Todas las publicaciones (50)

Ordenar por

El Vacío - Osho

 

 8134481695?profile=RESIZE_930x

 

El hombre está demasiado lleno de sí mismo y eso es su perdición.

El hombre debería ser como un bambú hueco, para que la existencia pueda pasar a través de él.  El hombre debería ser una esponja porosa –permeable-, para que las puertas y ventanas de su ser estén abiertas, y la existencia pueda pasar de un extremo a otro sin obstáculos; de hecho, sin encontrar nadie dentro.  El viento sopla; entra por una ventana de su ser y sale por otra.  Este vacío es la mayor bendición que existe.  Pero tú eres como una dura roca, como una dura barra de acero, sin poros.  Nada pasa a través de ti.  Tú lo resistes todo.  Tú no lo permites. Tú sigues luchando en todas las partes y en todas las direcciones como si estuvieras en una gran guerra contra la existencia.

No hay ninguna guerra en marcha, lo que pasa es que tú te has engañado a ti mismo.

No hay nadie que quiera destruirte.  El todo te apoya; el todo es la misma tierra que estás pisando, el mismo cielo que estás respirando, que vives.  De hecho, tú no eres; solo el todo es.

Cuando uno comprende esto, empieza a abandonar su dureza interior, no sirve para nada. 

No hay enemistad, el todo es amoroso contigo. 

El todo te aprecia, te ama.  Si no, ¿por qué estás aquí? 

El todo te sustenta, como el árbol es sustentado por la tierra.  Al todo le gustaría participar en todas tus bendiciones, en todas las celebraciones posibles. 

Cuando tú florezcas, el todo florecerá a través de ti; cuando tú cantes, el todo cantará a través de ti; cuando tú dances, el todo danzará contigo.  Tú no estás separado.

El sentimiento de separación produce miedo, y el miedo te hace impermeable.  El sentimiento de inseguridad, la sensación de que el todo va a destruirte, la sensación de que eres un extraño aquí, un intruso, de que tienes que luchar centímetro a centímetro hacia tu destino, te convierte en una dura barra de acero.  Por supuesto, eso hace que muchas cosas desaparezcan de tu vida.

Tú vives angustiado, lleno de ansiedad, vives en intenso dolor, pero vives así porque quieres.  Sé poroso.  Flota.  No hay ninguna necesidad de luchar.  Lo que se necesita es una fusión.

Estas son las dos actitudes abiertas al hombre: la actitud del guerrero y la actitud del amante. Tú eliges; puedes elegir.

Pero recuerda… traerá ciertas consecuencias.

Si eliges el camino del guerrero y te dedicas a luchar con todo lo que te rodea, siempre serás desgraciado. Eso es crear un infierno a tu alrededor; la propia actitud de luchar crea el infierno. 

O te conviertes en un amante, un participante, entonces este todo es tu hogar; tú no eres un extraño.  Estás en casa.  No hay lucha.  Tú simplemente fluyes con el río.  Entonces el éxtasis será tuyo; entonces cada momento se volverá extático, un florecimiento.

No hay más infierno que tú, ni más paraíso que tú.  Depende de tu actitud, de cómo mires al todo. La religión es el camino del amante: la ciencia es el camino del luchador.

La ciencia es el camino de la voluntad, es como si estuvieras aquí para conquistar, para conquistar la naturaleza, para conquistar los secretos de la naturaleza; como si estuvieras aquí para imponer tu voluntad y dominación a la existencia.  Esto no es solo descabellado, además es inútil.  Descabellado porque creará un infierno alrededor de ti, e inútil porque al final cada vez estarás más muerto, menos vivo; perderás toda posibilidad de ser feliz. Pero, al final, tendrás que salirte del camino de la voluntad, porque es un camino que puedes seguir durante cierto tiempo, pero en él solo hay frustración y más frustración.  Cada vez te sentirás más vencido.  Cada vez te sentirás más impotente, y cada vez habrá más enemistad a tu alrededor.  Tendrás que salirte de él; de mala gana, reluctante, pero tendrás que salirte de él.  Al fin y al cabo, con una actitud de lucha nadie puede descansar, porque con actitud de lucha no es posible el descanso, uno no se puede relajar.

El camino de la espiritualidad  es el camino del amor.  Para empezar, no estás luchando con nadie.  El todo existe para ti, y tú existes para el todo, y existe una armonía interior.  Nadie está aquí para conquistar a nadie.  No es posible.  Porque ¿cómo va una parte a conquistar otra parte?  ¿Y cómo va una parte a conquistar el todo?  Esas son ideas absurdas que solo te causarán pesadillas, nada más. 

Mira a la situación en su totalidad… tú sales del todo y te disuelves en él, y, mientras tanto, tú eres en todo momento parte de él. 

Tú lo respiras, lo vives, y él respira a través de ti.  Tu vida y su vida no están separadas; tú eres como una ola en el océano.

Una vez que entiendes esto, la meditación se vuelve posible.  Una vez que entiendes esto, te relajas.

  Tiras todas las corazas que has creado a tu alrededor para sentirte seguro.  Ya no tienes miedo. El miedo desaparece y surge el amor.  Y en este estado de amor, ocurre el vacío.  O, dicho de otra forma, si puedes dejar que ocurra el vacío, el amor florecerá en él.  El amor es la flor del vacío, del vacío total; el vacío es la situación. 

 

 

Tomado del libro "La Hierba Crece Sola", capítulo 3-

Leer más…

UNA LUZ EN TI MISMO - Osho

7087072274?profile=original

 

Las últimas palabras de Buda antes de morir fueron: “Sé una luz en ti mismo”, es decir, no sigas a otros, no imites, no trates de parecerte a alguien. Naces con una posibilidad tremenda de inteligencia, naces con una luz dentro de ti, escucha a la voz pequeña que hay dentro de ti, y ella te guiará. Nadie más puede guiarte, nadie más puede convertirse en un modelo para tu vida, porque tú eres único. Nunca ha existido, ni existirá nadie que fuese exactamente como tú. Esta es tu gloria, tu grandeza: eres absolutamente irremplazable, eres simplemente tú y nadie más.

La persona que sigue a otros se vuelve falsa, se vuelve pseudo, se vuelve mecánica. Puede que los demás le consideren un gran santo, pero en lo más hondo es simplemente poco inteligente y nada más. Puede que tenga un carácter muy respetable, pero eso es solo la superficie, no tiene siquiera la profundidad de la piel. Ráscale un poco y te sorprenderás que por dentro es una persona totalmente diferente, justo lo contrario de su exterior.

Siguiendo a otros puedes cultivar un bello carácter, pero no puedes tener una bella consciencia, y así, nunca podrás ser libre. Perderás toda realidad. Perderás toda la sinceridad, serás infiel a ti mismo. Te volverás artificial y fingido.

Buda define a la sabiduría como vivir a la luz de tu propia consciencia, y a la necedad, como seguir a otros, imitar a otros, convertirse en una sombra de alguien.

El verdadero Maestro crea maestros, no seguidores. El verdadero Maestro te empuja de vuelta a ti mismo. Todo su esfuerzo se encamina a hacerte independiente de él, porque has sido dependiente durante siglos, y no te ha conducido a ninguna parte. Todavía sigues tambaleándote en la noche oscura del alma.

Solo tu luz interna puede convertirse en el amanecer. El verdadero Maestro siente compasión por ti porque te ama, y le gustaría que fueras completamente libre…libre de toda dependencia externa.

Pero el ser humano nace libre, sin embargo, no quiere ser libre. Quiere ser dependiente. Quiere que le guíe otro. ¿Por qué? Porque entonces puede echar toda la responsabilidad sobre los hombros del otro. Y cuanta más responsabilidad echas sobre los hombros del otro, menor es la posibilidad de que alguna vez llegues a ser inteligente, es la responsabilidad, el reto de la responsabilidad lo que crea la sabiduría.

Hay que aceptar la vida con todos sus problemas. Hay que ir por la vida sin protección; hay que buscar y explorar el propio camino. La vida es una oportunidad, un reto, para encontrarse a uno mismo.

Sé una luz en ti mismo y serás sabio; deja que otros se vuelvan tus líderes, tus guías, y te seguirás perdiendo todo.

 

Osho

 

 

Leer más…

¡DÉJALO SER! - 0sho

3782177863?profile=RESIZE_710x

 

...El ciclón se ha ido y ahora estarás centrado, centrado como nunca antes lo habías estado. Y una vez que conozcas el arte de permitir que las cosas sucedan, conocerás una de las llaves maestras que abren todas las puertas del interior. Así pues, cualquiera que sea el caso, permite que suceda; no lo evites.

Si al menos por tres meses puedes estar en completa soledad, en silencio total, sin pelear con nada, permitiendo que todo suceda, cualquier cosa que sea, al cabo de tres meses lo viejo se irá y lo nuevo estará ahí. Pero el secreto es permitir que suceda... no importa qué tan temeroso y doloroso sea, qué tan peligroso sea y tan parecido a la muerte.
 

Habrán muchos momentos en los que sentirás que te vas a volver loco si no haces algo, e involuntariamente empezarás a hacer algo. Puede que sepas que no hay nada que hacer, pero no tendrás el control y empezarás a hacer algo.

Es como si te estuvieras desplazando por una calle oscura en la noche, a media noche, y sientas miedo porque no hay nadie a tu alrededor y la noche está oscura y la calle te es desconocida así que empiezas a silbar. ¿Qué puede hacer el silbar? Sabes que no puede hacer nada. Entonces empiezas a entonar una canción. Sabes que nada puede hacerse con entonar una canción  la oscuridad no puede disiparse, tú seguirás estando solo, pero aún así, esto distrae a la mente. Si comienzas a silbar, sólo con silbar te sientes confiado y olvidas la oscuridad. Tu mente se pone a silbar y empiezas a sentirte bien.

Nada ha sucedido. La calle es la misma, la oscuridad es la misma, el peligro, si existe alguno, está ahí, pero ahora te sientes más protegido. Todo está igual, pero ahora estás haciendo algo. Puedes empezar a entonar un nombre, un mantra: eso será como una especie de silbido. Te dará fuerza, pero esa fuerza es peligrosa, esa fuerza se convertirá de nuevo en un problema, pues esa fuerza va a ser tu antiguo ego. Lo estás reviviendo.

Sigue siendo un testigo y permite que cualquier cosa suceda.

El miedo se tiene que enfrentar para ir más allá de él.

La angustia tiene que ser enfrentada para poder trascenderla. Y cuanto más auténtico sea el encuentro, cuanto más se mire cara a cara, cuanto más veas las cosas como son, más pronto sucederá.

Lleva tiempo sólo porque tu autenticidad no es intensa.
 

Así que te puede llevar tres días, tres meses o tres vidas; depende de la intensidad. Realmente, tres minutos pueden también funcionar, tres segundos pueden también funcionar. Pero entonces tendrás que atravesar un tremendo infierno con tal intensidad que no podrás soportarlo, tolerarlo. Si uno puede enfrentar cualquier cosa que se encuentre escondida en uno mismo, entonces pasa, y cuando se ha ido eres diferente porque todo lo que te ha abandonado era parte de ti anteriormente y ahora ya no lo es

Así que no preguntes qué hacer. No hay necesidad de hacer nada. Sin hacer, siendo testigo, enfrentando sin esfuerzo cualquier cosa que esté ahí, sin hacer siquiera el más mínimo esfuerzo, sólo permitiendo que esté ahí...

