8759379700?profile=RESIZE_400x

 Traducido con Amor de un Email recibido de Jeff

 

5 de abril de 2021
 

Queridos amigos,


Como prometí, quiero informarles sobre dónde estoy y compartir algunas de las realizaciones, experiencias, luchas y conocimientos que he tenido, a medida que avanzo en el corazón de este desafío de salud.
 Sé que no soy el único en el planeta que sufre en este momento. No quiero que este correo electrónico sea solo sobre "mí". Pero espero que al compartir mi experiencia pueda ser de algún beneficio para todos ustedes. Ese siempre ha sido mi deseo: inspirar y alentar compartiendo la experiencia vivida. 


“TODO ESTÁ EN TU CABEZA” - ESTAR ENFERMO Y SER CREÍDO

Sé que muchos de ustedes han luchado, o están luchando actualmente, con problemas de salud, tanto agudos como crónicos. Como les he hablado a lo largo de los años en reuniones y retiros, han compartido conmigo sus corazones tiernos e inquisitivos, los lugares en ustedes que duelen, sus anhelos, sus anhelos de luz, de amor. Ha compartido conmigo la conmoción, la sensación de desorientación, la frustración, la ira, el dolor y los sentimientos de desesperación que acompañan a la enfermedad. Ha compartido conmigo su sensación de pérdida y los desafíos del dolor físico diario.

A veces, lo que empeora las cosas es la soledad de la enfermedad. La sensación de "perderse" la vida, estar desconectado de la comunidad. La sensación de que tu cuerpo te ha fallado de alguna manera, o que hiciste algo mal, o que "mereces" estar enfermo de alguna manera. Que has fallado de alguna manera, como ser humano, como buscador espiritual, como estudiante, como hijo de Dios.

La vergüenza. La culpa. La sensación de fracaso que está ligada a la historia de "estar enfermo". Estas cosas también pueden ser difíciles de soportar.

Además de todo esto, estamos llamados a lidiar con las reacciones, opiniones, juicios y consejos de otras personas. Su empatía y comprensión por nosotros ... o su falta de ella.

No olvides que las personas solo pueden ofrecernos amor y comprensión en la medida en que se lo puedan ofrecer a sí mismos.

No todo el mundo podrá encontrarse con nosotros en nuestra experiencia más profunda y dolorosa.

Algunos verdaderos amigos y partidarios, incluidos médicos y curanderos, tanto de enfoques convencionales como alternativos, realmente pueden encontrarnos donde estamos. Validan nuestros sentimientos y nuestros síntomas. Lloran con nosotros. Ellos nos creen. Se quedan cuando somos un desastre. Validan nuestro dolor y no hacen promesas vacías. Con gente así, no nos sentimos locos. Nos sentimos vistos, escuchados, validados. Nuestro sufrimiento es real. Nuestro dolor les es válido. Nos encuentran donde estamos. No nos despiden. Saben cuándo ofrecer consejos y ayuda, cuándo retirarse y simplemente escuchar, y cuándo tomar nuestra mano y guiarnos cuando no podemos guiarnos a nosotros mismos.

Cuando nos sentimos comprendidos, vistos, válidos, seguros en tal presencia, nos relajamos y nos abrimos.

Otras veces nos encontramos con personas, médicos, curanderos, amigos, incluso familiares cercanos, que no pueden conocernos, no pueden validar nuestra experiencia, y nos sentimos peor cuando los encontramos, más locos, incluso más enfermos. Pueden decirnos cosas como, "todo está en tu cabeza", o "estás enfermo porque quieres estar enfermo" ... o decirnos que "manifestamos" nuestra enfermedad, o que nuestra "resistencia egoica a la vida" la creó ... o pueden diagnosticarnos con un trastorno de ansiedad o una enfermedad mental cuando SABEMOS que hay algo físicamente mal en nosotros, o diagnosticar mal un trastorno físico cuando SABEMOS que realmente necesitamos ayuda con nuestra vida emocional. Pueden ofrecernos arreglos y soluciones rápidas (que no son realmente arreglos o soluciones rápidas) y luego nos avergüenzan o culpan, o incluso nos intimidan, por no intentar “su” manera, la manera “correcta”. Es posible que los familiares y amigos no crean en el diagnóstico real que nos dieron, o pueden intentar imponernos su propio diagnóstico. Otros pueden moverse hacia nosotros, o alejarse, cuando descubren que no somos lo que pensaban que éramos.

