Todas las publicaciones (307)

Ordenar por

Ensayando el sufrimiento - Sister Dang Nghiem

8772616890?profile=RESIZE_710x

Traducido con Amor desde… https://tricycle.org

 

Un obstáculo importante para la meditación es la tendencia de nuestra mente a atascarse en pensamientos negativos. La mente "ensaya" los escenarios que nos molestan, en última instancia, porque quiere resolver el problema y encontrar una salida. Desafortunadamente, puede atascarse en su pista como la aguja del gramófono atascada en un surco, repitiendo la misma pista sin cesar.

Las personas que han sobrevivido a un trauma o sufren de angustia psicológica frecuente a menudo se sienten preocupadas por pensamientos intrusivos repetitivos. La mente ha sido comparada con un motor de búsqueda: inicias un pensamiento y te da otros pensamientos relacionados con él. Pero si seguimos albergando pensamientos de odio, incluso si no actuamos en consecuencia, pueden generar más odio y violencia. Arno Michaelis, un ex supremacista blanco, ha escrito sobre cómo sus pensamientos de ira llevaron a charlas que apoyaban la violencia contra las personas de color. Después de su conversión al budismo, cuando se le preguntó cómo la gente podía infligir dolor a los demás e incluso asesinarlos, respondió: “Practica. Cuando practicas el odio y la violencia, tu vida es tan miserable que nada más que el homicidio seguido del suicidio parece tener sentido. Cosas como el amor, la compasión, el perdón, la bondad y todos los aspectos más hermosos de nuestra experiencia humana no solo te resultan desconocidos, sino que te repugnan ".

Todo lo que hacemos habitualmente puede entenderse como práctica y ensayo. Con esta conciencia, aprendemos a utilizar nuestro motor de búsqueda (mente) de forma consciente y poner selectivamente en nuestra barra de búsqueda solo los elementos positivos. En neurociencia, se sabe que las neuronas que "disparan juntas se conectan entre sí". Cuando ciertas neuronas se activan juntas continuamente, con el tiempo la conexión se vuelve más fuerte entre esas neuronas. El factor desencadenante puede ser un pensamiento, una palabra u oración, o una acción, y luego una vía neuronal particular se activa inmediatamente, a través de impulsos eléctricos y después de la liberación de neurotransmisores una reacción en cadena completa tiene lugar instantáneamente. La reacción más usada se convierte en un camino habitual.

Las vías neuronales que se activan con frecuencia pueden comenzar a funcionar automáticamente, manifestándose como un hábito o un patrón habitual, y esto se convierte en su personalidad con el tiempo. De manera similar, para las personas con traumas solo necesitan escuchar un sonido repentino, ver algo que se desencadena o incluso simplemente pensar en una experiencia desagradable, e inmediatamente se produce una cascada completa de reacciones, pensamientos, habla y comportamientos. Alguien que ha sido abusado puede sentir repulsión por el toque de su amante, o un soldado de combate puede comenzar a gritar exactamente como si estuviera en una zona de guerra. De esta manera, el trauma no ocurre solo una vez; ocurre fisiológicamente cada vez que lo revivimos traumáticamente con nuestros pensamientos. Incluso cuando tienes una pesadilla, todo tu cuerpo la atraviesa: se liberan neurotransmisores.

Cuando hace o dice algo negativamente la primera vez, puede sentirse mal por ello, pero la segunda vez puede sentirse menos inquietante. Puede que se diga a sí mismo "No eres digno", o puedes gritarle a tu cónyuge o golpear la pared; la primera vez que lo haces, es un shock. Pero la segunda vez puede sentirse menos mal. Y entonces el comportamiento puede convertirse en un hábito. Cada vez que te enojas, golpeas la pared. Puede volverse incontrolable. Un hábito se convierte en personalidad, que luego determina el curso de tu vida y tu destino.

Tenemos que ensayar de manera positiva, para que sea más fácil ver el lado positivo de una situación. Esto se relaciona con cómo percibimos nuestra realidad. El signo o apariencia del objeto o situación puede ser exactamente el mismo, pero el estado mental determina cómo percibimos la situación. A través de la práctica, podemos entrenar nuestra mente para que esté en un estado de amplitud: tranquila, positiva y capaz de percibir la situación con más claridad, ecuanimidad y sentido de posibilidad.

Para aquellos de nosotros que tendemos a ser sombríos y desesperados fácilmente, agravados con el sufrimiento del pasado, nuestro estado de ánimo habitual hace que sea aún más difícil manejar y transformar la situación. Entonces realmente necesitamos tener la visión correcta y el pensamiento correcto. Nos entrenamos para ser conscientes de lo que estamos pensando y respirar con ello, relajarlo y cambiarlo a una visión más equilibrada, reconociendo las buenas condiciones que aún están disponibles para nosotros. Podemos recordarnos a nosotros mismos, “Sonríe. Elije pensar en ello de una manera positiva ". Es completamente posible crear hábitos nuevos, conscientes y positivos. Sin duda, esto es posible con la práctica del habla amorosa y la escucha profunda de nosotros mismos. La positividad y la gratitud se convierten lentamente en un nuevo hábito consciente.

 

Práctica: ¿Crees que sí?

A petición mía, Thay [el maestro zen Thich Nhat Hanh] me escribió una vez una caligrafía que decía: "¿Tú lo crees?" Hacer esta pregunta es una buena práctica para verificar nuestras percepciones. Nos ayuda a reexaminar nuestros puntos de vista y percepciones profundamente arraigados, de modo que podamos descubrirnos desde diferentes ángulos y en niveles más profundos.

En mi vida espiritual, me he encontrado teniendo que ceder y liberar capa tras capa de puntos de vista, percepciones y actitudes que alguna vez pensé que eran sólidas e inamovibles. Dejar ir las opiniones fijas me ha permitido aceptarme a mí misma y ser aceptada por los demás; experimentar alegría, estar bien con ello y no aferrarme a mi sufrimiento.

Practicar la auto-indagación con la pregunta: "¿Tú lo crees?" me ha enseñado mucho sobre cómo pienso sobre el sufrimiento. Cosas erróneas como: "¡Es mío! No lo entiendes. Mi dolor es mayor que el tuyo ". Se necesita mucho coraje para liberar y dejar ir nuestra negatividad.

Probemos esta práctica. Por ejemplo, digamos que tienes un pensamiento negativo hacia ti mismo, como "¡Eso es horrible!" o "Fue realmente tonto lo que dije". Respira, sonríe y pregúntate: "¿Eso crees?"

Continúa respirando, sonriendo y escuchando por un rato.

¿Ha cambiado algo?

¿Eso crees?

 

Adaptado de Flowers in the Dark: Reclaiming Your Power to Heal Trauma through Mindfulness por la hermana Dang Nghiem © 2021

8772618869?profile=RESIZE_400x

La hermana Dang Nghiem  nació en 1968 en Vietnam, hija de una madre vietnamita y un soldado estadounidense. Perdió a su madre a los doce años y emigró a los Estados Unidos a los diecisiete años. Al vivir en varios hogares de acogida, obtuvo un título médico de la Universidad de California en San Francisco. Eventualmente dejó su práctica como doctora para vivir en Plum Village de Thich Nhat Hanh, donde fue ordenada monja en 2000. Es autora de un libro de memorias, Healing: A Woman's Journey from Doctor to Nun (2010), y Mindfulness as Medicina: una historia de sanación y espíritu (2015). Su último libro es Flowers in the Dark , una guía para curar el trauma con la práctica de la atención plena.

https://tricycle.org/trikedaily/sister-dang-nghiem-suffering/

Leer más…

8766781293?profile=RESIZE_710x

Traducido con Amor desde… https://www.elephantjournal.com

 

Hay mucho ruido en una tormenta emocional.

Las emociones se intensifican y la situación se vuelve muy cargada. Todo se siente personal. Las tormentas emocionales ocurren en todas partes.

No existe un lugar perfecto donde la gente viva libre de angustia. Algunos se apresuran a decir que atraemos esto a nuestras vidas. Me inclino más a decir que lo acepto como parte de los ciclos y lecciones de la vida. La forma en que resolvemos estos problemas puede afectar profundamente nuestros niveles de angustia, salud y bienestar y los de otras personas.

He escuchado muchos relatos muy cargados de tormentas de este tipo. Yo he tenido la mía propia en mis experiencias personales. Siempre hay una experiencia compartida de dificultades, aunque varían en cierto grado entre los individuos.

Incluyen y no se limitan a:

>> “Odio mi trabajo. Mi jefe es un canalla narcisista que favorece a cierto personal. Me siento despreciado y subvalorado ".

>> “Amo mucho a mi esposa, pero siento que nunca podré complacerla. No quiero que mi matrimonio termine, pero simplemente estamos juntos por el bien de los niños. Ya no hay calidez ni cercanía ".

>> “Siempre me pasan por alto y nunca se me dan las mismas oportunidades que a los demás. También podría darme la vuelta y hacerme el muerto porque estoy seguro de que nadie se dará cuenta de mí ".

>> “Siempre dejo esa interacción sintiéndome mal conmigo mismo. Ella siempre parece querer mostrarme que es mejor que yo o que lo hace mejor que yo. ¿Por qué mantengo esta amistad? “

>> “Mi hija me habla tan irrespetuosamente y siempre encuentra la manera de lastimarme. Tú también beberías si tuvieras una hija como la mía ".

>> “Es demasiado tarde en mi vida para cambiar algo. También podría seguir haciendo lo que siempre he estado haciendo. Estos jóvenes no conocerían una vida difícil incluso si los abofetearan. Mi vida nunca fue fácil y ahora soy demasiado mayor para hacer una maldita cosa al respecto ".

>> “Sí, sé que trabajo los fines de semana y hasta altas horas de la noche, pero ¿qué puedo hacer porque si no lo hago, mi trabajo no se terminará y ¿contrataran a otra persona para que lo haga? "

Podemos pasar años e incluso décadas dando vueltas en un ciclo angustioso de eventos y nunca superar la angustia. A veces deseamos que, si seguimos quejándonos de nuestras situaciones, alguien escuche y luego cambie su comportamiento o la situación y entonces podamos estar “bien” y sentirnos mejor.

¿En serio? ¿Realmente no tenemos opciones?

Cuando pensamos que no tenemos opciones, estamos creando una sensación de impotencia que solo sirve para aumentar nuestros niveles de angustia. Lo que pasa con aceptar las opciones que tenemos es que detienen el ciclo de culpar y ponen la responsabilidad en nuestras manos. Podríamos decir que nos gusta esto, pero nos sentimos más cómodos culpando porque no es necesario ningún esfuerzo o cambio para hacer lo último. El cambio es abrumador para todos.

Todos tenemos cuatro opciones que podemos hacer para resolver nuestros problemas dentro de nuestras tormentas:

1-Resuelve el problema

Podemos cambiar la forma en que abordamos el problema. Esto puede incluir aprender habilidades interpersonales más efectivas para obtener lo que queremos y necesitamos, podemos manejar y regular nuestras emociones y podemos encontrar un enfoque equilibrado de la vida.

Esto podría significar desarrollar una respuesta sabia y pausada a los problemas tal como se presentan en lugar del ciclo de provocar conflictos y "librarse" de la naturaleza altamente cargada del conflicto. Cuando realmente queremos cambiar la forma en que nos enfrentamos a un problema, lo demostramos en nuestro compromiso y nuestras acciones y no solo en nuestras palabras. Las palabras surgen demasiado fácil en algunos de nosotros. Sabemos las cosas correctas que decir para parecer conscientes.

Otra solución consciente para resolver el problema es dejar la situación para siempre. Irse no es cobardía. Se necesita coraje y valentía para irse.

Cuando nos damos cuenta de que quedarnos no cambia nuestra situación, o que otros no cambiarán a pesar de todos nuestros esfuerzos, o, sobre todo, si quedarnos nos convertirá en personas venenosas y resentidas, entonces irnos es para el mayor bien.

Existe la opción de irnos incluso cuando nos sentimos enojados y descontentos. Necesitamos ser dueños de la elección de irnos. A veces podemos amenazar con irnos para ganar poder y control y satisfacer nuestras necesidades. Esta no es una opción para irse.

Elegimos irnos porque no podemos crecer si nos quedamos.

Nos vamos cuando nuestros valores no están alineados.

Nos vamos cuando reconocemos que la situación no cambiará.

2-Siéntete mejor con el problema

Estas son cosas que podemos hacer para sentirnos menos angustiados por nuestros problemas. Algunas personas deciden permanecer en relaciones y / o situaciones laborales y aprenden a sentirse menos angustiadas por sus circunstancias.

Por ejemplo, algunas personas deciden permanecer en sus trabajos y concentrarse en las opciones realmente satisfactorias que les brinda. Descubren que quedarse tiene más ventajas que desventajas. Algunos deciden que pueden seguir viviendo con sus parejas como amigos y sienten una sensación de alivio al saber que la relación ha terminado pero la compañía permanece.

A veces, esto puede incluir concentrar nuestra energía en no cambiar la situación del problema, sino en elegir nuestras respuestas y reacciones ante ella. Si experimentamos soledad en nuestras vidas, podemos aceptar que en este momento estamos solos, pero no es necesario que eso nos impida hacer cosas en nuestras vidas que pueden ser agradables. No necesitamos esperar a que alguien venga y haga cosas con nosotros o por nosotros. Podemos recordarnos a nosotros mismos que estar solos no significa que no seamos dignos de ser amados, sino que hacer nuevos amigos puede ser difícil. Podemos hacer mucho para reducir nuestro sufrimiento si la situación no cambia.

3-Tolera el problema

A veces es posible que no seamos capaces de resolver un problema de inmediato, y ciertamente podemos no sentiremos angustiados por ello. Cuanto más compleja sea la situación, más nos llevará más tiempo sentir que una solución es clara. Simplemente no hay soluciones rápidas. En situaciones como estas, todavía tenemos la opción de reducir nuestro propio sufrimiento.

Es en momentos de angustia intensa que podemos practicar la aceptación radical, la atención plena, las prácticas de autocuidado, la confianza, la conexión con los demás, buscar apoyo y sabiduría para hacer lo que necesitamos para superar nuestro sufrimiento con menos desapego y evitación. Tolerar que la vida pasa y surgen problemas que pueden necesitar tiempo para encontrar una solución no significa que debamos estar mal hasta que se encuentre una solución. Necesitamos ser psicológicamente flexibles y enfocarnos en nuestro bienestar y no dejar que se deteriore durante estos tiempos.

4-Mantente miserable

También podemos optar por no hacer nada y seguir siendo miserables. Es una elección. También podemos optar por quedarnos y empeorar la situación. Esta también es una elección.

Muchos de nosotros a veces podemos pensar que no tenemos opciones, por lo que nos autodestruimos e impactamos a los que nos rodean. A menudo, impactamos a los más cercanos a nosotros. No cambiamos. O nos volvemos pasivos o simplemente hacemos cosas sin sentido que no hacen nada para resolver el problema excepto para empeorarlo.

 

Quejarse, ser divisivo, conmover, chismorrear, preocuparse crónicamente, apuñalar por la espalda son formas en las que empeoramos el problema y, lo que es más importante, empeoramos nuestra salud y bienestar, y el de aquellos a nuestro alrededor, produciendo sufrimiento.

Imagínese si hiciéramos una pausa y dijéramos: “Voy a elegir no ser eficaz y empeorar mi tormenta de mierda.” Podría ser una dosis de realidad que hemos necesitado durante mucho tiempo para darnos cuenta de nuestra responsabilidad en nuestros problemas.

Tener opciones para mí ha sido liberador al enfrentar situaciones desagradables y angustiantes. No ha significado que tomar la decisión sea fácil o que todo se desarrolle sin problemas una vez hecha la elección.

Cuando tenemos un buen sentido de los valores que guían nuestras vidas y según las etapas de nuestro propio viaje de recuperación, la forma en que elijamos entre las cuatro opciones cambiará. Lo que cambia es que nos tomamos tiempo para considerar y reflexionar sobre las decisiones que tomamos. Hacemos una pausa, no reaccionamos a nuestra angustia y no hacemos las cosas impulsivamente.

Decimos: “Yo elijo.” Y nos subimos al asiento del conductor de nuestro propio coche.

No podemos decir que acabamos de hacer esto o que alguien me hizo aquello. Ya no somos víctimas de nuestras circunstancias, incluso si las situaciones son injustas. Incluso si no causamos el problema, sigue siendo nuestra vida y nuestra responsabilidad seguir adelante. También es vivir sabiamente a través de todos los desafíos de la vida.

En el momento en que nos concentremos en cómo es la vida, en lugar de cómo debería ser, menos agonizante será y menos sufriremos. No somos tontos por quedarnos o irnos. Estamos eligiendo cómo vivimos, cómo nos quedamos y cómo nos vamos.

Escojamos los caminos que nos mantienen siempre siendo humanos con autenticidad y sinceridad, pero sobre todo, seres contentos, asumiendo responsabilidades y construyendo una vida digna de ser vivida.

8766784266?profile=RESIZE_400x

Giselle Naidu ha sido psicóloga en ejercicio durante más de 19 años con un interés particular en el crecimiento personal, el desarrollo y el aumento de la conectividad social

 

Elephantjournal.com /2021/03/4-mindful-choices-for-getting-unstuck-from-our-emotional-shtstorms-giselle-naidu/

Leer más…

8755557453?profile=RESIZE_584x

 

Traducido con Amor desde… https://www.elephantjournal.com

 

He sido editora de  Elephant Journal durante más de tres años y todavía estoy sorprendida (y muy agradecida) de que me paguen, en parte, para buscar en Internet enseñanzas e inspiración conscientes y luego compartirlas con otros.

Y las mejores enseñanzas suelen ser las que más resuenan conmigo en un momento determinado.

La semana pasada ha estado llena de incógnitas para mí.

Problemas médicos aterradores, pérdidas inesperadas y demasiadas preguntas sin respuesta me han dejado con mucha curación por hacer.

Mientras me desplazaba por las citas, buscando algo para publicar en nuestras páginas de Facebook con el que los lectores pudieran conectarse, encontré una de Pema Chödrön que se destacó al instante.

Nunca la había leído antes, pero era lo único en días que tenía algún sentido para mí.

“Dejar espacio para el no saber es lo más importante de todo. Cuando hay una gran decepción, no sabemos si ese es el final de la historia. Puede que sea solo el comienzo de una gran aventura. La vida es así. No sabemos nada. Llamamos a algo malo; o lo llamamos bueno. Pero en realidad simplemente no lo sabemos ".

Lo leo de nuevo, y luego de nuevo.

No sabemos nada.

Bueno, ¿no es esa la maldita verdad?

Siento que paso gran parte de mi vida preguntándome por qué. Tratando de resolver las cosas. Tratando de arreglar lo que parece roto. Tratar de vivir una vida que tenga sentido, sea lo que sea lo que signifique.

Pero la verdad es que no sé nada. No puedo explicar por qué mi vida se ve como se ve o toma los giros que tiene. Puedo hacer planes, tomar medidas y trabajar hacia una meta determinada, pero no siempre puedo controlar el resultado.

A veces, la vida es lo que es, lo entendamos o no. Nos guste o no. Queremos que sea así o no.

Si duele o no.

Así que voy a intentar dejar de preguntar por qué. Voy a intentar dejar de querer resolver las cosas. Voy a intentar dejar de pensar en los grandes cambios como comienzos o finales . Voy a intentar dejar de etiquetar las cosas como buenas o malas.

No soy yo renunciando o abandonando lo que quiero o evitando la vida. Soy yo admitiendo que simplemente no lo sé, y tal vez ese sea el primer paso para dejar ir .

O tal vez no. Quiero decir, ¿quién sabe?

 

8755572672?profile=RESIZE_180x180

Nicole Cameron , jefa de redacción de Elephant Journal

https://www.elephantjournal.com/2019/02/a-pema-chodron-teaching-for-when-life-doesnt-make-a-damn-bit-of-sense/

 

Leer más…

8745546652?profile=RESIZE_710xTraducido con Amor desde...https://innerself.com/

La inclinación de los seres humanos a descubrir lo diferentes que son, lo distintos que son, todo tiene que ver con el ego. Ahora hemos logrado "crear" lo diferentes que somos. Y en esa diferencia viene la falta de armonía.

Donde necesitamos poner la energía ahora es en qué tan similares somos, cuánto tenemos todos que es similar que se puede compartir. Cuán parecidos somos todos, en términos de alegría, dolor, sufrimiento y júbilo. Y necesitamos compartir esa información ahora.

Cómo progresar ...

No se puede avanzar celebrando nuestras diferencias. Lo hemos hecho.