Permanece pasivo y déjalo pasar. Siempre pasa. Cuando haces algo, eso mismo se convierte en el no hacer, porque entonces tú interfieres.
 

¿Y quién va a interferir? ¿Quién tiene miedo? Aquello que es la enfermedad, es quien va a interferir. El mismo ego que tiene que dejarse atrás va a interferir. Te dije que el ego es parte de la sociedad. Dejaste la sociedad pero no quieres dejar la parte que la sociedad te ha dado. Está arraigado en la sociedad; no puede vivir sin la sociedad. Así que tienes que dejarlo o tienes que crear una nueva sociedad en la que pueda vivir.

Estar en solitario no quiere decir crear una sociedad alternativa. Sólo apártate de la sociedad, y entonces cualquier cosa que la sociedad te ha dado te abandonará. Tendrás que soltarla. Será doloroso porque estás muy adaptado a ella, todo está tan arreglado. Está tan llena de comodidades a las que sólo hay que adaptarse, en donde todo es conveniente.

Cuando cambias y te manejas en solitario, estás dejando todas las comodidades, todas las conveniencias, todo lo que la sociedad puede darte y cuando la sociedad te da algo, también te quita algo: tu libertad, tu alma. Entonces se convierte en un intercambio, y cuando estás intentando llegar a tu alma en su pureza tienes que dejar de regatear.
 

Será doloroso, pero si puedes atravesarlo, la dicha suprema está cerca. La sociedad no es tan dolorosa como la soledad. La sociedad es tranquilizante, la sociedad es conveniente y cómoda, pero te proporciona una especie de sueño. Si te apartas de ella, las molestias van a estar ahí. Todo tipo de molestias estarán ahí. Estas molestias tienen que sufrirse en el entendido de que son parte de la soledad y parte de recuperarte a ti mismo.

Saldrás de ello sintiéndote nuevo, con una nueva gloria y dignidad, una nueva pureza e inocencia.

 

Osho, The Book of Secrets, charla #70

Leer más…

¿Por qué es tan difícil ser feliz? - Osho

3616638344?profile=RESIZE_1200x

Traducido desde… https://spiritualityhealth.com

 

A menudo nos interesamos primero en la meditación porque buscamos un poco de paz, o ese escurridizo estado de bienestar llamado felicidad, cualidades que siempre parecen quedar en un segundo plano ante el estrés, la preocupación, la prisa o simplemente "la rutina diaria". En el fondo, todos quieren ser felices, y afortunadamente nuestra inteligencia interna seguirá buscándolo, ya que puede sentir que es parte de nuestro derecho de nacimiento.

¿Por qué es tan difícil ser feliz?

La miseria tiene muchas cosas para darte que la felicidad no te puede dar. Por el contrario, la felicidad te quita muchas cosas. De hecho, la felicidad toma todo lo que has tenido, todo lo que has sido. La felicidad te destruye. La miseria nutre tu ego, y la felicidad es básicamente un estado de ausencia de ego. Ese es el problema, el quid de la cuestión. Es por eso que a las personas les resulta muy difícil ser felices. 

Si esto se entiende, entonces las cosas se vuelven muy claras. La miseria te hace especial. La felicidad es un fenómeno universal, no tiene nada de especial. Los árboles son felices, los animales son felices y los pájaros son felices. Toda la existencia es feliz excepto el hombre. Siendo miserable, el hombre se vuelve muy especial, extraordinario.

Cuando estás enfermo, deprimido, en la miseria, los amigos vienen a visitarte, a consolarte. Cuando eres feliz, los mismos amigos se ponen celosos de ti. Cuando estés realmente feliz, encontrarás que todo el mundo se ha vuelto en tu contra. A nadie le gusta una persona feliz, porque la persona feliz lastima los egos de los demás. Los otros comienzan a sentir: “Entonces te has vuelto feliz y nosotros todavía estamos arrastrándonos en la oscuridad, la miseria y el infierno. ¡Cómo te atreves a ser feliz cuando todos estamos en tanta miseria!

Examina tu miseria y encontrarás ciertas cosas fundamentales que están ahí. Uno: te da respeto. La gente se siente más amigable hacia ti, más comprensiva. Tendrás más amigos si eres miserable. Este es un mundo muy extraño, algo está fundamentalmente mal con él. No debería ser así.  La persona feliz debería tener más amigos. Pero siéntete feliz, y la gente se pondrá celosa de ti; ya no son amigables. Se sienten engañados; tienes algo que no está disponible para ellos, ¿por qué eres feliz? Así que hemos aprendido a lo largo de los siglos un mecanismo sutil: reprimir la felicidad y expresar la miseria.

Tienes que aprender a ser feliz, tienes que aprender a respetar a las personas felices. Este es un gran servicio a la humanidad. No simpatices demasiado con las personas que son miserables. Si alguien es miserable, ayuda, pero no simpatices. No le des la idea de que la miseria es algo que vale la pena.

Tenemos que aprender un idioma totalmente nuevo, solo entonces esta vieja humanidad malograda puede ser cambiada. Tenemos que aprender el lenguaje de la salud, la integridad, la felicidad. Va a ser difícil porque nuestras inversiones son excelentes.

Por eso es tan difícil ser feliz y tan fácil ser miserable. Una cosa más: la miseria no necesita talentos, cualquiera puede permitírselo. La felicidad necesita talento, genio y creatividad. Solo las personas creativas son felices.

Deja que esto penetre en tu corazón: solo las personas creativas son felices. La felicidad es un subproducto de la creatividad. Crea algo y serás feliz. Escribe un poema, canta una canción, baila un baile y observa: empiezas a ser feliz.

Necesitas inteligencia para ser feliz. La persona inteligente es rebelde. La inteligencia es rebelión; sin inteligencia no puede haber felicidad. El hombre solo puede ser feliz si es inteligente, completamente inteligente.

La meditación es un dispositivo para liberar tu inteligencia. Cuanto más meditativo te vuelves, más inteligente te vuelves. Pero recuerda, por inteligencia no me refiero a la intelectualidad. La intelectualidad es parte de la estupidez. La inteligencia es un fenómeno totalmente diferente, no tiene nada que ver con la cabeza. La inteligencia es algo que viene de tu centro. Brota en ti, y con él, muchas cosas comienzan a crecer en ti. Te vuelves feliz, te vuelves creativo, te vuelves rebelde, te vuelves aventurero, comienzas a amar la inseguridad. Empiezas a moverte hacia lo desconocido. Empiezas a vivir peligrosamente, porque esa es la única forma de vivir. . . Para decidir que “Viviré mi vida de manera inteligente”, que “No seré solo un imitador”, que “Viviré dentro de mi propio ser, no seré dirigido y mandado desde afuera, "Que" Arriesgaré a todos para ser yo mismo, pero no seré parte de una psicología de la mafia "," Caminaré solo "," Encontraré mi propio camino "," Haré mi propio camino en el mundo de la verdad.” Solo caminando hacia lo desconocido creas el camino. El camino ya no está allí; simplemente caminando, lo creas.  

La inteligencia te da el coraje de estar solo, y la inteligencia te da la visión de ser creativo. Un gran impulso, un gran hambre surge para ser creativo. Y solo entonces, como consecuencia, puedes ser feliz, puedes ser feliz.

 

Extraído de  A Course in Meditation: A 21 Day Workout for Your Consciousness,  copyright 2019 de Osho International Foundation. 

 3616467421?profile=RESIZE_710x

Osho continúa inspirando a millones de personas en todo el mundo en su búsqueda para definir un nuevo enfoque de la espiritualidad individual que sea autodirigido y responda a los desafíos cotidianos de la vida contemporánea. 

https://spiritualityhealth.com/articles/2019/09/17/why-is-it-so-difficult-to-be-happy?

Leer más…

Meditación : El arte de la celebración - Osho

 

Traducido con Amor desde...https://medium.com

 

La concentración es una elección. Excluye a todos excepto a su objeto de concentración, es un estrechamiento. Si está caminando en la calle, tendrá que reducir su conciencia para poder caminar. Normalmente, no puede estar consciente de todo lo que está sucediendo porque si está consciente de todo lo que está sucediendo, quedará desenfocado. Entonces la concentración es una necesidad. La concentración de la mente es una necesidad para vivir, para sobrevivir y existir. Es por eso que cada cultura, a su manera, trata de estrechar la mente del niño.

Los niños, como son, nunca están enfocados. Su conciencia está abierta desde todos los lados. Todo está entrando, nada está siendo excluido. El niño está abierto a cada sensación, cada sensación está incluida en su conciencia.

¡Y tanto está entrando! Por eso es tan vacilante, tan inestable. La mente incondicionada de un niño es un flujo, un flujo de sensaciones, pero no podrá sobrevivir con este tipo de mente. Debe aprender a acotar su mente, a concentrarse.

En el momento en que estrechas la mente, te vuelves particularmente consciente de una cosa y al mismo tiempo inconsciente de tantas otras cosas. Cuanto más estrecha sea la mente, más éxito tendrá. Te convertirás en un especialista, te convertirás en un experto, pero todo consistirá en saber cada vez más sobre cada vez menos.

El estrechamiento es una necesidad existencial. Nadie es responsable de ello. Como la vida existe, se necesita, pero no es suficiente. Es utilitario, pero solo sobrevivir no es suficiente. No basta con ser utilitario. Entonces, cuando te vuelves utilitario y la conciencia se reduce, niegas a tu mente mucho de su capacidad. No estás usando la mente total, estás usando una parte muy pequeña de ella.

Y el resto, la mayor parte, quedará inconsciente.

De hecho, no hay límite entre consciente e inconsciente. Estas no son dos mentes. "Mente consciente" significa la parte de la mente que se ha utilizado en el proceso de estrechamiento. "Mente inconsciente" significa la parte que ha sido descuidada, ignorada, cerrada. Esto crea una división. La mayor parte de tu mente se vuelve ajena a ti. Te alienas de ti mismo. Te conviertes en un extraño para tu propia totalidad.

Una pequeña parte se identifica como uno mismo y el resto se pierde. Pero la parte inconsciente restante siempre está ahí como potencialidad no utilizada, posibilidades no utilizadas, aventuras no vividas. Esta mente inconsciente, este potencial, esta mente no utilizada, siempre estará en una lucha con la mente consciente; por eso siempre hay un conflicto interno.

Todos están en conflicto debido a esta división entre lo inconsciente y lo consciente. Pero solo si el potencial, el inconsciente, puede florecer, puedes sentir la dicha de la existencia; de otra forma no.

Si la mayor parte de tus potencialidades sigue sin cumplirse, tu vida será una frustración. Por eso, cuanto más utilitaria es un persona, menos se ha realizado,  menos feliz es. Cuanto más utilitario es el enfoque, cuanto más uno está inmerso en la vida de negocios, menos vive, menos extático está. La parte de la mente que no puede ser útil en el mundo utilitario ha sido negada.