Todo el mundo está lidiando con su propio trauma, sus propias decepciones, su propio dolor, su propio miedo a la muerte, al cambio y a la mortalidad.

Estamos llamados a permanecer fieles a nosotros mismos. Seguir nuestro instinto, nuestra intuición, escuchar esa voz tranquila en lo más profundo de nuestro corazón que sabe lo que es correcto frente a los consejos, los juicios.

Lo que es “correcto" en términos absolutos. No es "lo que es correcto" para todos.


UN VIAJE HACIA UNA PROFUNDA INCERTIDUMBRE

Ha sido una lección de humildad los últimos meses. Realmente lo ha hecho. He estado tratando de navegar a través de los cientos de perspectivas que la gente (todas bien intencionadas, creo) me ha estado ofreciendo.

Todo lo que digo es que permanezcan cerca de su discernimiento. Esto es lo que estoy aprendiendo. El camino de la curación es misterioso y puede (o inevitablemente lo hará) llevarte a lugares a los que nunca pensaste que irías. Hay un profundo conocimiento en ti. En el fondo, su cuerpo sabe si alguien está a salvo, su propio sistema nervioso sabe si algo que está diciendo es profundamente cierto para usted o no. Tu cuerpo sabe si este es tu camino o no. No estás necesariamente "en resistencia" si dices que no. Y no está loco por decir que sí a una opción de tratamiento que le parezca adecuada.

La curación es un asunto complicado, lleno de altibajos, giros equivocados y callejones sin salida, días de esperanza y días en los que la esperanza parece estar a un millón de millas de distancia. Con el tiempo, encontrará personas (curanderos, terapeutas, amigos e incluso extraños) que realmente pueden abrazarlo y, lo más importante, creerloescucharlo, mientras se cura o al menos, mientras da los siguientes pasos en tu valiente camino. Encontrarás una comunidad de personas que conocen, muy profundamente, por lo que estás pasando. Y tal vez aprendas a apoyarte, solo un poco, en la gran incertidumbre de todo esto ...
 

 


LO QUE NOS ENSEÑA LA ENFERMEDAD


Todos sufriremos problemas de salud en algún momento de nuestras vidas, tal vez quedaremos discapacitados y todos moriremos, al menos de esta forma. Este es un hecho de la vida del que nunca debemos apartarnos, si queremos ser verdaderamente humanos, que también es verdaderamente Divino. Si nos alejamos de la muerte, nos alejamos de la vida. Si nos alejamos del sufrimiento, cerramos nuestros corazones y nos desconectamos de la inmensidad y el Misterio del Universo.

Al contemplar la muerte, la extrañeza de nuestra propia mortalidad y la frágil mortalidad de aquellos a quienes amamos, podemos darnos cuenta de la absoluta santidad y preciosidad de esta vida. Es posible que dejemos de dar por sentados nuestros días. Podemos dejar de asumir que tenemos el control de todo. Podemos despertar al carácter sagrado de la existencia misma. He escrito y hablado extensamente sobre la muerte y el dolor a lo largo de los años, pero a través de esta experiencia, a través de esta crisis, la vida me está acercando aún más y más a mi propia fragilidad, vulnerabilidad y, en última instancia, a la mortalidad.

Me sorprende que la enfermedad sea una forma de muerte. No es lo que viene antes de la muerte. Es una muerte en sí misma, una preparación y una práctica para morir. Es el colapso de nuestro sueño de “salud perfecta”, nuestro sueño del mañana, ¡sueños tan felices y despreocupados! Es la desintegración de alguna esperanza de cómo iba a resultar nuestro futuro: nuestros planes, lo que queríamos, hacia dónde íbamos, de qué seríamos capaces a medida que envejeciéramos, cómo íbamos a vivir.

