Permanecer en la conciencia: un tributo a Russel Williams

8832421479?profile=RESIZE_930xTraducido con Amor desde... https://watkinsbooks.com

 

Russel Williams murió el 9 de abril de 2018, a la edad de 96 años. Fue un hombre extraordinario, que vivió una vida extraordinaria. Aunque fue maestro espiritual durante sesenta años, permaneció en gran parte desconocido hasta hace tres años, cuando se publicó el libro “Ni yo ni nada distinto de mí”. Hasta entonces, Russel había trabajado en silencio con grupos pequeños, guiándolos suavemente hacia la paz interior y el sentido de unidad que experimentó. Nunca salió de su camino para promover sus enseñanzas, o para atraer seguidores, creyendo que la gente vendría a él cuando estuviera lista, y lo encontrarían si se suponía que debían hacerlo. Durante décadas, celebró dos reuniones semanales, los lunes y miércoles por la noche, en las instalaciones de la Sociedad Budista de Manchester. Cualquiera era libre de venir y no había ningún cargo.             

Russel no tenía ambiciones ni deseos. Era un canal puro de espíritu sin ninguna actividad del ego que se interpusiera en el camino. En la superficie, parecía completamente ordinario, lo que hizo que el efecto de su presencia y sus enseñanzas fuera aún más extraordinario.

La Vida de Russel

Es imposible separar en Russel sus enseñanzas de su vida, ya que sin el intenso sufrimiento y la confusión que llenaba sus primeros años, sería dudoso que se hubiera convertido en un maestro espiritual.

Russel quedó huérfano desde los 11 años, que también fue cuando dejó la escuela. Después de una serie de duros trabajos se convirtió en soldado durante la Segunda Guerra Mundial. En 1940, estaba en Dunkerque, ayudando a transportar soldados de regreso a Inglaterra a través del mar. Su experiencia en Dunkerque fue intensamente traumática: describió haber visto partes de cadáveres flotando en el agua a su alrededor y haber sido golpeado en la cara por un brazo que había sido arrancado.

Más adelante en la guerra, Russel tuvo su primera gran experiencia espiritual, cuando se electrocutó mientras trabajaba en un aeródromo. De repente se encontró en el espacio, mirando hacia abajo a su cuerpo, y se sintió tremendamente sereno y pacífico. Pero tenía la fuerte sensación de que tenía que volver a su cuerpo, la sensación de que había algo que debía hacerse, un papel que debía cumplir.

Al final de la guerra, Russel era un desastre emocional y físico, y pasó semanas vagando por el campo, durmiendo a la intemperie y haciendo trabajos ocasionales para alimentarse. Terminó trabajando para un circo ambulante, cuidando los caballos. Rápidamente comenzó a sentir un fuerte vínculo con los caballos y, después de unos meses, notó que su mente se había vuelto más tranquila. Comenzó a vivir de manera más espontánea, en el momento presente. Más tarde se dio cuenta de que, al cuidar a los caballos y observarlos con tanta atención, estaba practicando una especie de meditación de atención plena. Y finalmente, después de unos tres años de esta práctica espiritual espontánea, a la edad de 29 años, Russel experimentó un repentino despertar espiritual, el evento más significativo de su vida. Como lo describió él mismo,

 “Me desperté una mañana y miré a los caballos, viendo el vapor salir de sus fosas nasales como lo hace en una mañana fría. La siguiente cosa que supe es que yo no estaba “simplemente observando el caballo, desde el exterior”. Yo era el caballo. Estaba mirando en su interior. Yo podía mirar a través de sus ojos y su mente. Estaba consciente de su verdadera naturaleza. Sabía que todas las cosas son una. Había una sensación de profunda paz”.

 Después de eso, todo cambió para Russel. Este estado de unidad y paz interior se volvió normal para él. Dijo que era como nacer de nuevo, vivir una nueva vida.

 Las enseñanzas

Después de unos años de aprender a comprender e integrar su nuevo estado, Russel comenzó su verdadera vocación como maestro espiritual. Sin embargo, es importante señalar que al propio Russel no le gustaba el término “maestro espiritual”. Decía que no tenía nada que enseñar y nada que dar. Sentía que todos tienen su propio “maestro interior” y que su papel era ayudar a que emergiera esta guía interior. Una vez que surgiera, inevitablemente conduciría a una persona a un estado de bienestar y conciencia. Si lo presionaban, Russel decía que enseñaba a través del silencio. Y cualquiera que haya pasado tiempo en su presencia entenderá esto, porque sentarse en satsang con Russel siempre era una experiencia poderosa y hermosa.       