La vida utilitaria es necesaria pero a un gran costo: has perdido la festividad de la vida. La vida se convierte en una festividad, una celebración, si todas tus potencialidades llegan a un florecimiento. Entonces la vida es una ceremonia. Por eso siempre digo que la religión significa transformar la vida en una celebración. La dimensión de la religión es la dimensión de lo festivo, lo no utilitario.

La mente utilitaria no debe tomarse como un todo. Lo que queda, lo más grande, toda la mente, no debe ser sacrificado a ello. La mente utilitaria no debe convertirse en el fin. Tendrá que permanecer allí, pero como un medio. La otra, la restante, la mayor, la potencial, debe convertirse en el fin. Eso es lo que quiero decir con un enfoque religioso.

Con un enfoque no religioso, la mente profesional, la utilitaria, se convierte en un fin. Cuando esto es así no hay posibilidad de que el inconsciente actualice el potencial. El inconsciente será negado. Si lo  utilitario se convierte en fin, el servidor está desempeñando el papel de maestro.

La inteligencia, el estrechamiento de la mente, es un medio hacia la supervivencia, pero no hacia la vida. La supervivencia no es la vida.

La supervivencia es una necesidad, existir en el mundo material es una necesidad, pero el fin siempre es llegar a un florecimiento del potencial, de todo lo que tiene significado para ti. Si te satisfaces por completo, si no queda nada en el interior en forma de semilla, si todo se vuelve real, si eres un florecimiento, entonces y solo entonces puedes sentir la dicha, el éxtasis de la vida.

La parte negada de ti, la parte inconsciente, puede volverse activa y creativa solo si añades una nueva dimensión a tu vida: la dimensión de lo festivo, la dimensión del juego.

Así que la meditación no es un trabajo, es un juego. Orar no es un negocio, es una obra de teatro. La meditación no es algo que se debe hacer para lograr un objetivo: la paz, la felicidad, sino algo que se puede disfrutar como un fin en sí mismo.

La dimensión festiva es lo más importante que debe entenderse, y la hemos perdido totalmente. Por festivo, me refiero a la capacidad de disfrutar, momento a momento, todo lo que viene a ti.

Nos hemos vuelto tan condicionados y los hábitos se han vuelto tan mecánicos que, incluso cuando no hay nada que hacer, nuestras mentes son profesionales. Cuando no se necesita un estrechamiento, estás estrechado. Incluso cuando estás jugando, no estás jugando, no lo estás disfrutando. Incluso cuando estás jugando a las cartas, no lo estás disfrutando. Juegas por la victoria; entonces lo que está pasando no es importante, solo el resultado.

En los negocios el resultado es importante. En la fiesta, el acto es importante. Si puede hacer que cualquier acto sea significativo en sí mismo, entonces se vuelve festivo y puede celebrarlo.

Cuando estás en celebración,los límites de estrechamiento se rompen. No son necesarios, son arrojados. Sales de tu camisa de fuerza, la estrecha chaqueta de la concentración. Ahora no estás eligiendo. Todo lo que viene, lo permites. Y en el momento en que permites que entre la existencia total, te vuelves uno con ella. Hay una comunión.

A esta comunión, esta celebración, esta conciencia sin elección, esta actitud no empresarial, la  llamo meditación.

La festividad está en el momento, en el acto, no en molestarse por los resultados, no en lograr algo.

No hay nada que lograr, así que puedes disfrutar de lo que está aquí y ahora.

Puedes explicarlo de esta manera: te estoy hablando; Si me preocupa el resultado, entonces la conversación se convierte en un negocio, se convierte en un trabajo. Pero si hablo sin ninguna expectativa, sin ningún deseo sobre el resultado, el acto mismo, en sí mismo, es el fin. Entonces no es necesario el estrechamiento. Puedo jugar con las palabras, puedo jugar con los pensamientos. 

Y si me escuchas sin pensar en sacar algo de eso, entonces puedes estar relajado; entonces puedes permitirme que esté en comunión contigo y tu conciencia no se estrechará. Entonces está abierto, jugando, disfrutando.

Cualquier momento puede ser un momento de negociación, cualquier momento puede ser un momento de meditación. La diferencia está en la actitud. Si no tiene opciones, si estás jugando con él, es meditativo.

Hay necesidades sociales y hay necesidades existenciales que deben cumplirse. No diré, " No condicione a los niños". Si los deja totalmente incondicionados, serán bárbaros. No podrán existir. La supervivencia necesita condicionamiento, pero la supervivencia no es el fin, por lo que debe poder ponerlo y quitarlo, al igual que la ropa. Puede ponerlo, salir y hacer su negocio, y luego volver a casa y quitárselo. Entonces tú eres.

Si no te identificas con tu ropa, con tu condicionamiento, si no dices, por ejemplo, " Soy mi mente", no es difícil; entonces puedes cambiar fácilmente Pero te identificas con tu condicionamiento. Dices: " Mi condicionamiento soy yo", y todo lo que no es tu condicionamiento es negado. Tú piensas , "Todo lo que no está condicionado no soy yo, el inconsciente no soy yo, Soy la mente consciente, enfocada ”. Esta identificación es peligrosa. Esto no debería ser. Una educación adecuada no está condicionada, pero está condicionada por la condición de que el condicionamiento es una necesidad utilitaria. Debes poder encenderlo y apagarlo.

Cuando sea necesario, te lo pones y cuando no lo necesitas te lo puedes quitar. Hasta que sea posible educar a los seres humanos para que no se identifiquen con sus condicionamientos, los seres humanos no son realmente seres humanos.

Son robots - condicionados, estrechados.

Comprender esto es tomar conciencia de esa parte de la mente, la mayor parte, a la que se le ha negado la luz. Y tomar conciencia de ello es darse cuenta de que no eres la mente consciente. La mente consciente es solo una parte. "Yo" soy ambos, y la mayor parte es incondicionada. Pero siempre está ahí, esperando.

Mi definición de meditación es que es simplemente un esfuerzo por saltar al inconsciente. No puedes saltar por cálculo porque todo el cálculo es de la conciencia y la mente consciente no lo permitirá. Se te advierte: " Te volverás loco. No lo hagas."

La mente consciente siempre teme al inconsciente, porque si surge el inconsciente, todo lo que está tranquilo y claro en la conciencia será barrido. Entonces todo estará oscuro, como en un bosque.

Es así: has hecho un jardín, un jardín con un límite. Se ha despejado muy poco terreno, se  ha plantado algunas flores y todo está bien, ordenado, claro.

Solo que, el bosque está siempre cerca. Es ingobernable, incontrolable, y el jardín está en constante temor por ello. En cualquier momento el bosque puede entrar y luego el jardín desaparecerá.

De la misma manera, has cultivado una parte de tu mente.

Has dejado todo claro. Pero el inconsciente está siempre alrededor, y la mente consciente siempre teme. La mente consciente dice: " No entres en el inconsciente.

No lo mires, no lo pienses”.

El camino del inconsciente es oscuro y desconocido. Para el raciocinio, se verá irracional. Para la lógica, se verá ilógico. Entonces, si piensas ir a la meditación, nunca irás, porque la parte pensante no te lo permitirá.

Esto se convierte en un dilema. No puedes hacer nada sin pensar, y con pensar no puedes entrar en meditación.

¿Qué hacer? Incluso si piensas, " No voy a pensar", esto también es pensar. Es la parte de pensamiento de la mente la que dice: " No permitiré pensar".

La meditación no puede hacerse pensando. Este es el dilema, el mayor dilema. Cada buscador tendrá que llegar a este dilema. En algún lugar, en algún momento, el dilema estará allí. Los que saben dicen: “¡Salta! ¡No pienses! ”Pero no puedes hacer nada sin pensar. Es por eso que se han creado dispositivos innecesarios. Digo dispositivos innecesarios, porque si saltas sin pensar, no se necesita ningún dispositivo.

Pero no puedes saltar sin pensar, por lo que se necesita un dispositivo.

Puedes pensar en el dispositivo, tu mente pensante puede sentirse cómoda con el dispositivo, pero no con la meditación.

La meditación será un salto hacia lo desconocido. 

Una vez que hayas saltado, dirás: " El dispositivo no era necesario". Pero esto es un conocimiento retrospectivo. Después sabrás que el dispositivo no fue necesario. Eso es lo que Krishnamurti está diciendo: " No se necesita ningún dispositivo; no se necesita ningún método”. Los maestros Zen dicen: “ No se necesita ningún esfuerzo; es sin esfuerzo ”. Pero esto es absurdo para alguien que no ha cruzado la barrera. Y uno principalmente habla con quienes no han cruzado la barrera.

Los derviches sufíes han utilizado la danza como técnica, como dispositivo. Si vas a la danza no puedes seguir siendo intelectual, porque la danza es un fenómeno arduo. Se necesita todo tu ser en ello. Y un momento llegará cuando la danza se vuelva insensata. Cuanto más vital, más vigoroso, más estás en ello, menos razón habrá. Así que el baile fue ideado como una técnica para empujar. En algún momento no estarás bailando, pero el baile se hará cargo, te llevará a ti; serás arrastrado a la fuente desconocida.

Los maestros Zen han usado el método koan. Los koans son rompecabezas que por su propia naturaleza son absurdos. No pueden ser resueltos por la razón. No puedes pensar en ellos. Aparentemente, parece que se puede pensar en algo. Esa es la trampa. Parece que algo puede pensarse en koans, por lo que empiezas a pensar. Tu mente racional se siente a gusto. Se le ha dado algo para resolver. Pero lo que se le da es algo que no se puede resolver. La naturaleza misma de la misma es tal que no puede resolverse porque la naturaleza misma es absurda.

Hay cientos de rompecabezas. El maestro dirá: " Piensa en un sonido sin sonido".

No es lo mismo para todos: la mente simplemente se desinfla. No está aquí. Tú eres, pero la mente, con todo su condicionamiento, se ha ido. Eres como un niño.

El condicionamiento no está ahí, ustedes están conscientes. La concentración que se estrecha no está allí. Ahora sabes que el dispositivo no era necesario, pero esta es una idea de último momento, no surge de antemano.

Ningún método es causal. Ningún método es la causa de la meditación. Es por eso que tantos métodos son posibles. Cada método es solo un dispositivo, pero cada religión dice que su método es el método y ningún otro método servirá. Todos piensan en términos de causalidad.

Al calentar el agua, el agua se evapora. El calor es la causa: sin el calor, el agua no se evaporará. Esto es causal. Pero la meditación no es causal, por lo que cualquier método es posible. Cada método es solo un dispositivo; es solo crear una situación para el suceso. No lo está causando.

Cada religión está basada en un dispositivo de mentira. Todos los métodos son mentiras; simplemente crean una situación, no son causales. Se pueden crear nuevos dispositivos. Se pueden crear nuevas religiones. Los dispositivos viejos se vuelven planos, una vieja mentira se vuelve plana y se necesitan nuevos. 