 Es - si podemos trabajar con esto de esta manera - la muerte de nuestras viejas creencias, opiniones, dogmas, de cómo se "supone" que es la vida, de cómo "deberíamos" sentirnos y mirarnos, pensar y hablar, incluso caminar respirar. Es la muerte de los hábitos inconscientes, una oportunidad para realmente desacelerar y hacer balance. La enfermedad destroza nuestras fantasías y nos obliga a mirarnos a nosotros mismos, de manera penetrante, honesta, a mirar las formas en las que nos abandonamos, en las que nos escondemos de la vida, en las que huimos de lo indeseado en nosotros mismos y en los demás, en las que nos avergonzamos nosotros mismos y castigarnos y burlarnos de nosotros mismos y deshonrarnos a nosotros mismos, tal vez de la forma en que se burlaron o avergonzaron cuando éramos niños inocentes. Podemos empezar a ver las formas en las que nos esforzamos demasiado o no nos esforzamos lo suficiente, nos equivocamos por ser “menos” de lo que podríamos ser;

La enfermedad es una maestra iracunda, penetrante, pero en última instancia compasiva, una maestra que quizás nunca esperábamos o pedimos. Podemos luchar y rebelarnos contra nuestra realidad presente. Podemos protestar y gritar a los cielos: “¡Esto es injusto! ¿Por qué me tiene que pasar esto a MÍ?”. Podemos negar lo que está pasando, racionalizarlo, distraernos de ello. Pero en algún momento, tal vez, lleguemos exhaustos a un lugar de rendición. Estamos llamados a mirar a la cara a nuestra enfermedad. Y que se derrumben todos nuestros sueños obsoletos, sueños de cómo “iba a ser” nuestra vida. Nos enfrentamos a “lo que es”. Ya no hay separación. Damos un paso valiente hacia el lugar sin fundamento ...

Y tal vez ahí empecemos a escuchar realmente el cuerpo y sus dolores, dolores y anhelos, escuchando la incomodidad en sí y preguntándole: “ ¿Qué has venido a revelarme? ¿Tienes guía o sabiduría o algo que mostrarme? ¿Qué pasa si te quedas conmigo durante días, semanas, años? ¿Qué pasa si nunca me “mejor”? ¿Entonces qué? ¿Puedo abrirme a esa posibilidad, esa devastación? "


“¿Qué pasa si… puedo estar aquí, ahora? Hoy día. ¿Qué pasa si puedo vivir este día ...? "


Este es un lugar de absoluta humildad. Estamos de rodillas ante la vida. Nos encontramos sin el control. (¿Alguna vez tuvimos el control?). Nos postramos ante lo Desconocido. Nos inclinamos ante todo lo que está "fuera de nuestras manos".

 Y tal vez, solo tal vez, en ese lugar de muerte, muerte de la vieja vida y los viejos sueños y la certeza y el dominio del ego sobre la vida, algo nuevo, algo creativo e inesperado puede crecer. De las cenizas de la vieja realidad, quizás podamos empezar a apreciar las pequeñas cosas en esta nueva realidad, acercarnos al reflujo y al fluir del día vivo: el sabor del té, la sensación de la brisa matutina en nuestro rostro, la cómo se sienten nuestros hombros, pies o manos en este momento. El hecho de que se nos hayan dado otras 24 horas en esta preciosa Tierra. Aceptar lo que es ... o huir. Sentir ... o no sentir nada en absoluto. Para notar ... o no notar lo que notamos o no. Retirarse de la vida o expandirse en ella. Ser bondadosos con nosotros mismos o darnos cuenta de que no somos bondadosos con nosotros mismos en absoluto. Para inclinarme un poco hacia el dolor del ahora para notar un breve respiro del dolor. Sentirnos retroceder ante el dolor, en resistencia a la opresión, que es tan, tan natural.


Tener valor o no tener ningún valor hoy.


No seas duro contigo mismo, amigo. No es fácil. Realmente no lo es.


Esto es lo que estoy descubriendo. Cuando la salud física que uno daba por sentada decae tan rápidamente, no es fácil.

Esto es humillante, y después de todos estos años de meditación, descansando en la conciencia, encontrando mis sentimientos más profundos, aprendiendo sobre los lugares doloridos, no estaba preparada para esto.
¿Cómo podemos estar realmente "preparados"?