Ahora estamos en un estado de masa crítica. Estamos tan aislados, con nuestras diversas individualidades distintas, que podemos causar estragos en otra persona y esperar o pensar que nos beneficiamos de ello. Estoy hablando de terrorismo; Estoy hablando de crímenes de odio. . . cualquier cosa por el estilo. Que de alguna manera si somos capaces de eliminar un reflejo de nosotros mismos, nos volveremos más completos. Es un punto de vista muy retorcido.

Entonces eso es lo que tenemos que reconocer, que todos estamos, en un sentido umbilical, conectados a la misma fuerza. Como volver a conectar cuerdas. Porque hemos perdido esa conexión, ese entendimiento de que la grandeza de cada individuo depende de la grandeza de la otra persona, al reconocer su grandeza, no su incapacidad. Esto simplemente se reduce a reconocer que cada criatura tiene la grandeza inherente a ella. Y el sufrimiento de uno es el sufrimiento de toda la humanidad.

La ilusión de la felicidad relativa

Hay una manera de que todos estén felices y no dependan de lo que yo llamo felicidad relativa. Esa felicidad tiene que ver con tener o no más o menos que otro individuo en términos de bienes materiales, atractivo o todos esos estratos que se han creado. Es una energía muy destructiva, relativa felicidad.

La felicidad absoluta que viene de adentro, es eterna. No es a expensas de todos los demás. Cuando las personas se permiten volver a experimentar eso, reconocen la alegría que hay en todo.

En la ilusión de muchas personas, la prosperidad es lo que les permitirá financiar la felicidad en algún lugar. Eso es lo que significa la prosperidad para ellos. "Ahora puedo ser feliz, porque ahora puedo comprar la casa que me va a traer felicidad". Conozco mucha gente solitaria con casas muy grandes.

Experimentar y convertirse en gozo

En cambio, hablemos de experimentar la alegría. Fuimos puestos en este planeta para experimentar la alegría. Para comprender la belleza, la profundidad, la emoción de la experiencia de vida. Encarnarla a fondo, gozar de ella y, al hacerlo, ser compasivo con otras personas. 

El problema es que estamos buscando en los lugares equivocados lo que creemos que es alegría, y hemos aceptado otros conceptos en los que creemos que la alegría se experimenta. O desconfiamos de la alegría que estamos experimentando por no ser válida y no tener valor social. Entonces, la conclusión aquí es: la alegría es algo que existe, puede suceder dentro de ti y puede ser parte de la luz en cada segundo de tu ser si eliges vivir de esa manera. Y cuando lo experimente, todo lo demás estará resuelto. No tienes que preocuparte.

Debe permitirse confiar en su fuerza vital y no dudarlo. Confía en tu instinto. Es una suma total de toda tu existencia. Es una vasta biblioteca de información. Nos cegamos a nosotros mismos cuando cerramos nuestro acceso a nuestra biblioteca. Está incorporando toda esa existencia, todo ese trabajo, en este único momento en el tiempo. Y respirar a través de él y permitir que ese embudo cree el tipo de fuerza que alterará la existencia ... que cambiará vidas.

 

De libro...Solomon habla sobre reconectar su vida
por el Dr. Eric Pearl y Frederick Ponzlov.

https://innerself.com/

 

Leer más…

No te dejes arrastrar por cualquier viento - Melody Beattie  

 

8730770664?profile=RESIZE_930x

No te dejes arrastrar por cualquier viento.

 

Yo soy una reaccionaria.

 Ese pensamiento me hacía mella profundamente en la conciencia un día que estaba sentada en mi oficina.  Había escuchado a la gente hablar sobre lo que es reaccionar, pero hasta ese momento no había entendido qué tanto había reaccionado yo.   Había reaccionado a los sentimientos, conductas, problemas y pensamientos de otras personas.  Había reaccionado a mis propios sentimientos, mis propios pensamientos, mis propios problemas.  Mi punto fuerte parecía ser el de reaccionar a las crisis, pensaba que casi todo era una crisis. Reaccionaba en exceso.  Dentro de mí se cocinaba un pánico oculto (que rayaba en la histeria) la mayor parte del tiempo. A veces reaccionaba escasamente. Si el problema que enfrentaba era significativo, a menudo usaba el arma de la negación.  Reaccionaba a casi todo lo que entraba en mi conciencia y en mi medio ambiente.  Mi vida entera había sido una reacción a las vidas, deseos, problemas, fracasos, éxitos y personalidades de otras personas.  Hasta mi baja autoestima, en la cual hurgaba como en una bolsa de pestilente basura, había sido una reacción.  Era como una marioneta con las cuerdas colgando, invitando y permitiendo que las jalara cualquier persona o cosa.

La mayoría de los codependientes son reaccionarios. Reaccionamos con ira, culpa, vergüenza, odio a nosotros mismos, preocupación, sentimientos heridos, gestos controladores, acciones solícitas, depresión, desesperación y furia. Reaccionamos con miedo y ansiedad. Algunos de nosotros reaccionamos tanto que nos resulta doloroso estar cerca de la gente, y torturante encontrarnos dentro de un grupo grande de personas. Es normal reaccionar y responder a nuestro medio ambiente.  Reaccionar es parte de la vida.  Es parte de interactuar, es parte de ser humano y de estar vivo. Pero nos permitimos irritamos tanto y distraernos tanto. Pequeñeces, cosas mayores —lo que sea— tienen el poder de descarrilarnos. Y nuestra respuesta después de que reaccionamos a menudo no es la que más nos conviene.

Podemos haber empezado a reaccionar y a responder urgente y compulsivamente con patrones que nos lastiman. El solo hecho de sentir urgencia y compulsión es suficiente para herirnos. Nos mantenemos en un estado de crisis, fluyendo la adrenalina y tensos los músculos, listos para reaccionar ante emergencias que generalmente no son tales.

Alguien hace algo, de modo que nosotros debemos hacer algo a la vez. Alguien se siente de determinada manera de modo que nosotros debemos sentirnos de otra determinada manera. BRINCAMOS DENTRO DEL PRIMER SENTIMIENTO QUE NOS ATRAVIESA Y LUEGO NOS EMPANTANAMOS EN ÉL.  Pensamos en el primer pensamiento que cruza por nuestra cabeza y luego elucubramos sobre él. Decimos lo primero que nos viene a la lengua y a veces nos arrepentimos. Hacemos lo primero que nos viene a la mente, generalmente sin pensarlo. Ese es el problema: reaccionamos sin pensar, sin haber pensado honestamente lo que necesitamos hacer y cómo queremos manejar la situación. Nuestras emociones y conductas controladas   —disparadas—   por cualquier persona o cosa en nuestro entorno. Indirectamente estamos permitiendo que los demás nos digan qué hacer. Eso significa que hemos perdido el control. Estamos siendo controlados.

Cuando reaccionamos abdicamos a nuestro poder personal, dado por Dios, para pensar, sentir y actuar de acuerdo con nuestro mejor interés. Permitimos que otros determinen cuándo nos sentiremos felices; cuándo nos sentiremos en paz; cuándo nos sentiremos irritados; y qué es lo que diremos, haremos, pensaremos y sentiremos.  Abdicamos a nuestro derecho de sentirnos en paz al capricho de nuestro medio ambiente. Somos como un trozo de papel a merced de la tormenta, dejándonos arrastrar por cualquier viento.

He aquí un ejemplo de la manera en que suelo reaccionar (una entre tantas): mi oficina está en mi casa, y tengo dos hijos pequeños.  A veces, cuando estoy trabajando, comienzan a alocarse en las otras habitaciones:  pelean, corren, revuelven toda la casa, comen y beben todo lo que encuentran en la cocina. Mi primera reacción instintiva es gritarles: “¡Párenla!”; la segunda es gritarles más.  Me viene de una manera natural. Reaccionar de esa forma parece más fácil que abandonar mi oficina, ir hasta el cuarto de lavado y luego dirigirme al piso de arriba. También me parece más fácil que pensar cómo manejar la situación. Lo cierto es que bramar y gritar no sirven de nada. En realidad, no representan la salida más fácil. Me irrita la garganta y enseña a mis hijos cómo hacer para que yo me siente en mi oficina y dé alaridos.

8730774875?profile=RESIZE_930x

 

Reaccionar casi nunca funciona.  Reaccionamos   demasiado aprisa, con demasiada intensidad y urgencia. Rara vez podemos hacer lo más adecuado cuando nos encontramos en ese estado mental, Resulta irónico que no se nos requiera para hacer las cosas en este estado mental. Poco hay en nuestras vidas que no podamos hacer mejor si permanecemos apacibles. Pocas situaciones —no importa qué tanto parezcan demandarlo— pueden mejorarse si perdemos los estribos.

Entonces, ¿por qué lo hacemos?

Reaccionamos porque estamos ansiosos y temerosos de lo que está sucediendo, de lo que podría suceder y de lo que ha sucedido.

Muchos reaccionamos como si todo fuera una crisis porque hemos vivido tantas crisis durante tanto tiempo que la reacción a la crisis se ha convertido en un hábito.

Reaccionamos porque pensamos que no deberían estar sucediendo las cosas como suceden. Reaccionamos porque no nos sentimos bien con nosotros mismos.

Reaccionamos porque la mayoría de la gente reacciona. Reaccionamos porque pensamos que tenemos que reaccionar. No tenemos que hacerlo.

 

No debemos tener tanto miedo de la gente. Son gente como nosotros.

No tenemos que abdicar a nuestra paz. No sirve de nada.  Disponemos de los mismos recursos y hechos cuando estamos en paz que de los que disponemos cuando estamos en un estado frenético y caótico. De hecho, disponemos de más recursos porque nuestras mentes y emociones están libres de actuar a su mayor potencial.

No debemos abdicar a nuestro poder para pensar y sentir por cuenta de los demás. Tampoco eso se requiere de nosotros.

No tenemos que tomar las cosas tan a pecho (a nosotros mismos, a los eventos y a las otras personas). Sacamos las cosas fuera de toda proporción — nuestros sentimientos, pensamientos, acciones y errores—. Hacemos lo mismo con los sentimientos, pensamientos y acciones de otras personas. Nos decimos a nosotros mismos que las cosas son temibles, terribles, una tragedia y el fin del mundo. Muchas cosas pueden ser tristes, muy malas o desagradables, pero lo único que es el fin del mundo es el fin del mundo. Los sentimientos son importantes, pero son sólo sentimientos. Los pensamientos son importantes, pero son tan sólo pensamientos y todos pensamos en muchas cosas diferentes, y nuestros pensamientos están sujetos a cambio. Lo que hacemos y decimos es importante, lo que otros dicen y hacen es importante, pero el mundo no pende de ninguna frase o acción en particular.  Y si es particularmente importante decir o hacer algo, no nos preocupemos: sucederá. Aligérate. Date a ti mismo y a los demás, espacio para moverse, para hablar, para ser lo que somos: humanos.  Dale oportunidad a la vida para que las cosas se den solas.  Date a ti mismo oportunidad para disfrutarlo.                     

No debemos tomar la conducta de otras personas como el reflejo de nuestra autoestima  No tenemos que sentirnos avergonzados si alguien a quien amamos se comporta en forma impropia. Cada persona es responsable de su propia conducta. Si otro se comporta de manera inadecuada, deja que él o ella se avergüencen de sí mismos. Si tú no has hecho nada que te haga avergonzarte, no te sientas avergonzado. Sé que esta es una tarea difícil, pero puedes lograrlo.

No tenemos que tomar el rechazo como reflejo de nuestra autoestima. Si alguien importante para ti (o aun alguien que no lo sea) te rechaza a ti o a lo que has elegido, tú sigues siendo real, sigues teniendo el mismo valor que si no hubieras sido rechazado.  Asume cualquier sentimiento que pueda acompañar al rechazo; habla acerca de tus pensamientos no des en prenda tu autoestima sólo porque otro rechazó o desaprobó lo que tú eres o lo que has hecho. Aun si la persona más importante para ti te rechaza, tú sigues siendo real, y sigues estando bien. Si has hecho algo impropio o necesitas solucionar un problema o cambiar una conducta, sigue los pasos adecuados para ocuparte de ti mismo. Pero no te rechaces, y no le des tanto poder al rechazo de los demás. No es necesario.

No tenemos que tomar las cosas de manera tan personal.   Tomarnos a pecho cosas que no valen la pena de tomarse tan a pecho.   Por ejemplo, decirle a un alcohólico: “si me amaras no beberías", tiene tanto sentido como decirle a alguien que tiene pulmonía: ‘‘si me amaras no toserías". Las víctimas de la pulmonía toserán hasta que tengan tratamiento adecuado para su enfermedad. Los alcohólicos beberán hasta que consigan lo mismo. Cuando la gente que tiene un trastorno compulsivo hace cualquier cosa que se sienta obligada a hacer, no quieren decir que no te aman, lo que están diciendo es que no se aman a sí mismas.

Tampoco tenemos que tomarnos de una manera personal las pequeñeces. Si alguien ha tenido un mal día o está enojado, no asumas por ello que tiene algo que ver contigo. Puede tener algo que ver contigo o no. Si así es, lo descubrirás. Generalmente las cosas tienen mucho menos que ver con nosotros de lo que pensarnos.

Una interrupción, el mal humor de otro, una lengua aguda, un mal día pensamientos negativos, problemas o el alcoholismo activo no tienen por qué manejar o arruinar nuestro día, ni siquiera una hora de nuestro día. Si la gente no quiere estar con nosotros o actuar de una manera saludable, esto no es reflejo de nuestra autoestima.  Refleja, en cambio sus propias circunstancias actuales.  Al practicar el desapego podemos disminuir nuestras reacciones destructivas hacia el mundo que nos rodea. Sepárate de las cosas.  Déjalas estar, y deja que la gente sea como es. ¿Quién eres tú para decir que la interrupción, el estado de ánimo, las palabras, el mal día, el pensamiento o el problema no son una parte importante y necesaria de la vida? ¿Quién eres tú para decir si este problema no será en último término benéfico para ti o para alguien más?

No tenemos que reaccionar. Tenemos opciones. Esta es la alegría de la recuperación de la codependencia. Y cada vez que ejercitamos nuestro derecho para elegir cómo queremos actuar, pensar, sentir y comportarnos, nos sentimos mejores y más fuertes.

“Pero”, podrán ustedes protestar, “¿por qué no debo reaccionar?  ¿Por qué no debo replicar? ¿Por qué no debo irritarme?  Él o ella se merecen cargar con el peso de mi torbellino”.  Podría ser, pero no debes hacerlo.   Estamos hablando aquí de tu falta de paz, de serenidad, de tus momentos desperdiciados.  Como solía decir Ralph Edwards, “Esta es tu vida”.  ¿Cómo quieres usarla? 

Somos como cantores de un gran coro. Si el que está junto a nosotros desentona, ¿debemos hacerlo nosotros también? ¿No le ayudaría más a él, y a nosotros, tratar de seguir entonado?  Podemos aprender a cumplir con nuestra parte.

No necesitamos eliminar todas nuestras reacciones hacia la gente y hacia los problemas. Las reacciones pueden ser útiles. Pueden ayudarnos a identificar lo que nos gusta y lo que nos hace sentirnos bien. Nos ayudan a identificar los problemas dentro de nosotros y a nuestro alrededor. Pero la mayoría de nosotros reaccionamos demasiado.  Y gran parte de las cosas a las que reaccionamos son tonterías. No son tan importantes, y no ameritan el tiempo ni la atención que les damos. Algunas de nuestras reacciones son respuestas a las reacciones que los demás tienen frente a nosotros. (Estoy furiosa porque él se puso furioso; él se puso furioso porque yo estaba enojada; yo estaba enojada porque pensé que él estaba enojado conmigo; pero no estaba enojado sino herido porque...)

Nuestras reacciones pueden ser el eslabón de una cadena de reacciones tal que a menudo los involucrados están irritados y nadie sabe por qué. Simplemente están irritados. Luego, todos están fuera de control y a la vez son controlados. A veces la gente se comporta de cierta manera para provocar que nosotros reaccionemos de otra. Si dejamos de reaccionar de esta cierta manera, la privamos de lo divertido que esto le resulta. Quedamos fuera de su control y le quitamos el poder que tiene sobre nosotros.

A veces   nuestras   reacciones   provocan   que los demás   reaccionen   de cierto   modo.   (Pero   no necesitamos seguir haciéndolo, ¿o sí?) A veces el reaccionar estrecha nuestra visión en tal forma que nos quedamos varados reaccionando a los síntomas o a los problemas. Podemos estar tan ocupados reaccionando que no tenemos tiempo ni energía para identificar el problema real, y mucho menos para descubrir cómo solucionarlo. Podemos pasar  años  reaccionando  ante  cada  incidente  provocado  por la bebida  y la crisis resultante,  ¡fallando  completamente  en reconocer  que el verdadero  problema  es el alcoholismo!  Aprende a dejar de reaccionar de maneras que no son necesarias y que no funcionan.   Elimina las reacciones que te lastiman.

8730780292?profile=RESIZE_930x

Siguen algunas sugerencias para ayudarte a desapegarte de la gente y de tus reacciones negativas hacia ella. Estas son sólo sugerencias.  No existe una fórmula específica para lograr el desapego.  Necesitas encontrar tu propia manera, una que te funcione a ti.

 1-Aprende a reconocer cuando estás reaccionando, cuándo estás permitiendo que alguien o algo tire de tus cuerdas. Generalmente cuando empiezas a sentirte ansioso, temeroso, indignado, rechazado, avergonzado, preocupado, confundido o a padecer autoconmiseración, hay algo en tu medio ambiente que te respecto.)  Emplear las palabras ha hecho nudos.  (No afirmo que esté mal experimentar estos sentimientos.  Probablemente cualquiera se sentiría así.  La diferencia estriba en que estamos aprendiendo a decidir por cuánto tiempo deseamos seguir sintiéndonos así, y qué queremos hacer al “ella, o él o eso me hicieron sentir” a menudo indica que estamos reaccionando.  Perder nuestra sensación de paz y serenidad probablemente es el indicador más poderoso de que estamos atrapados en algún tipo de reacción.

 2-Ponte cómodo.  Cuando reconoces que estás en medio de una reacción caótica, di o haz lo menos posible hasta que puedas restaurar tu nivel de serenidad y de paz. Haz cualquier cosa que necesites hacer (que no sea destructivo para ti ni para nadie más) que ayude a relajarte. Inhala profundamente unas cuantas veces. Sal a caminar.  Limpia la cocina.  Siéntate en el baño. Ve a casa de un amigo. Acude a una junta de Al-Anón.  Lee un libro de meditación. Vete a la playa.  Mira un programa de televisión.  Encuentra una manera de separarte emocional, mental (y si es necesario) físicamente de aquello a lo que estás reaccionando. Busca una forma de librarte de la ansiedad. No tomes un trago ni manejes por la calle a 100 kilómetros por hora. Haz algo que no sea arriesgado y que te ayude a restaurar tu equilibrio.

3- Analiza lo que ha sucedido. Si se trata de un incidente menor, serás capaz de sobreponerte tú solo. Si el problema es serio, o si te perturba seriamente, tal vez quieras discutirlo con un buen amigo que te ayude a aclarar tus pensamientos y emociones.  Las dificultades y los sentimientos crecen cuando tratamos de apresarlos en nuestro interior. Habla acerca de tus sentimientos. Asume la responsabilidad de ellos. Siente verdaderamente lo que estés sintiendo. Nadie te hizo sentir así. Alguien pudo haberte ayudado a que te sintieras de determinada manera, pero el sentimiento lo sentiste tú. Manéjalo. Luego, esclarece tú mismo la verdad sobre lo que sucedió. 27! ¿Estabas alguien tratando de molestarte?  (Si hay duda al interpretar algo como un insulto o rechazo, prefiero creer que eso no tuvo nada que ver conmigo.  Me ahorra tiempo y me ayuda a sentirme bien conmigo misma.)  ¿Estabas tratando de controlar a alguien o algún evento?  ¿Qué tan serio es el problema o el asunto?  ¿Estás tomando la responsabilidad de otro? ¿Estás enojado porque alguien no adivinó lo que en realidad querías o lo que en verdad querías decir? ¿Estás tomando la conducta de otro de un modo demasiado personal?

¿Alguien oprimió tus botones de culpa o de inseguridad?  ¿Es en verdad el fin del mundo, o es meramente algo triste y decepcionante?

4- Toma tus decisiones basándote en la realidad y tómalas en un estado de ánimo apacible. ¿Necesitas pedir disculpas? ¿Quieres olvidarte del asunto?

