el pensamiento, ‘Estoy pensando que estoy leyendo.’ No dejes que la rapidez con la que estos pensamientos cambian te engañen con la sensación de que los estás pensando simultáneamente.

[…]

En cada experiencia presente sólo estuviste consciente de esa experiencia. Jamás estuviste consciente de estar consciente. Nunca fuiste capaz de separar al pensador del pensamiento, al conocedor de lo conocido. Lo único que encontraste fue un pensamiento nuevo, una experiencia nueva.”

Lo que nos hace incapaces de vivir en presencia consciente pura, señala Watts, es el juego y la cadena de nuestra memoria y nuestra distorsionada relación con el tiempo:

"La idea de un pensador separado, de un ‘yo’ distinto de la experiencia, viene de la memoria y de la rapidez con la que cambia el pensamiento. Es como cuando se hace girar un leño encendido para dar la impresión de un círculo continuo de fuego. Si imaginas que la memoria es un conocimiento directo del pasado en lugar de una experiencia presente, se obtiene la ilusión de conocer el pasado y el presente al mismo tiempo. Esto sugiere que hay algo en ti distinto de las experiencias del pasado y del presente. Razonas, ‘Conozco esta experiencia presente, y es diferente a la experiencia pasada. Si puedo comparar a las dos, y notar que la experiencia ha cambiado, entonces, yo debo ser algo constante y aparte.’

Pero, de hecho, tú no puedes comparar esta experiencia presente con una experiencia pasada. Sólo puedes compararla con una memoria del pasado, que es parte de la experiencia presente. Cuando ves con claridad que la memoria es una modulación de la experiencia presente, resultará obvio que tratar de separarte a ti mismo de esta experiencia es tan imposible como tratar de hacer que tus dientes se muerdan a sí mismos.

[…]

Entender esto es comprender que la vida es completamente momentánea, que no hay permanencia ni seguridad, y que no hay ningún ‘yo’ que pueda ser protegido.”

Y allí está el punto crucial de nuestra lucha humana:

"La verdadera razón de por qué la vida humana puede ser tan absolutamente desesperante y frustrante no es debido a que haya hechos llamados muerte, dolor, miedo, o hambre. La locura del asunto es que cuando esas cosas están presentes, les sacamos la vuelta, nos quejamos, nos retorcemos, nos sacudimos para intentar sacar al ‘yo’ fuera de la experiencia. Fingimos ser amebas, y nos tratamos de proteger de la vida dividiéndonos en dos. La cordura, la completud y la integración se encuentran en la comprensión de que no estamos divididos, que el hombre y su experiencia presente son uno, y que nunca podrá encontrarse ninguna mente y ningún ‘yo’ separado.

Para entender la música, tienes que escucharla. Pero mientras pienses: ‘Estoy escuchando esta música’, no la estarás escuchando. “

'La Sabiduría de la Inseguridad' es un libro inmensamente maravilloso - existencialmente necesario, incluso - en su totalidad, y es uno de esos libros destinados a permanecer contigo durante toda tu vida.

- Traducido por Tarsila Murguía

Fuente: http://www.brainpickings.org/2014/01/06/alan-watts-wisdom-of-insecurity-1/

Leer más…

VOZ DEL SILENCIO, VOZ DE DIOS - Omraam Mikhael Aïvanhov

 

8470626470?profile=original

 

Sucede a veces, que ciertas personas se encuentran frente a un ser que les supera en competencia, sabiduría y nobleza, y en lugar de guardar silencio y escuchar, se ponen a hablar o incluso a interrumpirle cuando habla. Pues bien, no es esta una actitud inteligente, porque nada se gana con ello, más bien se pierde. Frente a un ser con conocimiento, es preferible escuchar. Incluso si no habla físicamente, habla directamente a vuestra alma a través del silencio que habéis creado en vosotros. Cuando el Espíritu divino habla, el cielo y la tierra callan para escuchar su palabra, pues ésta es una semilla que fertiliza.

