Todas las publicaciones (27)

Ordenar por

Inteligencia, Contemplación y Compasión – Tahíta  

 

9112403060?profile=RESIZE_710x

 

Si contemplamos directamente la Luz Que somos, no nos sorprenderán los constantes movimientos y las diversas formas en las que se expresa. Todas las formas cambian.

Esa Luz infinita cambia solo en la temporalidad. Los cambios…son hijos del tiempo. Y en él, todo está en movimiento constante. Así como cambian las escenas en una obra…así es nuestra vida. Tristeza, alegría, abundancia miseria, miedo, coraje…mas detrás de los decorados, existe un argumento vital, una Inteligencia trascendente. Solo que ese aspecto limitado nuestro, no la percibe, perdido en las variaciones y cambios escénicos.

Por ello es que hay que enseñar a nuestra mente a contemplar, a quedarse callada, a parar la rueda de pensamientos que se repiten y repiten desencadenando emociones también repetitivas.

¿Quién en nuestro interior nos enseña a hacer silencio y a contemplar?

Quien está detrás de escena (decimos quién y no “qué” para que quede claro que no es una cosa no inteligente) …es nuestra verdadera esencia, quien es perfectamente inteligente y comprende todos los giros y cambios de nuestra vida…quien SABE que Todo es Perfecto, aunque nuestra parte limitada cuestione esa perfección sacando a la luz aparentes dramas, catástrofes, muertes, actos crueles…que solo existen en la temporalidad de la escena humana cambiante.

Dios, la Conciencia…es inteligencia en expresión, mas solo la comprendemos desde esa misma inteligencia divina que somos, no desde la personalidad temporal.

Dios no es un personaje bondadoso ni uno vengativo que usa el castigo contra la desobediencia. Esas creencias son proyecciones personales que se hacen asumiendo que la Inteligencia Divina es una persona, algo limitado. En la Realidad…no existe limitación alguna.

Percibamos entonces lo sagrado, lo divino, la Vida única, la Conciencia total que es pura inteligencia, no la limitada capacidad de la mente humana.

Tratemos de no quedar atrapados en los instrumentos con que contamos para vivir la aventura temporal. Si eso ocurre, creamos un mundo limitado por el bien y el mal, por lo que conviene o no conviene, por lo deseable o indeseable, y todo ese mundillo de cálculos y análisis limitantes.

Al Ser más conscientes, en cambio, van soltándose todas las ataduras, lo que nos tenían obnubilados. Los deseos se sueltan solos, no es necesario desatarlos con disciplinas y trabajos porque al hacerlo así solo estaríamos cambiando unos deseos por otros…deseos de no tener deseos, deseos de ser espirituales, etc. Cada vez que trato de aplicar la voluntad para algo, hay un deseo detrás., y si lo quito solo pongo otros en un juego sin sentido.

Desde el silencio de la Conciencia, los deseos se van diluyendo.

Todos somos expresiones de la Inteligencia Divina…y si he contemplado esa Verdad sagrada, veré que todos los seres son manifestación de esa única Conciencia.

Basta contemplar esas expresiones múltiples de la Unidad para darme cuenta de que las limitaciones que observo me competen, y las proyecto para verlas y deshacerme de ellas.

De ahí que cuando adquirimos sabiduría…también desarrollamos compasión al mismo tiempo.

Pero no es lástima ni sentimentalismo.

Compasión significa…comprender con Amor.

Abrirnos a la inteligencia tiene unas implicancias y una expansión tan grandes…que no pueden concebirse, solo realizarlas, sentirlas.

De allí la grandeza de aprender a contemplar para multiplicar por mil todo lo que hoy consideramos compasión.

Cuando intentamos ser buenos, ponernos en lugar de los demás, dar…lo hacemos desde todo el bagaje de emociones y pensamientos, y lo hacemos por motivos humanos, no verdaderos.

Pero si descubrimos en contemplación “lo que somos”, no hay ningún “yo” reclamando algo: ni ser mejor ni peor, no hay nada “mío” …la Inteligencia lo es todo, y es nuestra verdadera identidad.

Hay distracciones que nos alejan de esa Inteligencia, de esa Verdad, de esa Compasión multiplicada…OLVIDARNOS DE LO QUE SOMOS TRAE CONSECUENCIAS NEFASTAS, porque nos sume en la ilusión, en las preocupaciones, en el sueño. Es único remedio es ser más conscientes…por eso, siempre reservemos una cuota de…silencio y contemplación para que la Conciencia nos instruya.

