Perder peso- Dr.David Hawkins

 3794424708?profile=RESIZE_710x

Yo permanente perdí 22 Kg mediante el uso de esta técnica muy sencilla que surgió de la investigación de la conciencia.

El alivio de un problema debería ser simple, directo, al núcleo de larga duración de su efecto, y no costar nada. Las dietas generalmente no funcionan a largo plazo. Las técnicas habituales que la gente prueba a menudo provocan sentimientos de culpa y recriminación. Estas pueden funcionar, pero sólo temporalmente, porque en realidad no modifican la manera en la que estás con su cuerpo, ya que no cambian los reflejos que le llevan a uno a comer a pesar de tener las mejores intenciones.

Se descubrió que ocurre un cambio en el estado de conciencia en el proceso de comer, y que una persona puede fácilmente superarlo, por lo que la pérdida de peso se convierte en permanente. El mensaje es dejar de forzar la voluntad, dejar las dietas y dejar de resistirse a comer. Estos métodos no suelen funcionar, nos hacen miserables, y que con frecuencia terminamos igual que empezamos. Hay una manera mucho más fácil que es verdaderamente alegre.

A través de la comprensión de algunos conceptos muy simples nos colocamos en el lugar de poder manejar los problemas que han sido desconcertantes y fallidos en el pasado.

Mediante el uso de algunas técnicas basadas en la naturaleza de la conciencia en sí, podemos aprender a imaginarnos a nosotros mismos como delgados, dinamizar esa imagen, y luego lanzarla para que realmente se materialice. Es necesario aprender cómo ir al corazón en lugar de la cabeza, e ir al amor en lugar de al estómago. La cabeza nos critica porque el estómago quiere comer. La única forma de manejar este problema está en ir al corazón en toda la situación. Vamos a ser alegres de corazón sobre este tema que para muchas personas llega a ser muy angustioso. La alegría del corazón viene al comer; la auto-recriminación y la culpa aparecen más tarde. Nos tumbamos en la cama y nos preguntamos, “¿Por qué como todo eso?” y entonces comienzan los ataques sobre nosotros mismos. Hay una vía más allá de todos estos problemas que funcionará en todos nosotros.

El modelo médico comúnmente seguido se basa realmente en la idea de la dieta y el supuesto de que el número de calorías que uno come determina su peso. También alguna idea acerca del ejercicio. Sin embargo, la siguiente información no necesariamente va a estar de acuerdo con el pensamiento médico tradicional. Si el pensamiento médico tradicional del recuento de calorías hubiera funcionado en usted, no estaría interesado en esta información. Vamos a presentar cosas que hemos observado clínicamente en la medida en que son verdad experimentalmente.

El funcionamiento de la conciencia tiene que ver con la verdad de nuestra experiencia interior. No tiene nada que ver con teorías, hipótesis, razonamientos científicos, o la lógica. Tiene que ver con la vivencia de la verdad en nosotros.

Lo primero que debes hacer es comenzar a eliminar algunas de las creencias acerca de las dietas y los alimentos que han contribuido a nuestro problema. Para empezar, tenemos creencias y pensamientos, tales como: “Bueno, se extiende el sobrepeso en nuestra familia -está en los genes”. O, “Es debido a mi tiroides,” o, “Es debido al hecho de que cuando era niño, tuve sobrepeso, y eso causó demasiadas células grasas” Estas son todas teorías de la medicina popular, y si las mantenemos en la mente operan en usted, y entonces eso es muy bueno. Sin embargo, hemos encontrado experimentalmente que esto realmente no es así. A modo de ejemplo, dos personas pueden comer una dieta idéntica, y uno aumentar de peso y el otro perderlo. ¿Cómo puede explicarse si los niveles de actividad y todo lo demás son casi los mismos? Esto trae consigo el cuestionamiento de algunas de las hipótesis médicas básicas, algunas de los cuales son muy simples de entender.

En primer lugar, ¿por qué suponer que el cuerpo absorbe completamente todas las calorías que consume? ¿Por qué pensar que el aparato digestivo de dos personas diferentes son exactamente iguales? Que voy a comer un pedazo de 1.000 calorías de pastel y absorber sólo 500 calorías, con las otras 500 ejecuto correctamente los pensamientos. Hay otros factores, tales como la velocidad del movimiento en el tracto gastrointestinal. Sabemos que si las cosas se mueven más rápido a través del tracto, menos se absorben. Hay otros factores a considerar además de las calorías, y al hacerlo, llegamos a una forma de manejar este problema que no implicará contar la caloría.