Quien guarda silencio, demuestra que está dispuesto a escuchar, y por consiguiente, a acatas. Quien, por el contrario, toma la palabra, demuestra con ello que desea tener la iniciativa, que quiere dirigir, dominar. El silencio es pues lo característico del principio femenino, la sumisión, se amolda al principio masculino. Si debemos conseguir restablecer en nosotros el silencio, es precisamente para dejar que el Espíritu divino trabaje en nosotros. Mientras permanezcamos insumisos, recalcitrantes, anárquicos, el Espíritu no puede guiarnos, y así seguimos débiles y miserables. Cuando conseguimos hacer el silencio en nosotros, nos ponemos en manos del Espíritu, el cual nos guía hacia el mundo divino.

Este estado, sin embargo, que llamamos receptivo, pasivo, no debe confundirse en absoluto con la pereza y la inercia. Sólo es pasivo en apariencia; en realidad, se trata de la mayor actividad que pueda pensarse. Es el estado de aquel que, a base de laborar, de paciencia, de esfuerzo, de sacrificio ha logrado realizar el silencio en sí mismo, y gracias a ese silencio comienza a oír la voz de su alma que es la voz de Dios.

Debéis comprender el silencio como la condición absoluta para recibir la palabra verdadera, las verdaderas revelaciones. En ese silencio, sentís que paulatinamente os llegan mensajes, una voz que empieza a hablaros. Ella es quien os previene, quien os dirige, la que os protege… Si no la oís, es porque hacéis demasiado ruido, no sólo en el plano físico, sino también en vuestros pensamientos y sentimientos. Para que esta voz os hable, es imprescindible instalar el silencio en vosotros. A esta voz se la llama con frecuencia “la voz del silencio”, incluso este es el título de algunos libros de la sabiduría oriental. Cuando el yogui consigue apaciguarse, e incluso parar su pensamiento -pues también el pensamiento hace ruido en su movimiento- entonces oye esta voz del silencio, que es la voz misma de Dios.

Así como poseemos un tercer ojo situado en el centro de la frente, tenemos también un tercer oído situado en la garganta al nivel de la glándula tiroidea. Los oídos están estrechamente unidos a Saturno, el planeta de la soledad, del recogimiento y de la introspección.

Todos sabemos que cuando necesitamos reflexionar para tomar una decisión, nos alejamos y cerramos la puerta porque es en el silencio donde tenemos más posibilidades de encontrar una solución. Pero incluso en ese silencio, todos podemos sentirlo, hay a menudo ruido, porque el interior de los seres humanos se parece a una plaza pública en donde una gran cantidad de gente se manifiesta a la vez para presentar sus reivindicaciones. Y esa es la razón por la que resulta siempre tan difícil recibir la verdadera respuesta a las preguntas que nos hacemos, esa respuesta que viene del Cielo, de la región del silencio. Sí, por más que nos aislemos, nunca estamos solos ¡hay tantos habitantes instalados en nuestro interior!

Estáis habitados por infinidad de entidades, y en particular, por espíritus familiares: los de los seres de vuestra familia que se han ido ya al otro mundo, y también de los que todavía viven. Todos ocupan una parte de vuestro ser: los que gustan de la bebida, los que quieren realizar negocios, los que buscan los placeres, están ahí, empujando para satisfacer sus variados deseos. Y al cabo de un tiempo cedéis… ¡sí!¡ a pesar del silencio!

El discípulo tiene otra forma de laborar; no se contenta con aislarse del ruido exterior, procura además acallar a todos aquellos que gritan, amenazan y exigen en su interior. Les dice: “Ahora, callaos”. Y en ese gran silencio, oirá una voz, pero una voz muy dulce, muy débil…Esta voz interior habla incesantemente en cada uno de nosotros, pero es muy suave, y son necesarios muchos esfuerzos para distinguirla en medio de toda clase de ruidos … Como si se tratara de seguir la melodía de una flauta entre el estrépito de los tambores y los grandes timbales. Es preciso aprender a escuchar esa dulce voz que habla en nosotros. “Ten paciencia con este ser… Aprende a dominarte… Esfuérzate…” La voz de Dios no hace ruido, para oírla hay que estar muy atento.