Nos situamos ante su Presencia…hasta que con el tiempo solo existe ella y se diluye el yo que nos separa de todo lo que consideramos externo o separado.

Olvidamos el “yo” de manera natural…dejando que se diluya silenciosamente…solo contemplando la Inteligencia Divina…que SOMOS.

Pero ¿Cómo?

La solución es sencilla: no pensar.

En realidad, no podemos dejar de pensar, me refiero a no hacer caso de las interpretaciones pensadas, de las historias, innecesarias, no guiarnos por las creencias de que esta es la realidad y eso es todo.

Cuando pensamos que no podemos encontrar y contemplar esa Inteligencia divina, esa Presencia para contemplarla, eso es solo un pensamiento, y detrás de esa creencia, si la atravesamos, está siempre la Luz.

Siempre hay una intuición, una rendija por la que se cuela la Luz, y esa intuición desaloja las creencias…y la Luz se cuela y se cuela más y más.

 Solo hay un camino directo: abrirse a la Luz.

 

Gracias. Gracias. Gracias.

Leer más…

La verdadera Inteligencia- Tahíta

9075344673?profile=RESIZE_710x

 

Estamos hechos de inteligencia. Somos inteligencia pura, y al no percibirlo, nos perdemos de lo que somos y también nos perdemos en la ilusión.

Así clasificamos a las personas, animales u otros seres, de inteligentes o poco inteligentes, y al mismo tiempo los dividimos entre animados e inanimados, lo que significa con alma o sin alma. Como si pudiera haber algo sin alma. Tras las apariencias hay ámbitos en donde habita el alma de todo. Ya sea del reino animal, vegetal, mineral, humano o angélico.

Innumerables entidades constantemente se están creando con la energía de la Consciencia infinita. La Mente Cósmica y todas las mentes, aparentemente individuales, en su movimiento, crean inteligentemente. La Inteligencia lo abarca todo ya que es la sustancia con la que todo se está creando en la dualidad o temporalidad.

Abrirse a la Conciencia siempre inteligente supone expandirse ilimitadamente…entregarse al infinito.

La Inteligencia incluye todos los planos, ya que la realidad es holística. La Conciencia crea todas las formas, todos los mundos en la Unidad, que está presente en cada punto del universo en el que ponemos la mirada y se expresa inteligentemente. Así, la inteligencia atraviesa todas las capas de la apariencia, siendo manifestación de lo absoluto.

No nos hemos dados cuenta de lo que implica el que todo esté en todo, pero supone ampliar la conciencia hasta que ardan en el fuego de la Inteligencia las percepciones de separación, ilusión, conceptos y estructuras mentales que lo fragmentan todo.

Se trata entonces de ascender hasta donde “solo Dios basta”, dicho místicamente.

Para ello, ya consideramos que hemos de purificar la mente, y lo único que la purifica es la Luz.

Nos basamos demasiado en la mente que calcula, analiza y fragmenta, y dejamos de lado la intuición que proviene de esa Luz que todos somos. Todo está hecho de Luz. Contemplando cada vez más sin interferencia de la mente, descubrimos lo sagrado de cada elemento de este universo.: un grano de arena, una hoja, una célula, un átomo.

Es la contemplación silenciosa la que nos lleva entonces a un estado interior de apertura total.

Si en lugar de expandir nuestra mirada la empequeñecemos con interpretaciones, doctrinas, creencias, u opiniones…sucede lo contrario, nos vamos separando de esa Unidad que lo contiene todo, y perderíamos la Inteligencia total, cayendo en apegarnos a las formas, en adorar lo aparente.

Mientras no captemos lo esencial, la Inteligencia de la que todo está surgiendo, la Luz que todo lo crea…no evolucionaremos hacia lo profundo de nosotros mismo, hacia la Presencia de lo Eterno.

No existen separaciones limitativas en la Luz. En la parte, está el Todo.

Indaga en tu interior hasta descubrir qué eres más allá de lo cambiante.

Atravesemos esa mente sensorial que se mueve en el espacio-tiempo, para encontrarnos con LO QUE ES: una realidad hecha de conciencia inteligente.

 No limitemos la inteligencia a la razón, pues, pondríamos murallas a la Inteligencia Infinita y sagrada.