Hay algunos trucos dietéticos que son útiles utilizar al principio hasta que los resultados de trabajar en nosotros hayan ajustado nuestro centro cerebral, que se encuentra en una parte del cerebro llamada hipotálamo. Se tarda un día o dos en restablecer el centro cerebral que controla nuestra sensación de saciedad. El centro cerebral regular y controla nuestro peso. En la medida en que mantenemos un cierto peso en la mente, comienza a materializarse en el plano físico. Es útil comprender el poder de la mente sobre el cuerpo y que lo que se mantiene en la mente crea lo que el cuerpo es, y no al revés.

Es necesario revertir lo convencional, el llamado “sentido común” de la lógica del hemisferio izquierdo del cerebro que dice que es el cuerpo el que crea la mente. En su lugar, tenemos que ver lo opuesto, es decir que lo que se lleva a cabo en la mente se manifiesta en el cuerpo. Nuestros pensamientos y creencias sobre el peso, la actividad, las calorías, y todos los fenómenos en torno a esto han estado afectando nuestro peso.

Ahora podemos ver que la respuesta del cuerpo se debe a la mente -el pensamiento, la creencia y actitud y la forma en que la persona se relaciona con su cuerpo en su mente. Es la mente la que establece el centro cerebral. Se trata de utilizar las técnicas de la conciencia con la mente que la liberen de los problemas del peso, y uno pueda perder peso casi automáticamente.

Las técnicas que usamos tienen que ver con la mente y la conciencia, por lo que no tenemos que estar muy preocupados por controlar el cuerpo como tal. El cuerpo es un efecto de lo que sucede en la mente. En consecuencia, los intentos para resolver el problema del peso, que se dirigen solo al cuerpo, son notoriamente fallidos. Casi todos los meses, hay titulares en interminables portadas de revistas y en los periódicos que están vendiendo una nueva dieta. Esto nos permite saber que las dietas no funcionan. Cuando hay múltiples soluciones a un problema e interminables artículos sobre el mismo fenómeno, es obvio que no tienen la respuesta. Si hubiera una respuesta a los problemas de peso, no habría artículos sobre dietas en absoluto, porque todos lo habrían solucionado. Abordándolo solo en el nivel físico no funciona. Tampoco funciona ningún otro problema que involucre el complejo comportamiento humano.

La técnica, la usé personalmente para perder el treinta por ciento de mi peso corporal (22 Kg) hace algunos años, me permitió llegar a mi peso deseado. Sólo lleva unos pocos minutos durante un día o dos -en conjunto, alrededor de sólo sesenta a noventa minutos de tiempo personal y atención. En realidad puedes hacer esto mientras haces tus actividades diarias en el hogar o en la oficina, e incluso conduciendo al trabajo. Así funciona mejor en tu vida y se adapta fácilmente a tu rutina diaria. No tienes que detener tu vida con el fin de utilizar esta técnica. Para que sea efectiva, tiene que encajar en tu patrón de vida. Encontramos que ninguna técnica de modificación de conducta funciona si no se ajusta a la vida cotidiana de la persona. Si has de cambiar el estilo de vida general, los resultados suelen ser temporales.

Con esta técnica, cuando la sensación que habías llamado previamente hambre surge, ignoras los pensamientos que van con esta, sobre todo cancelando ese pensamiento de hambre. En su lugar, ves directo a la sensación, directamente a la experiencia interior de lo que estás verdaderamente experimentando. Ves a donde lo estás experimentando sin etiquetarlo, sin nominarlo, o llamarlo de ningún modo. Simplemente experiméntalo y empieza a dejar de resistirte a esas sensaciones.

Silenciosamente vas a la conciencia misma, a la experiencia interior de lo que estás experimentando, y dejas de resistirte a ella.

En realidad, se necesita muy poco esfuerzo y muy poco tiempo.

Cuando lleguemos a esta sensación, que fue etiquetada como “Hambre” en el pasado (tengo “hambre” ahora), dejamos de etiquetar y resistir la sensación en sí. Solo estamos conformes y dispuestos a estar con la sensación, pero no hacemos nada al respecto. Dejamos que la experiencia nos recorra por dentro y estamos dispuestos a estar con esa experiencia interior o sensación como sea. Algunas personas pueden sentirla en el estómago, y algunas pueden sentirla como una especie de debilidad física. Cualquiera que sea la sensación es sentida, dejamos de hablar de ello en nuestra mente; detenemos el parloteo y dejamos de etiquetarlo. En su lugar, nos adentramos en la experiencia interior y dejamos de resistirnos a ella. Al dejar ir la resistencia, podemos ascender a un nivel superior, si estamos dispuestos a elegirlo, y nos decimos: “Yo quiero más de lo que sea que esto sea.”