También el profeta Jonás oyó la voz de Dios, que le dijo: “Ve a Nínive y diles que destruiré la ciudad porque no me han obedecido”. Pero Jonás, atemorizado, no quiso ir a Nínive, y se embarcó en un navío que partía hacia Tarsis. Estando en alta mar, se alzó una gran tempestad. Estaban todos aterrorizados, y decidieron echar a suertes quién había atraído la tempestad. La suerte señaló a Jonás, quien fue arrojado al mar. Una ballena se lo tragó, y permaneció tres días en su vientre. Allí pudo reflexionar, y al fin dijo: “Perdóname Señor, ahora voy a cumplir lo que me pides”. Entonces fue vomitado por la ballena, y así se salvó… Como a Jonás, así le sucede a quién los caprichos y los temores le impiden oír la voz del Señor: encuentra ballenas y permanece en su vientre varios días hasta que, apaciguado el alboroto, acaba por oír esa voz. ¡Cuántas ballenas no habréis encontrado ya vosotros a lo largo de vuestra vida! Sí, ballenas de todos los tamaños y colores.

Si estuvierais más atentos, si tuvierais mayor discernimiento, sentiríais que antes de realizar alguna empresa importante de vuestra vida (ya se trate de un viaje, una actividad, una decisión a tomar, etc.) una suave voz os aconseja. Pero no ponéis atención en ella porque preferís el alboroto y las tempestades. Sin embargo, debéis saber que cuando os hablan los seres superiores, sólo os dicen algunas pocas palabras, y con voz casi imperceptible.

Dios habla de forma muy tenue, y sin insistir. Dice las cosas, una, dos, tres veces, y luego calla. Tampoco la intuición insiste mucho más, y si no escucháis atentamente, si no discernís esta voz porque sólo sois capaces de oír el ruido, os sentiréis perdidos constantemente. La voz del Cielo es extremadamente suave, tierna, melodiosa y breve, y hay criterios para reconocerla. Sí, la voz de Dios se manifiesta de tres maneras: a través de una luz que nace en nosotros; por una dilatación, un calor, un amor que sentimos en nuestro corazón; y finalmente, por una sensación de libertad que experimentamos, junto a la decisión de llevar a cabo acciones nobles y desinteresadas. Permaneced pues atentos…

Debiendo tomar una decisión importante, sólo en el silencio de los pensamientos y de los sentimientos recibiréis la respuesta del Yo superior, del Espíritu. Ese silencio, es la fuente de la claridad. El silencio, es la paz, la armonía, el silencio es vivo, es vibrante, habla y canta. Gracias a la contemplación, la oración y la meditación, llegaremos un día a oír la voz del silencio, que es la voz de Dios.

Omraam-Mikha%C3%ABl-A%C3%AFvanhov-con-una-paloma.jpg

 Omraam Mikhael Aïvanhov

Leer más…

Atención Colaboradores...

Por favor leer antes de publicar acerca del Material que se aprueba.

http://interser.ning.com/foro-interser/importante-el-fin-de-interser-y-los-materiales-a-compartir

  

 

Inter Ser es  la continuidad de la tarea iniciada en Comunidad Consciencia, creada el 29 de Julio de 2012,adaptada a los profundos cambios Conscienciales

 

         

 

Nuestro nuevo E-mail

interser2017@gmail.com

Música

ABRIENDO EL CORAZÓN

El Servicio de InterSer es gratuito.

Sin embargo debo sustentarla monetariamente cada mes, por lo que he resuelto aceptar las donaciones que sean hechas con Amor y gratitud...aunque el monto sea mínimo. Sus corazones lo decidirán

QUE LAS BENDICIONES FLUYAN EN SUS VIDAS!!!