La Luz se expresa en lo ilimitdo, en la infinitud...en infinitas manifestaciones, infinitos mundos y dimensiones en perpetuo movimiento, teniendo como eje un punto inmóvil: lo Absoluto o Dios.

 

Gracias. Gracias. Gracias

9075345887?profile=RESIZE_400x

Leer más…

Adentrándonos en lo Desconocido- Tahíta

9027015100?profile=RESIZE_584x

 

La verdad es independiente de toda causa y efecto. Lo que depende de causa y efecto, es relativo.

Ser ilusorio es lo mismo que ser relativo.

Nuestra aparente voluntad o libertad son relativas, pero la Verdad no lo es. La verdad no es relativa.

Los sentidos también son relativos. Todo lo que depende de algo más es relativo, porque se proyecta o produce desde la mente relativa, desde una manera limitada de percibir. No es de extrañar, por lo tanto, que toda la realidad que brota de ellos sea aparente, ilusoria. Pero podemos adentrarnos en el ámbito de la Verdad, que es el ámbito de lo desconocido.

Uno de los condicionamientos más nos limita es pensar que no somos capaces de descubrir la verdad, que nuestra mente es limitada, que nos faltan muchos datos. Todas esas creencias carecen de valor. Podemos contemplar la verdad sin haber estudiado y podemos llenarnos de conocimientos durante toda la vida y no llegar nunca a contemplar la Verdad.  

Solo los puros de corazón “verán a dios” dicen los cristianos. Y así es. Ver a Dios no es encontrarse frente a frente con un personaje súper poderoso. Ver a Dios es vivir sin limitaciones, en plenitud. Es un nivel de consciencia de completitud, donde nada falta.

Para llegar a ese nivel de consciencia, pasaremos antes por una purificación, no solo física, sino mental. Ella proviene de planos superiores, desde donde, cuando respondemos a la llamada interna con aspiración a la Verdad, va abriéndose la brecha por la cual llega el alimento del Espíritu, y esto, no proviene de conocimientos o estudio…solo de disposición y apertura.

Vivir recibiendo el alimento del espíritu equivale abrirnos a la vida verdadera.

Si no lo recibimos, es porque aun nos mantenemos en las zonas menos elevadas de lo conocido.

Hemos de estar en las alturas, allí de dónde proviene la vida pura directa. La vida que de Dios mana para todos los seres humanos y que nos va haciendo aprender todo lo que necesitemos al momento. Haremos lo que tengamos que hacer, descubriremos lo que tengamos que descubrir en cada momento y no lo que creemos necesitar saber.

 Digan lo que digan los medios de comunicación, me enteraré de lo que tenga que esperarme. No importa De qué forma. La Inteligencia Divina sabe cómo hacerlo. Y en cuanto a lo que no me incumbe no me enteraré.

En nuestra sociedad hay una tendencia generalizada a interesarse en la vida de los demás. Tenemos que tratar de darnos cuenta que eso no nos incumbe. El eje de mi existencia he de encontrarlo desde dentro, con inspiración.

Enterarme de lo que les pasa a los otros frena mi libertad, la libertad de lo que en verdad soy.

Es una evasión para no estar atento a mi propia vida, ya que mientras estoy mirando lo que otros hacen o no hacen, no atiendo a lo que yo tengo que estar haciendo.

Mientras estoy juzgando a los demás no me doy cuenta de lo que está sucediendo en mi propia mente.

Solamente con nuestra luz interna podemos disolver el cúmulo de las programaciones del pasado, eso que está adherido a nuestro y “yo”, lo que he asumido y pienso erróneamente que “soy yo” y que es una falsa identidad con la que vivo.

Para despertar tendría que vaciarme de todo eso. El problema es que el “yo” que no puede salir del condicionamiento es de ese mismo material ilusorio, así que hemos de pasar por una purificación y limpiarnos totalmente del pasado. Desnudos, la entrega ha de ser total, estar completamente entregados a esa agua que proviene de las alturas y que va limpiándonos de lo falso.

 Aquí utilizamos la metáfora que se ha utilizado siempre en las tradiciones religiosas. El manantial, el origen de donde brota la vida pura y luego se va ensuciando conforme pasa por los distintos lugares. El agua siempre es pura, pero al caer y atravesar distintos lugares pierde la alegría, la paz y la Libertad que porta.