¿Necesitas hablar con alguien de corazón a corazón? ¿Necesitas tomar otra decisión para cuidar de ti mismo? Cuando tomes tu decisión ten en mente cuáles son tus responsabilidades. No tienes la responsabilidad de que los otros “vean la luz” y no necesitas “enderezarlos”.  Tienes la responsabilidad de ayudarte a ti mismo a ver la luz y de enderezarte.  Si no te sientes en paz con alguna decisión, olvídala.  No es tiempo para tomarla todavía.  Espera hasta que tu mente esté consistente y tus emociones estén tranquilas.

 5-Cálmate. No necesitas sentirte tan asustado. No necesitas sentirte tan frenético. Mantén las cosas en perspectiva.  ¡Hazte la vida más fácil!

 

Actividad

 

1) ¿Gastas demasiado tiempo reaccionando ante alguien o ante algo en tu entorno? ¿Quién o qué? ¿Cómo estás reaccionando? ¿Es así como te gustaría comportarte o sentirte si tuvieras la posibilidad de elegir?

 2)  Revisa los pasos previos del desapego y aplícalos a cualquier cosa o persona que te esté molestando más. Si necesitas hablar con alguien escoge un amigo de confianza. Si es necesario busca ayuda profesional.

 3) ¿Qué actividades te ayudan a sentirte cómodo y en paz? (Una ducha de agua bien caliente, una buena película y bailar son mis opciones favoritas.)

                                          ...................................................................................................

 

TOMADO DEL LIBRO YA NO SEAS CODEPENDIENTE ♥

8730785860?profile=RESIZE_180x180

Melody Beattie es una autora estadounidense de libros de autoayuda sobre relaciones codependientes.

Nacida como Melody Vaillancourt en Minneapolis, Beattie se graduó de la escuela secundaria con honores. Comenzó a beber a los 12 años, era una alcohólica en toda regla a los 13 y una adicta a los 18.

Beattie es autora de otros 18 libros, entre ellos Codependent No More , Beyond Codependency , The Language of Letting Go y Make Miracles in Forty Days: Turning What You Have into What You Want , publicado en 2010. Varios de sus libros se han publicado en otros idiomas.

Beattie, junto con Janet G. Woititz y Robin Norwood, fueron divulgadores de la ciencia, ayudando a digerir y explicar el trabajo del psiquiatra Timmen L. Cermak , autor de Diagnóstico y tratamiento de la codependencia .

Leer más…

8705930069?profile=RESIZE_710x

Traducido desde...https://www.eomega.org/

 

¿Lo hacemos solos o nos abrimos camino juntos? Estas son nuestras dos opciones para emprender el difícil viaje por la existencia.

Estas opciones están representadas por las dos tradiciones budistas prominentes: el budismo Hīnayāna, que busca la iluminación personal ( Hīnayāna significa pequeña balsa), y el budismo Mahāyāna, que busca la iluminación mutua con los demás ( Mahāyāna significa gran balsa).

El psicólogo James Hillman nos recuerda que estas distinciones también son evidentes en las filosofías de Sigmund Freud y Carl Jung, “Freud argumentó que el yo es verdaderamente no comunitario, fundamentalmente individual. Jung dijo que todos somos pesos pesados ​​en la balanza, que lo que haces en tu vida psicológica inclina la balanza del mundo de una forma u otra ".

Cuando estamos heridos y confundidos, podemos detenernos y creer que solo podemos confiar en nosotros mismos. Cuando nos empujamos crudamente al sufrimiento, nos abrimos rápidamente a una definición más amplia del yo en la que somos interdependientes con los demás y con la Vida Total.

Así que siempre elegimos entre la pequeña balsa y la gran balsa, entre ir solos o hacer nuestro camino juntos. Cada uno tiene sus dones y cada uno tiene sus cargas.

¿Conectado o competitivo?

Nuestro sentido de comunidad depende de nuestra comprensión fundamental de la vida. Si cree en un mundo que no está conectado ni es interdependiente, pero que es principalmente competitivo, existe un límite para el grado de confianza que puede encontrar en la vida y un límite para el grado de compasión que puede liberar de todo corazón.

Sin embargo, si crees en un mundo que está infinita e irrevocablemente entretejido, en el que un poder espiritual anima y conecta a todos los seres vivos, entonces no hay límite para la confianza que puedes invocar más allá de tu vida solitaria.

A través de esa confianza, no hay límite para el grado de compasión que puede convocar hacia otros seres vivos, y no hay límite para el parentesco que puede descubrir con todos los aspectos de la vida.

Todos los días nos enfrentamos a un punto de elección fundamental que determina si podemos vivir juntos o no. Se nos pide que valoremos la vida y las personas por encima de las cosas o que subordinemos la vida a las propiedades y fortificaciones que nos rodean. Cualquier sistema religioso o social puede unirnos o destrozarnos, según cuál de estos caminos apoye.

Cuando lo hacemos solos y nos protegemos de la dureza de la vida, tendemos a definir las cosas negativamente, por lo que no son, y por eso perdemos la fuerza para definir las cosas por lo que son.

Pero definir las cosas negativamente solo nos da la mitad de la historia. Nosotros, en Occidente, a menudo definimos ahimsa como "no violencia", lo que nos dice lo que no es. Pero para comprender verdaderamente la importancia de ahimsa, tenemos que profundizar en lo que es, una vida de comprensión y compasión comprometidas.

Detener la violencia por sí solo no cultivará la comprensión y la compasión. Por eso, a medida que pasaba el tiempo, Gandhi definió ahimsa como "armonía entre comunidades".

De manera similar, Martin Luther King Jr. creía firmemente que la desegregación no era lo mismo que la integración. Sintió que detener la segregación por sí solo, aunque necesario, solo produciría una sociedad donde los hombres estén físicamente separados y espiritualmente separados, donde los codos estén juntos y los corazones separados.

Nos da unión social y separación espiritual. Nos deja con una igualdad de igualdad estancada en lugar de una igualdad constructiva de unidad.

Creando una familia global

Si queremos crecer, si vamos a pasar de la pequeña balsa a la gran balsa, tenemos que hacer más que detener la violencia y los prejuicios. Tenemos que comprometernos a comprender sus opuestos en nuestros corazones y aceptarnos unos a otros como parte de una familia global.

Cualquier verdadero sentido de comunidad reside en mantener el compromiso de explorar y defender lo que somos, en lugar de criticar solo lo que no somos.

En la tradicional ceremonia del té en Japón, las casas de té se mantienen pequeñas para invocar la humildad al obligarnos a dejar todo lo extraño afuera. El contrato del verdadero aprendizaje es como una pequeña casa de té. Solo nos deja entrar con la mente y el corazón, dejando afuera nuestras armas y suposiciones para que aprendamos profundamente.

Algunos dicen que la gran balsa es imposible, que la Comunidad Amada es una fantasía, que el camino de ahimsa no es realista. Sin embargo, aunque muchos nunca los alcanzamos, todo lo que importa depende de nuestro compromiso de seguir alcanzando.

Fue Sir Thomas More (1478-1535) quien utilizó por primera vez la palabra utopía en su libro de 1516 con el mismo nombre. En él, un explorador visita la isla de Utopía, que significa "tierra de ninguna parte", una tierra que no puede existir y, sin embargo, es una tierra que vale la pena buscar.

En Utopía, de More, todas las cosas son de propiedad común, hay educación universal para hombres y mujeres y se celebran las diferencias religiosas. Si bien esto siempre ha parecido imposible, vale la pena intentar vivir juntos de esta manera. El compromiso de aspirar a nuestro bien común es un pacto de humanidad.

Si la creación de una Comunidad Amada parece abrumadora, lo que importa es la bondad que vivimos al tratar de encontrarla. Lo que importa es el compromiso de aspirar a nuestro bien común.

La Comunidad Amada, tal como la imaginamos, puede que no exista, pero es una tierra que vale la pena buscar. Quizás, el corazón de la Comunidad Amada se realiza por cómo vivimos juntos a lo largo del camino.

En 1955, después de la devastación de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno japonés autorizó a su Agencia de Asuntos Culturales a honrar a individuos o grupos cada año como Conservadores de Propiedades Culturales Intangibles Importantes (Jūyō Mukei Bunkazai Hojisha).

A raíz de un daño impensable, ha surgido una manera de nombrar a los artistas y artesanos que mantienen vivas las tradiciones de la comunidad. Estos preservadores de lo intangible se conocen popularmente como Tesoros Nacionales Vivientes (ningen kokuhō).

Ser designado Tesoro Nacional Viviente es un reconocimiento a la excelencia en un campo artístico o social. En esencia, el premio establece al receptor como un embajador cultural, responsable de la difusión, perpetuación y desarrollo futuro de su forma artística de comunidad.

En nuestros tiempos tensos y polarizados, necesitamos especialmente los Tesoros Humanos Vivientes para preservar los importantes intangibles que nos mantienen conectados y benevolentes, que nos despiertan al hecho inevitable de que el mundo es la mayor balsa de todas.

 

Extraído de More Together Than Alone: ​​Discovering the Power and Spirit of Community in Our Lives and in the World, de Mark Nepo.

 https://www.eomega.org/article/are-you-living-on-a-little-raft-or-a-big-raft

 

Leer más…

 

8693697860?profile=RESIZE_710x

Traducido con Amor desde… https://livingnow.com.au

 

“Nuestro verdadero camino en la vida es interior: se trata de crecimiento, de profundización y de una entrega cada vez mayor a la acción creadora del amor y la gracia en nuestros corazones”. -  Thomas Merton

 

En un mundo de actividad cada vez mayor en el que se espera que trabajemos duro, compitamos, nos esforzamos y logremos, deliberadamente me refugio en una existencia alternativa: una vida de simplicidad comprometida. Deliberadamente le doy la espalda a los valores de nuestra feroz cultura de mercado para encontrar consuelo y consuelo en una vida sin complicaciones, relajada pero comprometida. Hace mucho tiempo llegué al punto en el que pensé: 'Ya es suficiente', y nunca me he arrepentido. Sin embargo, demasiados continúan en la cinta de correr económica, buscando recompensas materiales y nunca logran cuestionar su motivación y valores que los llevan a tantas actividades innecesarias.

“La vida es un regalo precioso que todos debemos considerar sagrado, y la obligación subyacente que enfrentamos al aceptar esta ofrenda es vivirla bien. No podemos permitirnos perder el tiempo persiguiendo metas y objetivos equivocados que disminuirán nuestra existencia. Debemos priorizar nuestras vidas y llevarlas adelante en un viaje de descubrimiento para descubrir quiénes somos y el lugar que nos corresponde dentro de este mundo infinitamente inspirador. Cualquier cosa que no sea esto es desperdiciar la vida, devaluarla y perder la oportunidad de buscar una auténtica realización y plenitud personal.”

Thomas Merton: un viaje espiritual

Si alguien sabía sobre cómo llevar una vida auténtica en busca de la sencillez y la verdad, lo sabía el monje trapense Thomas Merton. En más de 50 libros, derramó su corazón y su mente para compartir con sus lectores sus pensamientos y reflexiones sobre la vida. Su trágica muerte en 1968, a la edad de 53 años, nunca disminuyó su influencia y todavía es muy leído y respetado como un individuo de una visión espiritual sobresaliente. Sus pensamientos centrales sobre la simplicidad, entretejidos en muchos de sus escritos, me han afectado profundamente y me han hecho pensar mucho más profundamente sobre cómo debería vivir mi vida.

“Hay una forma perversa de violencia contemporánea [y eso es] el activismo y el exceso de trabajo… La prisa y la presión de la vida moderna son una forma de violencia. Dejarse llevar por multitud de preocupaciones conflictivas, entregarse a demasiadas exigencias, comprometerse con demasiados proyectos, querer ayudar a todos en todo, es sucumbir a la violencia. El frenesí de nuestro activismo neutraliza nuestro trabajo por la paz. Destruye nuestra capacidad interior de paz ". Thomas Merton

Merton dejó una Nueva York frenéticamente ocupada y con ética de trabajo para encontrar la paz, la quietud y el despertar en la vida monástica. Su rechazo a la América consumista y su nueva fe cristiana lo llevaron lentamente a este compromiso. Pero poco después de establecerse en la abadía de Getsemaní, se dio cuenta de que incluso aquí había un 'ajetreo' innecesario. 

La búsqueda de Merton era encontrar el despertar, la comprensión de la naturaleza de la realidad, y para que él lo lograra, necesitaba rodearse de sencillez y silencio y permitir que la voz de Dios le hablara. Sin embargo, esta entrega de la voluntad a una fuente mayor no es exclusivamente cristiana, y Merton lo reconoció. En todas las tradiciones religiosas se hace hincapié en la necesidad de encontrar la verdad a través de una comprensión interior. Cada uno puede tomar un camino diferente en su búsqueda, pero todos buscan el mismo aspecto fundamental. El reconocimiento y el respeto de Merton por esto lo llevaron a participar en muchos diálogos interreligiosos con los principales pensadores espirituales de su época. También se aventuró más allá de este dominio hacia pensadores que no estaban sujetos a ninguna forma de religiosidad pero que, sin embargo, intentaban

Esperar a estar listo

El año pasado fue un momento particularmente difícil y desafiante para mí. Mi mamá murió, recibí mis papeles de divorcio, perdí mi trabajo, fui atacado por una pandilla callejera, enfrenté una crisis de vivienda y luego me enfermé. En esta violenta tormenta de circunstancias, una vorágine de adversidad, tomé la firme determinación de permanecer fuerte y confiar en que el universo me guiaría a través de todo. Había hecho arreglos para pasar un tiempo en Tailandia en una peregrinación para visitar algunos de los sitios budistas más destacados de ese país, pero debido a lo que me había sucedido, decidí retirarme y cancelar. Cuando un amigo me preguntó qué haría si me quedara en Londres, recuerdo claramente haber dicho, instantáneamente y sin ningún pensamiento aparente, "Esperar".

Luego me preguntó qué estaba esperando y todo lo que pude decir fue: "Si supiera lo que estoy esperando, no lo estaría esperando". Unos días después, visité la Iglesia de San Pablo en Civet Garden y, mientras caminaba por este espacio sagrado, noté una placa en la pared que decía: “¿Qué más es sabiduría? Resistir del miedo en libertad. Respirar y esperar ". (Eurípides)

Estas pocas palabras, escritas hace más de 2000 años, confirmaron mágicamente mi decisión de esperar, de esperar paciente y atentamente, de esperar en silencio, escuchando y observando hasta que recibí, desde lo más profundo de mi ser, un llamado a seguir adelante. Con demasiada frecuencia en el pasado, me he lanzado a realizar actividades fuera de lugar y desperdiciar energía en áreas de la vida que ahora parecen tan poco importantes. Con demasiada frecuencia he prestado total atención y paciencia a cosas que ahora parecen tan injustificadas. Esta vez, después de un año de pruebas, decidí sentirme cómodo con el conocimiento seguro de no saber.

Involucrar constantemente nuestras vidas en un activismo perpetuo podría considerarse una forma sutil de esclavitud que restringe nuestro crecimiento y comprensión espirituales. Quizás deberíamos abandonar todas las nociones de 'pereza' y 'ociosidad', que a menudo se usan para desacreditar una no actividad meditativa y contemplativa, y en su lugar abrazar el potencial implícito de autorrenovación y liberación dentro de la simple presencia del solo ser. Las palabras de John Milton todavía resuenan en mí después de muchos años de sentir su peso: “También sirven los que solo están de pie y esperan”.

Despertar espiritual: nuestro viaje hacia la plenitud

Todos tenemos una necesidad profunda e instintiva de encontrar paz, armonía, percepción y significado en un mundo que nos distrae constantemente con un fuerte impulso de actividad y materialismo. En tiempos pasados ​​había una forma de ser mucho más espiritual con conexiones familiares fuertemente compartidas; Trabajo sencillo, nutritivo, orgánico para satisfacer nuestras necesidades y un enfoque de vida pausado que abrazó, sin vergüenza, la tranquilidad, el descanso y la reflexión.

Evelyn Underhill dijo una vez: "Sólo el místico puede ser llamado un hombre completo, ya que en otros la mitad de los poderes del yo siempre duermen". Creo que en tiempos pasados ​​había muchos místicos, místicos cotidianos que vivían sus vidas comprometidos con la sencillez espiritual. Desafortunadamente ahora, a pesar de nuestros avances tecnológicos, muchos de nosotros nos estamos quedando dormidos, estamos permitiendo que el regalo de una vida pase desapercibido.

La búsqueda para descubrir quiénes somos y nuestro lugar dentro del esquema general de las cosas nunca se puede encontrar en el ruido que distrae del mercado. Solo se puede encontrar en las profundidades de la reflexión y la contemplación envuelta en la quietud. Vivir nuestras vidas como otra persona, convertirnos en una especie de extraño que simplemente habita nuestro cuerpo, sería una situación trágica que devaluaría y socavaría nuestro potencial innato y nuestra autenticidad. Siempre debemos asegurarnos de que haya tiempo y espacio dentro de nuestras vidas para simplemente SER y evitar la trampa del constante ajetreo que nos llevará a solo la mitad de la vida.

Thomas Merton: una vida plena vivida

“Nos gustaría estar tranquilos, pero nuestra inquietud no lo permite. Por eso creemos que para nosotros no puede haber paz excepto en una vida llena de movimiento y actividad, de habla, noticias, comunicación, recreación, distracción. Buscamos el significado de nuestra vida en actividad por sí misma”.   Thomas Merton

El viaje de Merton consistió en prestar atención a las recompensas que la sencillez y la contemplación podían traer. Constantemente perfeccionó su práctica espiritual de una manera reduccionista y se le permitió, después de repetidas solicitudes, en los últimos años de su vida, eventualmente llevar una vida solitaria en una ermita para promover este fin. La aceptación de Merton de un potencial innato e ilimitado dentro del alma de todos nunca se desvaneció. Persistentemente abrió y compartió con sus lectores este tema central de la renovación prospectiva, una renovación que necesitaba un compromiso total si quería llevarnos a una búsqueda de la verdad y la liberación.

La excelente biografía de Monica Furlong sobre Merton concluye con sus palabras que había visto, “… a través de la sombra y el disfraz”. Pero esta claridad de percepción no había sido fácil. Merton había dedicado toda su vida a seguir un camino espiritual: una vida de 'caminar por el camino' y no solo 'hablar lo que se habla'. Había encerrado su vida en una quietud solitaria para encontrar una profundidad de despertar que pocos de nosotros podemos alcanzar. Pero todavía, sin embargo, tenemos estas semillas llenas de liberación y es nuestro deber nutrirlas tanto como podamos; de lo contrario, podríamos terminar viviendo una vida reducida y eso sería un desperdicio terrible.

“Hay en nosotros un instinto de novedad, de renovación, de liberación del poder creativo. Buscamos despertar en nosotros mismos una fuerza que realmente cambie nuestras vidas desde adentro. Y, sin embargo, el mismo instinto nos dice que este cambio es una recuperación de lo que es más profundo, más original, más personal en nosotros. Nacer de nuevo no es convertirnos en otra persona, sino convertirnos en nosotros mismos ".  Thomas Merton

Que TODOS encontremos este potencial de renovación.

 

Michael Lewin

8693704469?profile=RESIZE_180x180

Michael se retiró temprano del trabajo y nunca se arrepintió de su decisión. El tiempo es ahora tiempo de calidad dedicado a la escritura, el arte y los viajes. Su consejo para los lectores de LivingNow es bastante simple: Carpe diem. Aprovecha el día. Para obtener más acceso a sus escritos

https://livingnow.com.au/overwork-a-subtle-form-of-slavery-that-restricts-our-spiritual-growth/

 

 
Leer más…

Resiliencia durante el envejecimiento - Ruth Wilson

8684320892?profile=RESIZE_584x

Traducido con Amor desde...https://www.spiritualityhealth.com

La resiliencia es aún más importante cuando se envejece. Afortunadamente, es una habilidad que se puede fortalecer.

Puedo estar tarareando en mi vida feliz hasta que se presente algún tipo de trauma o tragedia. Sin resiliencia, mi felicidad se hace añicos. El pensamiento positivo no repara un corazón roto. Cuando los tiempos se ponen difíciles, necesitamos una fuerte dosis de resiliencia para seguir adelante.

Ahora que tengo 70 años, me doy cuenta de que estoy prestando más atención a la resiliencia y su importancia en mi vida. Cuando era más joven, solía dar por sentada la resiliencia. Caerse generalmente significaba volver a levantarme y continuar mi camino. Si intentaba algo y no funcionaba, intentaba otra cosa. La resiliencia a una edad más temprana parecía funcionar como amortiguadores en un automóvil. Los amortiguadores estaban ahí e hicieron su trabajo.