Si algo es la causa de algo más, nunca es inútil. Pero un dispositivo viejo siempre es inútil. Se necesitan nuevos dispositivos. Es por eso que cada nuevo profeta tendrá que luchar con los antiguos profetas. Él está haciendo el mismo trabajo que ellos, pero tendrá que oponerse a sus enseñanzas porque tendrá que negar los dispositivos antiguos que se han vuelto planos y sin sentido.

Todos los grandes, Buda, Cristo, Mahavira , tienen compasión y han creado grandes mentiras solo para expulsarte de la casa, de la mente. Si puedes ser sacado de tu mente a través de cualquier dispositivo, eso es todo lo que se necesita. Tu mente es el encarcelamiento, tu mente es fatal. Es la esclavitud.

Como he dicho, este dilema tiene que suceder, la naturaleza de la vida es así. Tendrás que aprender a estrechar la mente. Este estrechamiento será útil cuando te muevas hacia afuera, pero será fatal por dentro.

Tienes que existir con los demás y contigo mismo. Cualquier vida que es unilateral es lisiada. Debes existir entre otros con una mente condicionada, pero debes existir contigo mismo con una conciencia totalmente incondicionada. La sociedad crea una conciencia estrechada, pero la conciencia misma significa expansión; es ilimitada. Ambas son necesidades, y ambas deben ser cumplidas.

Llamo a una persona sabia a la que puede satisfacer ambas necesidades. Cualquier extremo es imprudente; cualquiera de los extremos es perjudicial. Así que vive en el mundo con la mente, con tu condicionamiento, pero vive contigo mismo sin mente, sin entrenamiento. Usa tu mente como un medio, no lo conviertas en un fin. Sal de ahí en el momento que tengas la oportunidad. En el momento en que estés solo, sal de ahí, quítatela. Entonces celebra el momento; Celebra la existencia misma, siendo ella misma.

Solo serás una gran celebración si sabes cómo quitar el acondicionamiento. Este " despegue" lo aprenderás a través de la meditación dinámica. No será causado. Te llegará sin causa. La meditación creará una situación en la que llegarás a lo desconocido. Poco a poco serás expulsado de tu personalidad habitual, mecánica y robótica. Sé valiente: practica la meditación dinámica vigorosamente y todo lo demás te seguirá. No será cosa tuya, será un acontecimiento.

No puedes traer lo divino, pero puedes impedir que venga. No puedes traer el sol a la casa, pero puedes cerrar la puerta. Negativamente, la mente puede hacer mucho; positivamente, nada. Todo lo positivo es un regalo, todo lo positivo es una bendición; viene a ti, mientras que todo lo negativo es tuyo.

La meditación, y todos los dispositivos de meditación, pueden hacer una cosa: alejarte de tus obstáculos negativos. Puede sacarte del encarcelamiento que es la mente, y cuando hayas salido, te reirás. Era tan fácil salir, estaba allí. Sólo se necesitaba un paso. Pero seguimos en un círculo y el paso siempre se omite... el paso que puede llevarte al centro.

Continúas en un círculo, en la periferia, repitiendo lo mismo. En algún lugar hay que romper la continuidad. Eso es todo lo que se puede hacer con cualquier método de meditación. Si se interrumpe la continuidad, si se interrumpe con el pasado, ¡ese mismo momento es una explosión! En ese mismo momento estás centrado, centrado en tu ser, y entonces percibes todo lo que siempre ha sido tuyo, todo lo que te ha estado esperando.

 

https://medium.com/@osho_blog/meditation-the-art-of-celebration-1b308bf13a00

Leer más…

La ira es poca cosa - Osho

 

¿Cómo puedo estar alerta en medio de fuertes situaciones emocionales? ¡Mi rabia se siente como si miles de caballos salvajes estuvieran desbocados conmigo!

La rabia es muy poca cosa. Si puedes simplemente esperar y observar, no te encontrarás con 'miles de caballos salvajes'. Si puedes encontrarte aunque sea con un burrito, ¡eso será suficiente! Obsérvala y se irá, poco a poco. Entrará por un lado y saldrá por el otro. Tú solamente tienes que tener un poquito de paciencia para no cabalgar sobre ella.

La ira, celos, envidia, codicia, competitividad…todos nuestros problemas son muy pequeños pero nuestro ego los magnifica, los agranda tanto como puede.
 

El ego no puede actuar de otra manera; su ira tiene que ser grande. Con su gran ira, su gran miseria, su gran codicia y su gran ambición, él se hace grande.

Pero tú no eres el ego, tú sólo eres un observador. Ponte simplemente a un lado y deja que pasen todos esos miles de caballos; miremos cuánto tiempo les lleva pasar. No hace falta preocuparse. Tal como vienen- son salvajes- se irán. Pero no nos perderemos siquiera de un burrito; ¡saltaremos inmediatamente sobre él! No necesitas miles de caballos salvajes. Algo simplemente tan pequeño, y te has llenado de ira y fuego. Te reirás de eso más tarde, de haber sido tan estúpido.

Si puedes observar sin involucrarte, como si fuera algo que está en la pantalla de un cine o de la televisión…algo está pasando; obsérvalo. Se supone que no haces nada para impedirlo, para reprimirlo, para destruirlo, sacando una espada y matándolo, porque, ¿dónde vas a conseguir la espada?- de la misma fuente de donde proviene la ira. Todo es imaginación.

Observa, simplemente, y no hagas nada- a favor o en contra.
 

Y te sorprenderás: Aquello que parecía muy grande se vuelve muy pequeño. Pero nuestro hábito nos lleva a exagerar.

Un niño pequeño regresa a casa corriendo- no tiene más de tres años- y le dice a su madre: 'Mami, un enorme león rugiendo con fuerza, ¡me ha estado persiguiendo por millas! Pero me las he arreglado para escapar. Se me acercó muchas veces. Estaba a punto de atacarme cuando empecé a correr más rápido'.

La madre miró al niño y dijo: 'Tommy, ¡te he dicho un millón de veces que no exageres! ¿Cómo vas a encontrarte con un león en la ciudad? …¿y has estado corriendo millas? ¿Y dónde está el león?'.

El niño miró fuera de la puerta. Dijo: 'Está ahí fuera. Pero para decirte la verdad, sólo es un pequeño perro, ¡pequeñísimo! Sin embargo, cuando me perseguía… Me has pedido que no exagere, y ahora mismo has estado exagerando al decirme que lo has hecho millones de veces'.

Nuestras mentes exageran mucho. Tú tienes pequeños problemas, y si dejas de exagerar y ves simplemente, entonces en la puerta hay un pobre perrito. Y no hace falta correr millas; tu vida no está en peligro.

Cuando te viene la rabia, no es algo que te va a matar. Ha estado contigo muchas veces anteriormente, y has sobrevivido perfectamente bien. Es la misma rabia que has confrontado antes. Solamente has algo nuevo, algo que no has hecho nunca: Cada vez que te veas envuelto en ella observa simplemente, como si no te perteneciera, como si fuera la rabia de alguien más. Y te vas a encontrar con una gran sorpresa: ella desaparecerá en segundos.

Y, cuando desparece la ira sin lucha alguna, deja tras de sí un estado tremendamente hermoso, silencioso y amoroso.
 

La misma energía que se hubiera podido convertir en una pelea se queda en tu interior. La energía pura es una delicia; estoy citando a William Blake: 'Energía es delicia', sólo energía, sin nombre, sin adjetivo alguno, pero tú nunca permites que la energía sea pura. o es rabia, u odio, o amor, o codicia, o deseo. Siempre tiene una connotación; nunca la captas en su pureza.

Cada vez que surja en ti lo que sea, se trata de una gran oportunidad para experimentar la energía pura. Observa, simplemente, y se irá el burro. Puede que se levante un poquito de polvo, pero ese polvo también se asienta por sí mismo; tú no tienes que asentarlo. Tú simplemente esperas. No dejes de esperar y observar, y pronto te encontrarás rodeado de una energía pura que no se ha usado en pelear, en reprimir o en enojarse.

Y energía es disfrute ciertamente. Una vez conoces el secreto del disfrute disfrutarás cada emoción; y cada emoción que surja en ti es una gran oportunidad.

Observa simplemente, y proporciónale una ducha de disfrute a tu ser. Poco a poco todas esas emociones desaparecerán, no volverán más; no vienen si no se las invita.

Observación, o estado de alerta, o atención o consciencia, todos son nombres diferentes para un mismo fenómeno: ser el testigo. Ésa es la palabra clave.

 

Osho, The Invitation, charla #4

Leer más…

¿Cómo puedes tú buscar la verdad? -Osho

https://es.sott.net/image/s22/451704/full/egopay_disappears.jpg

 

¿Cómo puedes  buscar la verdad? ¡Tú eres irreal! ¿Cómo vas a buscar lo Divino? ¿Cómo vas a buscar la verdad?, ¿Qué vas a hacer?

Como mucho, tu mente proyectará una ilusión. Como mucho, proyectarás una verdad. Te imaginarás una verdad, soñarás una verdad. Por eso los hindúes ven a Krishna cuando alcanzan lo Divino y los cristianos ven a Jesús cuando llegan a la verdad.

Pero la verdad no es ni hindú ni cristiana, la verdad no es ni Krishna ni Cristo. ¡Esas son formas, ropajes! Y si lo que te llega todavía siguen siendo vestidos, eso muestra que estás lleno de opiniones (cristianas, hindúes) y las proyectas.

Sosan dice: No busques la verdad… No puedes buscarla. ¿Cómo vas a buscarla? Toda búsqueda es de la mente, todas las búsquedas surgen de la mente. La consciencia nunca busca, nunca persigue nada; la consciencia simplemente es. Es ser, no es un deseo.

La búsqueda es un deseo. Has buscado la riqueza en el mundo, el poder y el prestigio, y has fracasado. Ahora buscas a Dios y la verdad, pero tú eres el mismo. Nada ha cambiado, sólo las palabras. Antes era «poder», ahora es «Dios»; pero eres el mismo buscador.

La verdad no se puede buscar. Por el contrario cuando toda búsqueda cesa, es cuando la verdad llama a tu puerta; cuando el buscar ya no existe, la verdad te llega. Cuando dejas todos los deseos, cuando ya no tienes ningún motivo para ir a ninguna parte, de repente descubres que estás iluminado.

De pronto encuentras que tú mismo eres el templo que buscabas. De repente llegas a darte cuenta de que tú eres Krishna, de que tú eres Jesús. No te llega ninguna visión; eres el origen de todo, eres la propia realidad.

No busques la verdad;
tan sólo deja de mantener opiniones.

No mantengas opiniones (ya sean cristianas, hindúes, mahometanas o jainitas), no las mantengas. No lleves contigo ninguna escritura, si no podrás llegar a ser un hombre con conocimientos pero nunca un hombre sabio. Podrás llenarte de conocimientos e información, pero todo será prestado y estará muerto. La opinión no es la verdad, no puede ser. La opinión es de la mente, y la verdad no viene de la mente; la verdad ocurre cuando ya no hay mente.