Esa suciedad se produce por errores humanos (falsas percepciones), experiencias que nos separan de la pureza que somos. Y el error supone falta de visión, de modo que no busquemos jamás el agua pura en esos charcos contaminados. No busquemos en ellos (lo ya conocido) la solución a nuestra vida.

Abramos nuestra mente y corazón a los ámbitos desconocidos para el pensamiento. Contemplemos. Salgamos de ese reducto estancado y vivamos la vida divina.

Lo que se denomina vida espiritual no consiste en hacer determinadas prácticas ni en seguir algunas teorías. De hecho, depender de otros, imitar lo que hacen los demás, es síntoma de falta de vida interior profunda.

La Verdad, no la puedo repetir. Ha de ser nueva en cada instante.

Nunca la sé. No se la puedo dar a otro, ni la puedo difundir.

 La Verdad nace a cada instante. Es un estado interno de consciencia presente.

Aunque no nos parezca, resulta grave creer que lo conocido, los condicionamientos del pasado, son realidad. Y es grave porque cegados por tal creencia se nos está escapando la Realidad todo el tiempo.

 Sin embargo, tenemos en nuestro interior la capacidad de abrirnos a ella. Por tanto, hay que invertir el camino: creíamos que se trataba de avanzar hacia afuera y resulta que consiste en recogernos hacia el interior. Hablando metafóricamente, porque dentro y fuera son solo categorías de nuestra mente que usamos para separar la percepción externa a nuestro cuerpo.

 La verdad no se encuentra de la mente hacia abajo sino de la mente hacia arriba.

Para descubrir la verdad y la realidad, y ambas son lo mismo, no tenemos que aventurarnos de la mente hacía abajo, por muy potente que sea nuestro instrumento mental para manipular cosas, para calcular o acumular experiencias y luego repetirlas. Por muy hábil que sea, la mente pensante resulta inútil para descubrir la Verdad, para llegar a Dios. El sendero se expande de la mente hacia arriba.

 Por eso mismo, el camino del corazón por sí solo no llega a Dios, aunque resulta relativamente mejor si se trata de colaborar para que el sueño compartido sea más armonioso.

Porque en este sueño también tenemos que cuidar el cuerpo, limpiarla casa, movernos de un sitio a otro para trabajar, etcétera. Hagamos lo que hagamos en el exterior, sepamos siempre que lo esencial es cuidar nuestra vida interior. Es decir, simultáneamente a la vida física de este cuerpo en este planeta, cultivemos la vida del espíritu.

Hemos de abrir la puerta a lo desconocido y tener el arrojo de vivir desde allí.

Vivir desde lo desconocido es lo más bello que pueda concebir un ser humano.

Cuando vivo desde lo desconocido, cuando he encontrado la llave para abrir esa puerta y ya no me asusto (lo que puede llevar tiempo) sino que vivo desde ahí más y más, se despliega un camino infinito.

De momento, nosotros tenemos que recorrer la vía de la purificación de programas del pasado, dejando de lado el error (percepción) de querer ser alguien especial, de pretender perfeccionarnos, Así, la mente personal se angustia y no tiene la suficiente serenidad y paz para abrirse a horizontes más amplios.

Necesitamos una gran sed espiritual, una demanda interior de Luz, para traspasar los obstáculos del camino y despertar en una nueva morada, con el corazón y la mente vacíos, no atiborrados de pasado personal.

El rayo el Luz del discernimiento capta dónde está la verdad y donde no.

El discernimiento es una apertura a la inspiración, una apertura a la Luz.

Cuando me abro a la Verdad, me abro a lo Desconocido, a lo que no me llega de libros, títulos, experiencias ajenas, conocimientos…sino de Dios, del Campo de Consciencia infinito que es Luz, es Presencia, es Espíritu inalcanzable para la mente que trabaja en lo conocido y temporal.

 

Gracias. Gracias. Gracias.

9027027880?profile=RESIZE_400x

Leer más…

No se puede “Conocer” lo desconocido – Tahíta

 8966435284?profile=RESIZE_584x

 

Cuando comenzamos a hacernos contemplativos, nos damos cuenta de que la Realidad está en lo Desconocido. Para que la mente se abra a la contemplación, tenemos que estar preparados para perder lo conocido como referente. Y nos asunta abandonar ese territorio. Pero, poco a poco, dejamos de darle tanta importancia a lo que ya conocemos y nos permitirnos deslizarnos por la corriente no mental, hacia lo que es Real.