LO NUEVO...Mayo 2021

8552701076?profile=RESIZE_584x

 

8745394264?profile=RESIZE_180x180

ERES DIOS PARA TU MUNDO - Dora Gil

8745394264?profile=RESIZE_180x180

Espiritualidad y perros - Rabino Rami Shapiro –

8745394264?profile=RESIZE_180x180

El dominio obsesionado de la mente - Dzigar Kongtrul Rinpoche

8745394264?profile=RESIZE_180x180

NO TIENES QUE LLEGAR AL AMOR, TIENES QUE SERLO -  Emma Vazquez

8745394264?profile=RESIZE_180x180

El camino de la paciencia - Dzigar Kongtrul Rinpoche

8745394264?profile=RESIZE_180x180

Hijo de Dios, hijo del hombre – por Tahíta

8878596083?profile=RESIZE_180x1803 formas de pasar de la culpa al amor - Tara Brach

8745394264?profile=RESIZE_180x180

“ESCRIBO LIBROS SOBRE LA ACEPTACIÓN ... PERO NO PUEDO ACEPTAR ESTO”.-Jeff Foster

Leer más…

ÚLTIMA ACTIVIDAD

Daisy Naquira commented on Tahíta's blog post ERES DIOS PARA TU MUNDO - Dora Gil
""
Hace 21 minutos
Maria Teresa galende gullón commented on Tahíta's blog post ERES DIOS PARA TU MUNDO - Dora Gil
"Sublime¡¡¡ muchas gracias"
Hace 41 minutos
Maria Teresa galende gullón commented on Nair Portobello's blog post A veces, no sentirse bien es bueno en progreso -  Daniel Roquéo
"Muchas gracias¡¡"
Hace 1 hora
Tahíta posted a blog post
"Muchos de nosotros anhelamos un cambio en el mundo y, de un modo u otro, deseamos participar en esa transformación global que vemos tan necesaria. Lo que yo voy comprendiendo es que la pretensión de cumplir un propósito significativo en el mundo no…
Hace 1 hora
ZULLY RINCÓN commented on Tahíta's blog post Hijo de Dios, hijo del hombre – por Tahíta
"GRACIAS AMADA TAHITA POR TAN HERMOSA REFLEXIÓN
HOY TENGO UNA HERMANA QUE HA PERDIDO SU PERSONAJE 
EN LAS TINIEBLAS, TEMPORALMENTE Y ME UNO A ESTA ORACIÓN
SOLO QUE HE AGREGADO EL NOMBRE DE ROSA ISELA
Soy Uno.
Soy Luz.
Soy Jeff.
Soy Rosa,
Soy AMOR.…"
Hace 1 hora
Laura del Carmen commented on Nair Portobello's blog post A veces, no sentirse bien es bueno en progreso -  Daniel Roquéo
" Graciasss "
Hace 4 horas
Soledad Mejías commented on Tahíta's blog post Espiritualidad y perros - Rabino Rami Shapiro –
"Sí, la naturaleza perruna nos devuelve el reflejo de nuestra naturaleza, de nuestra esencia. Gracias "
Hace 10 horas
ISIDRO GARCIA VARGAS commented on Tahíta's blog post La dimensión desconocida - Dr. Bruce Lipton
"Maravilloso aporte, mil gracias por compartir."
Hace 13 horas
Daisy Naquira commented on Nair Portobello's blog post A veces, no sentirse bien es bueno en progreso -  Daniel Roquéo
"Gracias"
Hace 16 horas
Nair Portobello posted a blog post
 Traducido desde...https://www.danielroqueo.com/ A medida que avanzamos por el camino del despertar, la expansión y la curación, de vez en cuando, nos toparemos con períodos en los que no nos sentimos demasiado bien y por alguna razón, a menudo…
Hace 17 horas
Luz Elena Sánchez commented on Tahíta's blog post Espiritualidad y perros - Rabino Rami Shapiro –
"GRACIAS TAHITA.  ASI ES,  EL AMOR QUE SENTIMOS POR NUESTROS PERROS ES MUY GRANDE."
Hace 18 horas
Enrique López Aldrete commented on Tahíta's blog post El dominio obsesionado de la mente - Dzigar Kongtrul Rinpoche
"Tahíta, buen día. Muchas gracias por haber compartido tan excelente tema. Abrazo. NAMASTÉ."
Hace 20 horas
María Cristina Benitez commented on Tahíta's blog post Espiritualidad y perros - Rabino Rami Shapiro –
" Realmente que es asi!!!!!
GRACIASSS Querida hermana por tu compartir!!!!!
  Bendiciones Infinitas a todos!!!!!"
Hace 23 horas
Daisy Naquira commented on Tahíta's blog post Espiritualidad y perros - Rabino Rami Shapiro –
"Hermoso! Gracias. Bendiciones"
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post Espiritualidad y perros - Rabino Rami Shapiro –
"Hermoso, gracias"
ayer
Zilda Pacheco Silveira commented on Tahíta's blog post Espiritualidad y perros - Rabino Rami Shapiro –
"Lindo texto ! Obrigada!"
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post El dominio obsesionado de la mente - Dzigar Kongtrul Rinpoche
"Gracias, cuánto para pensar., la vida se nos pasa mientras estamos pensando en lo que pasará,  y que quizás nunca pase y nos olvidamos de vivirla. Gracias por estas maravillosas reflexiones. Nos falta tanto para  ordenar nuestra mente...".depende de…"
ayer
Tahíta posted a blog post
Traducido con Amor desde...https://awaken.com
 
