Jack Kornfield se formó como monje budista en Tailandia, Birmania e India, y enseña, desde 1974, meditación en distintos países del mundo. Es uno de los maestros más relevantes en la introducción en Occidente del budismo theravada.

   A lo largo de muchos años su trabajo se ha centrado principalmente en integrar y dar vida a las grandes enseñanzas espirituales orientales, de un modo accesible a la mentalidad occidental.

   Jack es licenciado en psicología clínica. Esposo, padre, psicoterapeuta y maestro fundador de la Insight Meditation Society y del Spirit Rock Center.

   De mentalidad abierta y curiosidad infinita, ha impartido cursos de espiritualidad e integración junto a Stanislav Grof.

NUESTRA CRISIS DE CORAZON - por Jack Kornfield

https://www.bibliotecapleyades.net/imagenes_ciencia3/concioushumanenergy372_01.jpg

Cómo la compasió puede fortalecer

nuestras respuestas emocionales,

nuestras mentes y nuestra tecnología...

 


"Nuestro conocimiento de la ciencia ha superado claramente nuestra capacidad para controlarlo. Hemos captado el misterio del átomo y rechazado el Sermón del Monte. Hemos alcanzado brillantez sin sabiduría, poder sin conciencia. El nuestro es un mundo de gigantes nucleares y niños éticos ". 
Omar Bradley

 

En un artículo reciente para Medium, Adam Gazzaley, MD, PhD, un experto en cerebro de la Universidad de California en San Francisco, delineó brillantemente el estado actual de la condición humana:

Estamos en una crisis cognitiva, escribió, en parte debido a la proliferación de la tecnología.

 Señala el marcado aumento de depresión, ansiedad y trastornos de atención y exige el desarrollo de nuevas capacidades cognitivas, capacidades que necesitaremos para navegar por las complejidades de la vida moderna.

Etimológicamente, la cognición se deriva del cognosco latino, un compuesto de com, que significa junto con, y gnosco, que significa reconocer o comprender.

 

La verdadera cognición debe conectarse:

Debe reunirnos. Esto requiere la mente - y el corazón.

Escribiendo desde la perspectiva de un maestro budista y un psicólogo con una fuerte conexión con el mundo de la tecnología, sé mucho de esto:

Ningún desarrollo tecnológico maravilloso solo - computadoras e Internet, nanotecnología, tecnología espacial, biotecnología, realidad virtual, realidad aumentada, inteligencia artificial - detendrá la continuación de la guerra, el racismo, la destrucción ambiental y la injusticia global.

La fuente de estos sufrimientos está en el corazón humano.

 


Acciones basadas en avaricia,

odio, falta de respeto e ignorancia

inevitablemente conducen al sufrimiento.
 


Cuando consideramos crear el mejor futuro para la humanidad, los principios para una sociedad sabia y una vida sabia son simples y universales:

Las acciones basadas en la codicia, el odio, la falta de respeto y la ignorancia conducen inevitablemente al sufrimiento. Y las acciones basadas en sus opuestos - generosidad, amor, respeto y sabiduría - conducen a la felicidad y el bienestar.

Eso es cierto para nosotros los humanos, y se aplica a todas las tecnologías que desarrollamos y empleamos. 

Estados Unidos es el mayor productor y proveedor de armamento y armas en todo el mundo, pero no nos sentimos seguros. Tenemos elevadores de granos llenos de comida, pero millones de niños tienen hambre o mueren de inanición en todo el mundo.

 Nuestro corazón siente su difícil situación y nos susurra:

¿Qué podemos hacer?

La realidad es que tenemos suficiente comida, pero no suficiente amor. Conocemos esta verdad tan seguramente como conocemos nuestro propio nombre. 

¿Cómo podemos re- conectar el corazón?

Como explica Gazzaley, la creciente complejidad, velocidad y multitarea de nuestro entorno moderno ha superado nuestras capacidades, y vivimos desconectados de nosotros mismos y unos de otros.

La tecnología nos ha dado tanto, pero también puede distanciarnos del misterio del amor. 