Lo conocido reside en la mente, y lo delimitamos, lo vallamos y solemos no salir de ese lugar delimitado. Pero llega un momento en que la llamada de lo que es esencial, que ocurre desde lo desconocido, se hace oír de tal forma, que no podemos dejar de responder rompiendo las vallas…aunque nos encontramos al principio, con sorpresa, ante una cuestión insoslayable: ¿podemos conocer lo desconocido?

No. Porque lo desconocido, no es un conocimiento que aún no he adquirido…es algo que siempre estará fuera de lo conocido por la mente.

Nos equivocamos entonces cuando tratando de alcanzar un logro espiritual pensamos que vamos a acumular otro conocimiento insólito, que vamos a lograr una experiencia nueva para sumar a “lo que he hecho espiritualmente bien”.

Lo desconocido afecta TODO, aun a quien conoce. Ese “yo” que quiere llegar a conocer, es ya conocido, y no puede como “yo” llegar mentalmente a lo desconocido como si fuera conocimiento.

Sin embargo, la fragancia de lo desconocido va impregnando la mente que poco a poco se torna contemplativa, y comienza a vislumbrar zonas que habitualmente no se tocan con la mente racional…y comienzan a abrirse puertas. Pero como primer paso, tengamos en cuenta que, si no hemos observado atentamente lo conocido, esas puertas no se abrirán. He aquí la importancia que se adjudica a la atención plena y la observación como prácticas de acceso hacia lo desconocido. "Primero lo primero", dice el proceso, y quien no aprende a observar lo conocido, pierde las señales hacia lo desconocido.

¿Hemos observado lo suficiente el mundo que conocemos? Si no lo hemos observado en profundidad, nos queda tarea pendiente. Y una vez realizada esa tarea, sepamos que a lo sagrado, que reside en lo desconocido, no se puede llegar si nos creemos un yo separado de lo Divino, sino cuando, por contacto consciente directo, me doy cuenta de lo que es Real, cuando contemplo lo que es Dios, cuando descubro lo infinito e insondable…Y lo soy.

No hay métodos o técnicas para abrirnos más a lo desconocido.

La Vida se mueve sola…y se abren las puertas a la mente contemplativa cuando lo que no es mente responde con luz a una llamada interior que se emite constantemente.

No es un acto voluntario de un yo buscador…sino un rendirnos a la Voluntad mayor, que arrastrando en su corriente falsas identidades y abrazándonos en un ámbito sagrado en donde la voluntad individual se deshace, reina por sobre todo intento de iluminación o logro personal.

Lo desconocido…está fuera del campo de lo ilusorio que creemos ser.

 

Gracias. Gracias. Gracias

Leer más…

Giro hacia la Luz- Tahíta

8930765897?profile=RESIZE_930x

 

Es necesario soltar el esfuerzo de nuestro cuerpo mente, al menos un poco, soltar la idea de identificación con nuestro organismo biológico, para recibir el flujo de inspiración desde la conciencia superior.

En la medida en que me identifico con lo externo, ignoro que pueda existir una dimensión trascendente. No es que la niegue o que crea o no crea en dicha dimensión, o me ponga a debatir acerca de su existencia: mientras viva identificado con las formas no existirá para mí acceso a una dimensión más allá de esta convencional.

Solamente cuando de mi interior surge la respuesta a la llamada de esa esencialidad, cuando la acepto al brotar desde lo más profundo, empiezo a escuchar esa Voz Interior y comienzo a abrirme a esa dimensión sagrada. Por esa confianza interior, mi vida entonces comienza a moverse desde la Verdad y a fluir con más y más Amor.

Nuestra persona o personaje, tiene ya que comenzar a ir adaptándose a ser un mero instrumento.

Entonces se produce un doble proceso simultaneo que consiste en desprendernos de lo falso y abrirnos a lo verdadero. Abriéndonos a lo que Es, la mente se va tornando cada vez más contemplativa y desprendiéndose de lo que no es. Ese desprendimiento crea un espacio o brecha para que penetra la Luz. Con la luz llega la inspiración, y la misma aumenta la sabiduría. La verdadera sabiduría, esa que consiste en distinguir las apariencias de la realidad, lo verdadero de lo falso.

Esa sabiduría no llega dependiendo de lo que haga o deje de hacer, ni de información, ni de factores exteriores, sino de la respuesta a la llamada silenciosa que percibo desde mi interior y hacia la que giro mi mente en aceptación.