Una razón para los amortiguadores en los automóviles es mantener los neumáticos en el suelo. A medida que envejecemos, enfrentamos todo tipo de obstáculos en el camino. Por lo tanto, es prudente estar atentos a lo que pueda mantenernos conectados a tierra y seguros.

Sé que mis amortiguadores físicos no son los que solían ser. Por tanto, hago lo que puedo para evitar caerme. También me preocupan los baches emocionales en el camino, que a menudo están fuera de mi control. Afortunadamente, la resiliencia no es estática; no es un rasgo fijo. La resiliencia es una habilidad que se puede refinar y fortalecer.

Con el envejecimiento vienen cambios en nuestra salud física. Tales cambios tienden a imponer limitaciones a lo que podemos hacer. Para muchos de nosotros, esto significa dejar de lado algunas de las actividades que alguna vez disfrutábamos. Sé que no puedo caminar tan lejos o tan enérgicamente como lo hacía cuando era más joven. Reducir las caminatas y algunas de mis otras actividades favoritas me ha permitido pasar más tiempo a solas. La muerte de amigos y familiares en los últimos años también ha aumentado mis sentimientos de soledad.

Intento mantenerme físicamente resistente a través del yoga y otras formas de ejercicio. También quiero ser emocionalmente resistente, para tener lo que se necesita para hacer frente a los cambios que vienen con el envejecimiento. Como yo lo veo, la resiliencia emocional es una actitud que puede ayudarme a superar los momentos difíciles con ecuanimidad. Me ayuda a mantener las cuatro ruedas en el suelo. Pero creo que la resiliencia emocional tiene más que ofrecer que solo ayudarme a sobrevivir a mis años de envejecimiento. De hecho, aun en la vejez...no quiero simplemente sobrevivir; Quiero florecer. Con resiliencia emocional, creo que puedo tener una vida estimulante y agradable incluso a medida que envejezco.

La resiliencia tiene dos componentes: uno mental y otro conductual. Para desarrollar la resiliencia, debemos centrarnos en ambos. Encontré varias prácticas útiles para fortalecer la resiliencia emocional durante mis años de vejez.

Para el componente mental, me concentro en abrazar el cambioSé que la rigidez es uno de los mayores obstáculos para la resiliencia y que el yo resiliente toma decisiones. Elijo adaptarme. Creo que, con la actitud adecuada, puedo adaptarme a casi cualquier cosa. Sé que debo adaptarme para prosperar en un mundo cambiante. El mundo cambia a medida que envejezco; Yo también. Creo que aceptar el cambio y adaptarme a él son claves para una vida bien vivida durante mi vejez.

Para el componente de comportamiento de la resiliencia, utilizo amortiguadores emocionales que funcionan para mí. Mis amortiguadores son bastante simples: leer, escribir poesía, salir a caminar, regar mis plantas, hablar con un amigo. Activar estos amortiguadores me ayuda a mantenerme segura y conectada a tierra.

Huesos quebradizos, uñas quebradizas, dientes quebradizos, cabello quebradizo: estos son signos de envejecimiento. Las cosas que son frágiles tienden a romperse fácilmente. Mi esperanza, a medida que envejezco, es poder proteger mi espíritu para que no se vuelva quebradizo. No quiero que mi espíritu se rompa. Considero la resiliencia emocional como una forma de mantenerme flexible y fuerte.

Una vez utilicé el mantra "ama la vida que tienes" como guía para vivir la vida más plenamente. He cambiado eso un poco a lo largo de los años para reflejar lo que ahora me doy cuenta de que es una intención más sana y realista. Ahora uso el mantra "abraza la vida que tienes". Encuentro que este mantra, junto con algunos amortiguadores simples, me ayudan a ser más resiliente emocionalmente a medida que envejezco.

 8684282262?profile=RESIZE_180x180

Ruth Wilson, es una educadora jubilada que ahora dedica su tiempo a la escritura y a la consultoría, especialmente en temas relacionados con los niños y la naturaleza. Wilson ha escrito varios libros y numerosos artículos sobre estos y otros temas relacionados con la forma en que los humanos interactúan con el resto del mundo natural.

https://www.spiritualityhealth.com/articles/2021/03/12/resilience-while-aging

 

Leer más…

PACIENCIA: EL CAMINO ESPIRITUAL HACIA EL CRECIMIENTO PERSONAL

 HOY HABLAMOS DE PACIENCIA...8673926085?profile=RESIZE_710x

Nikos Kazantzakis, autor de Zorba el griego y La última tentación de Cristo, una vez escribió sobre una crisálida que encontró en un olivo. La mariposa bebé, dentro de su capullo, estaba comenzando a abrirse paso para recibir una nueva vida cuando Kazantzakis, ansioso por acortar el proceso natural, respiró intensamente sobre ella. La mariposa finalmente emergió, pero debido a que fue inducida prematuramente, sus alas no estaban lo suficientemente formadas. Incapaz de tomar vuelo, la mariposa murió pronto. Esta intervención, en el lento desarrollo de la vida de la naturaleza, le dio a Kazantzakis una lección conmovedora sobre la que reflexionar. Si hubiera dejado que la naturaleza siguiera su propio curso, si hubiera sido más consciente y paciente, la pequeña mariposa habría sentido la expresión de la vida a través de sus alas, pero debido a que él intervino con impaciencia en un proceso que no entendía completamente, había involuntariamente negado a esta mariposa una vida.

La impaciencia parece entrar en todas nuestras vidas. A veces surge en un pequeño acto de intervención inconsciente, como el de Kazantzakis; otras veces cambia de forma a una rabia ciega y explosiva, donde la gente se lastima física y emocionalmente. Pero de cualquier forma que encuentre expresión, de cualquier forma en que se manifieste, todo es impaciencia, se trata de dejar que nuestra frustración se apodere de nosotros.

¿POR QUÉ PRISA?

La impaciencia parece ser un creciente malestar moderno con el que todos tenemos que lidiar en nuestras vidas, ya sea como perpetradores o receptores. A menudo he sentido en mí mismo, y he visto en los demás, el brote de irritación, molestia y frustración que puede cambiar la personalidad de las personas en un instante, un sentimiento de exasperación que nos aleja de estar presentes en el momento, tranquilos y atentos al desenvolvimiento de la vida como es y no como queremos que sea.

Responder a las situaciones de una manera considerada y reflexiva saca lo mejor de nosotros, y reaccionar a las situaciones con un enfoque apresurado de "acabemos con esto" invariablemente saca lo peor de nosotros. La impaciencia rara vez nos da los resultados que queremos. Simplemente se abre paso con una actitud de "yo sé más" que nos enreda en irritación y decepción.

Mi impaciencia es algo con lo que trabajo constantemente para cultivar un estado mental más relajado, un estado más relajado del ser, donde estoy atendiendo completamente, aceptando completamente el presente, comprometido completamente con el ahora. Pero no es fácil. Ya sea que esté esperando a que hierva la tetera en la hornalla de gas o que me demore en la congestión del tráfico, si estoy preocupado con la idea de que estoy demasiado ocupado para perder el tiempo, o que debería estar en otra parte, entonces mi impaciencia está ganando.

Incluso cuando estoy escribiendo, a veces puedo sentir la compañía de la impaciencia carcomiendo en el fondo, presionándome para formar oraciones y párrafos apropiados rápidamente, para hacer avanzar la escritura, para llegar a un cierre. Pero esta forma bastante contundente de operar solo ahoga el flujo creativo, que tiene su propio ritmo para entregar efectivamente lo que se necesita. Mi única obligación es escuchar atentamente este ritmo, situarme en su presencia y trabajar con paciencia junto a él. Tengo que recordarme constantemente a mí mismo que la escritura está a cargo, no yo. Todo lo que realmente tengo que hacer es asistir, con la mente concentrada pero relajada, y esperar.

La impaciencia puede ser un signo de algo mucho más profundo, no solo una mente distraída que nos mantiene alejados del presente, sino también una mente ansiosa y, a veces, neurótica. La impaciencia no puede mejorar nada; solo nos hace sentir peor. Intenta llevarnos rápidamente al momento siguiente sin tener en cuenta la experiencia del presente.

Renunciar a nuestro sentido de urgencia y frustración - "Lo quiero ahora" - es el camino hacia la conciencia relajada que puede ofrecernos tanto en términos de apreciar lo que la vida, en toda su infinita riqueza, puede ofrecer. Por el contrario, soluciones rápidas, sin un período de incubación intermedio para la reflexión, están ganando cada vez más un punto de apoyo en nuestra cultura y cerrando nuestro potencial para posibilidades más profundas y completas.

El origen griego de la palabra paciencia es pathos, sufrimiento.

 

Los tiempos de la Vida 

Recuerdo vívidamente, a la edad de nueve o diez años, mi clase llevaba bulbos de jacinto a la escuela siguiendo las instrucciones de nuestro maestro. Los bulbos se colocaron en la parte superior de frascos de vidrio de cuello estrecho, llenos de agua, y luego se colocaron en un estante. Se le dijo a la clase que esperara hasta que comenzaran a aparecer los brotes. Los días iban y venían, pero no había señales de brotes. El aburrimiento se instaló rápidamente mientras esperábamos y esperábamos. Finalmente, cuando todos comenzamos a perder realmente el interés en este proceso de "mirar y no ver", de repente comenzamos a ver.

Lentamente al principio, pero muy visibles, había pequeños zarcillos blancos que crecían desde la base de los bulbos y se extendían para llegar al agua. Con el tiempo, los zarcillos crecieron tanto que se enroscaron alrededor de la base de los frascos en bucles. También llegó el crecimiento superior, dando a luz a flores llenas y perfumadas que me embriagan incluso hoy, mientras sigo cultivando bulbos de jacinto.

A través de mi experiencia en la escuela, aprendí una valiosa lección sobre la paciencia y dejar que la naturaleza se desarrolle a su debido tiempo. Mucho después me di cuenta de que las flores de los jacintos estaban en los bulbos todo el tiempo, esperando encontrar expresión.

 

8673925664?profile=RESIZE_584x

 

Llega la primavera y la hierba crece sola.
—El Zenrin

En nuestro mundo tecnológico y posmodernista, donde incluso nos inquieta el tiempo de respuesta de las computadoras más rápidas, corremos el riesgo de perdernos una valiosa lección sobre la espera. En el mundo natural no hay prisa. El sol nunca le dice a la luna que se apresure para completar su ciclo, porque está ocupado y necesita tiempo extra para hacer tantas cosas. Simplemente sigue su camino natural de lento despertar a la nueva mañana de acuerdo con las leyes establecidas de la naturaleza.

¿Somos diferentes? Es en la naturaleza que debemos buscar orientación, no en la tecnología. ¿No somos todos seres sintientes, carne de la naturaleza, en lugar de placas de circuito impreso?

Paciencia para con las personas

La gente puede irritarnos y agravarnos, pero ¿cómo respondemos a esos sentimientos autogenerados? Al permitir que se desarrolle una sensación de amargura y enojo, somos nosotros los que realmente sufrimos. Si pudiéramos aceptar con una actitud de ecuanimidad, donde estemos preparados para ofrecer un espacio tolerante para los demás (como parece que tenemos disponible para nosotros), podríamos evitar caer en una trampa de sentimientos corrosivos que nos causan un daño incalculable, psicológicamente hablando.

Quizás no tengamos una perspectiva tan amplia, clara e informada sobre las cosas como creemos que las tenemos.
Quizás somos propensos a malinterpretar situaciones e individuos.
Quizás, a veces, somos demasiado insensibles a los sentimientos de otras personas, demasiado críticos.
Quizás necesitemos relajarnos más en torno a ciertos temas.

Abrir y expandir un paisaje interior en el que podamos acomodar las faltas de los demás y nuestras propias faltas es importante para nuestro crecimiento espiritual. Pero debemos reconocer dónde hay problemas serios que superar. La paciencia, per se, no puede curarlos. Simplemente proporciona el espacio necesario en el que la compasión y el perdón pueden aflorar, con suerte, para que la curación pueda tener lugar.

 

Escuchando

En el camino hacia el desarrollo de la paciencia para los demás, así como para nosotros mismos, automáticamente comenzamos a despertar una escucha dentro de nosotros que puede descubrir y revelar verdades más profundas. Una escucha que presta atención no solo a lo que se dice sino también a lo que no se dice. Una escucha que absorbe tanto la comunicación verbal como la no verbal, en una comprensión más profunda. Entonces la gente comienza a sentirse cómoda y relajada con nosotros, puede que sea por primera vez, porque se ha preparado un terreno para que sean ellos mismos. Con demasiada frecuencia mantenemos a otras personas alejadas de nosotros mismos, en la periferia de nuestras vidas y, en consecuencia, nos negamos la oportunidad de conocerlas mejor. Y sin comprometernos completamente con los demás, sin escucharlos completamente, ¿cómo podemos afirmar que estamos completamente vivos?

Escuchar es la herramienta de curación más antigua y quizás la más poderosa.
A menudo es a través de la calidad de nuestra escucha y no de la sabiduría de nuestras palabras que podemos afectar los cambios más profundos en las personas que nos rodean.
Cuando escuchamos, ofrecemos un santuario para las partes sin hogar dentro de la otra persona.
Aquello que ha sido negado, no amado, devaluado por ellos mismos y por los demás.
Eso que está escondido.

Cuando escuchas generosamente a las personas, pueden escuchar la verdad en sí mismas a
menudo por primera vez.
—Rachel Naomi Remen

No hay Acción

El ritmo de la vida moderna puede empujarnos por todas partes, insistiendo en que se preparen agendas, se tomen decisiones, se tomen acciones y nos perdamos entre todo eso. Podemos confundirnos y frustrarnos con nuestras respuestas.

En estos momentos, nunca tenga miedo de retroceder y esperar un rato, permitiendo que se forme una aceptación en torno al proceso de dejar ir. Las decisiones buenas y bien entendidas nunca pueden fluir realmente de sentimientos presurizados, autoimpuestos o de otro tipo. Solo puede florecer cuando estamos relajados y reflexivos, recurriendo a nuestra sabiduría interior para llegar a los mejores juicios.

Las respuestas pavlovianas, instintivas (que todos tendemos a dar a veces) corren el riesgo de trabajar en nuestra contra, de eludir nuestro procesamiento más profundo de pensamientos y arrojarnos a la ansiedad y al arrepentimiento. Esperar no significa no hacer nada. Significa reflexionar, relajarse y ver lo que se desarrolla. ¡Quizás las cosas puedan salir bien sin nuestra interferencia, sin nuestra intervención, si tomamos la decisión de no tomar una decisión!

 

¿Tiene paciencia para esperar hasta que
el barro se asiente y el agua esté clara?

¿Puede permanecer inmóvil hasta que
surja la acción correcta por sí sola?
—Lao Tzu

Quizás deberíamos ser pacientes y dejar las cosas en paz. Aprenda de las lecciones de la naturaleza, de la que todos somos parte integral, y deje que todo se desarrolle como debería. La naturaleza tiene su propio tiempo, pero no es tiempo del tic-tac de los relojes y del parpadeo las lecturas digitales. No es el tiempo de agendas ocupadas y establecidas. Es el tiempo perfecto, donde todo tiene su propio aliento de vida interno, que no tenemos derecho a influir o cambiar por no tener la paciencia para estar presentes y esperar.

  • La paciencia está profundamente arraigada en la naturaleza y debemos honrar esto. Si Kazantzakis hubiera mostrado más paciencia y no hubiera interferido con el ciclo natural de la vida, podría haber habido 10,000 mariposas más floreciendo en este mundo nuestro. Entonces, la próxima vez que se sienta llamado a responder en una situación dada, piense profundamente en los posibles resultados y actúe con atención, actúe con paciencia, por nuestro bien.

Michael Lewin

8673922289?profile=RESIZE_180x180

Sobre Michael Lewin

Michael ha sido miembro del comité del Lifestyle Movement, que se dedica a una vida sencilla y ecológica y fue miembro de la Fundación Gandhi. Hace unos años pasó dos años viviendo en un convento franciscano, dedicando su tiempo a la meditación, la caminata, el yoga y profundizando su práctica de escritura. Ha pasado los últimos 25 años enseñando y apoyando a una variedad de grupos diferentes, por ejemplo, jóvenes delincuentes, jóvenes desempleados, niños en riesgo, niños con necesidades especiales, adultos con dificultades de aprendizaje y adultos con necesidades de salud mental. Tiene una licenciatura en psicología y una calificación de profesor.También tiene una Maestría en Bellas Artes.Escribe, de forma regular, para una variedad de revistas budistas, de desarrollo personal, espirituales tanto en el

Leer más…

Mantenerse firme en tiempos difíciles - Alison Porter

8663676272?profile=RESIZE_400x

8663037679?profile=RESIZE_930x

 Traducido con Amor desde… https://www.healyourlife.com

 

¿Por qué algunas personas parecen tomarse los desafíos de la vida con calma cuando otras caen de rodillas? El secreto es la resiliencia y es una habilidad que se puede aprender.

La vida puede sorprendernos con tantas dificultades, a menudo todas al mismo tiempo, y puede parecer que nunca saldrás de la tormenta. Pero al aprender a trabajar con tu dolor y evitar que tu mente se vuelva loca con escenarios de desastre, puedes aprender a surfear las olas en lugar de sentirte ahogado por ellas.

Todo se reduce a confiar en ti mismo y en tu capacidad no solo para sobrevivir, sino para prosperar. Estos son algunos de los componentes básicos que te ayudarán a calmar tus miedos y desarrollar fe en tu capacidad para superar cualquier desafío que la vida te depare.

1-Refúgiate en el aquí y ahora

Cuando una relación se rompe, perdemos a un ser querido, nuestras finanzas fallan o nuestra salud se deteriora repentinamente, nuestro primer instinto es preocuparnos. Nuestras mentes comienzan a dar un salto hacia el futuro y a concentrarse en el peor de los casos. Nos hace sentir como si estuviéramos haciendo algo, como si tuviéramos algún control sobre la situación, pero solo lo empeora.

Lo que te hace resistente es mantener la calma y reconectarte con tu seguridad en el momento presente. Ahora mismo estás bien. Hay un techo sobre tu cabeza, comida en el refrigerador y amigos a los que puedes llamar. Descansando en la seguridad del momento presente, puedes calmarte. Puedes poner fin a aterrorizarte con tus miedos más profundos. Permanecer en el aquí y ahora significa que tendrás energía emocional disponible para lidiar con los problemas a medida que surjan, en lugar de entrar en pánico y agotarte preocupándote por resultados que tal vez nunca sucedan.

2-Siente tus sentimientos

Esto puede parecer contrario a la idea de mantenerse a salvo en el momento presente, pero expresar emociones y permitir que tus miedos corran desenfrenados no es lo mismo. Cuando calmas tus miedos concentrándote en su seguridad actual, estás creando el espacio mental que te permite sintonizarte con tus verdaderas emociones. Y cuando lo hagas, puedes dejar que se expresen plenamente.

Al principio puede parecer aterrador tocar ese nivel de dolor, porque el dolor es algo que siempre intentamos evitar. Pero cuando te permites estar presente en tu sufrimiento, llorar si es necesario, golpear una almohada, lo que sea que te ayude a aliviar el dolor, entonces al otro lado de eso se encuentra una calma que quizás nunca hayas experimentado antes.

Cuando reprimimos nuestros sentimientos, se acumulan como una olla a presión y pueden sentirse completamente abrumadores. Cuando nos permitimos expresarlos, se disipan y nos queda una gran sensación de alivio. Al sentir nuestros sentimientos, nos doblegamos para no rompernos.

3-Sabe que la única salida es “a través”

Cuando llegan tiempos difíciles a tu puerta, puede parecer que todo lo que quieres hacer es simplemente ponerte las mantas sobre tu cabeza y esconderte. Y a veces eso ayuda, pero es solo una solución temporal a un problema más permanente. Cuando llegues a comprender que todo lo que estás atravesando es un proceso y no hay atajos, no hay forma de evitar el dolor, te darás cuenta de que la única salida es atravesar lo que pasa, no evitarlo. Y esa es una conciencia poderosa. Puedes dejar de gastar tu energía emocional deseando que las cosas sean diferentes y comenzar a buscar soluciones. La aceptación es clave para la resiliencia. Pero aceptar las cosas como son no significa que no puedas cambiarlas. Significa que estás en paz contigo mismo y luego puedes usar todos tus recursos para ayudar a sanar o hacer cambios prácticos para mejorar tu situación.