Déjate fallar, déjate caer, amigo mío, déjate atrapar por la historia. Permítete querer estar en otro lugar, en alguien más, EN CUALQUIER OTRO LUGAR, PERO AQUÍ. Déjate ser exactamente lo que eres, dónde estás, cómo eres. Humano. Imperfecto. Falible. Frágil. Herido. Asustado. Absolutamente adorable, pero a veces se siente completamente indigno de ser amado. Frente a lo indeseado. A veces, incapaz de enfrentarse a lo indeseado. A veces añorando el final.


Déjate romper hoy, en el altar de la vida misma.

"NO ESTABA PREPARADO PARA ESTO ..."


Sí, incluso después de todos estos años de practicar (y enseñar) la presencia, la aceptación, la atención plena, permitir los sentimientos, "estar con lo que es", no es fácil, cuando el cuerpo está tan incómodo, cuando el sistema está tan empañado y dolorido. cansado, cuando estás mareado, tembloroso y sin aliento, cuando los viejos sueños se han hecho añicos, cuando la vida que conocías ha cambiado tan profunda y rápidamente. Sí, tal vez nunca podamos estar verdaderamente "preparados" para la vida y lo que nos depara. Pensamos que estábamos preparados para sus cambios y no lo estábamos. Y eso trae un cierto sentido de humildad. Humillación para el ego, sí, pero quizás luego una sensación de humildad. La vida es mucho más grande que todo lo que conocimos. El ego no tiene ninguna esperanza de comprender la inmensidad de todo esto.

Me han diagnosticado una enfermedad crónica rara, y aún incurable, llamada síndrome de taquicardia ortostática postural (abreviado como POTS). Básicamente significa que mi cuerpo lucha por bombear sangre desde mis piernas hasta mi cabeza y cerebro. Hay días en los que lucho con síntomas que encuentro bastante incapacitantes, física y mentalmente. Días en los que me siento demasiado fatigado para levantarme de la cama o moverme por mucho tiempo, días en los que no puedo caminar más de 10 minutos sin tener que sentarme, mareados, jadeando, sin aliento (me estoy volviendo muy íntimo con ¡mi aliento!). Los días mi cerebro está tan nublado y nublado que no puedo recordar dónde estoy, qué hora es, si he desayunado o no. Han pasado unos 6 meses y sigue siendo un desafío superar cada día esta nueva realidad. 

Me tomó aproximadamente una semana escribir este correo electrónico, cuando normalmente solo tomaría unas pocas horas.

Como mencioné antes, varios médicos y curanderos me han brindado sus perspectivas, a menudo conflictivas, sobre qué es exactamente esta afección y qué la desencadenó, y la búsqueda de alivio y curación continúa. Hay mucha incertidumbre. Mucho "No sé". Mucha paciencia cultivada. Muchas pruebas médicas y esperando resultados. Tratando de aferrarse a la esperanza, sin perderse en falsas esperanzas. 

También he estado meditando mucho sobre mis hermanos y hermanas de todo el mundo que están luchando contra la mala salud en estos días, sin tener la culpa. Me he dado cuenta una vez más, quizás más profundamente que nunca, de que todos estamos juntos en este viaje humano. Que, de alguna manera, en nuestra humanidad más profunda, cruda, arruinada y madura, estamos tan conectados.

A veces, la espiritualidad hace que todo parezca tan fácil. A veces, incluso mis escritos lo hacen. “¡Solo esté presente! ¡Solo acepta! ¡Quédate con lo que es! ¡Confía en todo!”.

Pero, a veces ... es realmente jodidamente difícil.


Simplemente es.

Y sabes, eso también es la vida. El dolor y la lucha y la ruina.

Eso también es 'lo que es'.

Como me confesó recientemente un amigo: “Jeff, me siento como una mierda hoy y no quiero espiritualizarlo. No quiero darme cuenta. No quiero aceptarlo. No quiero meditarlo. Quiero sumergirme en ese sentimiento, saber lo que es sentirse realmente mal, para que no haya más guerra en el interior ... "

Para aceptar dónde estamos, a veces tenemos que empezar por aceptar que es difícil, tal vez imposible, aceptar dónde estamos. Aceptamos nuestra lucha, nuestra no aceptación, nuestra resistencia, ese niño pequeño en nosotros que llora “Me resulta tan, tan malditamente difícil y no quiero estar aquí y quiero que las cosas vuelvan a ser como antes. A veces, ahí es donde tenemos que empezar. Al principio. En el comienzo doloroso, crudo, decepcionante, demoledor, pero veraz.