 Como Einstein dijo una vez,

"Si puedes conducir de forma segura mientras besas a una chica, simplemente no le estás dando al beso la atención que merece".

Parte de la solución, articula Gazzaley, es el desarrollo deliberado y consciente de nuestras capacidades cognitivas. Lo que es importante reconocer es que estas son capacidades tanto del corazón como de la mente.

Existen herramientas y estrategias para despertar y fortalecer el corazón humano, y para aplicar esos principios a nuestra tecnología.
 

***

Estas herramientas de "corazón" - entrenamientos y formas de mejorar el gozo, la compasión, la paz, la gratitud, el perdón - son parte de nuestra herencia humana. Muchas de estas prácticas, como las de la psicología budista, han sido rigurosamente investigadas, y sus beneficios se han replicado en innumerables estudios científicos.

En los últimos 20 años, los neurocientíficos han publicado miles de artículos que muestran los beneficios de la atención plena y la compasión. Además, los dos parecen funcionar mejor juntos.

El trabajo de Richard Davidson, profesor de psicología en la Universidad de Wisconsin-Madison, ha proporcionado evidencia inicial de que cuando la atención plena y la compasión se practican en concierto, los cambios cuantificables en nuestro sistema nervioso ocurren 10 veces más rápido que con atención consciente sola.
 

Los neurocientíficos tienen publicados

miles de documentos

mostrando los beneficios

de la atención y la compasión

 

 

Los beneficios pueden llegar hasta nuestros cromosomas.

 

En investigaciones recientes, la científica ganadora del Premio Nobel Elizabeth Blackburn y su colega Elissa Epel descubrieron que después de ocho semanas de entrenamiento de atención y conciencia plena y compasión, los sujetos vieron un alargamiento de sus telómeros, que a menudo se describen como tapas protectoras en nuestros cromosomas, que se acortan cuando envejecemos. 

 Su investigación también muestra que nuestros telómeros están modificados por el equilibrio emocional y de salud de nuestro entorno.

Aquellos que viven en áreas de pobreza o conflicto, por ejemplo, tienen telómeros más cortos que aquellos que viven en la comodidad y la paz. Incluso hay evidencia de que el mismo acortamiento ocurre en aquellos que simplemente viven cerca de la pobreza y la angustia. 

Estamos interconectados de manera profunda:

nuestro entorno, nuestra comunidad.

Nuestro corazón sabe esto.

 

Cada aliento que tomamos ha desempolvado las cascadas hawaianas y el reactor nuclear de Fukushima. Nos sentimos más vivos en los tiempos en que nuestro sentido de separación se desvanece. Recordamos los tiempos caminando en las altas montañas, haciendo el amor, perdiéndonos en la música, presenciando el nacimiento de un niño nuevo, o sentándonos junto a la cama de alguien en el momento de la muerte, cuando se abren las puertas al misterio. 

Lo admitamos o no, somos seres vulnerables, y el trabajo de un corazón abierto es exigente. Pero nuestra crisis de corazón lo requiere.

 Para reducir la violencia y el odio y fomentar el bienestar humano, necesitamos difundir ampliamente, en persona y en línea, las capacitaciones y herramientas de,

  • compasión
  • perdón
  • curación por trauma
  • comunicación no violenta

Al aumentar la empatía y el valor interno, expandimos lo que los neurocientíficos llaman nuestra ventana de tolerancia.

 Sin esta sabiduría, culpamos a los demás de los males de la sociedad, ya sean los inmigrantes, los musulmanes o los comunistas; siempre es otra persona.

 En 1955, el autor James Baldwin escribió:

"Me imagino que una de las razones por las cuales las personas se aferran a su odio y prejuicio de manera tan obstinada es porque sienten que una vez que el odio desaparezca, se verán obligados a lidiar con su propio dolor".

Sus palabras suenan verdad, incluso hoy.

 Nuestro odio es un mecanismo para no tener que culparnos a nosotros mismos, enfrentar nuestras inseguridades, nuestras dificultades, soledad y nuestro malestar por las pérdidas y la injusticia que nos rodean. 