La razón de ello y la manera en que se convierte en aceptable es porque hay una cantidad limitada de esa sensación que se presenta. La mente piensa: “Si no me satisface esto, voy a tener esa sensación de hambre continuamente.” Eso no es así porque la sensación deriva de resistirse a ella. Cuando la acompañamos, al igual que en el Tao, se inclina el sauce con el viento, pero no se rompe, no hay resistencia. En cambio el roble se resiste a la sensación, y trata de luchar con el poder de la voluntad y entonces se rompe, podemos ser como el sauce, yendo con la sensación y dejando de resistirnos a ella. De hecho, le damos la bienvenida. Es como si estuviéramos diciendo, “Más” Queremos más viento, más de esa experiencia interior. A medida que lo evocamos más, asentamos el sentimiento interior, y sólo estando con él, se acabará.

Es una buena idea empezar este proceso en un fin de semana cuando estamos en casa y podemos dejarlo todo y simplemente sentarnos, o mejor, tumbarnos y centrarnos en ella. Si no dejamos que nada nos distraiga de estar con la sensación, pronto desaparecerá en cuestión de minutos.

Después de que desaparezca, podemos atender nuestros asuntos. Después de que nos acostumbremos a esta técnica, no tendremos que detener la actividad en absoluto. Cuando la experiencia surja, simplemente sentado o tumbado, concéntrate en ella, y fija la atención en darle la bienvenida. Es como si abriéramos la puerta del establo y permitiéramos que la sensación entrara de buena gana, estando con ella, pero no haciendo nada al respecto.

Queremos romper el ciclo de etiquetar la sensación como “hambre” cuando aparezca y entonces satisfacerla con comida. Haciendo eso sólo refuerzas el ciclo, convirtiéndonos a nosotros mismos en víctimas y efecto del patrón de comportamiento. En lugar de eso, el yo se mantiene al margen de esta sensación y comienza a gestionarla de manera que ya no estamos más en su efecto; nos convertimos en los gestionadores.

 Pero, ¿qué hacemos con nuestras comidas durante el día? Hacemos lo que se llama “comer anticipadamente”. Esto significa nunca comer cuando tenemos hambre. Los dos primeros días, y probablemente durante la primera semana o dos, nunca nos permitimos comer cuando tenemos hambre. En su lugar, deja el hambre mediante el uso de esta técnica radical de la verdad y anticipa los períodos de hambre. Sabemos nuestros propios patrones de hambre, por lo que en lugar de esperar hasta tener hambre y entonces comer, reforzando así el patrón, anticipamos los periodos de hambre.

Sabemos que habitualmente tendremos hambre alrededor de las seis, así que en vez de esperar hasta que tengamos hambre y satisfacerla, lo que refuerza nuestro condicionamiento, la anticipamos. A las 4:45 PM, cuando ni siquiera tenemos hambre, tomamos un sándwich de queso.

La técnica es simple -comemos cuando no estamos hambrientos y no comemos cuando lo estemos, así sustituimos esta técnica por el patrón de hambre. ¿Cuánto tiempo pasará antes de que desaparezca el hambre, y que va a pasar? Ya no experimentaremos más el hambre o el apetito; sino que simplemente parece que ha desaparecido. Al segundo día, nos daremos cuenta de que el patrón es ya tan débil que apenas lo notamos. ¿Cuántos minutos al día llevará esto? Es posible que un total de treinta minutos el primer día. Te darás cuenta de que si no haces nada en relación a la sensación de hambre y realmente dejas de resistirla, desaparecerá en cuestión de minutos. Después de hacer esto varias veces, la sensación desaparece en cuestión de segundos. Sabremos que si nos sentamos y dejamos de resistirnos a la sensación, en cuestión de segundos, ya no estaremos en el efecto del apetito. Ya no estamos impulsados por él y podemos estar absolutamente libres.

En lugar de este patrón, podemos sentir una especie de vacuidad o vacío. Donde antes había hambre y el impulso de comer, junto con apetito, el entusiasmo por él, y luego la saciedad, ahora parece como si nada estuviera pasando en ese espacio en nuestra vida. Ahora podemos hacer alguna actividad placentera, como recompensa a nosotros mismos al tomarnos tiempo para leer el libro que teníamos ganas de leer y nunca tuvimos tiempo. Ahora que no estamos en la cocina comiendo todo el tiempo, hay tiempo para leer por placer en lugar de sentirnos culpables porque tenemos cosas más importantes que hacer. Podemos descubrir algo que realmente nos guste hacer.