Publicado el 3 de mayo de 2021
Tengo tres grandes amores en mi vida: perros, libros y un puñado de personas. En ese orden.
 
Sí, lo admito: amo a los perros más que a los libros. Puede que te…
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post NO TIENES QUE LLEGAR AL AMOR, TIENES QUE SERLO -  Emma Vazquez
"Coge tu dolor, abrázalo y camina....gracias por estas verdades tan profundas, tratemos de aplicarlas, gracias y bendiciones"
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post El camino de la paciencia - Dzigar Kongtrul Rinpoche
"Hay que trabajar con lo que nos surge en la vida, valioso mensaje, usemos la paciencia, gracias y bendiciones"
ayer
Daisy Naquira commented on Tahíta's blog post El dominio obsesionado de la mente - Dzigar Kongtrul Rinpoche
"Gracias"
ayer
Tahíta posted a blog post
 
Traducido con Amor desde...https://www.lionsroar.com/
 
El dominio obsesionado de la mente, dice Dzigar Kongtrul Rinpoche, no es otro que el dominio del apego a uno mismo. Si nuestro objetivo es liberarnos del miedo y de las interminables…
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post Hijo de Dios, hijo del hombre – por Tahíta
"Yo también me uno a esa oración, Soy Uno, Soy Luz,Soy Jeff, al que tengo presente con Amor. Bendiciones"
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Malú Cabrera Cabrera's blog post 3 formas de pasar de la culpa al amor - Tara Brach in Energías Maestras
"Hermoso artículo, gracias y bendiciones"
ayer
Enrique López Aldrete commented on Tahíta's blog post NO TIENES QUE LLEGAR AL AMOR, TIENES QUE SERLO -  Emma Vazquez
"Tahíta, buen día. Muchas gracias por compartir tan bello tema. Abrazo. NAMASTÉ."
ayer
Ana María commented on Tahíta's blog post PACIENCIA: EL CAMINO ESPIRITUAL HACIA EL CRECIMIENTO PERSONAL
"GraciasBendiciones"
ayer
Laura del Carmen commented on Tahíta's blog post NO TIENES QUE LLEGAR AL AMOR, TIENES QUE SERLO -  Emma Vazquez
"Graciasss "
ayer
Maria Teresa galende gullón commented on Tahíta's blog post NO TIENES QUE LLEGAR AL AMOR, TIENES QUE SERLO -  Emma Vazquez
"Ay Emma¡¡ muchas gracias¡¡¡ "
Miércoles
Zilda Pacheco Silveira commented on Tahíta's blog post El camino de la paciencia - Dzigar Kongtrul Rinpoche
"Preciso exercitar.1 Obrigada por compartilhar !"
Miércoles
Zilda Pacheco Silveira commented on Tahíta's blog post NO TIENES QUE LLEGAR AL AMOR, TIENES QUE SERLO -  Emma Vazquez
"Obrigada, muito obrigada pelo lindo texto !"
Miércoles
Más...
++++++++++++++