 Pero debemos hacerlo...

 En nuestro mundo hiperconectado,

el trabajo del corazón es una tarea urgente.
 


La crisis de nuestros tiempos requiere que las personas y nuestra cultura se involucren en una creciente capacidad y voluntad para ver, hablar y sentir nuestras penas y remordimientos, nuestros temores, anhelos y confusión.

Como parte de esto, al igual que Sudáfrica, necesitamos un proceso nacional de Verdad y Reconciliación para aceptar nuestra negación del genocidio nativo y la esclavitud afroamericana, por lo que no continuaremos reconsiderando la Guerra Civil.

Por otro lado, algunos de nosotros somos tan leales a nuestro sufrimiento que también necesitamos la sabiduría del corazón para honrar y expresar nuestro amor, nuestras esperanzas creativas, nuestro deleite y alegría. 

A medida que maduran la sabiduría y el amor del corazón, descubrimos que podemos mantener unidos a todos los opuestos, la belleza insoportable y el océano de lágrimas que compone la vida humana. Sentimos nuestra humanidad común, los anhelos y miedos compartidos, el amor y la pérdida, la ternura y los triunfos, y nuestra compasión se vuelve universal hacia toda la vida.

Aprendemos a juzgar menos, a soltar, mantener las cosas a la ligera, a perdonar y comenzar de nuevo.

***

En nuestro mundo hiperconectado, el trabajo del corazón es una tarea urgente.

En los últimos años, nuestra respuesta de lucha o huida o congelación ha sido activada por políticos, expertos y algoritmos de búsqueda por igual: todos apuntan a captar nuestra atención al despertar nuestra ansiedad. Y está tomando un peaje.

El Dr. Vivek Murthy, un ex cirujano general de EE. UU., ha sugerido que la mitad de todos los problemas médicos en los Estados Unidos están relacionados con problemas emocionales. La buena noticia es que los humanos también pueden aprender a cambiar del circuito de lucha o huida del cerebro primitivo y participar en las respuestas consideradas del neocórtex , y la sabiduría del corazón.

La psicología budista se basa en esta capacidad humana positiva para el cambio. Por el contrario, la mayoría de la psiquiatría y la psicología occidentales se basan en un modelo orientado a la enfermedad médica, que se centra en lo que está mal, en contraposición a lo que está bien.

Pero la psicología positiva nos recuerda que, por cada acto racista, cada asesinato o falta de amabilidad, hay un millón de actos de respeto y bondad. El corazón sabe que somos más que nuestras peores acciones. 

En el tiempo que le tomará leer este ensayo, millones de personas en ciudades de todo el mundo se detendrán en las luces rojas para que otros puedan estar seguros. La gente se pondrá en fila por respeto a quienes llegaron antes que ellos. 

 

Las personas ayudarán y se moverán entre sí con cuidado. 

 


La mitad de todos problemas médicos

en los Estados Unidos

están relacionados con problemas

con las emociones...
 


Con el trabajo del corazón, aprendemos a amar más completamente. Imprimimos nuestros días con significado. Y creamos comunidad y sociedad, no como una colección falsa de individuos atomizados, sino como un hogar que construimos y cuidamos juntos.

Solo cuando estamos unidos, conectados como un grupo dedicado al bien común, podemos crear una sociedad sabia. Aunque pueden ser problemáticos, la tecnología y los negocios pueden ayudar con esto. 

Hay signos alentadores.

Tome el B Corps, con miles de empresas en todo el mundo que se comprometen a no causar daños.

 Y los 85 parlamentarios británicos que componen el Reino Unido de Plena Conciencia, que aboga por una legislación consciente y humana en materia de educación y atención de la salud.

 Las últimas dos décadas han visto la difusión similar de programas en atención plena, empatía y aprendizaje social y emocional a miles de escuelas estadounidenses, y la investigación muestra poderosa evidencia científica de aumento del bienestar, la eficacia, la colaboración y la empatía entre nuestros hijos.

 Necesitamos construir esto en la tecnología también.