El comienzo veraz ... ahí es donde está la vida. Es donde todos nos encontramos. Es donde puede suceder la curación.

Quizás eso es también la "muerte": el último, último comienzo. Un lugar donde nos sentimos perdidos y, sin embargo, extrañamente encontrados. Es el dolor del Ahora lo que nos señala a casa. Ahora es una nueva oportunidad para dejar ir lo que pensábamos que iba a ser la vida y volvernos hacia lo que es la vida. Dejar ir los viejos sueños y soñar y tener nuevas esperanzas.


O ... simplemente estar sin sueños ni esperanza hoy, y vivir en los momentos crudos y heridos.


Gracias una vez más por su amor, su aliento, sus hermosas palabras y corazones, amigos míos, mientras yo, nosotros, todos, marchamos por estos momentos, solos, juntos, encontrando el coraje para soportar lo insoportable, encontrando la voluntad de seguir para seguir sanando, o tal vez para seguir aprendiendo a inclinarse hacia los lugares no sanados .


Respiración a respiración, momento a momento precioso,


Te amo,

Jeff ❤️❤️

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de InterSer para agregar comentarios!

Join InterSer

Comentarios

  • espero  permitas a tu cuerpo reaccionar y responder al cuidado del mismo, no puedo comprender esa enfermedad pero si al dolor fisico, como dices ay dias buenos y otros interminables, mis deseos para que sobrelleves tu enfermedad Jeff

  • Mis mejores deseos para que todo fluya en armonía para el bienestar de Jeff

  • gracias 

     

  • Graciassss Tahita por compartir esto q le esta sucediendo a Jeff....

    Fortaleza querido Jeff y a seguir adelante.... 

    Bendiciones Infinitas ❣️❣️❣️

  • graciaspor tu aporte¡¡

  • Momento a momento . Gracias por este escrito . 🙏🙏.nos enseña a vivir

  • Que tremendo cuando la vida cambia tan abruptamente y nos deja discapacitados...cuando los sueños quedan estancados y la vida ya se presenta de tal modo que todo lo que era ya desaparece sin que podamos hacer nada, solo conectarnos con nuestro ser, con nuestro dolor y tratar de ir buscando la ayuda que intuimos nos pueda mejorar en algun sentido.

    Lamento mucho lo de Jeff pero creo que somos muchos los que estamos pasando por momentos muy dificiles de salud, otros economicos, etc. se siente como una gran prueba en la que tenemos que hechar mano a toda las herramientas internas que hemos ido adquiriendo en esta u otras vidas (o paralelas)

    Gracias por el mensaje, Bendiciones.

  • gracias por comoartir¡

  • Conocía a  Jeff hace tres años en Madrid, qué vitalidad la suya y qué divertida su ponencia. No sabía que se encontraba enfermo. Estoy segura de que la vida le pone este reto porque algo importante, un regalo de superación, viene detrás. Desde aquí le envío fuerza y pediré por su recuperación, si es lo que está en su camino, o por una aceptación serena.

  • Graciassss Tahita por compartir esto q le esta sucediendo a Jeff....

    Fortaleza querido Jeff y a seguir adelante.... 

    Bendiciones Infinitas ❣️❣️❣️

This reply was deleted.

 

Resultado de imagen para ¿Es el yo una "ilusión"? ¿"Existo" yo?- Jeff Foster

Música de Fondo

  Inter Ser es  la continuidad de la tarea iniciada en Comunidad Consciencia, creada el 29 de Julio de 2012,adaptada a los profundos cambios Conscienciales

Nuestro nuevo E-mail

interser2017@gmail.com

 

 

ABRIENDO EL CORAZÓN

El Servicio de InterSer es gratuito.

Sin embargo debo sustentarla monetariamente cada mes, por lo que he resuelto aceptar las donaciones que sean hechas con Amor y gratitud...aunque el monto sea mínimo. Sus corazones lo decidirán

QUE LAS BENDICIONES FLUYAN EN SUS VIDAS!!!

 

++++++++++++++