Para Russel, la experiencia lo era todo. A veces se cuentan una historia del Buda Kalama Sutta, cuando un anciano preguntó al Buda por qué debería creer que sus enseñanzas en lugar de las de los otros maestros que habían pasado por su pueblo. El Buda le aconsejó que no creyera en nada, sino que contrastara las enseñanzas con su propia experiencia y descartara aquellas que no encontrara verdaderas. Cada vez que se dio orientación, de manera similar Russel sería decir. “No tomen mis palabras como ciertas, solo reflexionen sobre ellas y averigüen si son ciertas”. A menudo utilizaba la frase “jueguen con ellas” fomentando un enfoque ligero y suave.

Russel nos aconsejó que nos alejáramos de pensar y estudiar y volviéramos a la conciencia, a la experiencia directa de las cosas como son, junto con metta (el término budista para la bondad amorosa y el bienestar). Explicó que la experiencia directa y metta son lo mismo, ya que permanecer en la conciencia trae una gran sensación de bienestar, junto con un impulso para nutrir a otros seres vivos. Esta idea surgió de la propia experiencia de Russel, en particular de los años que pasó cuidando caballos. Al amar a los caballos y solo preocuparse por su bienestar, desvió su atención de su propia actividad mental, hasta que se encontró lleno de nada más que experiencia directa.

Para Russel, permanecer en la conciencia no significaba tener la mente en blanco o vacía, sino una experiencia de cuerpo completo, que incluía todos los aspectos de nuestras vidas, sin importar cuán pequeños o triviales fueran. Russel puso un gran énfasis en las "pequeñas cosas": hacer las tareas del hogar, recoger objetos, abrir puertas o armarios. Todo esto debe hacerse con cuidado y atención. Como dijo, 'De esta manera gradualmente se verá que todo es Uno y no separado'. También enseñó que esta conciencia y claridad deben usarse para explorar nuestro propio ser. Nos animó a mirar profunda pero gentilmente la naturaleza de nuestra propia experiencia.

Hace algunos años, Russel se reunió con otro maestro espiritual, quien dijo de él: “Lo que pasa con Russel es que él sabe, en lo más profundo de su ser, que la muerte no importa”. Al igual que otros individuos despiertos espirituales, Russel percibió que la conciencia no viene del cuerpo o el cerebro, y por lo tanto no termina con la muerte del cuerpo y el cerebro. Es por eso que pudo enfrentar su propia muerte con tanta ecuanimidad, y también por qué su presencia continuará siendo sentida por todos los que le encontraron, y quizás por muchas más personas.

 

Autores: Steve Taylor y Paul Shambrook

Steve Taylor es autor de varios libros sobre psicología y espiritualidad, incluidos The Fall y The Leap. Ayudó a Russel a escribir su libro “Ni yo ni nada distinto de mí”: La vida y las enseñanzas de Russel Williams.

Paul Shambrook es presidente de la Sociedad Budista de Manchester. Russel fue el presidente de la sociedad desde 1974.

 

 https://watkinsbooks.com/abiding-in-awareness-a-tribute-to-russel-williams/

 

 

Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de InterSer para agregar comentarios!

Join InterSer

Comentarios

  • Que hermoso, gracias
    Bendiciones
  • Hermosa enseñanza.... Graciassss....
    Permanecer en la conciencia ....” Aquí y ahora “
    Bendiciones Infinitas ❣️❣️❣️
  • GRACIAS TAHITA AMADA GRACIAS
    BENDICIONES
    ABRACITOS DE LUZ
  • Mirar profundamente gracias.
  • Gracias, los caballos inspiran una presencia basada en la fuerza, el servicio y la humildad...
  • GRACIAS TAHITA.
  • Graciassss
  • MUchas gracias. Bendiciones
  • Gracias poe compartir
  • Tahíta, buen día. Gracias por difundir tan bella enseñanza. Abrazo. NAMASTÉ.
This reply was deleted.

 

ABRIENDO EL CORAZÓN

El Servicio de InterSer ha sido por muchos años gratuito.

Sin embargo debo sustentarla monetariamente cada mes, por lo que he resuelto establecer la donación de 6 dólares al año o 1 dólar por mes,que sean hechas con Amor y gratitud. Quien sienta sinceramente seguir siendo miembro y no pueda pagar, por favor envían un email al correo que figura a la derecha de la página central. Quien no tenga interés.por favor elimine su perfil de miembro. El contenido es libre para miembros y no miembros.

QUE LAS BENDICIONES FLUYAN EN SUS VIDAS!!!

 

Todo lo que sucede es perfecto en su propósito

¡Piensa desde Amor, decide con Amor, vive en Amor!

 

Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga.

Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito.

Nada debes aceptar, sin previo DISCERNIMIENTO

SÉ TU PROPIA LUZ!

 

 

Cada momento es único, ver la santidad del instante, es sabiduría,
sentir este conocimiento es el despertar.
 

++++++++++++++