 

Las capacidades de la tecnología moderna

se encuentran entre las más potentes

creaciones humanas.

 

Junto con líderes tecnológicos, neurocientíficos y contemplativos, he ayudado a co-fundar algo llamado la compasión de código abierto, para llevar los principios del corazón y la compasión a todos los niveles de desarrollo tecnológico.

 Reconocemos que las capacidades de la tecnología moderna se encuentran entre las creaciones humanas más potentes.

 

Estamos colaborando con empresas e instituciones de todo el mundo y comenzamos a formular una especie de juramento hipocrático para la tecnología, que dice:

  • No crearemos tecnología que cause daño a los humanos y a la vida.
     
  • Si luego nos damos cuenta de que lo hace inadvertidamente, lo cambiaremos.
     
  • Nos esforzaremos para crear una tecnología que fomente el bienestar y el respeto humanos.
     
  • Podemos crear tecnología con fines de lucro, pero no si contraviene los primeros tres principios.
     
  • Trabajando en todos los niveles, actuaremos con profesionalismo y tomaremos estas responsabilidades como primordiales.

Lo que esto sugiere es que hay cosas que podemos hacer. No somos impotentes. El discurso público moderno está casi diseñado para dejarnos abrumados y descorazonados y, francamente, renunciar al estado del mundo.

 

No se deje engañar por esto...


La neurociencia ha demostrado que los seres humanos nacen con una compasión innata y se preocupan por sí mismos y por los demás. También muestra que los seres humanos nacen con circuitos de supervivencia que, cuando se activan, operan desde,

  • El miedo
  • La agresión
  • El egoísmo
  • El odio

Depende de nosotros cuál dejamos que cree nuestro futuro. 

Como el maestro Zen Thich Nhat Hanh explica: La calidad de nuestra vida depende de las semillas que regamos.

Si plantas semillas de tomate en tus jardines, crecerán tomates. De la misma manera, si regamos las semillas del miedo y el odio, éstas crecerán. Si regamos las semillas de la paz en tu corazón, la paz crecerá.

Cuando las semillas del amor, el respeto y la paz sean regadas, nos haremos felices.

La intención es la clave.

Como una brújula interna, podemos establecer la dirección de nuestra vida con las intenciones más profundas del corazón. Pero el secreto es actuar sin apego a los resultados. Sembramos las semillas basados en nuestras mejores intenciones, pero no controlamos cómo o cuándo brotarán. Lo harán, en su propio tiempo. 

Entonces, planta buenas semillas. Confianza en la renovación...

Y tú que lees esto:

Deja que estas palabras sean un recordatorio, una llamada. Encuentra tu camino para calmarte y cuidar tu corazón. Promueve el amor y difunde el poder de la compasión en tu trabajo, en tu comunidad. Ten esperanza.

Sigo optimista a pesar de los muchos y dolorosos acontecimientos actuales, porque sabemos cómo hacer esto.

 Está en nosotros ayudarnos unos a otros y crear un mundo mejor.

 En Zen, dicen que solo hay dos cosas: Te sientas y cuidas el jardín.

Callas tu mente y abres tu corazón. Y luego, naturalmente, te levantas y cuidas el jardín del mundo... 

 

 https://www.bibliotecapleyades.net/ciencia3/ciencia_conscioushumanenergy380.htm

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de InterSer para agregar comentarios!

Join InterSer

Comentarios

This reply was deleted.

 

Jack Kornfield - Budalibros

  Inter Ser es  la continuidad de la tarea iniciada en Comunidad Consciencia, creada el 29 de Julio de 2012,adaptada a los profundos cambios Conscienciales

Nuestro nuevo E-mail

interser2017@gmail.com

 

 

ABRIENDO EL CORAZÓN

El Servicio de InterSer es gratuito.

Sin embargo debo sustentarla monetariamente cada mes, por lo que he resuelto aceptar las donaciones que sean hechas con Amor y gratitud...aunque el monto sea mínimo. Sus corazones lo decidirán

QUE LAS BENDICIONES FLUYAN EN SUS VIDAS!!!

 

++++++++++++++