La opinión es lo conocido y la verdad es lo desconocido. Cuando cesa lo conocido, lo desconocido llega a ti. Cuando no te envuelve lo conocido, lo desconocido está ahí. Con la mente no puedes alcanzar la verdad.

Esto es lo único a lo que hay que renunciar ― la mente, la opinión, el ser cristiano, el ser hindú, el Gita, la Biblia, el Corán. No puedes cargar con ningún conocimiento, porque el conocimiento pertenece a la mente, no a la consciencia.

 La verdad está ahí. No es una teoría, es una realidad; tiene que ser experimentada; no puedes pensar acerca de ella, no puedes filosofar sobre ella. Cuanto más filosofas, más te alejas. Puede que los pecadores la vislumbren alguna vez, pero los filósofos nunca.

Sosan dice:

No busques la verdad;
tan sólo deja de mantener opiniones.
No permanezcas en el estado de dualidad;
evita cuidadosamente esas búsquedas.
Si queda rastro de esto o aquello,
de lo correcto o lo incorrecto,
la esencia de la Mente se perderá en la confusión.

…Todas las dualidades proceden del Uno,
no te apegues ni siquiera a este Uno…

No hagas de esto una teoría a la que aferrarse, dispuesto a pelearte si alguien te dice: «¡no!». Eso es lo que ha ocurrido en la India.

Hay una escuela de la no-dualidad que usaba toda clase de argumentos para defender la filosofía de que sólo el uno existe, lo no-dual. Si alguien decía que lo dual existe, él estaba dispuesto a argumentar. Y el que defendía la dualidad se defendía diciendo: «¿Cómo puede el uno existir? El uno no puede existir porque necesita al otro para existir».

¿Puedes hacer operaciones aritméticas con sólo un dígito? No se necesitan diez pero al menos dos son necesarios. Einstein lo intentó usando sólo dos dígitos en aritmética (el uno y el dos: uno, dos; luego vino el diez, el once, el doce, y después el veinte. Esta forma funciona, puede hacerse. No se necesitan nueve o diez dígitos), pero sólo con uno no es posible.

Los que están a favor de la dualidad dicen que la existencia no es posible sólo con el uno. Hasta un río necesita las dos orillas para fluir. Se necesita un hombre y una mujer para que nazca un niño; la vida necesita de la vida y de la muerte como las dos orillas del río para fluir entre ellas. El uno sería muy monótono; ¿cómo va a proceder la vida del uno? Ellos mantienen que es dos. Y aquellos que dicen que es uno, no-dual, también luchan contra los que están a favor de la dualidad.

Sosan dice que si realmente has entendido que todo procede del uno, ni siquiera te identificas con ello, porque el identificarte muestra que estás a favor de algo y en contra de algo.

Si dices: «Soy no-dualista», no has entendido nada; porque si sólo existe el uno, ¿cómo puedes ser dualista o no-dualista? ¿Y qué quieres decir con lo de no-dualista? Si no hay dualidad, ¿qué quieres decir con eso de no-dualista? ¡Quédate en silencio!

Un verdadero no-dualista no puede afirmar, no puede decir ―«Yo creo en esto», porque el creer siempre implica el opuesto. Si digo: «Creo esto», entonces queda implicado que no creo en lo otro. Entonces se crea el dos.

Sosan (y él es un verdadero no-dualista) dice:

Aunque todas las dualidades proceden del Uno,
no te apegues ni siquiera a este Uno.

Cuando la mente existe imperturbable en el Camino,
nada en el mundo puede ofender,
y cuando ya nada puede ofender,
deja de existir tal como era antes.

Esto es muy hermoso, ¡trata de recordarlo!

 

Fuente: Osho. el libro de la nada

Leer más…

LA PRISA - Osho

 

Muévete inmediatamente porque es urgente, pero sin apuro, porque cuando te apuras, no estás completo, apurado estás siempre atrasado, olvidas lo esencial, apurado es cuando necesitas tiempo. Sólo por ir apurado requieres de tiempo- - y no hay tiempo. 

Este momento es todo y ya y la situación es urgente

Has nacido sin acuerdos, sin contratos, aún sin permisos, no está en tus manos.  Morirás sin ninguna información ventajosa, sin fijar fecha ni hora.  Una vez muerto no puedes quejarte, y antes de nacer no vas a ningu8na parte ¿A quién debería preguntarle la vida “quieres nacer o no”? 

Así que lo que uno tiene en sus manos sólido y real es sólo este instante,  sólo este momento en que se puede actuar inteligente o torpemente, en otras palabras, en  el cual puedes ser una persona de meditación o un mediocre...

Pero lo establecido es realmente bonito.  Ud. entra en un puzzle pensando que clase de locura es esta.  Primero dice que es urgente y la urgencia crea el apuro, luego reniega del apuro, pero la cuestión es tan urgente que Ud. debe comenzar en seguida.  Esto es un puzzle dentro de las palabras.  Les contaré como uno puede entrar en un puzzle de bonitas palabras.

Dos hombres se encuentran en un bar y comienzan una conversación.  Después de un rato, uno dice “¿Tú crees que tienes problema familiares?  Escucha mi situación.  Hace unos años conocí a una viuda joven con una hija grande y nos casamos.  Poco después mi padre se casó con mi hijastra.  Eso hizo que mi hijastra se convirtiera en mi madrastra y mi padre en mi hijastro, también mi esposa se convirtió en suegra de su suegro. 
“Entonces la hija de mi esposa, mi madrastra,  tuvo un hijo.  Este chico es mi medio hermano, porque es el hijo de mi padre, pero al ser el hijo de la hija de mi esposa, es el nieto de mi esposa.  Esto me hace el abuelo de mi medio hermano. 
“Esto no fue nada hasta que mi  esposa tuvo un hijo.  Ahora la hermana de mi hijo, mi madrastra, es también su abuela.  Así, mi padre es cuñado de mi hijo, cuya cuñada es la esposa de mi padre. 
“Soy el hermano político de mi madrastra, mi esposa es la propia hija de la tía, mi hijo es el sobrino de mi padre y yo soy mi propio abuelo. 
“¿Y tú piensas que tienes problemas familiares?”.

 

¡No te enredes con estas palabras! 


El asunto es claro; la situación es urgente porque no tienes garantía para el instante siguiente.  Tienes que empezar ahora mismo pues no puedes posponerlo más - -el futuro no es seguro- -y no puedes vivir apurado porque el apuro toma tiempo. Silencioso, pacíficamente, sin premura, sin tensión, sin angustia, corre hacia ti mismo al instante.  Es urgente.  A menos que la meditación la tomes tomo algo de urgencia para ti, nunca lo harás; podrás morir antes. Pon la meditación en el primer lugar de tu lista, como lo más importante, urgente, número uno.

Pero la meditación en tu vida ocupa sólo uno de los últimos lugares en tu lista de prioridades  --y tu lista de prioridades se va haciendo cada vez más larga.  Antes de terminar la lista, tu estarás terminado, así que el tiempo para la meditación nunca llega. 

Así que digo, quien lo haya hecho, resulta tremendamente significante. 
No traten de entender la frase; la he cortado en trocitos para Uds., así que no se confundan.

No hay tiempo para estar apurado, no lo hay para la preocupación; en un solo instante ¿qué se puede hacer?  Sólo una  cosa: establecer contacto contigo mismo. 

Esta será la gran transformación de tu ser.  Y ciertamente es lo más urgente  --lo que tratamos de posponer lo más posible.

 

Osho-

http://www.oshogulaab.com/OSHO/VISION/vision-prisas.htm

Leer más…

Simplemente observa - Osho

 

Imagen relacionada

“Los pensamientos vienen y van. Deja que vengan y vayan; ese no es el problema. No te involucres; permanece distante, separado. Simplemente obsérvalos viniendo y yendo; no son asunto tuyo. Cierra la boca y permanece en silencio. Poco a poco, los pensamientos se detendrán automáticamente. Necesitan de tu cooperación para estar ahí. Si cooperas, estarán ahí; si te peleas, entonces también estarán ahí, porque ambos implican cooperación: uno en pro, el otro en contra. Ambos son actividad en cierto modo. Simplemente observa.

Pero cerrar la boca resulta de mucha ayuda. Así que, primero, dado que he estado observando a muchas personas, te sugeriré que antes bosteces. Abre tu boca tanto como te sea posible, tensa tu boca tanto como te sea posible y bosteza completamente; aún si empieza a dolerte. Haz esto dos o tres veces. Esto ayudará a que la boca permanezca cerrada durante más tiempo. Y luego, durante dos o tres minutos, haz gibberish, sin sentido, fuertemente. Cualquier cosa que venga a la mente, dila fuertemente y disfrútala. Después cierra la boca.

Es más fácil moverse desde el extremo opuesto. Si quieres relajar tu mano, es mejor ponerla primero tan tensa como sea posible. Aprieta el puño y deja que esté tan tenso como sea posible. Haz justamente lo opuesto y luego relájalo; entonces alcanzarás una relajación más profunda del sistema nervioso. Haz gestos, caras, movimientos de la cara y distorsiones. Bosteza, di cosas sin sentido durante dos o tres minutos y luego cierra la boca.

Esta tensión te dará una posibilidad más profunda de relajar los labios y la boca. Cierra la boca y luego sólo sé un observador. Pronto un silencio descenderá sobre ti.

Sé pasivo, así como cuando te sientas al lado de un río y el río fluye, y tú simplemente observas. No hay impaciencia, no hay urgencia, no hay emergencia. Nadie te está forzando. Aunque te lo pierdas, no hay nada perdido. Tú simplemente observa, simplemente mira. Aún la palabra observar no es buena, porque la palabra observar en sí da un sentimiento de estar activo. Tú simplemente miras, sin tener nada que hacer. Tú simplemente te sientas a la orilla del río, miras, y el río fluye. O, miras pasivamente el cielo y las nubes flotan.

Esta pasividad es muy, muy esencial; esto se debe entender, porque tu obsesión por la actividad puede convertirse en impaciencia, puede convertirse en una espera activa. Entonces te pierdes todo el asunto; entonces la actividad ha entrado nuevamente por la puerta trasera. Sé un observador pasivo.

Esta pasividad vaciará tu mente automáticamente. Ondas de actividad, ondas de energía de la mente, poco a poco amainarán, y toda la superficie de tu conciencia estará sin ninguna ola, sin ninguna onda. Se convertirá en un espejo silencioso”.  

 

Osho, Tantra. La Sabiduría Suprema

 

Leer más…

DIOS EXISTE Y NO EXISTE- Osho

Resultado de imagen para DIOS EXISTE Y NO EXISTE- Osho

Dios existe y no existe al mismo tiempo: vida y muerte.

La gente que dice que Dios existe no ha probado nada, y la gente que sostiene que Dios no existe tampoco ha probado nada. Porque Dios existe y no existe al mismo tiempo: vida y muerte, positivo y negativo, presencia y ausencia. Por eso no pudieron probar nada. Ambas partes discutieron esto continuamente. Pasaron millones de épocas y nunca se ha llegado a ninguna conclusión a través de una argumentación filosófica. Puedes seguir y seguir... si tienes una mente ágil, puedes seguir y seguir.