La forma de enviar de viaje a la culpa es saber realmente que existe una técnica muy simple. Suena así de simple, pero por eso es por lo que funciona. Las cosas que son extraordinariamente complicadas están generalmente lejos de la verdad. La verdad es por lo general extrañamente sencilla.

Por lo general, lleva exactamente un día reducir la comida, el hambre y el apetito si nos permitimos ser reprogramados. Nos daremos cuenta de que a medida que pasa el tiempo, empezamos a seguir con la mirar la comida y empezando a entrar en el patrón del hábito de tener hambre y satisfacer la sensación. Es muy sencillo dar marcha atrás y darnos cuenta por nosotros mismos al usar esta técnica algunas veces. Todo lo que tenemos que hacer es permitir que la sensación de hambre llegue, estar con ella, darle la bienvenida, y esperar hasta que se vaya, lo que la gestiona (por lo general en cinco minutos o menos). Puede ser que tengamos que hacerlo de nuevo si descansamos en la indulgencia durante muchos años.

Otra cosa sucede a medida que hacemos esto. Hay un centro en el hipotálamo en la base del cerebro llamado el “centro cerebral”. En él se establecen nuestro grado de saciedad y la cantidad de saciedad que buscamos. El comer menos, desciende el ajuste en el centro cerebral.

También sabemos que las calorías son liberadas a diferentes velocidades. Las grasas, por ejemplo, se liberan a una velocidad y las proteínas a otra. Sabemos que se necesita un cierto número de calorías para quemar cada gramo de proteína, así que uno de los trucos que podemos utilizar para acelerar el proceso de la reducción de peso es el ir a una dieta alta en proteínas. Esto no es en relación a una dieta, sino que sólo voy a dar un par de trucos que he observado clínicamente.

Comer azúcar con el estómago vacío es seriamente perjudicial para los objetivos del programa. ¿Por qué? El cuerpo toma el azúcar tan rápido que no puede ser metabolizado tan rápidamente por lo que ha de ser almacenado como grasa en el cuerpo. Una cosa que podemos hacer por nuestro propio bien como parte del cuidado y amor a nosotros mismos es evitar el azúcar y los dulces cuando introduzcamos este programa en nuestras vidas. Al principio, queremos ver un resultado rápido. Creo que deberíamos tener la satisfacción de hacer esto ahora y ver algunos beneficios y recompensas, incluyendo el ver que la imagen que hemos estado manteniendo de nosotros mismos viene a manifestarse.

Lo mejor es evitar las cosas que tienen un alto contenido en azúcar, especialmente con el estómago vacío, porque el azúcar estimula la producción de insulina, lo que lleva entonces a una bajada rápida del azúcar en sangre, recreando la sensación de hambre. Por el contrario, un tercio de las calorías de las proteínas se queman sólo en el proceso de metabolización de las proteínas. Por lo tanto, cien calorías de azúcar equivalente cien calorías de grasa, mientras que cien calorías de exceso de proteína se convierte en solo sesenta y seis calorías de grasa. Una dieta alta en proteínas deriva en un descuento del treinta y tres por ciento (no recomendado para personas con gota). Tenga en cuenta que los carnívoros son delgados. Pero ¿qué pasa con los vegetarianos? También pueden evitar el azúcar y el almidón y sin embargo seguir una dieta rica en proteínas.

La técnica consiste en dejar de resistir para que desaparezca el hambre y el apetito. Entonces, vivimos en un mundo donde ya no estamos en un ciclo. Nos acostumbramos a un ciclo de sobrealimentarnos, sentirnos culpables por la sobrealimentación, y luego tratar de controlarla. Luego vuelve el hambre, y con el hambre viene la culpa, luego el apetito, luego la expectativa de la saciedad, seguido de excesos, y culpa de nuevo, así existe un contraproducente ciclo sin fin. La única manera de vencerlo es elevarse por encima de él, trascenderlo, y estar más allá de él. Al desaparecerlo, uno encontrará que el apetito y el hambre verdaderamente desaparecen, y se da la experiencia de no tener hambre nunca.