4-Permite que el dolor y la alegría coexistan

Nadie quiere estar enfermo o sufrir las 24 horas del día, los 7 días de la semana, por lo que tomarse un descanso de lo que sea que te moleste no es nada malo. Incluso en los momentos más difíciles, puede haber momentos de alegría. ¿Tienes una cita en el hospital que temes? Pídele a un amigo que te acompañe y luego planifica un almuerzo o una salida nocturna para levantar el ánimo. Si te resulta difícil volver a sonreír después de la ruptura de una relación o un duelo, has algo que te saque de la casa y cambie tu energía. Ve y mira una película de comedia para distraerte un par de horas. No es una traición a tus problemas o un amor perdido dejar de lado tus problemas por un tiempo y divertirte. De una manera extraña, nuestro sufrimiento puede profundizar nuestro aprecio por esos momentos de alegría y por el dolor que estamos atravesando. Es como si todos nuestros sentidos se intensificaran con una nueva profundidad de emoción, y pudiéramos apreciar los regalos de la vida y el amor para bien y para mal. La vida nunca es de un solo tono emocional: la felicidad y la tristeza conviven en todos nosotros.

5-Has preguntas de empoderamiento

Nunca es útil hacerse preguntas que no tienen respuesta. Todo lo que harás es hacer que tu cabeza dé vueltas y preocuparte aún más. "¿Por qué yo?" es probablemente la peor pregunta que podría hacer. No es útil de ninguna manera y te mantiene sin poder mientras te preocupas de por qué te ha sucedido algo. Una mejor pregunta es "¿Qué necesito ahora?" o "¿Dónde puedo encontrar apoyo?".

Buscar sentido cuando algo acaba de suceder es también un callejón sin salida. Podemos dar la vuelta a nosotros mismos buscando el propósito de un evento o aflicción, cuando sería mejor poner esa energía mental y emocional a trabajar para descubrir lo que nos será útil. El significado y el propósito de los grandes choques de la vida tienden a darse a conocer con el tiempo. Correr para encasillar nuestras experiencias solo agrega más estrés. Una indagación suave sobre cómo te sientes y qué te ayudaría es un enfoque empoderador. También evita el autoataque y la culpa en un momento en el que necesitas concentrar toda tu energía en la curación.

6-Examina lo que quieres decir

Si realmente estás luchando emocionalmente, fíjate en lo que estás haciendo que esta circunstancia signifique para ti. Asumir la responsabilidad no es lo mismo que culparse a uno mismo. Cuando asumes la responsabilidad, aceptas dónde está, reconoces lo que no puedes cambiar y sigues adelante con lo que puedes cambiar. Pero si te estás culpando a ti mismo, estás gastando una energía emocional preciosa en hacerte sufrir, en lugar de avanzar hacia la curación. Puedes aceptar que tus acciones podrían haber sido diferentes sin necesidad de reprenderte continuamente por tus fallas. La resiliencia proviene de la capacidad de reconocer la verdad sobre una situación, sin tener que hacer que signifique algo rígido y unidimensional, como acusarte a ti mismo de ser una mala persona o alguien que siempre se equivoca. Cometemos errores, ocurren accidentes

7-Busca evidencia que demuestre que puedes confiar en ti mismo

Seamos realistas, este probablemente no sea tu primer rodeo. Es probable que hayas enfrentado grandes problemas antes y los hayas superado. Pocos de nosotros escapamos de la vida ilesos del sufrimiento. Así que empieza a buscar pruebas de tu propia capacidad de recuperación. Echa tu mente hacia atrás y recuerda situaciones en las que triunfaste sobre las probabilidades, perdonaste a alguien o aprendiste a dejarlo ir. Piensa en algunos de los problemas con los que has luchado en el pasado y recuerda cómo encontraste tu camino. Cuando mires, encontrarás muchas ocasiones en las que pensaste que nunca lo lograrías, pero aquí estás del otro lado. Lo que una vez pareció que iba a durar para siempre ha pasado. Cree en ti mismo y en tu poder de perseverancia. Confía en la fuerza que reside dentro tuyo para ayudarte ahora.

 

8663031655?profile=RESIZE_180x180Alison Porter es periodista, entrenadora y consejera espiritual, y autora de Stronger Than Before: Take Charge of Your Healing to Survive and Thrive with Breast Cancer . Escribe y habla sobre resiliencia, empoderamiento de las mujeres y autocuidado.

https://www.healyourlife.com/standing-strong-in-difficult-times

 

Leer más…

Cuando estás listo/a, así es como te curas - Brianna Wiest

8604924866?profile=RESIZE_930xTraducida desde...https://humanparts.medium.com

 

 

Reconoces esa sensación familiar y aburrida en tus entrañas, como si algo estuviera mal, aunque no puedes precisar qué. Empiezas a hacer un inventario de tu vida. Cuentas tu trabajo, tu salario, tus amigos, lo que tal y tal de tal y tal pensarían de un momento de tu vida o de ti ahora, tu nueva foto de perfil en Facebook. 

Y todavía vas por la vida bloqueado por ese dolor. Se intensifica y te estrella. Te distraes con las noticias o tu trabajo o Twitter, o algo que temporalmente te asusta un poco más.

Continúas, hasta que un día, te das cuenta de que estás siendo embargado, perseguido por un dolor que no puedes descifrar del todo. Lentamente, te desgasta. Es más difícil levantarse. Es más difícil salir. Es más fácil beber y luego beber un poco más. O tal vez comer, comprar o publicar fotos tuyas en Instagram. Todos tenemos un vicio diferente.

Cuanto más te confunde la pequeña y aterradora sensación que no puedes entender, peor se pone. Y cuanto peor se pone, más te convences de que es una advertencia de lo que está por venir. 

Empiezas a adjuntar pensamientos al sentimiento, historias de miedo. Las historias, te das cuenta, son ilógicas. Estas exagerando. Estás convencido de que tu mundo está llegando a su fin inminentemente y estos "sentimientos viscerales", en los que te han dicho implícitamente que confíes durante tanto tiempo, simplemente te advierten que te pongas a cubierto.

Lo que no puedes ver ahora mismo es que nada está realmente mal. En realidad, las cosas están realmente bien, por lo que finalmente te sientes lo suficientemente seguro como para sentir lo que realmente sientes.

Deja de proyectar. Deja de contar historias. Esos sentimientos aburridos e inquietantes no están en el futuro, están en el pasado. Los has estado llevando contigo todo este tiempo.

Lo que pasa con la vida es que nuestras experiencias emocionales si no las terminamos, se quedan con nosotros. Se quedan con nosotros como la comida que no podemos metabolizar, como la ropa vieja que nunca empacamos y sacamos a la acera.

Esos sentimientos sutiles son emociones incompletas, problemas no resueltos. Son señales, sí, pero señales de los espacios en los que aún no eres libre.

Cuando estés listo para sanar, deberás recostarse en un espacio muy seguro y concentrarte en esos sentimientos tensos. Haz que te muestren sus orígenes. Verás momentos que olvidaste, sentimientos que olvidaste que alguna vez sentiste. Verás aparecer el pasado en parpadeos y viñetas. Poco a poco, con el tiempo, irás despertando a lo que realmente está mal, que es la parte de ti que tuvo que romperse para construir un muro porque detrás de él había una herida que aún no sabías cómo curar.

Cuando estés listo, te pondrás detrás de esa pared. Sabrás que la ira, la tristeza y la ansiedad son un velo, un detonante que intenta despertarte, no dejarte inconsciente.

Necesitarás llorar. Necesitarás lamentar lo que perdiste y cuando lo perdiste. Tendrás que retroceder en el tiempo e insertarse en esos recuerdos como adulto y decirle a tu niño que diga lo que realmente necesitaba decir en el momento en que necesitaba decirlo, aunque no haya podido encontrar las palabras o el coraje.  Harás esto, una y otra vez, y poco a poco te darás cuenta de que te estás volviendo más ligero

Estás liberando. 

Necesitarás sudar. Necesitará estirar y mover tu cuerpo, y prestar mucha atención a dónde está tenso y dónde se siente incómodo, dónde está reprimiendo y almacenando todo ese dolor.

Necesitarás agitar las aguas. Tendrá que tumbarse en el suelo y sacudir literalmente todo lo que estás sosteniendo. Tendrás que permitirte sentirte vulnerable y pequeño, que son, al final del día, los dos sentimientos de los que más nos protegemos.

Aunque no puedes cambiar el tiempo, de alguna manera estás cambiando tu historia.

Tendrás que rendirte. A través de las lágrimas, el sudor, los temblores y los cambios, dejarás de luchar. Verás la vida tal como era, entonces podrás verla tal como es: diferente, llena de esperanza y potencial.

Te levantarás y tu mundo empezará a cambiar, aunque sea lentamente. Saldrás de relaciones y comenzarás otras. Llamarás a alguien con quien no has hablado en mucho tiempo. De repente, te sentirás inspirado para asistir a una nueva clase y un día te encontrarás redactando tu correo electrónico de renuncia. Comenzarás a escribir, leer, sentarte afuera y beber agua, sintiéndote agradecido por estas cosas. Dormirás un poco más tranquilo. Lenta y gradualmente, comenzarás a regresar a ti mismo. Entrarás en ese fuego emocional y quemarás todo lo que bloquea tu núcleo para estar realmente en el mundo.

Entonces sabrás que cuando pierdes a alguien, debes llorar. Cuando estás frustrado, debes estar frustrado. Cuando quieras decir algo, debes hablar.

En el proceso de curación, no solo aprendes cómo volver atrás y arreglar lo que no terminó. También aprenderás a seguir adelante, a vivir más intensamente el presente, a procesar tus experiencias en tiempo real. Cuanto más hagas esto, más despertarás. Empiezas a hablar de nuevo, empiezas a sentir de nuevo, empiezas a ser de nuevo. Puedes bailar cuando suena la música, llorar cuando estás triste, arriesgarte, aunque dé miedo.

Cuando te sientas lo suficientemente fuerte para ver lo que está mal, comienza a desenterrarlo que Eres. Siempre estuvo ahí, nunca te perdiste. Simplemente estaba enterrado bajo años y capas de identidades, estilos, creencias e ideas que se habían adherido a ti como un escudo. Nunca te perdiste. Solo estabas escondido. Y todo el tiempo que pasaste sintiéndote tan incómodo fue solo tu yo más profundo tratando de hablarte, tratando de recordarte su presencia.

Fue solo tu núcleo diciendo: Sigue adelante, hay más en la vida que esto.

Brianna Wiest

8604926286?profile=RESIZE_180x180

https://humanparts.medium.com/when-youre-ready-this-is-how-you-heal-89fa2101f549

 

Leer más…

Demasiada crítica - Lynette Monteiro

8592685093?profile=RESIZE_710x

Traducido con Amor desde...https://www.lionsroar.com

 

La gerente del equipo de Jason en el trabajo era alguien que con frecuencia lo “burlaba” y lo reprendía públicamente. Cuando Jason intentó hablar con ella sobre esto, ella hizo caso omiso de sus preocupaciones, alegando que solo estaba tratando de motivar a Jason, quien obviamente era "demasiado sensible". Quedarse parecía más difícil cada día. Temía reaccionar eventualmente con enojo al abuso de su jefa y ser despedido.

Hay muchas personas que sufren, como Jason, porque tienen un colega, compañero de vida o amigo que se dedica a la crítica degradante y al discurso agresivo, acusatorio o sarcástico. Tratar eficazmente con personas tan conflictivas requiere cuidado personal, comprender la situación y actuar con habilidad.

Las situaciones de confrontación pueden implicar agresiones directas o sutiles. El discurso directo de confrontación incluye a alguien que minimiza tus ideas, cuestiona tus experiencias, niega tus emociones o menosprecia tus necesidades. Manejar una relación con alguien que usa frecuentemente estas tácticas puede ser agotador, incluso aterrador. Cuando alguien cuestiona constantemente la validez de tus acciones, pensamientos o habla, puede hacerte sentir inseguro de ti mismo e inseguro en la relación.

Considera a Sami. Era una pasante de doctorado que regresó a la universidad cuando su hijo menor comenzó la escuela a tiempo completo. Su pareja, que era un profesional exitoso y muy respetado en la comunidad, comenzó a avergonzarla y culparla. Hablando en tono lento y tranquilo, explicaba que Sami no estaba haciendo su parte en casa y que su apariencia estresada dañaba su reputación.

Sami se sintió confundida. Él cuestionó su capacidad para cuidar a su familia y terminar la pasantía. Por un lado, estaba segura de que estaba contribuyendo a la familia, pero por el otro, sentía que tal vez se estaba engañando a sí misma y decepcionándolos.

Como podemos ver en el caso de la pareja de Sami, no todas las personas que usan estrategias de confrontación actúan como monstruos estereotipados y furiosos. Su enfoque puede ser sutil: su discurso puede parecer de apoyo y sus acciones pueden parecer útiles.

 Sin embargo, los intercambios con ellos son similares a los intercambios con personas que son más abiertamente agresivas. Ellos también siembran semillas de desconfianza, vergüenza e insuficiencia. Independientemente de lo que se diga en los intercambios y cómo se diga, si tiene la sensación de que el enfoque de una persona está erosionando su confianza en sí mismo, entonces debe considerar su intención más profunda.

¿Qué pueden hacer personas como Jason y Sami, y muchos de nosotros, para cambiar su papel en una relación con una persona conflictiva? Si está tratando con una persona conflictiva, aquí hay cuatro prácticas que pueden ayudarlo a crear un sentimiento de seguridad si terminar la relación dolorosa no es una opción inmediata.

1-Establece límites.

Como la vida misma, las relaciones tienen momentos de sufrimiento. Es natural querer que nuestras relaciones se sientan seguras y, cuando no cumplen con nuestras expectativas, reaccionamos. Responder a la confrontación, retirarse o cerrarse son reacciones comunes. Sin embargo, son torpes porque intensifican el ciclo.

Una estrategia más hábil y útil es establecer límites en la relación y tener claro cómo desea que lo traten. Establecer límites puede incluir decirle a la persona que no participará en este momento porque se siente demasiado molesto.

Aprenda a reconocer las señales internas que está apagando. En medio de una confrontación, use prácticas de respiración y conexión a tierra hasta que sienta que puede salir de la situación.

Practica el consumo consciente: no tienes que consumir mensajes de tu supuesta indignidad ni ceñirte a una interacción imposible de procesar en el momento. Así que establece límites de exposición cuando las discusiones se vuelvan hirientes. Sugerir un tiempo para resolver tus estados emocionales y aceptar discutir el asunto más tarde a menudo es útil. Si la otra persona persiste, es mejor dejar la situación.

Las interacciones de confrontación más graves o crónicas pueden ser una verdadera amenaza, en cuyo caso es necesario crear un límite aún más fuerte. Si no puede participar en su vida o tiene pensamientos de autolesión, no se demore en buscar apoyo y un espacio seguro para usted.

2- No eres la causa.

Los intercambios de confrontación no te definen. Surgen de innumerables causas y condiciones, muy pocas de las cuales están bajo tu control directo.

Una forma de pensar en la agresión, ya sea verbal o física, es que es una forma en que las personas intenten adelantarse a la agresión que esperan que se les presente. Es un intento de crear su seguridad a expensas de la suya. Las personas enfrentadas ven el mundo como un lugar amenazador y esperan ser atacadas. Crean seguridad para ellos mismos mediante el uso de un enfoque de "más vale prevenir que curar". Atacan para prevenir ataques.

3- No alimentes la confrontación.

Recuerda: "sin combustible, sin fuego". Alimentamos una confrontación debatiendo los puntos que se han tratado sobre nosotros. Incluso ofrecer hechos sobrios puede alimentar el fuego porque, para la persona que enfrenta, se trata de desplazar sentimientos, no de abordar problemas. Ve las confrontaciones como olas en la tormenta de otra persona.

4- Date la compasión que te mereces.

No respondas a las experiencias hirientes siendo también hiriente; sin embargo, esto puede malinterpretarse como una aceptación pasiva del abuso. Ser compasivo con el sufrimiento de la persona con la que te enfrentas no significa reprimir tus sentimientos de dolor y miedo. La autocompasión es fundamental y estas prácticas pueden ayudar:

Mindfulness: observa tus sentimientos; son válidos.

Humanidad común: sabe que es normal sentirse como te sientes. No eres el único que siente ira, miedo o cualquier otra emoción.

Auto bondad: ¿Qué necesitas para encontrar una salida a esta situación? ¿Quién puede ayudarte a recorrer este camino?


8592688468?profile=RESIZE_400x

Lynette Monteiro es psicóloga clínica y coautora de Mindfulness comienza AquíUna guía de ocho semanas para una vida hábil

 

https://www.lionsroar.com/too-much-criticism/

Leer más…

 8590285657?profile=RESIZE_930x

Traducido con Amor desde… https://www.oprahmag.com

 

La paz interior es posible, y no necesitas meditar en la cima de una montaña o ir a un retiro de yoga en la playa para encontrarla. Sacar tiempo para relajarse es maravilloso, pero es en medio del ritmo frenético de la vida cotidiana cuando más necesitamos la serenidad: después de todo, no vives en un retiro de yoga, vives en el mundo real. En ese momento en el que estás atrapado en la fila de la farmacia y el contenido de tu bolso se derrama por el suelo justo cuando tu teléfono empieza a sonar es cuando necesitas encontrar la paz interior dentro de ti mismo.

"Creo que a menudo la gente busca circunstancias que ayuden a lograr una sensación de paz interior", dice Ashley Davis Bush, psicoterapeuta y autora de El pequeño libro de la paz interior: Prácticas sencillas para menos angustia, más calma. "De hecho, esta conciencia tranquila, compasiva y profunda está en realidad dentro de cada persona. Es como si tuviéramos una profunda reserva de paz y serenidad dentro de nosotros. Lo que tenemos que aprender a hacer es aprovecharla".

Con la ayuda de lo que Bush llama "microprácticas", puede mejorar tu acceso a la calma interior, incluso si ha estado escondida por un tiempo. Aquí hay 11 formas de encontrar la paz interior y la felicidad.

La tranquilidad no requiere paz y tranquilidad externas.

¿Alguna vez has practicado submarinismo o simplemente has visto un buen documental sobre aguas profundas? La marea del océano estalla cuando choca contra la orilla, pero aventúrate unos metros más abajo y encontrarás un mundo tranquilo de criaturas moviéndose a su propio ritmo, totalmente imperturbables por la acción arriba.

"El problema es que la mayoría de nosotros vivimos en la superficie de las olas, donde hay mucha turbulencia y desenfreno", dice Davis. "Pero, de nuevo, esta conciencia profunda y tranquila está en realidad dentro de cada persona".

Davis sostiene que no es necesario apagar todo el ruido para encontrar la paz interior. "Existe la suposición de que, si estás en un lugar tranquilo, será más propicio para acceder a este lugar interior. Pero, de hecho, hay personas que tienen ataques de pánico mientras están en una mesa de masaje".

"Podrías estar en el metro de la ciudad de Nueva York, rodeado de gente y ruido, y cerrar los ojos para entrar en este espacio donde reside tu tranquilidad".

Inhala exhala.

Tu respiración está siempre contigo, y tanto las prácticas de yoga como las de meditación aprovechan el poder del control de la respiración para ayudarte a cambiar tu estado mental. A Davis le gusta recomendar practicar la respiración 4-7-8, que se basa en una técnica de yoga probada por el tiempo, porque puede hacerlo en cualquier lugar y en cualquier momento.

Cierra la boca e inhala por la nariz mientras cuentas hasta cuatro. Aguanta esa respiración mientras cuentas hasta siete y luego exhala por la boca contando hasta ocho.

"La exhalación larga ayuda a estimular el sistema nervioso parasimpático, que básicamente inicia una respuesta de relajación en tu cuerpo", dice Davis. "Asegúrate de respirar muy bajo, para llenar tu barriga de aire".

Siente la verdad de que estás a salvo y eres amado.

"Recuerda que estás respirando. Y, con suerte, estás protegido físicamente", dice Julie Potiker, maestra de autocompasión consciente y autora de Life Falls Apart, But You Don't Have To: Mindful Methods for Staying Calm in the En medio del caos .

"Piensa en las personas que te importan y en las personas que se preocupan por ti", sugiere Potiker, y dice que concentrarse en eso puede reducir tu respuesta de pánico. "Deja que la verdad de eso de calor a tu corazón".

Visualiza tu lugar feliz.

Esta es otra micropráctica que se vuelve más fácil cuanto más la haces, y cuanto más fuerte es tu visualización, más efectiva es. Está bien si te toma un tiempo evocar cuál es ese lugar feliz al que ir.