La mente nunca arriba a ninguna conclusión; no puede hacerlo. Elige una parte y la otra está comprometida en ella; no puedes negarla. La gente que dice que Dios no existe, si verdaderamente cree que no existe, ¿por qué se preocupa? Y se molestan todavía más: discuten continuamente, escriben grandes libros, dedican toda su vida a demostrar que Dios no existe. ¿Qué clase de tontería...? Si Dios no existe, ¿por qué malgastar toda tu vida para demostrarlo?

¿NO CREES EN DIOS?

Eso no es un impedimento para la meditación.

¿No crees en el alma? eso no es un impedimento en la meditación. ¿No crees en nada? Eso no es un obstáculo. Puedes meditar; pues la meditación simplemente indica cómo acceder al interior de uno mismo: si hay o no un alma, no tiene importancia, así como no la tiene si existe o no un Dios.

DIOS NO EXISTE

Conozco a un hombre que escribió continuamente en contra de Dios, durante treinta años. Vino a verme y dijo:

  • Me gustaría tener un debate contigo. Le respondí:
  • No es posible, porque diré que sí a cualquier cosa que digas.

Exclamó:

  • ¿A cualquier cosa que yo diga? ¿Qué quieres decir? Me pasé treinta años tratando de demostrar que Dios no existe.

Le dije:

  • Si Dios existe o no, es irrelevante. Pero ¿por qué has desperdiciado treinta años? ¿Ahora quién te los va a devolver? No hay Dios, así que ni siquiera puedes pedirle otra vida. Pero ¿por qué te preocupas? Es una obsesión.

Estás neurótico. Si Dios no existe, simplemente deja de lado la idea y vive.

  • No -respondió-. Tengo que demostrarlo para convencer a los demás.
  • Pero, si Dios no existe, deja que los demás crean. ¿Por qué preocuparte tú?

Él estaba preocupado, terriblemente preocupado: Dios era una obsesión en su aspecto negativo.

DIOS EXISTE

Y después hay gente que continuamente demuestra que Dios existe. También pierden el tiempo. Si Dios existe, ¡ámalo! Si no existe, vive su ausencia. ¿Por qué preocuparse?

Te preocupa que Dios no exista. Hay gente que se preocupa porque Dios tiene que existir. Se la pasan haciendo que los demás crean; tratan de convencerlos. ¿A quién tratan de convencer? No es un diálogo; es tu un monólogo. Todo lo que intentas demostrar es en verdad tu desequilibrio interior. Te gustaría que el otro no existiera. Entonces, podrías sentirte en equilibrio.

 

OSHO

Leer más…

EQUILIBRIO CUERPO-MENTE: ESCUCHA AL CUERPO- Osho

En un universo en el que todo el mundo está siendo iniciado en los silencios del corazón, es decir, en los métodos de la meditación es necesaria una clase totalmente nueva de educación en la que todos debemos estar preparados para ser compasivos con nuestro propio cuerpo. Porque hasta que no te compadezcas de tu propio cuerpo, no podrás ser compasivo con el cuerpo de ningún otro ser.

Es un organismo vivo y no te ha hecho daño. Ha estado continuamente en servicio desde que fuiste concebido y lo seguirá estando hasta tu muerte. Hará todo lo que tú quieras que haga, incluso lo imposible, sin desobedecerte… Pero nunca lo has mirado. Jamás te has molestado en conocer tu propio cuerpo y aun así crees amar a otras personas. ¿Cuánto más vas a esperar? El cuerpo es el mayor misterio de toda la existencia…

Sigue al cuerpo. Nunca trates de dominarlo de ninguna manera. El cuerpo es tu base. Una vez que comiences a entender a tu cuerpo, el noventa y nueve por ciento de tus sufrimientos desaparecerán de la manera más sencilla. Pero no quieres hacer caso.


El cuerpo dice: «¡Para! ¡No comas!». Pero sigues comiendo, le haces caso a la mente. La mente dice: «Está buenísimo, delicioso. Un poco más». No escuchas al cuerpo. El cuerpo se siente asqueado, el estómago está diciendo: «¡Basta! ¡Ya tengo suficiente! ¡Estoy cansado!». Pero la mente dice: «Fíjate qué sabor… come un poco más». Te guías por lo que dice la mente. Si escuchas al cuerpo, el noventa y nueve por ciento de los problemas desaparecerán sin darte cuenta y el uno por ciento restante serán tan solo accidentes, no problemas serios.


Pero desde la infancia hemos sido apartados del cuerpo, nos han alejado de él. El niño está llorando, el niño tiene hambre y la madre está mirando el reloj porque el médico le ha dicho que solo cada tres horas hay que darle de mamar. No está mirando al niño. El niño es el verdadero reloj al que hay que mirar. La madre escucha al médico, y el niño está llorando, está pidiendo comida, necesita comer ahora mismo. Si al niño no se le da de comer enseguida se le está apartando del cuerpo. En lugar de darle comida le das un chupete. Lo estás engañando y lo estás defraudando. Le estás dando algo falso, de plástico; estás intentando distraerlo, pero destruyes su sensibilidad corporal. No se le permite a la sabiduría del cuerpo dar su opinión, es la mente la que se hace cargo. El niño se está calmando con el chupete, se duerme. Entonces el reloj dice que ya han pasado las tres horas y que puedes alimentar al niño. Pero el niño ahora está profundamente dormido, ahora su cuerpo duerme; lo despiertas, porque el médico dice que hay que darle leche. Destruyes de nuevo su ritmo. Poco a poco, alteras su organismo. Llega el momento en que pierde el sentido de su cuerpo. No sabe lo que este quiere: no sabe si quiere comer o no quiere comer; no sabe si el cuerpo quiere hacer el amor o no.


Todo es manipulado desde el exterior. Miras la revista Playboy y al cuerpo le apetece hacer el amor. Esto es algo tonto, es producto del estímulo de la mente. El acto del amor no resultará gran cosa; será tan solo como un estornudo, un alivio, nada más. No es amor en absoluto. ¿Cómo va a surgir el amor a través de la mente? La mente no sabe nada del amor. Todo llega a convertirse en un deber. Tienes una esposa, tienes un marido, tienes que hacer el amor; se convierte en un deber. Obediente, haces el amor todas las noches. Ya no hay sitio para la espontaneidad. Entonces empiezas a preocuparte porque sientes que nada te está satisfaciendo. Buscas a otra mujer. Empiezas a pensar: «Quizá esta mujer no sea la adecuada para mí. Puede que no sea mi alma gemela. A lo mejor no está hecha para mí. Yo no estoy hecho para ella, porque no me excita».


La mujer no es el problema, el hombre no es el problema: tú no estás dentro de tu cuerpo, ella no está dentro de su cuerpo. Si la gente estuviera dentro de su cuerpo, nadie se perdería esa maravilla llamada orgasmo. Si la gente estuviera dentro de su cuerpo, conocería los primeros atisbos de Dios a través de sus experiencias orgásmicas.

Escucha a tu cuerpo, sigue a tu cuerpo. La mente es tonta, el cuerpo es sabio. Si consigues entrar a fondo en tu cuerpo, en todas esas profundidades encontrarás tu alma. El alma está escondida en las profundidades del cuerpo.

FUENTE: Libro El Equilibrio Cuerpo-Mente

Leer más…

TRASCENDER - Osho

No tienes que trascender nada. Tienes que vivir todo lo que sea natural para ti, y vivirlo plenamente, sin inhibición, alegremente, estéticamente. Simplemente por vivirlo con profundidad, la trascendencia vendrá.

No tienes que trascender nada. Recuerda mis palabras. La trascendencia viene por sí misma, y cuando lo hace es una gran liberación y una gran libertad.

Si tratas de trascender, vas a reprimir, y la represión es la única razón por la que la gente no puede trascender; así estás entrando en un círculo vicioso. Quieres trascender y por eso reprimes, y como reprimes no puedes trascender, por lo que reprimes aún más. Al reprimir más te haces más incapaz de trascender.

Vívelo plenamente, sin condena, sin que la religión interfiera con tu vida. Vívelo con naturalidad, intensamente, totalmente, y la trascendencia vendrá. No es algo que hagas, es algo que ocurre. Y cuando viene por sí misma, no hay represión, no hay antagonismo.

Estás por encima de todas las cosas que querías trascender, por ejemplo, el sexo. Pero una trascendencia real no significa que no puedas hacer el amor. Por supuesto que tu amor tendrá una cualidad completamente diferente. No será sexual, no será un impulso biológico, no será animal; simplemente será un juego entre dos energías humanas.

Si la trascendencia viene por sí misma, entonces hay muchas cosas que, en mayor o menor medida, desaparecen. Pero no estás en contra de las cosas que desaparecen. Todavía puedes disfrutar de ellas. Por ejemplo, en un estado de trascendencia no eres un adicto a la comida, pero eso no quiere decir que no disfrutes de vez en cuando de ir a un restaurante chino.

La trascendencia te hace libre; no te da una nueva atadura: primero eras tan adicto que tenías que ir al restaurante, ahora eres tan adicto que no puedes ir. La trascendencia significa que a partir de ese momento toda adicción desaparece: puedes ir y puedes no ir. No estás a favor ni en contra.

Puede que fumes. La trascendencia no significa que de vez en cuando no puedas fumarte un cigarrillo con tus amigos. No creo que fumar un cigarrillo de vez en cuando destruya tu espiritualidad. Y si la destruye, entonces esa espiritualidad no merece la pena.

Algunos no pueden fumar, no por la trascendencia, sino por evitar o acentuar un problema respiratorio. No siento ningún antagonismo contra los pobres cigarrillos; lo que sucede es que no puedo tolerar el olor del tabaco ni puedo inhalar el humo. Pero esto es un problema de mi cuerpo, es mi alergia. Cuando veo a alguien fumando no pienso que esa persona esté condenada para siempre, no pienso que vaya a ir al fuego del infierno.

En mí no surge una condena. Está sólo, no tiene nada más que hacer, y sus padres y la sociedad le repiten continuamente que es mejor hacer algo que no hacer nada..., por eso el pobre hombre prefiere hacer algo que no hacer nada. Al menos está fumando.

La trascendencia se parece mucho a un estado infantil.

La trascendencia es un estado de no-adicción..., como el juego de un niño.

Cuando el sexo lo vives intensamente, con el tiempo lo trasciendes, de la misma forma que trasciendes jugar al tenis. Una día lo arrojas lejos de ti: «¡Ya basta!». Trasciendes el fútbol, trasciendes todo tipo de cosas.

Para mí la trascendencia es producto de la experiencia. Ves la inutilidad de algo y dejas atrás la adicción. Entonces, de vez en cuando, para cambiar, si quieres fumar no le veo nada malo; si quieres hacer el amor no le veo nada malo. El daño lo produce la adicción, no el acto mismo.

Y la trascendencia no tiene que ver con el acto; la trascendencia tiene que ver con la adicción.

Y estar completamente libre de adicciones supone una gran libertad.