La siguiente cosa que la mente dice es: “Yo no quiero renunciar al placer de comer.” Es todo lo contrario. Lo que pasa con el placer de comer una vez que utilizamos esta técnica es que el apetito surge del acto de comer en sí en lugar del apetito anticipatorio. Puedo sentarme sin hambre o apetito, pero en el momento en el que empiezo a comer, se crea el apetito, y el placer por comer es mayor que nunca. Disfruto ahora más que nunca de la comida. El comer ya no está acompañado por la culpa o la auto-culpabilidad. Ya no existe la ansiedad por comer demasiadas calorías o aumentar de peso por comer. Todo se ha ido, por lo que no he entregado el placer de comer en absoluto. Encontramos que cuando no tenemos hambre, la comida se disfruta mucho más. Comenzamos a disfrutar el sándwich de queso en el momento en que tomamos el primer bocado. Ni siquiera estamos hambrientos. Tomamos el sándwich de queso, lo mordemos, y el disfrute está ahí. No hay ninguna pérdida de disfrute o placer. Yo no creo en desprendernos del disfrute y el placer; por el contrario, yo creo en incrementarlo. Así que ahora estás el disfrutando y obteniendo placer al comer, así como disfrute, placer y un orgullo justificado al tener un cuerpo más apropiado a nuestra ambición estética –como nos gustaría vernos.

Lo primero que debe manejar es el ciclo de comer y tener hambre. Somos las víctimas de un patrón de comportamiento, un condicionamiento que no tiene nada que ver con la fuerza de voluntad o la moralidad. Escogimos esos patrones de nuestro condicionamiento social, de niños, eso es todo.

Otra técnica de desprenderse del sufrimiento en un momento de dolor, enfermedad o síntomas físicos, tales como el hambre, es saber que no es más que un síntoma físico. Usted se dará cuenta de que es experimentado de una manera general, difusa, más o menos en todas partes, porque ahí es donde experimentamos toda la experiencia en lugar de en una situación localizada. La localización viene de un sólido sistema de creencias. Todos tenemos estos pensamientos de la infancia. A medida que nos desprendemos de la resistencia la energía de esta sensación se vuelve difusa y finalmente desaparece.

Hay otro aspecto muy interesante operando en la conciencia que también será muy útil. Es algo que puedes observar en ti mismo, y algo que aprendí en mi interior viendo lo que sucedía. El ciclo en el pasado iba a ser dirigido por el hambre, el apetito, la saciedad, y luego la culpa. Todas las buenas intenciones que tenía sobre la dieta y quitarme peso de repente volaban por la ventana y desaparecían por alguna parte. Después de llenarme con mucho más de lo que sabía que necesitaba, de repente había un sentimiento de disgusto y culpa. Personas con graves problemas alimentarios suelen experimentar eso. Ellos van al baño, vomitan toda la comida, y luego llegan al auto- odio, la culpa, e incluso la depresión suicida, lo cual puede llegar a ser muy grave. ¿Que sucede realmente en este tipo de situación? He observado que cuando una persona se sienta a comer, es sólo el adulto en el quien quiere perder peso, y es realmente el “niño “interior”, el que siempre está hambriento.

¿Qué sabe un niño sobre la dieta, el peso y las calorías? Nada. La conciencia del niño es: “Quiero, me satisface, y consigo,” así que vamos a la nevera sin darnos cuenta de que estamos en un estado diferente de conciencia, uno en la que el niño es dominante. Entonces, ¿quién está saqueando el refrigerador? Es el niño. ¿Quién está pidiendo un segundo helado con chocolate caliente o una segunda ración de patatas y salsa? El niño. Después nos entregamos al niño sin darnos cuenta de lo que está pasando, cuando la comida se termina, el niño se va. Una vez lleno, después, ¿quién toma su lugar? El padre es quien le dice: “¿Cómo pude haber sido tan estúpido? ¿Por qué tuviste la oportunidad? ¿Así que tenías un pedazo de pastel? ¿Por qué pusiste el helado sobre la tarta? Quiero decir, piensa en las calorías. Eres realmente estúpido y débil; no tienes ninguna fuerza de voluntad. No eres bueno; tu autoestima está podrida”.

Para contrarrestar esto, tenemos que ser conscientes de que el patrón está en marcha. Sólo el ser conscientes de ello comienza a cambiarlo. Ahora podemos tomar nota de nosotros mismos, al ponernos en la mesa o la nevera, y llamar conscientemente a nuestro adulto y decirle al niño: “Este es lugar para un adulto ahora porque mi adulto es muy consciente de su alimentación” Mi adulto sabe de calorías, dietas y hábitos de alimentación sanos. Conscientemente llamo a mi adulto para que esté aquí en esta comida. Le digo: “El adulto en mí ya está aquí” y conscientemente rechazo la presencia del niño. Debido a que el abuso no ocurre, cuando la comida ha terminado, mi adulto se queda allí.