Esa sabiduría es una Gracia.

La mente deja de estar volcada hacia afuera buscando allí, para dar un giro hacia el interior y volverse contemplativa. Y desde ese giro comienza a filtrarse la Luz, no antes, ya que estaba perdida fuera, buscando no sé qué verdad intelectual o humana, creando ilusión tras ilusión.

¿Entonces ya estamos iluminados? ...Eso es otra ilusión.

La persona pasa a ser instrumento consciente de la Luz o inspiración que recibe.

En vez de ser un esclavo de los deseos y las pasiones y un seguidor de una enseñanza externa, de las reglas sociales, de la familia, del trabajo y las exigencias mundanas…comienza poco a poco a ser una expresión cada vez más serena y gozosa de LO QUE ES.

Comienza a trascender lo aparente.

Como personas, siempre seremos dependientes. Y la Luz no la recibimos para mejorar nuestra persona separada, para mejorar lo falso, sino para reconocer lo REAL y poder ir soltando lo falso, no mejorarlo, porque así nos perpetuaríamos en la vida del ego.

La Verdad nos hará libres de esa manera, no mejorando la obra de teatro que protagonizamos, sino haciéndonos verla como una mera representación temporal.

Eso nos da miedo…es decir, a nuestro ego le da mucho miedo lo desconocido, lo que va más allá de su obrita, pero saltando por sobre esas limitaciones podremos vislumbrar horizontes impensados de libertad y Luz, que el ego se empeña en cubrir con temor.

Como todo proceso, linealmente lleva un tiempo. Para algunas conciencias puede ser un PLOP repentino…mas nadie puede medir lo inmedible ni poner reglas a lo que inevitablemente ES.

Solo es un giro de una mente fragmentada como respuesta a la llamada atemporal de la Conciencia Infinita.

 

Gracias. Gracias. Gracias

8930770061?profile=RESIZE_400x

 

 

Leer más…

La llave hacia lo desconocido- Tahíta

8436800093?profile=RESIZE_710x

 

¿Por qué constantemente se nos aconseja internarnos en lo desconocido?

Porque lo conocido es lo que ya está interpretado por la mente, no lo que en realidad es.

Configuramos la realidad conocida pensando, interpretando emociones y sensaciones y colocándolas en donde mejor nos encajan, como en un rompecabezas.

Es difícil considerar salir de lo conocido, de eso que hemos considerado hasta ahora la realidad y abrirnos a lo desconocido, aun sabiendo que esa apertura a lo desconocido nos lleva al encuentro con la Verdad, con nuestro Ser, fuera de la interpretación de la mente.

Nada es como parece ser, en esta realidad inventada. Si sentimos una llamada interna a descubrir lo esencial, avanzaremos desde el punto en que intuimos o sabemos que “la persona” forma parte de la ilusión, aunque quedemos desnudos ante lo desconocido. Eso es jugarse todo por amor a la verdad: soltarnos de lo conocido, de todo lo que hemos aprendido e interpretado. Pero, sí…es muy difícil porque queremos quedarnos con parte de la ilusión y desconfiamos de la Verdad, de lo que podamos perder.

Hay que confiar en la Inteligencia Infinita para seguir.

Las personas que no lo entienden dejan sus familias, sus trabajos, sus posesiones…jugando a que eso les hace más espirituales, cuando todo lo que hay que hacer es aceptar y vivir lo que se presenta en el momento presente desde el espíritu, que no interpreta. Al fin y al cabo, hacer cosas para volverse más espiritual es una forma más de apego al ego.

El desapego es algo mucho más profundo.

No hay que hacer a la persona más espiritual…hay que deshacerla. Imitar a alguien espiritual es parte de la ilusión, sea un maestro, un monje o un santo: es un sueño. Un sueño religioso, un sueño espiritual…pero UN SUEÑO.

Mejorar el sueño ayudando a los demás involucrados, no tiene nada de malo, pero solo es eso. mejorar el sueño, no despertar. Si sientes una llamada interna a trascenderlo, escúchala y responde. La respuesta a esa invitación es la llave hacia lo desconocido que ningún maestro, papiro, libro o fórmula te puede dar.