Osho-

 

Leer más…

Mantén el desapego ~ Osho

Tienes que alcanzar un estado de conciencia en el que nada te impresione, en el que puedas permanecer desapegado. ¿Cómo hacerlo? Tienes la oportunidad de hacerlo a lo largo del día. Por eso digo que este método es bueno para ti. En cualquier momento puedes darte cuenta de que algo te está poseyendo. Entonces haz una profunda respiración, inhala profundamente, exhala profundamente y observa otra vez la cosa, pero mírala simplemente como un testigo, como un espectador. Si puedes logra un estado mental de espectador, aunque sea por un solo momento, sentirás repentinamente que estás solo, nada puede impresionarte; al menos en ese momento nada puede crear un deseo en ti. Respira profundamente , y exhala, cada vez que sientas que algo te impresiona, que te influencia, que te arrastra lejos de ti mismo, volviéndose más importante que tú.

Y en esa pequeña brecha que crea la exhalación, mira la cosa: una cara bella, un cuerpo hermoso, un hermoso edificio o lo que sea. Si sientes que es difícil, si solo por exhalar no puedes crear una brecha, entonces haz una cosa más. Exhala y detén la inhalación por un breve momento, dejando salir todo el aire con la exhalación. Detente, no inhales. Entonces mira la cosa. Cuando el aire ha salido o entrado, cuando dejas de respirar, nada puede influenciarte. En ese momento estás desconectado, el vínculo se ha roto.

La respiración es el vínculo. Pruébalo. Solo por un momento tendrás la sensación de ser un testigo, pero eso te dará el sabor, eso te dará la sensación de lo que es ser un testigo. Entonces puedes ponerlo en práctica. A lo largo de todo el día, cada vez que algo te impresione y surja un deseo, exhala, detente en el intervalo, y mira la cosa. La cosa estará allí, tú estarás allí, pero no habrá vínculo. La respiración es el vínculo.

Sentirás de pronto que eres poderoso, que eres potente. Y entre más poderoso te sientas, más llegarás a ser tú mismo. Entre más cosas desaparezcan, entre más desaparezca su poder sobre ti, más “cristalizado” te sentirás. Habrá comenzado la individualidad. Ahora tendrás un centro de referencia, y en cualquier momento puedes ir al centro y el mundo desaparece. En cualquier momento puedes encontrar refugio en tu propio centro, y el mundo pierde su poder

Osho

Leer más…

El amor no es una relación - Osho

El amor no es una relación.

El amor es un estado; no tiene nada que ver con nadie más. Uno no se enamora, uno es amor.

Por supuesto, si eres amor estás enamorado, pero ése es el resultado, la consecuencia, pero no el origen. El origen es que eres amor.

¿Quién puede ser amor? Evidentemente, si no eres consciente de quién eres, no podrás ser amor. Serás miedo. El miedo es exactamente lo contrario del amor. Recuerda que el odio no es lo contrario del amor, como la gente piensa. El odio es amor al revés, no es lo contrario del amor. Lo contrario del amor realmente es el miedo.

Con el amor te expandes, con el miedo te encoges. Con el miedo te cierras, con el amor te abres. Con el miedo dudas, con el amor confías. Con el miedo te quedas en soledad. Con el amor desapareces; se desvanece la cuestión de la soledad.

Si no existes, ¿cómo te puedes sentir solo? Entonces, estos árboles, los pájaros, las nubes, el sol y las estrellas están dentro de ti. El amor es cuando conoces tu cielo interno.

Los niños no tienen miedo; los niños nacen sin miedo. Si la sociedad puede ayudarles y apoyarles para que permanezcan sin miedo, si les ayuda a subirse a los árboles y a las montañas, y a nadar en el mar y los ríos —si la sociedad puede ayudarles con todos sus medios a ser aventureros, aventureros de lo desconocido, y si la sociedad puede provocar una búsqueda en vez de darles creencias muertas entonces, los niños se volverán grandes amantes, amantes de la vida. Ésta es la verdadera religión.

No hay mayor religión que el amor. Medita, baila, canta y profundiza más en ti mismo.

Escucha a los pájaros más atentamente. Mira las flores con asombro, con admiración. No te vuelvas erudito, no etiquetes las cosas. Eso es la erudición, el maravilloso arte de etiquetarlo todo, catalogarlo todo.

Conoce gente, mézclate con la gente, con toda la gente que puedas, porque cada persona expresa una faceta de Dios distinta. Aprende de las personas.

No tengas miedo, la existencia no es tu enemigo. La existencia te cuida, la existencia está dispuesta a apoyarte de todas las formas posibles. Confía y empezarás a sentir un considerable aumento de energía. Esa energía es amor.

Esa energía quiere bendecir a toda la existencia, porque cuando estás en esa energía te sientes bendecido.

Y cuando uno se siente bendecido, ¿qué otra cosa puede hacer sino bendecir a toda la existencia?

El amor es un profundo deseo de bendecir a toda la existencia.

— Osho

Leer más…

CELEBRA LA TRISTEZA!!!-Osho

Incluso ante la  puedes tener una actitud de celebración. Por ejemplo: estás triste; no te identifiques con la tristeza. Conviértete en un testigo y disfruta el momento de tristeza, porque la tristeza tiene sus propias bellezas. Tú nunca has observado. Te identificas tanto, que nunca penetras las bellezas de un momento triste. Si observas, te quedarás sorprendido de los tesoros que te has estado perdiendo.

Mira: Cuando estás feliz nunca eres tan profundo como cuando estás triste.

La tristeza tiene una profundidad en sí misma; la felicidad tiene superficialidad en sí misma. Ve y observa a la gente feliz. La gente que dice ser feliz, los vividores y vividoras — los encontrarás en los clubs, en los hoteles, en los teatros — siempre están sonrientes y burbujeantes de felicidad. Siempre los encontrarás poco profundos, superficiales. No tienen ninguna profundidad. La felicidad es apenas como olas en la superficie; vives una vida superficial. Pero la tristeza tiene una profundidad en sí. Cuando estás triste no es como olas en la superficie, es como la misma profundidad del océano Pacífico: tiene muchas millas.

Ve hacia lo profundo, obsérvalo. La felicidad es ruidosa; la tristeza tiene su silencio. La felicidad puede ser como el día, la tristeza es como la noche. La felicidad puede ser como la luz, la tristeza es como la oscuridad. La luz viene y va; la oscuridad permanece; es eterna. La luz se produce a veces; la oscuridad está siempre ahí. Si te entregas a la tristeza sentirás todas estas cosas. De repente te darás cuenta que la tristeza está ahí como un objeto, tú estás observando y atestiguando, y de pronto comienzas a sentirte feliz.

¡La tristeza es tan hermosa! Una flor de la oscuridad, una flor de profundidad eterna.

Es como un abismo sin fondo, muy silenciosa, muy musical; no hay ningún ruido en absoluto, ningún disturbio. Uno puede continuar cayendo y cayendo dentro de ella sin fin, y uno puede salir de ella absolutamente rejuvenecido. Es un descanso.

Depende de la actitud. Cuando te pones triste piensas que algo malo te ha sucedido. Es una interpretación, que algo malo te ha sucedido, y entonces comienzas a intentar escaparte de ella. Nunca meditas sobre esto. Entonces deseas ir con alguien: a una fiesta, al club, o encender la T.V. o la radio, o empezar a leer el periódico: algo de modo que puedas olvidarte. Ésta es una actitud equivocada que se te ha dado, que la tristeza está mal. Nada está equivocado en ella. Es otra polaridad en la vida.

La felicidad es un polo, la tristeza es otro. La dicha es un polo, la miseria es otro. La vida consiste en ambos, y la vida es un ritual debido a ambos. Una vida de dicha solamente tendrá extensión, pero no tendrá profundidad. Una vida de tristeza solamente tendrá profundidad, pero no tendrá extensión. Una vida tanto de tristeza como de dicha es multi-dimensional; se mueve en todas las dimensiones. Observa la estatua de Buda o algunas veces mírame a los ojos y encontrarás ambas cosas: una dicha, una paz, una tristeza también. Encontrarás una dicha que contiene en ella tristeza también, porque esa tristeza le da profundidad. Observa la estatua de Buda: dichoso, pero aún así triste. La misma palabra “triste” te da connotaciones equivocadas, que algo está mal. Ésta es tu interpretación.

Para mí, la vida en su totalidad es buena. Y cuando entiendes la vida en su totalidad, sólo entonces puedes celebrar; no de otra manera. Celebración significa: cualquier cosa que suceda es irrelevante; yo celebraré. La celebración no es condicional de ciertas cosas: “Cuando sea feliz entonces celebraré,” o, “cuando sea infeliz no celebraré”.

La celebración es incondicional; yo celebro la vida.

Si trae infelicidad; está bien, la celebro. Si trae felicidad; está bien, la celebro. La celebración es mi actitud, incondicional a lo que traiga la vida.

Pero el problema se presenta porque siempre que utilizo palabras, esas palabras tienen connotaciones en tu mente. Cuando digo “celebra”, tú piensas que uno tiene que estar feliz. ¿Cómo puede uno celebrar cuando está triste? No estoy diciendo que uno tiene que estar feliz para celebrar. La celebración es gratitud hacia cualquier cosa que la vida te dé. La celebración es gratitud por cualquier cosa que la existencia te de; es agradecimiento.

Osho, The Alchemy of Yoga, charla #10

Leer más…

LA PARÁBOLA DE LA SOMBRA - Osho

Erase una vez un hombre al que le aterraba tanto ver su propia sombra y le disgustaban tanto sus propias pisadas que decidió librarse de ellas. Se le ocurrió un método :Huir .Así que se levantó y echó a correr, pero cada vez que ponía un pie en el suelo había otra pisada, mientras que su sombra le alcanzaba sin la menor dificultad.

Atribuyó el fracaso al hecho de no correr lo suficientemente de prisa..Corrió más y más rápido, sin parar, hasta caer muerto.

No comprendió que simplemente con ponerse en un lugar sombreado su sombra se desvanecería, y que si se sentaba y se quedaba inmóvil, no habría más pisadas.

 

Si tu casa está llena de oscuridad ¿preguntas si encender una vela o no? Simplemente la enciendes. Disfruta. Sé una llama dichosa y lo que te molesta desaparecerá: no es nada sólido sino la simple ausencia de una vida dichosa.

En  ésta dimensión, Ser también significa crear una sombra.

Tu ira, tu sexo, tu codicia: todos son sombras…solo sombras. O sea que son en un sentido, y en otro, no son. No tienen solidez.

Son simplemente una ausencia..La sombra no tiene solidez y tú sí, por eso se crea la sombra.

Te molestan hasta tus pisadas, porque no te aceptas a ti mismo. Acéptate y no tratarás de escapar de ti mismo.

La mente solo ofrece dos alternativas: luchar o huir. Siempre que se presenta un problema, la mente dice: lucha o escapa. Y las dos soluciones son erróneas.

Si luchas seguirás con el problema, estarás dividido porque el problema, no se encuentra fuera, sino dentro (ira, codicia, etc).

Y si huyes, el problema te seguirá donde vayas: es tu sombra ( te seguirá la ira, la codicia, el sexo).A donde vayas llevarás tu persona y tu sombra.