No se necesita autocontrol o resistirse a nada, sólo se necesita ser consciente. Cuando nos sentamos, saludamos a nuestro adulto y somos conscientes. Cuando nos sentemos a la mesa, vemos que el niño viene a nosotros. Me he visto a mí mismo haciendo esto. “Oh, mira quién está allí en la mesa. ¡Oh, wow!. ¡Mira el montón de puré de papas! ¡Mira la salsa!, “Sólo con ver las caras de la gente cuando se sientan a la mesa vemos quien está “sobre” ellos. Vemos los ojos abiertos y las pupilas muy dilatadas. Si eso no es un niño de cinco años, entonces yo nunca vi uno.

Podemos salir de este patrón autodestructivo sólo por ser conscientes.

Haz una pequeña señal en la puerta de la nevera que diga: “Sólo Adultos”. Se consciente; se consciente de quien está allí. Encontraremos que el adulto disfruta del comer mucho más, demasiado, pero simplemente no se vuelve loco con tanta facilidad.

Es mucho más fácil iniciar este programa siguiendo una dieta tan alta en proteínas como sea posible, porque entonces el azúcar en sangre tiende a permanecer relativamente estable. Evitamos esas caídas repentinas que dan la sensación de que queremos comer algo de inmediato, y por tanto haciendo lo que es un poco más fácil para nosotros. El objetivo es evitar el sufrimiento en todas sus formas. No queremos la experiencia de sufrir en ningún tipo de programa porque, de lo contrario, no va a funcionar. Contar calorías y privarnos es crear una forma de sufrimiento. Qué sucede entonces en el inconsciente –llegamos a satisfacernos y la indulgencia excesiva establece la culpabilidad. Entonces, nos ponemos a dieta, que es una especie de autocastigo, al estar a pan y agua como un prisionero durante un cierto período de tiempo. Después de habernos castigado lo suficiente por todos los excesos del pasado, la culpa desaparece y el viejo patrón habitual de consumo vuelve. Queremos eliminar el desequilibrio de los extremos del abuso, los sentimientos de culpa, recurrir al autocastigo de una dieta a pan y agua -primero oscilando hacia la sobrealimentación y el abuso, y luego oscilando hacia la culpa y el autocastigo de la privación.

La privación no es el camino hacia la felicidad, ni lo es el abuso. Es preferible utilizar las técnicas de la conciencia para trascenderlos y estar en medio de los dos para que estemos por encima del problema, con el adulto aquí haciéndose cargo. Esto hace que sea fácil y agradable. Es realmente agradable darse cuenta de que hemos manejado y superado en sólo cuestión de minutos eso que nos ha afectado toda nuestra vida.

El primer día intenté esto, creo que pasé unos cuarenta y cinco minutos sentado y gestionando esas sensaciones; el segundo día, unos veinte minutos; el tercer día, tal vez diez minutos; y el cuarto día, tal vez cuatro minutos. Desde ese momento, no creo que en total haya pasado más de una hora usando la técnica durante muchos años. Puedes empezar con un cronómetro, te sientas, usa esta técnica, y pulsa el cronómetro de nuevo cuando la sensación de hambre se haya ido. Probablemente no sumarás más de una hora en los próximos diez años, por lo que desde luego no es mucho el esfuerzo necesario o el sufrimiento que se experimenta.

Otra técnica de la conciencia, que tiene aplicación general, puede ser usada también. (Todas las técnicas que hemos expuesto tienen muchas aplicaciones.) Te imaginas el tipo de cuerpo que querrías tener y la sensación que deseas tener en relación a tener este tipo de cuerpo. Entonces recuerdas algún momento de tu vida en el que te sentiste feliz y satisfecho contigo mismo. A continuación, imagina tu cuerpo de la forma en que queremos que sea y revive ese sentimiento de alegría. Por ejemplo, si quieres ser delgado, imagínate delgado y empieza a querer esa imagen de ti mismo. Quiere esa imagen del cuerpo y luego dejarla, sabiendo que has configurado un programa. Has programado lo que va a suceder en el futuro porque la mente comienza a moverse en esa dirección automáticamente. Simplemente quiere a esa imagen de ti mismo. Si lo prefieres, puedes poner el número de kilos debajo y visualizar cómo quieres verte, y di: “Sabes, es fantástico estar delgado y activo y sentirse bien con el cuerpo. Me quiero por eso.”

