El equinoccio es el punto en el que el Sol cruza el ecuador y en todas partes de la Tierra el día y la noche tienen aproximadamente la misma longitud.

Simbólicamente, puede verse como el punto en el que el día se encuentra con la noche, donde los opuestos se encuentran en un terreno igual, donde podemos integrar la dualidad dentro de la unidad de la existencia.

Los antiguos, que sabían que eran uno con la Tierra, honraron estos cambios planetarios como reflejos importantes de la vida. Como