"Es posible que desees imaginarte el océano, o en tu dormitorio debajo de las sábanas , en una vista del lago, jugando con tu mascota, estar con alguien que amas o tal vez tus vacaciones favoritas", sugiere Davis. "Luego, trata de captar todos los detalles en tu mente: los olores, los sonidos, las texturas, el tacto". Acceder a estos recuerdos vívidos hará que tu cuerpo comience a sentirse como si estuviera realmente allí, lo que lo relajará.

Lee la historia que te cuentas a ti mismo.

Si te encuentras dando vueltas por una percepción de decepción, frustración o pensamiento que induce al pánico, intenta dar un paso atrás para evaluar si lo que tu cerebro te dice es cierto. Examinar la fuente de su confusión puede hacer que parezca más pequeña.

“Les digo a mis alumnos que lo que resistes persiste y necesitan sentirlo para curarlo”, dice Potiker. A menudo recomienda la técnica RAIN, un acrónimo acuñado por primera vez por la profesora de meditación Michele McDonald.

Reconoce lo que está pasando. "Etiqueta la emoción, porque simplemente nombrarla calma tu sobreexcitación", dice Potiker.

Acepta y permite que tu situación esté ahí. "No te estás resistiendo, ni estás tratando de adormecerla y huir de ella", dice. "Estás permitiendo que esté ahí el tiempo suficiente para trabajar con ello".

Investiga. Potiker dice que te preguntes: "¿Qué es lo que más llama mi atención? ¿En qué estoy creyendo? ¿Dónde estoy experimentando estos sentimientos en mi cuerpo? ¿Puedo poner mis manos donde lo siento y suavizar el área?" se hace con amor, no con juicio ".

Nútrete. (esto se define como conciencia amorosa natural). Te has observado a ti mismo y es hora de tratarte con amorosa bondad. “Pregúntate, '¿qué necesito escuchar ahora mismo?', Dice Potiker. “Simplemente hablar solo como lo haría con un querido amigo es extremadamente útil y curativo. Evita la sensación de aislamiento ".

Ve hacia una autocompasión más profunda.

No hay un solo camino hacia la autocompasión, así que aquí hay otra forma de pensarlo. Davis sugiere probar un método de tres pasos que ella llama ACT, basado en el trabajo de Kristen Neff, una destacada investigadora en el campo de la autocompasión.

"'A' es para reconocer (acknowledge), como si reconocieras tu sufrimiento o tu lucha: 'Esto realmente apesta'", dice Davis. "La 'C' es para conectarse, conectarse con toda la humanidad común para recordar que no estás solo en esto. Otras personas se frustran, se enojan o se impacientan. La 'T' es hablarte (talk) amablemente a ti mismo".

Cuando se trata de un diálogo interno positivo, Davis recomienda dirigirte a ti mismo como lo harías con un amigo, porque usar oraciones usando… "yo" puede hacer que te sientas más aislado. "Las investigaciones muestran que cuando te hablas a ti mismo en tercera persona activas el circuito de atención en tu cerebro para sentirte más cuidado", continúa. "Estás accediendo a tu yo superior para poder hablarte desde la cornisa y sentirte más apoyado. Entonces yo diría, 'Ashley, vas a estar bien. Este es un momento muy difícil, pero no'". No olvides, Ashley, que no estás sola en esto '".

Has una "lista de alegría" para cuando la necesites más adelante.

Si bien un inventario compasivo de cómo te sientes es un poderoso ejercicio de atención plena, Potiker sugiere que preguntarte "¿qué debo hacer ahora mismo?" puede recordarte que te apoyes en acciones que tienden a darte paz. Dado que a muchas personas les resulta difícil recordar qué actividades les brindan alegría cuando actualmente se sienten sumidos en el caos, Potiker recomienda consultar tu “lista de alegría” que hayas compilado con anticipación.

"Asocia libremente lo que te trae alegría, y luego elige algo de la lista para hacer cuando te sientas mal", dice. Mientras haces eso, como arreglos florales u hornear, pruébalo ". por unos momentos, porque asimilar lo bueno reconfigura tu cerebro para la felicidad y la resistencia”.

Si miras una hermosa puesta de sol y dices 'esa es una hermosa puesta de sol, ¿qué hay para cenar?', Potiker dice que no le has dado a tu cerebro la oportunidad de formar realmente una conexión positiva. En su lugar, trata de entregarse completamente al momento, notando los ricos colores del cielo, porque eso es un trabajo productivo.

“Solo dejarte llenar de ese momento de asombro es suficiente para reconfigurar tu cerebro para la felicidad y la fuerza”, dice ella. Puedes hacer esto varias veces al día, agrega Potiker, creando una reserva de alegría simplemente saboreando esos primeros sorbos de café de la mañana o el sonido de la risa de un niño.

Cultiva la gratitud por lo que está sucediendo (y lo que no está sucediendo).

Los beneficios psicológicos de la gratitud se han defendido repetidamente en el campo de la investigación sobre la felicidad y, según Davis, practicar la gratitud es otra forma de acceder rápidamente a ese estado de paz interior. Sugiere dos formas sencillas de adquirir el hábito: llevar un diario de gratitud y sonreír tan pronto como te sientas en la cama por la mañana. "Cuando sonríes, le indica a tu cerebro que las cosas van bien y que estás feliz".

Si te encuentras luchando por pensar en aquello por lo que estás agradecido en el fragor de un momento caótico o frustrante, comienza por nombrar aquello por lo que estás contento de que no esté sucediendo, y boom, ahora tienes algo por lo que estar agradecido. Para volver al ejemplo anterior del metro, en un viaje lleno de gente podrías pensar: "Me alegro de que no me asalten en este momento, o me alegro de que en realidad se esté moviendo y no estemos atrapados en la oscuridad. Me alegro de tener aire acondicionado, me alegro de tener un asiento. Me alegro de tener un cuerpo físicamente sano ". Un pequeño pensamiento positivo a menudo desencadena otro.

Hazte dos preguntas al día.

Las entradas de tu diario de gratitud no necesitan ser largas reflexivas, como una pesada tarea diaria. En cambio, usa estas dos simples indicaciones para enumerar uno o dos elementos para cada uno: "¿Qué disfrutó hoy?" y "¿De qué estoy agradecido hoy?" Quizás hiciste algo que está en tu lista de alegría, por ejemplo.

Sirve a los demás para ayudarte a ti también.

“Todo el mundo sabe que cuando ayudas a otras personas, te sientes mejor”. Incluso en la pandemia de coronavirus, hay muchas formas de ayudar , incluida la entrega de productos enlatados o el voluntariado virtual. Aquellos en el campo de la psicología positiva creen que los buenos sentimientos que provienen de actos verdaderamente significativos cultivan algo que consideran un bienestar eudemónico.

Durante décadas, la investigación ha sugerido que, a largo plazo, la felicidad eudemónica que las personas sienten al hacer algo como ser voluntario o hacer que otra persona se sienta bien es más gratificante y duradera que el bienestar hedónico más comúnmente buscado, que prioriza la búsqueda del placer y la minimización del dolor. Por lo tanto, acumular una reserva de felicidad eudemónica a través de actos de servicio podría potencialmente elevar tu cuota de paz interior.

Mantén una buena higiene de autocuidado.

Comer bien, dormir lo suficiente, hacer ejercicio, meditar y practicar "actividades de la vida cotidiana de atención plena" pueden reforzar tus defensas de paz mental para cuando se desate el infierno (en tu mundo o en tu cabeza). "Incluso mientras te estás cepillando los dientes, puedes concentrarte en sentir el cepillo de dientes, probar la pasta de dientes y escuchar los sonidos, para que no te preocupes por tu lista de tareas pendientes o lo que acaba de pasar en las noticias". "Esa es la atención plena en la actividad de la vida diaria".

Se trata de desarrollar “la pausa”, de modo que cuando sientas que estás reaccionando a una situación, estés mejor preparado para responder de una manera más tranquila.

Practica la aceptación.

En la búsqueda más amplia de aprender a acceder a tu paz interior, aceptar la existencia de cosas que están fuera de tu control es el objetivo a largo plazo, por difícil que sea. "La aceptación es una forma general de relacionarse con la vida". "Así que se trata menos de una práctica rápida y más de una orientación de vida".

"Cuando resistimos nuestras circunstancias creamos mucho sufrimiento, que, por supuesto es lo opuesto a la paz interior". "Y en el segundo en que comienzas a seguir la corriente y te alineas con lo que es, inmediatamente comienzas a tener una sensación de fluir con en lugar de fluir en contra".

Es un proceso desafiante, y uno que su cerebro puede resistir por impulso al principio. Por eso se llama "práctica": es posible que no lo consigas la primera, decimoquinta o quincuagésima vez, y eso es normal.

Justo cuando estés en una situación como esperar en una larga fila de compras, o llegas tarde a algo, ¿te sientes realmente estresado? Simplemente detente, entra en el espacio de tu corazón y di: 'Esto es lo que tengo. Aquí es donde estoy. Voy a fluir con esto. Y ahora buscaré una oportunidad para practicar la paciencia y la autocompasión”

 

 8590290874?profile=RESIZE_400x

 Samantha Vincenty

https://www.oprahmag.com/life/a29474453/how-to-find-inner-peace/#

 

Leer más…

No perderte en el Corazón-Sylvia Boorstein

 8572179258?profile=RESIZE_930x

Traducido con Amor desde...https://www.lionsroar.com

 

Las cosas en el mundo se ven tan mal en estos días que es difícil no sentir que te estás desanimando. Al enfrentarse a todo el sufrimiento, la injusticia y las malas noticias, es posible que su mente esté cayendo en períodos de lo que el Buda llamó "estados malsanos": desesperación, miedo, ira, letargo, envidia, depresión, anhelo, etc. Cualquiera de esas emociones que le puedan estar embargando…, debe darse un poco de espacio.

Hemos estado practicando un alto estado de alerta constante desde mediados de marzo, cuando comenzaron las cuarentenas por coronavirus. Aunque el estado de alerta constante junto con la curiosidad deleitada y la buena voluntad expansiva es la plataforma perfecta para el surgimiento de la sabiduría, el estado de alerta alto que la mayoría de nosotros hemos estado practicando últimamente ha ocurrido en el contexto de la alarma.

En tiempos normales, el consejo del Buda sobre el esfuerzo sabio es el siguiente: cuando surjan estados perjudiciales en la mente, elimínelos. Cuando surjan en la mente estados sanos (generosidad, bondad, compasión, paz, etc.), cultívelos.

En circunstancias normales, me encanta enseñar esto. Es el ingrediente activo de mi mantra favorito: "Que pueda estar libre de enemistad y peligro". Cuando me doy cuenta de que mi atención se ha centrado en un pensamiento o sentimiento negativo que está en camino de convertirse en un estado malsano, me digo a mí mismo: “Haz otra cosa. Planifica la cena o escribe ".

Seguir mi propio consejo requiere claridad para ver lo que está sucediendo, determinación para no quedarse estancado y energía para eliminar los estados negativos y cultivar los positivos. Sin embargo, en momentos como este, cuando la mente y el cuerpo están fatigados, la claridad, la determinación y la energía escasean.

Esta es una práctica útil para cuando tenemos una mente atribulada, como muchos de nosotros la tenemos ahora.

  1. Repítete, preferiblemente en voz alta, lo que está sucediendo: "Estoy tenso". "Estoy asustado." "Estoy enojado."
  2. Entra en el sentimiento de lo que acabas de decir. Trata de no explicar tus sentimientos ni de justificarlos. Solo nombra la emoción y siéntela. Por ejemplo, “¡Esto es! ¡Estoy loco!" Luego relájate, respirando, durante el tiempo en el que puedas descansar.
  3. Cuando te des cuenta de que la intensidad de la emoción ha pasado, siente el alivio de su desaparición. No has resuelto la situación que te produjo la emoción dolorosa, pero la superaste, al menos por el momento.

Mientras esto sucede, ha aumentado tu confianza en la enseñanza del Buda de que "todo lo que surge pasa". La próxima vez que surja una poderosa emoción negativa en tu mente, estarás más preparado para recordar que “Esta tormenta está aquí ahora. No le tengo miedo. Puedo avanzar por el medio. Pasara."

Mi yerno, Johan, es un ultramaratonista y regularmente corre carreras de cincuenta y cien millas. “Hay momentos”, dice, “en los que necesito ir más despacio para tomar un trago de agua o desenvolver una barra de energía o simplemente recuperar el aliento. Pero siempre sigo avanzando. Detenerse por completo desorienta los músculos ".

Ocurre lo mismo con la mente. En tiempos normales, nos enfrentamos a los desafíos y nos enfrentamos a ellos con regularidad, manejándolos con gracia. En tiempos de pandemia, el mundo en alerta máxima convierte los desafíos cotidianos en eventos alarmantes, complejos y potencialmente mortales. Así que date un poco de espacio. Ve más despacio. Cuida tu salud. Recuerda que todo pasa. Y no te desanimes.

 8572180692?profile=RESIZE_180x180

Sylvia Boorstein es psicóloga y profesora destacada de Insight Meditation. Sus muchos libros más vendidos incluyen Preste atención, por el amor de Dios y La felicidad es un trabajo interno .

https://www.lionsroar.com/how-not-to-lose-heart/

 

Leer más…

8557882255?profile=RESIZE_930x

Traducido con Amor desde...https://www.elephantjournal.com

 

Siempre que los tiempos oscurecen, mi camino se vuelve ventoso, mi impulso se rompe o estoy buscando desesperadamente alguna resolución, recurro a los libros.

Mi hambre de conocimiento y mi determinación de romper los ciclos generalmente me lleva directamente al pasillo de autoayuda o, como me gusta llamarlo, el "estante de la salvación".

Algunos libros los leo una vez, otros dos y otros se convierten en un faro de luz que vuelvo a visitar una y otra vez.

El poder del ahora de Eckhart Tolle: una guía para la iluminación espiritual es uno de esos.

Menos un libro, más una Biblia; es el libro al que vuelvo una y otra vez; en el que tomo notas; el que aspiro a comprender plenamente (todavía estoy trabajando en eso); y el que siempre me da perspectiva.

Ahora soy más consciente que nunca del poder de estar en el momento.

Parece un enfoque simplista; la teoría es que no hay pasado ni presente, sólo hay ahora. ¿Simple verdad? ¡No! No lo es; es una teoría alucinante, profundamente inquietante pero completamente liberadora.

La primera vez que leí el libro, estaba confundida.

La segunda vez, lo estaba siguiendo, pero profundamente inquieta y me fui con mucho en qué reflexionar. ¿Hay dos versiones mías dentro de mí? ¿Es mi mente el enemigo? ¿Cómo diablos aprovecho este verdadero ser? ¿Cómo evitas que tu mente se pregunte? ¡Ayuda!

La tercera lectura fue cuando caí en cuenta; aquí hay una oración que para mí resume el mensaje clave del libro:

“Cada segundo que pasas preocupándote por el futuro o pensando en el pasado, es un segundo perdido, porque realmente todo lo que tienes para vivir es el presente, el ahora”.

Tolle dice que el único momento importante es en el que menos pensamos: el presente.

La razón por la que solo importa el presente es que todo sucede aquí. Todo lo que sientes y sientes ocurre en el presente. Cuando lo piensas, el pasado no es más que todos los momentos presentes que han pasado, y el futuro es solo la colección de momentos presentes que esperan llegar.

Ahora todo está bien, pero nuestras mentes trabajan a toda marcha contra esto, por lo que debemos practicar mucho para estar en una posición en la que podamos estar plenamente en el ahora. Esta es la parte complicada, apagar nuestras mentes durante el tiempo suficiente para simplemente Ser.

Primero, debemos reconocer que no somos nuestros pensamientos; son un subproducto de nuestro entorno, nuestras emociones, nuestras experiencias y miedos. No son nuestro verdadero Ser.

Y debes practicar, especialmente si eres como yo, el peor meditador de la historia del mundo.

En el libro, Tolle ofrece varias habilidades prácticas y cosas que podemos hacer para ayudarnos a observar nuestros pensamientos y, de hecho, ralentizarlos o incluso detenerlos durante el tiempo suficiente para aprovechar el momento presente.

Este tipo de práctica no es para pusilánimes; se necesita mucha práctica, pero funciona.

Tómelo de mí, una genuina pensadora excesiva, es alcanzable, y cuando llegue allí, literalmente se convertirá en su herramienta de por vida. Observar tu mente, separar tu cuerpo de tus pensamientos y realmente tomar conciencia de lo que puedes y no puedes controlar se convertirá en una estrategia para la vida; es transformadora.

El resultado es más tiempo, más concentración y una comprensión de lo que más importa: este solo segundo.

El elemento más transformador de este libro, y lo que realmente me sorprendió, fue que este "ser", esta parte de mí que estaba siendo distraída por el ruido de mi mente, no era una parte separada de mí que no había sido descubierta. No tuve que buscarla. No necesitaba buscar o imaginar o incluso crear esta versión. Era yo, el verdadero yo, y estuvo aquí todo el tiempo.

La verdad está dentro.

Preocuparse es una mierda.

La preocupación es miedo; es una enorme pérdida de tiempo, porque no es algo sobre lo que podamos hacer nada, todo lo que hace es hacernos sentir miserables.

Vivir en el ahora elimina el miedo a lo que será o el arrepentimiento por lo que ha sido. Cuando nos enfocamos en el presente, nos enfocamos en lo único sobre lo que tenemos control.

Aquí hay 10 citas del libro para ayudarnos a todos a escapar de la trampa de preocuparnos por cosas que no podemos cambiar:

"El estrés es causado por estar" aquí "pero querer estar" allí ", o estar en el presente, pero querer estar en el futuro".

“En el momento en que te das cuenta de que no estás presente, estás presente. Siempre que puedas observar tu mente, ya no estarás atrapado en ella. Has entrado otro factor, algo que no es de la mente: la presencia testigo ".

"Atraes y manifiestas todo lo que corresponda a tu estado interior".

“Pero mira de cerca y encontrarás que su pensamiento y comportamiento están diseñados para mantener el dolor, para ti y los demás. Si estuvieras realmente consciente de ello, el patrón se disolvería, porque querer más dolor es una locura, y nadie está conscientemente loco ".

"La mente ama inconscientemente los problemas porque te dan una especie de identidad".

-“¿Te refieres a dejar de pensar por completo? No, no puedo, excepto tal vez por un momento o dos.

- Entonces la mente te está usando. Estás inconscientemente identificado con ella, por lo que ni siquiera sabes que eres su esclavo. Es casi como si estuvieras poseído sin saberlo, por lo que tomas a la entidad poseedora como tú mismo.
El comienzo de la libertad es la comprensión de que no eres la entidad poseedora, el pensador. Saber esto le permite observar la entidad. En el momento en que comienzas a observar al pensador, se activa un nivel superior de conciencia. Entonces comienzas a darte cuenta de que hay un vasto reino de inteligencia más allá del pensamiento, que el pensamiento es solo un pequeño aspecto de esa inteligencia. También te das cuenta de que todas las cosas que realmente importan (belleza, amor, creatividad, alegría, paz interior) surgen de más allá de la mente. Empiezas a despertar ".

“Tu mente es un instrumento, una herramienta. Está ahí para ser utilizada para una tarea específica, y cuando la tarea se completa, la apartas. Tal como están las cosas, yo diría que entre el 80 y el 90 por ciento del pensamiento de la mayoría de las personas no solo es repetitivo e inútil, sino que, debido a su naturaleza disfuncional y a menudo negativa, gran parte también es dañino. Observa tu mente y encontraras que esto es cierto. Provoca una grave pérdida de energía vital. Este tipo de pensamiento compulsivo es en realidad una adicción. ¿Qué caracteriza a una adicción? Simplemente esto: ya no sientes que tienes la opción de parar. Parece más fuerte que tú. También te da una falsa sensación de placer, placer que invariablemente se convierte en dolor ".

“De hecho, cuanto más lucha la mente por deshacerse del dolor, mayor es el dolor. La mente nunca puede encontrar la solución, ni puede permitirse que la encuentres, porque ella misma es una parte intrínseca del "problema". Imagínate un jefe de policía tratando de encontrar a un pirómano cuando el pirómano es el jefe de policía. No estarás libre de ese dolor hasta que dejes de derivar tu sentido del yo de la identificación con la mente, es decir, del ego. Entonces la mente es derribada de su lugar "

"Los éxitos se esconden en cada fracaso".

“No es raro que las personas pasen toda su vida esperando empezar a vivir”.