La llave es única para cada quien, por lo que seguir a otro no vale. Por eso la vida en este sueño es tan interesante. Cuando Jesús dijo “Yo soy la Verdad”, no se refería a su persona. Cada uno debe descubrir primero “lo que soy”, para, en lugar de seguir a Jesús como persona, podamos decir “Soy la verdad” …pero no hasta salirnos del personaje y saber bien lo que somos.

Seguir a un maestro nos aparta de la autenticidad, sea cual sea el maestro. Si anhelamos la Verdad no seguiremos a nadie. Buda lo dijo: no sigas a nadie, ni creas en las sagradas escrituras de ninguna religión, SE TU PROPIA LUZ…por eso, puede inspirarnos, como todo lo que nos llega, que por algo llega, pero no sirve seguirle o hacerse budista.

Nos resulta cómodo seguir, nos encanta que alguien llegue y “nos inicie”, y así comenzamos un camino de alejamiento a la Verdad, tras ilusiones, rituales. “iniciaciones” que a veces hasta son negociados, dejando de lado el despertar que solo puede producirse en la profundidad de lo desconocido, fuera de las tramas de la mente, los gurúes, las religiones y los grupos espirituales.

Y es que tenemos tanto miedo de perdernos en lo desconocido, de perder la identidad de “lo que somos”, que obviamos que la persona no es lo que somos y no avanzaremos a descubrirnos si no nos soltamos de lo aprendido.

A la Verdad no se llega por repetición o imitación.

No se guarda en un ordenados, ni se entrega desde fuera. Escapa a los juegos de la mente pequeña.

Se descubre en el momento presente, en el Silencio, trascendiendo las energías personales.

Cuando vamos descubriendo la Verdad, las energías personales se van equilibrando, y todo se va iluminando. Esa armonía se produce sola, si es verdadera, no forzando las emociones, las sensaciones o LO QUE ES, en cada nivel.

 Si manipulo, no es verdadera trasformación.

Si fuerzo, no es auténtico.

La armonía surge de la Unicidad con el Espíritu.

De la confianza en la Vida Una surge el milagro, fluye el equilibrio de manera natural, pase lo que pase.

No podemos ordenar las incoherencias de la mente. Es necesaria una apertura hacia la trascendencia de lo mental y eso no se logra con disciplinas ni prácticas; por el contrario, esas prácticas puedes ser un obstáculo. Con ninguna técnica llegamos a la paz y la armonía verdaderas: solo con la Verdad. La mente se desordena por seguir los pensamientos, y nadie desde fuera puede armonizarla.

Solo podemos tomar la llave del silencio y la contemplación y abrirnos a la Conciencia espiritual que nos llama interiormente.

 

Gracias. Gracias. Gracias

8436398478?profile=RESIZE_400x

Leer más…

Discernimiento y Luz- Tahíta

8355595890?profile=RESIZE_930x

 

 ¿Puedo distinguir lo verdadero de lo falso? ¿Me dejo llevar por las apariencias porque no me he dado cuenta de que son falsas? El discernimiento es una capacidad natural, que hemos tapado. Poder diferenciar lo verdadero de lo falso debería ser tan natural como darnos cuenta si tenemos hambre o sueño. Si tuviéramos una mente equilibrada estaríamos recibiendo la inteligencia superior como un flujo, en lugar de estar volcados completamente a las apariencias y las formas temporales. Pero nos hemos acostumbrado a creer real lo que la mente proyecta fuera, por eso buscamos fuera guías que nos digan cómo vivir.

La luz del discernimiento está siempre disponible.

No lo olvidemos. Esa luz es tapada u opacada por actitudes inconscientes, falta de atención, torbellinos emocionales en los que nos involucramos…y poco a poco dejamos de lado esa guía perfecta de la que podríamos tanto beneficiarnos, viviendo en contemplación y recibiendo las visiones más sublimes y adecuadas a cada momento.

No es que nosotros seamos cuerpo-mente y tengamos una pequeña chispa o luz…SOMOS ESA LUZ, a la que acompañan herramientas de manifestación que son el cuerpo y la mente, hechos también de luz, densificada, pues no hay más que Luz.

O sea, somos luz recubierta de formas, que son reflejos de esa misma Luz.

El problema es que las consideramos realidades separadas, no reflejos…y esos reflejos nos hipnotizan.

