Jack Kornfield se formó como monje budista en Tailandia, Birmania e India, y enseña, desde 1974, meditación en distintos países del mundo. Es uno de los maestros más relevantes en la introducción en Occidente del budismo theravada.

   A lo largo de muchos años su trabajo se ha centrado principalmente en integrar y dar vida a las grandes enseñanzas espirituales orientales, de un modo accesible a la mentalidad occidental.

   Jack es licenciado en psicología clínica. Esposo, padre, psicoterapeuta y maestro fundador de la Insight Meditation Society y del Spirit Rock Center.

   De mentalidad abierta y curiosidad infinita, ha impartido cursos de espiritualidad e integración junto a Stanislav Grof.

Miedo y enojo – Jack Kornfield

 

Traducido desde...https://jackkornfield.com/

 

La aversión, la ira y el odio son estados mentales que atacan la experiencia, la rechazan y rechazan lo que se presenta en el momento. No vienen de afuera. Esta idea es una inversión de la forma ordinaria en que percibimos la vida. "Usualmente", dice Ajahn Chah, "creemos que los problemas externos nos atacan". Las cosas están mal y las personas se portan mal, lo que provoca que nuestro odio y sufrimiento surjan. 

Pero por dolorosas que sean nuestras experiencias, son solo experiencias dolorosas hasta que agreguemos la respuesta de aversión u odio. Solo entonces surge el sufrimiento. Si reaccionamos con odio y aversión, estas cualidades se vuelven habituales. Como una respuesta autoinmune distorsionada, nuestra reacción errónea de odio no nos protege; más bien, se convierte en la causa de nuestra continua infelicidad.

El Buda declara: "Enfurecidos por el odio, con la mente atrapada, los humanos apuntan a su propia ruina y a la ruina de los demás". ¿Cómo rompemos este trágico legado, tanto en nuestras propias vidas como en cada rincón del mundo?  Solo a través de una comprensión profunda de la ira, el odio y la agresión. 

Son energías universales, fuerzas arquetípicas que causan inmenso sufrimiento en el mundo. Su origen debe rastrearse en las profundidades de nuestros corazones humanos. Y luego descubriremos una sorprendente verdad: que con compasión, con coraje y esfuerzo dedicado, nosotros, al igual que el Buda, podemos enfrentar estas fuerzas agresivas de nuestra propia mente y de los demás, y podemos transformarlas.

El hecho de que la agresión, la ira y la aversión estén incorporadas en nuestra herencia universal es solo el punto de partida en la psicología budista. Después de aprender cómo enfrentarlos directamente, para ver cómo surgen y funcionan en nuestra vida, debemos dar un paso revolucionario. A través de la práctica profunda de la percepción, a través de la no identificación y la compasión, alcanzamos la raíz en las mismas sinapsis y células y nos liberamos con la comprensión de estas fuerzas instintivas. Con dedicación, descubrimos que es posible hacerlo.

La aversión y la ira casi siempre surgen como una reacción directa a una situación amenazante o dolorosa. Si no son comprendidas, se convierten en odio. Como hemos visto, el dolor y la pérdida son partes innegables de la vida humana. Los textos budistas hablan de una montaña de dolor. Nos dicen que nuestras lágrimas de dolor podrían llenar los cuatro grandes océanos. Cuando nuestra experiencia es de dolor, pérdida o frustración, nuestro hábito habitual es retroceder con  aversión o atacar con ira, culpar o huir.

Al igual que el dolor, el miedo es el otro predecesor común de la ira y el odio: miedo a la pérdida, al dolor, a la vergüenza, a la debilidad, a la falta de conocimiento. Cuando surge el miedo, la ira y la aversión funcionan como estrategias para ayudarnos a sentirnos seguros, a declarar nuestra fortaleza y seguridad. De hecho, nos sentimos inseguros y vulnerables, pero cubrimos este miedo y vulnerabilidad con ira y agresión. Hacemos esto en el trabajo, en el matrimonio, en el camino, en la política. Una situación temerosa se convierte en enojo cuando no podemos admitir que tenemos miedo. Como escribe el poeta Hafiz: "El miedo es la habitación más barata de la casa. Sin una visión consciente, estamos condenados a vivir nuestras vidas en esta habitación barata”.

Afortunadamente, podemos entrenarnos para vivir con atención plena, para enfrentar el miedo y el dolor con sabiduría en lugar de los hábitos de aversión e ira. Cuando surge un evento doloroso o amenazante, podemos abrir nuestros ojos a él. Cuando aprendamos a soportar nuestro propio dolor y enfrentar nuestros propios miedos, ya no lo culparemos ni lo infligiremos a otros, ni a los miembros de la familia ni a otras personas. Con atención plena, en lugar de reaccionar, podemos responder con amplia claridad, propósito, firmeza y compasión. Una respuesta sabia es la que más se preocupa por la vida, la nuestra y la de los demás.

Imagine una mente sana como una que está libre de enredos en cualquier nivel de odio. Al principio, esto puede parecer imposible, un intento idealista de imponer límites a nuestra naturaleza humana innatamente agresiva. Pero la libertad del odio no es represión espiritual, es sabiduría ante el dolor y el miedo.

En una respuesta saludable al dolor y al miedo, establecemos la conciencia antes de que se convierta en enojo. Podemos entrenarnos para notar la brecha entre los momentos de experiencia sensorial y la respuesta posterior. Debido a la naturaleza particular de la conciencia, podemos entrar en el espacio entre el instinto y la acción, entre el impulso y la reacción. Para hacerlo, debemos aprender a tolerar nuestro dolor y miedo. Esto no es fácil. Como dijo James Baldwin, "la mayoría de las personas descubren que cuando el odio desaparezca, se verán obligados a lidiar con su propio dolor".

Es por eso que comenzamos prestando atención a cosas pequeñas, pequeños dolores y decepciones. 

Cuando empiezo a discutir con mi esposa, si presto atención noto que generalmente me siento dolido o asustado. Si hablo con ella con enojo, ella se pondrá a la defensiva y la discusión crecerá. Pero si soy consciente, puedo hablar sobre el dolor o los miedos en lugar de perderme en la ira y la culpa. Entonces mi esposa se interesa y se preocupa. De esto surge una conversación diferente y más honesta.

Podemos intentar permanecer conscientes en otras situaciones cada día para no llegar a reaccionar con enojo

 

 

https://jackkornfield.com/fear-and-anger/

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de InterSer para agregar comentarios!

Join InterSer

Comentarios

This reply was deleted.

 

Jack Kornfield - Budalibros

  Inter Ser es  la continuidad de la tarea iniciada en Comunidad Consciencia, creada el 29 de Julio de 2012,adaptada a los profundos cambios Conscienciales

Nuestro nuevo E-mail

interser2017@gmail.com

 

 

ABRIENDO EL CORAZÓN

El Servicio de InterSer es gratuito.

Sin embargo debo sustentarla monetariamente cada mes, por lo que he resuelto aceptar las donaciones que sean hechas con Amor y gratitud...aunque el monto sea mínimo. Sus corazones lo decidirán

QUE LAS BENDICIONES FLUYAN EN SUS VIDAS!!!

 

++++++++++++++