 

 8557882886?profile=RESIZE_400x

Rachael Nixon  

https://www.elephantjournal.com/2021/02/how-eckhart-tolle-rescued-me-from-my-mind-and-some-quotes-to-get-you-on-your-way/

 

Leer más…

¿QUÉ CONEJOS ESTÁS BUSCANDO?

8543796852?profile=RESIZE_930x

 Traducido desde...https://www.huffpost.com

 

"Lo mejor que se puede hacer cuando llueve es dejar que llueva". ~ Henry Wadsworth Longfellow

 

Me encanta el sentimiento de las palabras de Longfellow y me llegaron esta mañana justo en el momento adecuado.

Mi perro, Mac Doodle, está sentado junto a la ventana en este momento mirando la lluvia intensamente torrencial. Si pudiera leer su mente de cachorro, dudo que esté pensando: "Maldita sea ... está lloviendo y ahora no puedo ir a cazar conejos como suelo hacer ... esto no me gusta ni un poquito".

Sospecho que, en toda su "perridad", él simplemente está siendo uno con "lo que es" en el momento porque eso es lo que hacen los perros: son criaturas del momento presente; cuando llueve dejan que llueva y cuando brilla el sol lo dejan brillar. En otras palabras, están presentes con todo lo que está en el momento.

Ser uno con “lo que es” es difícil para nosotros los humanos.

A menudo estamos demasiado obsesionados con perseguir a los conejos metafóricos que corren desenfrenados en una mente excesivamente ocupada cuando nuestros cuerpos están sentados en nuestra oficina o atrapados en el tráfico atascado.

¿Qué conejo estás persiguiendo ahora mismo?

¡Respira y toma en serio la advertencia de Longfellow!

Estate donde está tu cuerpo y disfruta"lo que es". ¡Mac estaría orgulloso de ti!

Paz, Dennis

https://www.huffpost.com/entry/what-rabbits-are-you-chasing

 

8543788880?profile=RESIZE_180x180
Dennis Merritt Jones, es el autor de Your Re-Defining Moments , The Art of Uncertainty y The Art of Being , la fuente de este ensayo. Ha contribuido al movimiento del potencial humano y al campo de la espiritualidad como ministro, maestro, entrenador y conferencista durante 30 años. 

Leer más…

8543781674?profile=RESIZE_930x

Traducido desde...https://www.naturalawakenings.com

 

Un gran experimento en el desierto llamado biodomo creó un entorno de vida para la vida humana, vegetal y animal. Se construyó una enorme cúpula de vidrio para albergar un ambiente artificial y controlado con aire y agua purificados, suelo saludable y luz filtrada. La intención era proporcionar condiciones de cultivo perfectas para árboles, frutas y verduras, así como para los seres humanos.

La gente vivió en el biodomo, durante muchos meses seguidos, y todo parecía ir bien con una excepción. Cuando los árboles alcanzaban cierta altura, se volcaban. Desconcertó a los científicos hasta que se dieron cuenta de que olvidaron incluir el elemento natural del viento. Los árboles necesitan que el viento sople contra ellos porque hace que sus sistemas de raíces crezcan más profundamente, lo que sostiene al árbol a medida que crece.

¿Quién de nosotros no anhela un entorno de crecimiento perfecto para nosotros, sin interrupciones de influencias externas? Nos esforzamos por evitar los momentos de contraste y tensión, cuando los desafíos diarios de la vida nos presionan. Cuando lo hacen, la tendencia normal es maldecirlos. Si los árboles pudieran hablar, ¿Los oiríamos maldecir al viento cada vez que se encuentran con una tormenta?

Podemos aprender mucho de la sabiduría de la naturaleza en acción si estamos abiertos a la lección. Observa cómo un árbol se dobla y se balancea con gracia cuando el viento sopla en su contra. No permanece rígido, resistiendo el flujo de energía. No retrocede. El árbol acepta el viento fuerte como una bendición que lo ayuda a crecer.

Tales experiencias desarrollan nuestro carácter y profundizan nuestras raíces espirituales. Cuando crecemos profundamente, nosotros también nos mantenemos firmes.

 

8543788880?profile=RESIZE_180x180
Dennis Merritt Jones, es el autor de Your Re-Defining Moments , The Art of Uncertainty y The Art of Being , la fuente de este ensayo. Ha contribuido al movimiento del potencial humano y al campo de la espiritualidad como ministro, maestro, entrenador y conferencista durante 30 años. 

https://www.naturalawakenings.com/2015/03/31/274262/strong-winds-strong-roots-what-trees-teach-us-about-life

 

Leer más…

 

8533608492?profile=RESIZE_710x

Traducido con Amor desde… https://lonerwolf.com

 

Aquí está la cosa: la Unidad espiritual es nuestro derecho de nacimiento.

En el fondo, lo sabes. Yo se esto. Todos sabemos esto. Algo resuena en lo profundo de tus huesos.

“¿Pero no es la Unidad algo reservado para los espiritualmente avanzados o la élite?” Tendemos a protestar. "¿No tengo que ser digno para ganarla? No.

Las experiencias de Unidad espiritual pueden surgir espontáneamente o después de años de vigorosa práctica espiritual. No parece haber un patrón objetivo consistente.

Pero la verdad es que cualquiera puede sentir la Unidad. Aquí no hay ningún club secreto o de élite. No importa qué edad, género, raza, origen, intelecto o nivel de desarrollo espiritual tengas, la Unidad es tu destino. En otras palabras, no solo tienes derecho a experimentarlo, sino que es una parte integral de tu viaje. Y en última instancia, en las palabras del sabio Sri Nisargadatta Maharaj, eres Eso.

En este artículo, voy a explicar las mejores formas de sentir y encarnar directamente este sagrado estado original del ser: la esencia de su Verdadera Naturaleza.

¿Qué es la Unidad?

 8533609054?profile=RESIZE_930x

La unidad es una experiencia que trasciende la mente. Cuando experimentamos la Unidad, sentimos una conexión con todo lo que existe en todos los niveles. En otras palabras, nos sentimos "uno" con todas las cosas.

Otra forma de decirlo es que la Unidad es el sentimiento de plenitud, inmensidad y finalización; es la experiencia de encarnar nuestra verdadera naturaleza, el Ser que existe más allá de nuestras personalidades limitadas (también conocidas como nuestros egos).

Otros nombres para la Unidad a menudo incluyen Conciencia No-Dual, Unidad, Naturaleza de Buda, Conciencia de Cristo e Iluminación.

¿Por qué es tan difícil experimentar la unidad?

8533609277?profile=RESIZE_930x

 

Nuestras mentes fragmentan la vida.

En pocas palabras, la razón por la que es tan difícil y raro para nosotros experimentar la Unidad y la totalidad es que nuestras mentes no nos lo permiten.

Si bien nuestra mente nos ayuda a planificar, imaginar, crear, estructurar y comprender lógicamente la vida, también fragmentan simultáneamente la existencia. Cuando la vida se divide en pensamientos, conceptos, ideas y creencias, no podemos experimentar directamente la Unidad de todo. En cambio, percibimos la vida a través de una lente rotaHasta que podamos quitarnos esos vidrios rotos, continuaremos viéndonos como pequeñas entidades aisladas y separadas que ven el mundo en blanco y negro.

El problema es que la mayoría de nosotros hemos olvidado que llevamos esos lentes rotos. Vivimos la mayor parte de nuestras vidas creyendo que somos nuestros pensamientos e identidades mentales limitados. Somos como peces que se han olvidado del concepto de agua. La única realidad en la que hemos sido condicionados a vivir es la dominada por la mente. Olvidamos que somos mucho más que nuestros pensamientos e historias mentales. Perdemos contacto con nuestra verdadera naturaleza.

Contrariamente a la creencia popular, la Unidad no es una experiencia "especial”, en realidad es el estado más natural, posible y normal del ser. Pero desde la perspectiva de la mente, ¡parece realmente novedoso y emocionante porque es una rareza!

División y fragmentación interior

Debido a que nuestras mentes dominan gran parte de nuestras vidas, también tendemos a sentirnos internamente fragmentados. La naturaleza de la mente es buscar comprensión y seguridad. Y para entender la vida y estar seguros, debemos ver algunas cosas como "buenas" y otras como "malas". Dividir la vida en bueno / malo y correcto / incorrecto es un proceso muy natural porque nos ayuda a sobrevivir. Si no tuviéramos la capacidad de dividir la vida en opuestos, no podríamos entender que ponernos delante del tráfico que se aproxima es fatal (o "malo") y dejar que nuestros hijos jueguen con cuchillos es peligroso ("malo”).

Pero al mismo tiempo, dividir la vida en polaridades también crea un tremendo sufrimiento en nosotros. ¿Por qué? Porque crecemos aprendiendo que algunas partes de nosotros son "buenas" mientras que otras son "malas". Luego nos adherimos a las partes "buenas" de nosotros mismos y reprimimos o negamos las partes "malas".

¿Qué pasa cuando empezamos a percibirnos de forma fragmentada? La respuesta es que nos sentimos defectuosos, carentes, “no lo suficientemente buenos” e incompletos. Comenzamos a sentirnos inseguros, ansiosos, solos, deprimidos y, en algunos casos extremos, suicidas. Nuestra esencia se ha diluido. Nos sentimos falsos e inauténticos. El vacío nos persigue. Anhelamos enormemente amarnos y abrazarnos a nosotros mismos, pero ¿cómo podemos aceptar plenamente quiénes somos cuando odiamos algunas partes de nosotros mismos y amamos otras?

Por eso la integración espiritual es tan importante. La integración es lo opuesto a la fragmentación. Cuando nos integramos, unimos diferentes partes de nosotros que pueden haber estado perdidas durante años o décadas. Cuando buscamos la integración, buscamos la Unidad y la totalidad. Exploraremos el tema de la integración más adelante.

En última instancia, la Unidad y la integridad nos parecen tan ajenas porque percibimos nuestros mundos internos y externos a través de la lente fragmentada de la mente. Y por cierto ... ¡todo el concepto de un mundo interior y exterior es en sí mismo una división creada por la mente! ¿Ves cuán profundamente arraigadas en nuestras realidades están la mente y sus conceptos?

¿Es la unidad lo mismo que la iluminación?

 

8533609857?profile=RESIZE_710x

Al igual que la Unidad o Unicidad, el término 'iluminación' también se usa mucho en el camino espiritual. ¿Pero son lo mismo? Si. En mi perspectiva, son lo mismo. Sin embargo, no me gusta usar la frase iluminación porque es una palabra muy cargada.

La unidad para mí se siente más encarnada. Personalmente, resueno mucho más con este término que con la iluminación, que parece muy cerebral y demasiado centrada en el aspecto "ligero" de la existencia, que en sí mismo es unilateral. En mi experiencia, el objetivo de nuestra existencia como humanos se trata de abrazar nuestra humanidad y nuestra  divinidad, no solo enfocarnos en los aspectos de “amor y luz” de la espiritualidad que pasan por alto cualquier cosa demasiado cruda y real.

El viaje espiritual no se trata solo de ascender. También necesitamos descender. Necesitamos sumergirnos en las aguas oscuras de nuestras mentes y hacer un examen de conciencia. Necesitamos sentirnos cómodos con la sangre, la suciedad y el valor de ser humanos. Evitar nuestro lado salvaje es evitar, negar y repudiar un aspecto importante y esencial de nosotros: nuestra humanidad divina y desordenada. Como tal, siempre que sea posible trato de evitar la frase "iluminación", ya que parece demasiado sesgada. La unidad (o 'totalidad') se siente más holística y realista; estos términos se sienten más verdaderos. Pero, en última instancia, no hay palabras que puedan describir verdaderamente la experiencia que se está señalando aquí. Eso, para mí, es lo más esencial para recordar.

Unidad y el viaje del despertar espiritual

Para la mayoría, la Unidad es el impulso motivador para emprender el viaje interior. Es posible que hayamos experimentado un momento de total libertad y unión con toda la Vida. O quizás hay un doloroso anhelo de 'volver a casa' (es decir, al estado de Unidad). Pero cualquiera que sea el caso, la Unidad está en el centro mismo del viaje del despertar espiritual.

Como un mandala, nuestro viaje nos lleva alrededor del eje con la esperanza de que un día, por la Gracia Divina, nos uniremos con su centro, el centro que representa la autorrealización espiritual o la Unidad.

Cómo experimentar la unidad (4 caminos)

8533610090?profile=RESIZE_930x

No existe una píldora de "felicidad instantánea" para experimentar la unidad y la plenitud.

Quiero ser realista y claro contigo aquí: las herramientas y prácticas que recomendaré no son una píldora de "felicidad instantánea". Ten  cuidado con cualquiera que intente venderte "iluminación en 4 sencillos pasos" porque no existe tal cosa. La unidad no es como los fideos instantáneos. No voy a producir algunos consejos fáciles porque eso deshonraría lo verdaderamente profundo que es el camino de la Unidad. Innumerables personas han pasado toda su vida por este camino.

Entonces, con el mayor respeto por el verdadero compromiso y la sinceridad necesarios para este camino, les ofrezco cuatro caminos útiles. Existen innumerables prácticas, pero he incluido solo aquellas que he experimentado personalmente y que he encontrado útiles. Así que los animo a que presten atención y también a mirar más allá del alcance de las herramientas que se presentan aquí.

1- Meditación y atención plena

Sí, esto puede parecer un cliché, pero el hecho de que la meditación y la atención plena hayan ingresado al mercado general no significa que carezcan de valor real.

Ciertamente, el enfoque que muchos maestros modernos tienen hacia la meditación es secularizado y diluido. Pero hay muchas técnicas antiguas, como la meditación Vipassana (conciencia del pensamiento) y Anapanasati (conciencia de la respiración), que te ayudan a obtener una visión directa de la naturaleza de tu mente.

La atención plena es otra forma sencilla de acceder a la experiencia de la Unidad. Mindfulness significa prestar atención al momento presente. Irónicamente, Mindfulness tiene menos que ver con la mente y más con agudizar su conciencia y capacidad para vivir en el momento presente. Más exactamente, se puede pensar en la ausencia de mente (sin las connotaciones negativas). Se pueden experimentar muchos destellos de paz y plenitud interior a través de estas dos prácticas populares.

2- Inmersión en naturaleza solitaria

Pasar tiempo a solas rodeado de naturaleza es otra forma hermosa de acceder a un estado de integridad y unidad. Entrenarte para simplemente observar la naturaleza como una forma pasiva de meditación es nutritivo para el alma y puede llenarte de una sensación de paz interior. Me he sentido tan aliviado por la presencia de árboles y pájaros a mi alrededor que me he convertido temporalmente en Uno con todo lo que me rodea. La inmersión en la naturaleza es una práctica poderosa para muchas dolencias mentales y físicas, por lo que vale la pena experimentar con ella.

3-Trabajo interior que se centra en la integración

Hay muchas formas de trabajo interior, pero no todas se centran en explorar, aceptar e integrar las partes reprimidas y rechazadas de ti. Si bien este camino puede ser lento, es, en mi perspectiva y experiencia, el trabajo más profundo que puedes hacer. No hay soluciones rápidas aquí. Para tener más que un atisbo fugaz de la Unidad, debes hacer consciente el inconsciente. Como dijo una vez la luminaria Carl Jung: La plenitud no se logra cortando una parte del propio ser, sino integrando los contrarios.

Debemos buscar reunirnos con las partes perdidas de nosotros mismos y desarrollar el equilibrio psicológico. Solo entonces podremos experimentar la auténtica Unidad espiritual. Los ejemplos de trabajo interior centrado en la integración incluyen el trabajo de sombras y el trabajo del niño interior.

4-Amor propio, compasión y aceptación REAL

El amor es el sentimiento y la realidad más expansiva que existe. Cuando amamos verdadera y genuinamente a alguien o algo desde lo más profundo de nuestro ser, todas las barreras se derriban. Todas las construcciones mentales se borran. Toda división se desintegra. Todo lo que queda es apertura, expansividad y sí, la experiencia de la Unidad.

Como seres humanos que tenemos una experiencia espiritual, tenemos una relación compleja con nosotros mismos que a menudo se define por altibajos extremos. A veces pensamos que somos el pijama del gato y otras veces nos sentimos como un montón de mierda. Pero si logramos aceptar los altibajos y comprender verdaderamente la naturaleza de nuestra mente, podremos experimentar un verdadero amor propio y aprender a amarnos más a nosotros mismos.

Cuando podemos abrazar tanto nuestra humanidad como nuestra divinidad, podemos experimentar la autocompasión y la autoaceptación. Estas cualidades y prácticas son esenciales en el camino espiritual. Sin aprender a amarnos a nosotros mismos en toda nuestra rareza y sagrado salvajismo, es imposible abrirnos completamente a la experiencia de la totalidad y la Unidad.

 

9 citas inspiradoras de la unidad

 

8533611273?profile=RESIZE_584x

Para finalizar este artículo, te dejo con algunas otras perspectivas sobre la Unidad habladas por poetas, sabios, místicos y escrituras religiosas antiguos y modernos:

 

Para aquellos que están despiertos, el cosmos es uno. – Heráclito

 

Ve al Uno - conoce al Uno y afirma que es uno, que todo esto es solo una cosa. Ay, el ojo del hombre ve doble. - Attar de El libro de los secretos

 

La unidad no es una idea metafísica, sino algo tan simple y ordinario. Está en cada aliento, en el batir de alas de cada mariposa, en cada pedazo de basura que queda en las calles de la ciudad. Esta unidad es vida, la vida ya no se experimenta únicamente a través de la visión fragmentada del ego, sino que se conoce dentro del corazón, se siente en el alma. Esta unidad es el latido del corazón de la vida. Es el reconocimiento de la creación de su Creador. En esta unidad la vida se celebra a sí misma y su origen divino.

- Llewellyn Vaughan-Lee

 

Un ser humano es parte del todo que llamamos universo, una parte limitada en tiempo y espacio. Nos experimentamos a nosotros mismos, nuestros pensamientos y sentimientos como algo separado del resto. Una especie de ilusión óptica de la conciencia. Esta ilusión es para nosotros una especie de prisión, que nos restringe a nuestros deseos personales y al cariño por algunas personas más cercanas a nosotros. Nuestra tarea debe ser liberarnos de la prisión ampliando nuestro círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivientes y a toda la naturaleza en su belleza. El verdadero valor de un ser humano está determinado principalmente por la medida y el sentido en que ha obtenido la liberación de sí mismo. Necesitaremos una forma de pensar sustancialmente nueva para que la humanidad sobreviva. - Albert Einstein

 

¿Cómo se puede ver la Unidad divina? ¿En hermosas formas, asombrosas maravillas o milagros sobrecogedores? El Tao no está obligado a presentarse De este modo. Si estás dispuesto a ser vivido por él, te hará verlo en todas partes, incluso en la mayoría cosas comunes. - Lao Tse

 

Qué maravilloso que una sola esencia refracte como la luz: una sola fuente en un millón de esencias y matices. - Shâh Ne'matollâh

 

Cuando hagas de dos uno y cuando veas lo interior como lo exterior y lo de arriba como lo de abajo, y cuando percibas que el macho y la hembra son uno solo entonces entrarás en el reino. - El Evangelio de Tomás

 

Al principio era solo el Ser, Uno sin segundo. De sí mismo sacó el cosmos Y entró en todo en él. No hay nada que no venga de él. De todo, él es el Yo más íntimo. Él es la verdad; él es el Ser supremo. Tú eres eso, Tu eres eso. Fúndete en el mar y conviértete en uno con él, Olvidando que siempre fueron corrientes separadas, Entonces, Todas las criaturas pierden su separación cuando por fin se funden en puro Ser. No hay nada que no venga de él. De todo, él es el Yo más íntimo. Él es la verdad; él es el Ser supremo. Tú eres eso, ¡Tu eres eso! - Chandogya Upanishad

 

Cien cosas, un millón o más, si miras su realidad…son uno - Fakhruddin iraquí

Sobre Mateo Sol

8533612855?profile=RESIZE_400x

Mateo Sol es un destacado maestro psicoespiritual cuyo trabajo ha influido en la vida de millones de personas en todo el mundo. Nacido en una familia con antecedentes de adicción a las drogas, abuso y enfermedad mental, Mateo Sol aprendió sobre la difícil situación de la condición humana desde una edad temprana. Como mentor espiritual y guía del alma, la misión de Sol es ayudar a otros a experimentar la libertad, la plenitud y la paz en todas las etapas de la vida.

https://lonerwolf.com/oneness/

 

Leer más…

¿Qué es la escucha empática? - Jaya Ramchandani

8529462089?profile=RESIZE_930x

Traducido con Amor desde...https://medium.com.