Queremos dejar de identificarnos con el cuerpo. Nosotros no somos el cuerpo. Tenemos un cuerpo, así que, cómo vemos nuestra relación con el cuerpo es importante. Somos eso que tiene un cuerpo, al igual que somos lo que tiene un coche o una casa para vivir en ella. El cuerpo llega a ser como esas cosas, como una mascota, lo cual es una buena forma de verlo. “Mira, esta es mi pequeña mascota, esta es mi bicicleta, este es mi coche, esta es mi mascota que me lleva por todas partes”. Podemos ver que es diferente a decir: “Yo soy eso”. Si digo que soy el cuerpo, entonces estoy sujeto a lo que suceda con el cuerpo. Si gana peso, entonces soy “yo” el que está gordo, y soy yo el que ha fallado. No se necesita mucha meditación auto- consciente para darse cuenta de que somos lo que experimenta el cuerpo, pero no somos el cuerpo.

Nuestra realidad es una cosa, y el cuerpo es otra que refleja lo que mantenemos en la conciencia. Por lo tanto, el problema no es el cuerpo en absoluto; el problema es lo que mantenemos en la conciencia.

La tarea es realmente cambiar el patrón de la vibración interior de la conciencia. Este cuerpo está automáticamente haciendo lo que se le dice que haga. Él no puede pensar porque no tiene mente. Eso que somos tiene la mente, y el cuerpo sigue lo que la mente le dice que haga.

Con esta técnica de imaginar, la forma en la que mantenemos nuestra relación con el cuerpo como placentera libera su dominio. En la medida en que nos mantengamos desprendidos y siguiendo estas técnicas, el cuerpo parece aligerarse. El cuerpo, no teniendo nada que ver con el peso, es experimentado progresivamente pesado. Después de un tiempo, a medida que avanzamos en la escala de la conciencia, apenas nos damos cuenta de si el cuerpo incluso existe.

En unos días, una vez que nos demos cuenta de este ciclo de apetito / hambre, el resto es automático. Sabemos que no tenemos que hacer otra cosa. Si queremos lanzarnos en el sentido común y tomar una Coca Cola sin azúcar en lugar de una Coca-Cola normal para ahorrar cien calorías, bien, eso es de sentido común. Eso depende de nosotros, lo cual es diferente de estar en el efecto de ello. Eso es diferente de ser dirigido por la culpa porque ahora tenemos una alternativa.

Otro truco que funciona es nunca permitirnos mismos pasar un cierto número de kilos. Si optamos por 60, eso significa que si por casualidad pesamos 61, entonces regresamos a esta técnica de nuevo y desactivaremos el ciclo, porque los viejos patrones pueden volver a aparecer. Sin embargo, son entonces fáciles de dejar ir si lo hacen. Nos limitamos a usar la técnica una o dos veces. La primera vez que sentimos hambre, nos sentamos y no comemos hasta que el hambre desaparezca. Luego vamos a la nevera, si queremos, y recordamos allí a nuestro adulto. Podemos poner una nota en el interior del refrigerador para verla cuando abrimos la puerta, o quizás nuestra foto de adulto. Esto nos ayuda a darnos cuenta de que hemos tomado una decisión sobre el brazo que va a abrir la nevera. Sabremos mantener al niño lejos porque ese niño va a ayudase a sí mismo o a sí misma de cualquier forma para estar en la nevera y no dejar que el adulto esté allí.

 

 “¿Qué pasa si todo lo anterior y no funciona? ¿Qué pasa si todavía tengo sobrepeso a pesar de todo? “Si esa es la situación, entonces es hora de cambiar las prioridades. Tal vez hay un patrón genético que es familiar e incluso multigeneracional. El peso es en realidad una vanidad en cualquier caso, a menos que esté en peligro la vida. Es mejor centrarse en ser una persona con amor y valiosa. Muchos grandes personajes que cambiaron la historia fueron probablemente genéticamente pesados, como Winston Churchill, generaciones de estrellas de la ópera, William Jennings Bryan, Teddy Roosevelt, y los monarcas europeos y la aristocracia, por nombrar algunos. Es mejor ser vigoroso y feliz y despedirse de toda la cuestión de la obsesión por esto. No nos llevaremos el cuerpo cuando dejemos el planeta, y la estética no tiene prioridad en el cielo.

 

 

Tomado del libro "Curación y Recuperación"-

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de InterSer para agregar comentarios!

Join InterSer

Comentarios

This reply was deleted.

Música de Fondo

  Inter Ser es  la continuidad de la tarea iniciada en Comunidad Consciencia, creada el 29 de Julio de 2012,adaptada a los profundos cambios Conscienciales

Nuestro nuevo E-mail

interser2017@gmail.com

ABRIENDO EL CORAZÓN

El Servicio de InterSer es gratuito.