¿A dónde vas tan de prisa?  No comprendes que simplemente con ponerte en un lugar sombreado tu sombra se desvanecería…Ese lugar sombreado, se llama SILENCIO.

 OSHO

 

Leer más…

NO HAY MAYOR MENTIRA QUE LA MUERTE (Osho)

Cuando el hombre ha conocido algo, se libera de ello. Y cuando el hombre ha llegado a conocer algo, es capaz de triunfar sobre ello. Nuestro fracaso y nuestra derrota sólo se deben a nuestra ignorancia. La derrota se debe a la oscuridad: cuando hay luz, la derrota es imposible: la luz se convierte en victoria.

Lo primero que quisiera deciros de la muerte es que no hay mayor mentira que la muerte. Pero, con todo, la muerte parece verdadera. No sólo parece verdadera, sino que parece, incluso, que es la verdad cardinal de la vida: parece que toda la vida está ordenada por la muerte. Aunque la olvidemos, o aunque no la tengamos en cuenta, la muerte sigue estando cerca de nosotros por todas partes. La muerte está aún más cerca de nosotros que nuestra sombra.

Hemos estructurado nuestras mismas vidas a partir de nuestro miedo a la muerte. El miedo a la muerte ha creado la sociedad, la nación, la familia y los amigos. El miedo a la muerte nos ha hecho perseguir el dinero y nos ha hecho ambicionar posiciones sociales más elevadas. Y lo más sorprendente es que nuestros dioses y nuestros templos también han surgido del miedo a la muerte. Por miedo a la muerte, hay personas que rezan de rodillas. Por miedo a la muerte, hay personas que rezan a Dios con las manos unidas y elevadas hacia el cielo. Y nada más falso que la muerte. Por eso, cualquier sistema de vida que hayamos creado creyendo que la muerte es verdadera se ha convertido en falso.

¿Cómo conocemos la falsedad de la muerte? ¿Cómo podemos saber que no hay muerte?

Mientras no lo sepamos, no perderemos el miedo a la muerte, nuestras vidas seguirán siendo falsas. Mientras exista el miedo a la muerte, no podrá haber vida auténtica. Mientras temblemos de miedo hacia la muerte, no podremos acopiar la capacidad de vivir nuestras vidas. Sólo pueden vivir aquellos para los que la sombra de la muerte ha desaparecido para siempre. ¿Cómo podrá vivir una mente asustada y temblorosa? Y ¿Cómo es posible vivir cuando parece que la muerte se acerca a cada instante? ¿Cómo podemos vivir?

Por mucho que dejemos de tener en cuenta la muerte, nunca la olvidamos del todo. No importa que llevemos el cementerio a las afueras de la ciudad: la muerte sigue mostrándonos su rostro. Todos los días muere alguien; todos los días se presenta en alguna parte la muerte y hace temblar los cimientos mismos de nuestras vidas.

Osho ♥

Leer más…

LA SOLEDAD – Osho

No hay otra manera de estar que solo.

Uno puede olvidarlo, uno puede olvidarse de sí mismo en muchísimas cosas, pero una y otra vez la verdad se reafirma. Por eso después de cada experiencia profunda te sentirás solo.

Esto parecerá muy paradójico, porque ordinariamente la gente cree que el amor les hará sentirse en compañía. Eso es una completa insensatez. Si el amor es profundo te hará consciente de la soledad, no de la compañía. Cuando algo cala hondo, ¿qué ocurre?: dejas la periferia de tu ser y entras en tu centro, y el centro es todo soledad. Allí estás sólo tú; o ni siquiera tú, tan sólo una consciencia sin ego, sin identidad, sin definición, un abismo de consciencia.

Después de escuchar bella música, o después de penetrar en el significado de una gran poesía, o ver la belleza de un atardecer, en el despertar siempre te sentirás triste.

Viendo esto, millones de personas han decidido no ver la belleza, no amar, no meditar, no rezar, evitar todo lo que sea profundo. Pero aunque evites la verdad, la verdad te golpea algunas veces. Sin que te des cuenta, te posee. La soledad es tremendamente bella porque es profundamente libre. Es absoluta libertad; ¿cómo puede crear tristeza?

Sentirse solo es la soledad mal interpretada.

Significa que echas de menos al otro. ¿Y quién es el otro?: alguna excusa que te ayuda a olvidar tu consciencia, algún toxico: puede ser una mujer, un hombre, un libro, cualquier cosa; cualquier cosa que te ayude a olvidarte de ti mismo, que se lleva el recordarte a ti mismo, eso te quita el peso de la consciencia.

La soledad es inmensamente bella.

La soledad es un momento en el que ya no se necesita al otro, tú eres suficiente para ti mismo; tan suficiente que puedes compartir tu soledad con toda la existencia.

Tu soledad es tan inagotable que aunque inundes toda la existencia, aún te quedará más.

Cuando estás solo, eres rico, cuando te sientes solo eres pobre.

Osho

Leer más…

COMO ORAR, SEGÚN JESÚS...Por Osho

 

Y cuando oras, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar en las sinagogas y en los ángulos de las plazas, bien plantados para ser vistos por los hombres. En verdad os digo que ya recibieron su paga.

Jesús dice: No seas hipócrita.

No ores solo para mostrar a los demás que estás rezando. Esto es una creación de la mente colectiva. Siempre mirando a los demás —qué piensan de ti. Estás pidiendo respetabilidad.

Hipócrita es quien vive por respetabilidad. Hace todo lo que le proporciona respeto, no importa si quiere hacerlo o no. Puede incluso estar en contra de lo que hace. Puede querer hacer justo lo contrario,pero sigue cumpliendo con el deseo de la gente porque necesita surespeto.

Jesús dice:

Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas...

Al menos cuando reces, olvídate de la sociedad, de la mente colectiva. Al menos cuando reces, olvídate de las formalidades. Reza solo para Dios, para nadie más.

En verdad os digo que ya recibieron su paga.

Si rezas solo para mostrar a los demás que eres un gran orador, esa será tu recompensa —el respeto que obtengas será todo lo que consigas.Eso no tiene ningún valor.

Tú, cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto.

Jesús dice: Reza en secreto, reza en privado. Reza fuera de la mente colectiva. Olvídate de la sociedad, de la iglesia y de la gente —olvídate de todo. Porque cuando te olvidas de todo, solo entonces puedes recordar a Dios, no de otra manera. En secreto, en privado, deja que tu oración sea.

Y al orar no charléis, como los gentiles, que creen que por hablar mucho van a ser escuchados.

Y Jesús dice: No es cuestión de repetir una oración formal, lo auténtico es que sea del corazón —no lo que dices, sino lo que quieres expresar. No debe ser formal; las cosas formales están muertas. Debe estar vivo, auténtico, latiendo. Debe enseñar tu corazón y el momento en el que estás —debe representarlo. Debe ser verdadero y real. Y no te preocupes, dice Jesús, no tienes que hablar mucho con Dios.

La única manera de hablar con él es en silencio.

No seáis como ellos, porque vuestro Padre conoce vuestras necesidades antes

que se lo pidáis.

No hay ninguna necesidad de decir nada, bastará con inclinarse en silencio. Será suficiente estar completamente callado. El silencio es el lenguaje de la oración. Pero puede ser difícil entrar directamente en el silencio, porque lo único que conocemos es el lenguaje. Por eso, entonces, Jesús dice:

Vosotros orad así...

Es muy difícil estar en silencio, completamente en silencio, así pues, empieza de esta manera. Recuerda, Jesús dice: así pues, habéis de orar..., no dice «exactamente así». Encuentra ¡tu propia manera, crea tu propia oración. Al menos crea tu propia oración si es que no puedes crear ninguna otra cosa.

Vosotros orad así: «Padre nuestro que estás en los cielos,Santificado sea tu nombre; venga tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día, dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación; más líbranos del mal.

Jesús dice: Así pues, habéis de orar... Solo está dando un ejemplo, no está dando una oración, recuérdalo, simplemente está diciendo «De esta manera...» solo para enseñarte una forma. Después, tú creas tu propia oración.

Todo consiste en que debes rendirte, que debes estar lleno de gratitud, de alabanzas, que debes estar dispuesto para recibir..., abierto, escuchando. Que debes estar en silencio..., en secreto, en privado. Tienes que verter tu amor a sus pies. Así pues, habéis de orar... Descubre tu propia oración, crea tu propia oración. Haz que sea tuya.

Una oración prestada es una oración falsa.

No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los puercos, no sea

que las pisoteen y, revolviéndose, os destrocen.

Jesús dice: No necesitas rezar en el mercado, no es necesario rezar solo para demostrar a los demás que estás orando. Eso no estará bien, será como dar cosas santas a los perros. Si rezas allí donde la gente no entiende de oración, serás malinterpretado.

...ni echéis vuestras perlas delante de los puercos...

No deberás tirar a los puercos estas perlas de tu corazón.

...no sea que las pisoteen y, revolviéndose, os destrocen. Pedid, y se os dará...

Simplemente pídele a Dios, dirige tu oración hacia él, únicamente para él.

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

Dios siempre está dispuesto. No solo tú lo buscas a él, él también te busca a ti. LLAMAD, Y SE OS ABRIRÁ... Él ha estado allí esperándote durante mucho tiempo. La búsqueda del hombre no está orientada en una sola dirección. Desde el otro lado también existe un gran deseo de encontrar —este es el significado de este mensaje.

Pedid, y se os dará... Buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.Porque quien pide recibe, quien busca halla y al que llama se le abre.

Todo lo que queráis que hagan con vosotros los hombres, hacedlo vosotros con ellos; porque esto es la Ley y los Profetas.

Ora en secreto... La oración debe ser un diálogo entre tú y Dios. Y Después tu comportamiento... Jesús ha completado el esquema completo para la vida religiosa.

Con la gente, haz solo aquello que te gustaría que te hicieran a ti.

Eso es todo! Este es, abreviado, el mensaje completo de la Ley y los Profetas: Haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti.

Esta deberá ser tu conducta y es suficiente preparación para orar. Y después, cierra las puertas, ve en secreto y ora a tu Dios.

Si no has hecho nada malo a la gente, nada estará bloqueando tu camino. Si nadie está irritado, si nadie está en contra de ti, si no has herido a nadie —estás preparado. Tu oración va a ser escuchada. Deja que sea tu propia oración, auténtica, informal.

 

OSHO

Leer más…

 

06 Osho Painting by Vijay Kawathekar

Música de Fondo

  Inter Ser es  la continuidad de la tarea iniciada en Comunidad Consciencia, creada el 29 de Julio de 2012,adaptada a los profundos cambios Conscienciales

Nuestro nuevo E-mail

interser2017@gmail.com

 

 

ABRIENDO EL CORAZÓN

El Servicio de InterSer es gratuito.

Sin embargo debo sustentarla monetariamente cada mes, por lo que he resuelto aceptar las donaciones que sean hechas con Amor y gratitud...aunque el monto sea mínimo. Sus corazones lo decidirán

QUE LAS BENDICIONES FLUYAN EN SUS VIDAS!!!

 

++++++++++++++