 

Busca comprender, antes de ser comprendido

Escuchar con empatía consiste en comprender realmente a la persona que te está hablando. Eso significa que va más allá de la escucha activa y se adentra en la zona del no juzgar y la empatía. No juzgar mientras escucha a los demás significa que realmente puede escucharlos con la mente abierta. La empatía se refiere a la conexión emocional con otra persona a través de la identificación, la compasión, la comprensión, el sentimiento y la percepción. La escucha con empatía es más necesaria cuando alguien necesita ser visto y escuchado, y no está viniendo particularmente a usted en busca de una solución.

 

Entendamos lo que no es una escucha empática

Esta lista de 10 formas de escuchar que no son una escucha empática realmente me ayudó a poner las cosas en contexto para ir más allá de la escucha activa y entrar en modo de empatía.

  1. Dar consejos como "Creo que deberías ..."
  2. Explicar tu situación "Pero no era mi intención ..."
  3. Corregir a la persona “¡Espera! ¡Yo nunca dije eso!"
  4. Consolar a la persona "Hiciste lo mejor que pudiste ..."
  5. Contar una historia "Eso me recuerda la época ..."
  6. Apagar sentimientos “Anímate. No te enojes tanto ".
  7. Simpatizar "Oh, pobrecito ..."
  8. Interrogar "¿Cómo es que hiciste eso?"
  9. Evaluar "Eres demasiado poco realista".
  10. Sobresalir  “Eso no es nada. ¡Escucha esto!"

Esta lista no significa que las formas anteriores no sean formas válidas de escuchar, solo significa que no son para la ocasión de escuchar con empatía.

¿Cuál es la necesidad o el propósito de escuchar con empatía?

El punto de la escucha empática está bien resumido en este poema:

Cuando te pido que me escuches y empiezas a darme consejos,

no has hecho lo que te pedí.

Cuando te pido que me escuches y empiezas a decirme 'por qué'

 no debería sentirme así,

 estás pisoteando mis sentimientos.

Cuando te pido que me escuches

 y sientes que tienes que hacer algo para solucionar mis problemas,

me has fallado, por extraño que parezca.

¡Escucha! Todo lo que te pido es que escuches.

 No hables, ni lo hagas, solo escúchame.

Yo puedo hacerlo por mí mismo, no estoy indefenso. 

Quizás desanimado y vacilante, pero no indefenso.

Cuando haces algo por mí,

que puedo y necesito hacer por mí mismo,

 contribuyes a mi miedo y mi debilidad.

Pero cuando aceptas como un simple hecho

que siento lo que siento,

no importa lo irracional que sea,

entonces dejo de intentar convencerte

y puedo dedicarme a la tarea de comprender

qué hay detrás de este sentimiento irracional.

Cuando está claro, las respuestas son obvias y no necesito consejos. 

Los sentimientos irracionales tienen sentido

cuando entendemos lo que hay detrás de ellos.

Quizás por eso la oración funciona a veces para algunas personas; 

porque Dios es mudo y no da consejos para intentar 'arreglar' las cosas.

 Él / Ella simplemente escucha y le permite resolverlo por sí mismo.

Así que, por favor, escúchame,

 y si quieres hablar, espera un minuto tu turno

 y te escucharé luego

 

Escuchar con empatía es difícil de hacer

Escuchar con empatía es difícil de hacer. Significa superarnos a nosotros mismos, nuestras necesidades, nuestras opiniones y esencialmente nuestro apego al "yo". Aquí hay algunos consejos que me han ayudado:

1-Crea un espacio seguro para las personas que necesitan hablar.

2-Presta atención al lenguaje corporal. Utiliza una postura atenta, un contacto visual cómodo y gestos, expresiones e intensidad que coincidan con las del hablante.

3-Usa preguntas reflexivas, abiertas y empáticas para invitar a una reflexión y consideración más profundas: "¿Qué sentías cuando eso sucedió?"

4-Recuerda que la escucha empática respetuosa es un regalo que puede dar, y eso no quiere decir “estoy de acuerdo contigo”

5-Cuando el orador hace una pausa, puede resumir brevemente lo que escuchó con sus propias palabras, sin soluciones (esta es la parte más difícil). Cuando necesites decir algo: introyecta, no interrumpas

 

Peter Gerlach  ofrece una gran analogía para tener en cuenta y corregir por supuesto mientras escuchas con empatía: Imagina un cuchillo de mantequilla insertado en un chorro de agua.

Si necesitas introyectar, por ejemplo, resumir o aclarar algo que dijo el hablante, usa palabras y lenguaje corporal que mantenga la hoja paralela al flujo (empatía) de modo que insertarla no perturbe el flujo (el enfoque y el flujo de pensamientos de su pareja).

Abstente de insertar tus necesidades, opiniones o pensamientos, o simplemente interrumpir. Es como girar la hoja de un cuchillo de lado en el flujo de agua. Hacer esto indica que tu burbuja de conciencia está excluyendo al hablante y rompe la comunicación efectiva.

Te dejo con unas sabias palabras de un sabio amigo:

Si estás elaborando una respuesta cuando el otro está hablando, no estás escuchando

 8529462671?profile=RESIZE_400x

Soy un investigadora y educadora apasionado por el aprendizaje, la ciencia y la sociedad, y los modelos mentales interdependientes. Actualmente enseño física y matemáticas en el United World College of Japan. También dirijo una organización sin fines de lucro, The Story Of Foundation, que crea oportunidades de aprendizaje permanente para los hindúes urbanos del siglo XXI. Escribo en medio @welearnwegrow

 

https://medium.com/we-learn-we-grow/what-is-empathic-listening-

Leer más…

La trama que sostiene la vida - Claudio Araya Véliz

8524137085?profile=RESIZE_710x

“Agradece a la llama su luz,
 pero no olvides el pie del candil 
que constante y paciente la sostiene en la sombra”

-Rabindranath Tagore

 

A lo largo de la vida vamos construyendo esquemas, patrones y modos de percepción. Estas formas repetidas y habituales de sentirnos y actuar nos conducen a narrarnos por lo general una historia hegemónica y esto conlleva un tremendo riesgo: deja afuera un inmenso campo de experiencia vital y de auténtico sentir, que va más allá de las narrativas, es decir, que va más allá de las jaulas que creamos y en las que nos atrapamos. 

Vamos por la vida atendiendo aquello que confirma nuestra mirada, que nos mantiene en nuestras conocidas jaulas, las historias repetidas que nos contamos.  Es así como nuestros sesgos van limitando el paisaje y aprendemos sin querer a evitar territorios desconocidos para revisitar incansablemente senderos que conocemos de memoria y que muchas veces nos generan sufrimiento, desconexión y sensación de vacío, sesgando la mirada hacia aquello que falta, hacia lo que no es suficiente, hacia aquello que debería ser diferente a lo que es, incluyendo en ese ser diferente a nosotros mismos. 

Así como la mente naturalmente puede inclinarse y autoperpetuarse en este modo de ver, también podemos reconocer que no estamos determinados a ello. Es liberador reconocer que podemos inclinar voluntariamente nuestra mente hacia apreciar lo que, si funciona, los sostenes invisibles que silenciosamente tejen el entramado de nuestra vida y la de todos los seres. Reconociendo todo lo que sí está ahí por fuera del territorio de nuestras jaulas y narrativas, apreciar aquello que no falta, dirigiendo la mirada hacia lo que sostiene la frágil y eterna trama de la vida.

Dirigir nuestra mente a mirar el trasfondo y apreciar lo que se está manifestando es sin dudas una cualidad virtuosa de nuestra mente y un acto de coraje del corazón. 

No dar por sentada nuestra vida, es un acto poderoso y transformador. Poder reconocer la vulnerabilidad, la fragilidad y la impermanencia del momento presente conlleva un potencial profundo: nos permite despertarnos a la vida y a la belleza de todo lo bueno que también sucede en ella, pero que puede quedar invisibilizado a nuestros ojos y a nuestro sentir. 

El riesgo de invisibilizar la belleza está siempre presente. Se incrementa con una mente reactiva y acelerada, que no puede apreciar los procesos vivos que están ocurriendo, ni cómo está funcionando y entrando en contacto con el mundo. Cuando no tenemos introspección de los propios procesos e ignoramos nuestra verdadera naturaleza, confundimos el campo de los fenómenos cambiantes y transitorios que emergen como la realidad última y sólida en sí misma.  Ignoramos allí nuestra verdadera naturaleza y la belleza que radica en ella y en el mundo. 

Hacer de lo ordinario algo extraordinario es una práctica para toda la vida, es una manera nueva y revolucionaria de percibirnos y de percibir el mundo, reconociendo los sostenes cotidianos, darnos cuenta de todas las condiciones, fenómenos y seres que muchas veces y sin darnos cuenta nos sostienen. 

No hay que ir muy lejos para notar lo que anónimamente está sosteniendo la vida, y nuestra vida en particular, sólo por nombrar algunos ejemplos, mientras lees ahora está funcionando tu corazón, tu sistema respiratorio y digestivo, tu cerebro y un complejísimo sistema nervioso, que permite que estés consciente justo ahora, y solo mencionamos estos pocos ejemplos, podríamos considerar también que respiramos el aire de nuestro entorno que está ahí disponible, y sin el cual no viviríamos, está también la luz del sol y el alimento, y podríamos seguir enumerando fenómenos que están sosteniendo nuestra vida justo ahora y de múltiples y silenciosas formas durante miles de millones de momentos.  

La buena noticia es que podemos inclinar nuestra mente en la dirección apreciativa, y contemplar esta trama que está sosteniendo la vida. Esta inclinación apreciativa es una cualidad virtuosa de la mente y del corazón que podemos poner en práctica. Poder comprenderlo como una práctica cotidiana nos permite contrarrestar el sesgo negativo del cerebro, que nos hace que reconozcamos lo que no anda bien y que tiene por finalidad ayudarnos a sobrevivir como especie.

En situaciones de amenaza nuestro cerebro puede reaccionar con emociones como el miedo y la rabia. Las respuestas de lucha, huida o desconexión exacerban este sesgo negativo del cerebro y nos hacen entrar en patrones que tienden a confirmarlo y perpetuarlo. Sin embargo, reconocer que ésta no es una realidad, sino que es una manera de percibir, nos permite contrarrestar este sesgo para buscar una visión más clara y ecuánime de nuestra experiencia, reconociendo también el trasfondo que habitualmente no notamos, pero que sin embargo está ahí sosteniendo la vida. Esta perspectiva nos abre a la posibilidad de ampliar nuestro rango de percepción habitual y así poder conectar con la apreciación, como un modo calmo y abierto de entrar en contacto con la experiencia. Recibir la vida de un modo apreciativo se vuelve entonces el corazón de la práctica.  

De manera paulatina la práctica de apreciar se convierte en el camino que nos conduce a la luz de la gratitud que emerge de manera orgánica, como un fruto del aprecio a la vida. Una mente y un corazón que pausa, que deja entrar, que percibe con mayor claridad y conciencia de los sesgos, que ofrece una menor reactividad y una mayor receptividad va dando lugar a la manifestación de la gratitud natural que habita en nuestra consciencia despierta. La gratitud es una cualidad que se asocia a estados mentales y emocionales más hábiles y virtuosas en el camino del desarrollo espiritual y que nos permiten vivir una vida más plena, con mayor perspectiva, comprensión y sentido.

Poder sentir gratitud y cultivarla deliberadamente implica en sí mismo que antes debimos darnos cuenta y reconocer aquello que nos fue dado y que está ahí. Este sencillo, pero potente acto de despertar, de ser conscientes, implica que no damos por sentado nada de lo que es. Todo lo que sucede podría no existir, comenzando por esta precisa respiración que ahora mantiene tu vida mientras lees estas palabras. 

Todo cambia y todo es incierto, salvo una cosa: la certeza que llegará el día en que no habrá una nueva inhalación, tan solo quedará la última exhalación. Es entonces que nos damos cuenta que mientras estemos respirando hay oportunidades abiertas y este momento en un sentido profundo es buen momento, ya que es el único momento en verdad disponible, para abrir con coraje los ojos del corazón, para cultivar con amable determinación un estado interno de receptividad amorosa, y apreciar el misterio y el regalo de estar vivos. 

Una mente apreciativa abre el camino al agradecimiento genuino como una respuesta calma en el encuentro con la vida. Vivir agradecidos como un modo de estar y de ser en el mundo es un camino posible de ser recorrido, y podemos empezar ahora a transitarlo. 

Finalmente, compartimos el poema Los justos de Jorge Luis Borges, quien resalta precisamente el valor de aquello que está ahí y que sostiene la vida.

Los justos

Jorge Luis Borges

Un hombre que cultiva un jardín, como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología.
Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita un color y una forma.
Un tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.
El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

 

 Claudio Araya Véliz8524141455?profile=RESIZE_400x

Es cofundador de la Fundación Humanidad Compartida

www.humanidadcompartida.org

Doctor en Investigación en Psicoterapia, Pontificia Universidad Católica de Chile-Universidad de Chile. Magister en Psicología Clínica. Universidad Adolfo Ibáñez-CAPSIS.Psicólogo, Pontificia Universidad Católica de Chile.Docente Escuela de Psicología Universidad Adolfo Ibáñez.

Autor de los libros:El mayor avance es detenerse, mindfulness en lo cotidiano (2010) Presencia Plena, reflexiones y prácticas para cultivar Mindfulness en la vida diaria (2014)

http://mindfulness.cl/2020/08/10/la-trama-que-sostiene-la-vida/

Leer más…

Música de Fondo

Desde

Capilla del Monte

Argentina

Nuestro nuevo E-mail

interser2017@gmail.com

ABRIENDO EL CORAZÓN

El Servicio de InterSer es gratuito.

Sin embargo debo sustentarla monetariamente cada mes, por lo que he resuelto en  Común Unión con muchos miembros, Aceptar las donaciones que sean hechas con Amor y gratitud...aunque el monto sea mínimo. Sus corazones lo decidirán

QUE LAS BENDICIONES FLUYAN EN SUS VIDAS!!!

LO NUEVO...Abril 2021

8552701076?profile=RESIZE_584x

 

8745394264?profile=RESIZE_180x180

El problema con los problemas - Judy Lief

8745394264?profile=RESIZE_180x180

El camino del jardín - Cheryl Wilfong

8745394264?profile=RESIZE_180x180

Salud Espiritual- Tahíta

8779886698?profile=RESIZE_180x180¡Vive la Totalidad ! - Emilio Carrillo

8745394264?profile=RESIZE_180x180

Esta vida, que es maravillosa e impermanente- Blanche Hartman

8745394264?profile=RESIZE_180x180

Ser paz en todo momento - Richard Miller 

8745394264?profile=RESIZE_180x180

La biología del amor – Charla con el Dr. Bruce Lipton

8745394264?profile=RESIZE_180x180Ensayando el sufrimiento - Sister Dang Nghiem

8745394264?profile=RESIZE_180x180Reencontrándome en el jardín – Valerie Brown

8767561281?profile=RESIZE_180x180

¿Es usted un pensador excesivo? 11 formas innegables de saber - Elyane

Leer más…

ÚLTIMA ACTIVIDAD

Laura del Carmen commented on Tahíta's blog post El camino del jardín - Cheryl Wilfong
"Graciasss "
Hace 6 minutos
María Cristina Benitez commented on Tahíta's blog post El problema con los problemas - Judy Lief
""Podemos viajar juntos.......
unidos por el Amor"
GRACIASSS Amada Tahita por tu valioso compartir...."
Hace 1 hora
ruben rueda commented on Tahíta's blog post El problema con los problemas - Judy Lief
"gracias
 "
Hace 4 horas
Ise esponda commented on Tahíta's blog post El camino del jardín - Cheryl Wilfong
"Gracias"
Hace 11 horas
Ise esponda commented on Tahíta's blog post El problema con los problemas - Judy Lief
"Gracias "
Hace 11 horas
Daisy Naquira commented on Tahíta's blog post El problema con los problemas - Judy Lief
"Gracias"
Hace 13 horas
Tahíta posted a blog post
 Traducido con Amor desde...https://www.lionsroar.com
 
A medida que avanzamos en la vida, enfrentamos muchas alegrías y descubrimientos y muchos problemas y dificultades. Tenemos continuos altibajos. Con el tiempo, la mayoría de nosotros…
Hace 13 horas
margarita hernandez santos commented on Tahíta's blog post Esta vida, que es maravillosa e impermanente- Blanche Hartman
"gracias¡"
Hace 15 horas
margarita hernandez santos commented on Tahíta's blog post Salud Espiritual- Tahíta
"gracias¡¡"
Hace 15 horas
margarita hernandez santos commented on Tahíta's blog post Ser paz en todo momento - Richard Miller 
"agradecida por tus letras tan hermosas¡¡"
Hace 15 horas
margarita hernandez santos commented on Tahíta's blog post La biología del amor – Charla con el Dr. Bruce Lipton
"gracias tahita¡¡"
Hace 15 horas
Daisy Naquira commented on Tahíta's blog post El camino del jardín - Cheryl Wilfong
"GRacias"
Hace 15 horas
Stella Maris Daquila commented on Tahíta's blog post Arboles - Herman Hesse
"Fantástico. Gracias Tahita "
Hace 15 horas
Tahíta posted a blog post
Traducido con Amor desde...https://www.lionsroar.com
Un amigo que trabaja en una granja orgánica trajo a casa dos bandejas de seis paquetes de plántulas de lechuga. Las llamadas plántulas no solo estaban listas para ser trasplantadas, también…
Hace 15 horas
Stella Maris Daquila commented on Tahíta's blog post Comunicados por Siempre- Tahíta
"GRACIAS QUERIDA HERMANITA es verdad todo conlleva un costo. Gracias por la inmensidad de tu ser, tiempo y amor para tu tarea. GRACIAS
SIEMPRE HAS DADO TODO
GRACIAS POR CADA REFLEXIÓN
GRACIAS POR ESTA PARTE DEL CAMINO. Perdón por la falta de…"
Hace 16 horas
Ana María commented on Kali's blog post Vientos fuertes Raíces fuertes: lo que los árboles nos enseñan sobre la vida - Por Dennis Merritt Jones
"Los árboles, nuestros maestrosGracias, bendiciones"
Hace 16 horas
Stella Maris Daquila commented on Tahíta's blog post Hoy… ¡Luna Llena del gusano! - por Tahíta
"Gracias  Gracias Gracias 🙏"
Hace 16 horas
Stella Maris Daquila commented on Vila's blog post Un poema-oración pandémico - Phyllis Cole-Dai
"Maravillosa muestra de luz en el alma y descubrimiento pleno.  Gracias "
Hace 16 horas
Mari commented on Tahíta's blog post Salud Espiritual- Tahíta
"Compasión dar Amor. Gracias Tahita."
ayer
Martha De Lucia commented on Tahíta's blog post Salud Espiritual- Tahíta
"Graciassss infinitas"
ayer
Daisy Naquira commented on Noah Weber's blog post ¡Vive la Totalidad ! - Emilio Carrillo
"Gracias"
ayer
Daisy Naquira commented on Tahíta's blog post Salud Espiritual- Tahíta
"Gracias"
ayer
Esther Merce figuera commented on Tahíta's blog post La biología del amor – Charla con el Dr. Bruce Lipton
"Gracias muy interesante "
ayer
Ana María commented on Tahíta's blog post Sobre cómo encontrar la paz - Thich Nhat Hanh in Energías Maestras
"Que hermoso y especial para estos tiempos. GraciasBendiciones"
ayer
Ise esponda commented on Tahíta's blog post Esta vida, que es maravillosa e impermanente- Blanche Hartman
"GRACIAS"
ayer
Ise esponda commented on Tahíta's blog post Salud Espiritual- Tahíta
"MIL GRACIAS"
ayer
ALEJANDRA CHAVEZ ROJAS commented on Tahíta's blog post Esta vida, que es maravillosa e impermanente- Blanche Hartman
"Gracias "
ayer
Esther Merce figuera commented on Tahíta's blog post Salud Espiritual- Tahíta
"Gracias"
ayer
María Cristina Benitez commented on Tahíta's blog post Salud Espiritual- Tahíta
"Conexión, Paz y cuidado compasivo.....
GRACIASSS Querida Tahita por tanto....
  Hermoso paisaje que nos compartes...
GRACIASSS...GRACIASSS...Infinitas GRACIASSS...."
ayer
Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post Salud Espiritual- Tahíta
"Gracias, gracias Tahita, iluminador mensaje, bendiciones"
ayer
Más...
++++++++++++++