Sin embargo debo sustentarla monetariamente cada mes, por lo que he resuelto aceptar las donaciones que sean hechas con Amor y gratitud...aunque el monto sea mínimo. Sus corazones lo decidirán

QUE LAS BENDICIONES FLUYAN EN SUS VIDAS!!!

LO NUEVO...Mayo...2020

610373105?profile=RESIZE_584x

 

4137300166?profile=RESIZE_180x180

Cuando surge un conflicto, siempre tenemos una opción - Sara Chetkin

6292677?profile=RESIZE_180x180Cambia tu frecuencia y mantente atento a la paz interior - Alan Cohen

14034693?profile=RESIZE_180x180

Dejar ir: despertar a nuestra verdadera naturaleza - Anam Thubten

14034693?profile=RESIZE_180x180

3 cosas cruciales que Rumi me enseñó a preguntarme antes de hablar - Martin O'Toole

14034693?profile=RESIZE_180x180

El temor a las enseñanzas de la No dualidad…y el desvío- Tahíta

14034693?profile=RESIZE_180x180

Zen..Camino sin camino – Venir a ser nadie en la Cotidianidad

14034693?profile=RESIZE_180x180

Abrazando tu sombra –William Bloom 

14034693?profile=RESIZE_180x180

Jorge Lomar...Sesión sobre Un Curso de Milagros

3749119142?profile=RESIZE_180x180

LA INDUSTRIA DEL ESPÍRITU - Jordi Soler en El Pais

6292671?profile=RESIZE_180x180Efecto placebo, efecto nocebo- Dr. Karmelo Bizkarra

6292680?profile=RESIZE_180x180

Cómo hacerte amigo de la Ansiedad- Jeff Foster

14034693?profile=RESIZE_180x180

No somos nadie - Anam Thubten

14034693?profile=RESIZE_180x180

QUIET STORMS (Tormentas Tranquilas)...un Álbum de Michael Hoppe

14034693?profile=RESIZE_180x180

InterSer y Vosotros

14034693?profile=RESIZE_180x180

Cómo hacer frente con éxito a una crisis utilizando la rendición - Amrita Madhusudan

14034693?profile=RESIZE_180x180

Cómo hacer frente al virus del miedo-  Sara Fabian

14034693?profile=RESIZE_180x180

Bendiciones…sobran – Tahíta

3749119142?profile=RESIZE_180x180Video...Jorge Lomar - Práctica y experiencia de Un Curso de Milagros

6292677?profile=RESIZE_180x180DESPERTAR INTERNO

14034693?profile=RESIZE_180x180

Y en medio del Caos...tú - Isabel Moreno

14034693?profile=RESIZE_180x180

La importancia de practicar la atención plena - Jakeb Brock

14034693?profile=RESIZE_180x180

Vivir en el momento y ser espiritual son lo mismo - Jacob Liberman

14034693?profile=RESIZE_180x180

El peligro de apegarse a la falta de apego - Philip Goldberg  

3079622769?profile=RESIZE_180x180El coronavirus y un mensaje urgente

14034693?profile=RESIZE_180x180

El servicio como Respuesta - Tahíta

14034693?profile=RESIZE_180x180

El maestro perfecto que siempre está con nosotros- Pema Chödron

14034693?profile=RESIZE_180x180

La Atención Liberadora - Consuelo Martín

14034693?profile=RESIZE_180x180

El Desarrollo como respuesta interna - Antonio Blay

14034693?profile=RESIZE_180x180

El deseo sagrado de existir - Anam Thubten

Aceptación desde el Mindfulness- soltar, dejar ir...

14034693?profile=RESIZE_180x180

EL PRIMER PASO HACIA EL PERDÓN ES ESTAR ATENTO A TUS SENTIMIENTOS

14034693?profile=RESIZE_180x180

Ecuanimidad (upekkhā) y la Puerta de la Gran Compasión

 

14034693?profile=RESIZE_180x180

La Alegría Gozosa (Mudita)

14034693?profile=RESIZE_180x180

Amor incondicional y Compasión...Metta y Karuna

4754752455?profile=RESIZE_180x180Nueva de Creencias

3367033960?profile=RESIZE_180x180Joanna Macy sobre el gran despertar que necesita el planeta - Melvin McLeod y Joanna Macy

14034693?profile=RESIZE_180x180Video...El arte de saber alimentarte - Dr. Karmelo Bizkarra

14034693?profile=RESIZE_180x180VIDEO...Dr. Karmelo Bizkarra - Camino de Autocuración

14034693?profile=RESIZE_180x180Para estimular la curación hay que comer color y tener en cuenta las energias sutiles

Leer más…
++++++++++++++