Allí comienza la ceguera de creernos separados, y la vida se nos vuelve al revés. Con paciencia y conciencia, hemos de darle vuelta nuevamente, como un guante. La tarea paciente es encontrar esa Luz en el laberinto humano para recibir su luminosidad, su inspiración. Así, cuando ya estemos reconectados luminosamente nos daremos cuenta de que lo Real no puede aparecer y desaparecer…lo sagrado, lo Divino, siempre es, y solo requiere consciencia. Lo que solo vive en el tiempo, no es real, solo reflejo temporal de lo Divino.

Una vez que tomamos contacto con la sabiduría de la Luz, vamos dejando de lado los conocimientos e informaciones que acumulamos en la memoria y repetimos una y otra vez, para acceder a una Fuente que mana constantemente y así Re-conocemos ese flujo infinito e ilimitado del que solíamos ser conscientes y olvidamos en las ilusiones temporales.

Por supuesto, nos distraeremos en este camino existencial, dejándonos llevar por impulsos, emociones, quehaceres innecesarios, deseos…pero siempre la Luz refulgirá y una vez que la re-conocimos, no podemos volver atrás.

Nos levantamos y hacemos las mismas cosas, pero acompañando nuestros movimientos hay una conciencia nueva. Las cosas empiezan a percibirse de otra manera y tenemos que tomar decisiones más conscientes… ¿qué parte de mí quiere obrar así? ¿Qué es lo que sucede? ¿por qué me pasa esto si hago lo de siempre? Solo tenemos que volver sobre nuestros pasos, esos que dimos desatendidamente, con más conciencia.

Antes nos movíamos por programas y energías de hábitos…ahora tenemos la oportunidad de distinguir claramente y abrir espacios para que entre más Luz.

No entretenernos más en cambiar la vida. No planear. Los cambios llegan y no se trata de que cambiemos nada, la misma Vida se encarga del acontecer. Florece una vida nueva, sin que intervenga la mente. La mente es tan astuta que tratará de convencernos de que para despertar aun más necesitamos planes, metas, ver cómo se comportan los iluminados e imitarlos.

No es la forma.

 La verdad se revela en la serenidad y el silencio, y lo demás es distracción.

 La claridad acompaña a una mente vacía.

La inspiración llega desde la luz.

 Lo adecuado fluirá de la Inteligencia. No necesitamos pensarla. Lo importante no es “hacer” sino “ver” …la acción será hija de la visión.

No hay nada que cambiar, sino que todo se hace espontáneamente desde una nueva comprensión. Y en esa comprensión y atención no necesito planear la vida.

Lo importante es VIVIR DESPIERTOS. Y el despertar no es nada místico ni lejano.

Es “darme cuenta”.

La angustia en la que solemos vivir, la sed de búsqueda, el miedo, se producen por no estar despiertos, conscientes de esa Luz que somos y la plenitud de vivir conscientes desde ella, no de la persona.

Y a ese estado de plenitud, que incluye claridad, libertad y amor, no se llega con métodos mentales, sino trascendiendo la mente pensante y adentrarnos en  la contemplación como terreno que propicia la guía luminosa de nuestro Ser.

Es un camino en el que, debido a tanto olvido, tendremos que ir paso a paso hasta adentrarnos en la Luz que siempre fuimos, somos y seremos… eternamente.

 

Gracias. Gracias. Gracias.   

         

8355596688?profile=RESIZE_400x

Leer más…

Prestando atención a la Unicidad - Tahíta

8305076289?profile=RESIZE_930x

 

Este es el milagro de la creación; que es Una eternamente (T-13. VIII.5: 1).

 

Lo que anhelamos ya nos fue dado.

 Lo que creemos que está perdido y debe ser recuperado nunca se fue. No se puede perder.

Buscar refuerza la separación porque dirige nuestra atención lejos de la Fuente de la Vida.

Esa es la razón por la que, aunque muchos no lo comprendan, se tiene que abandonar la búsqueda y solo autoindagar en nuestro Ser. Ningún mote es tan limitante como el de:” Buscador de la Verdad” El Ser y la Verdad son lo mismo y buscar lo que somo nos divide en buscador y objeto buscado, cuando no existe tal separación.

La separación es simplemente una percepción defectuosa de la realidad.

Lo que llamamos separación es nuestra insistencia en que la vida parezca separada, que parezca fragmentada. La creación se da en su totalidad y la dividimos en partes, la segmentamos en momentos, rechazamos algunos aspectos y abrazamos otros.

Nuestro sufrimiento, todo sufrimiento, surge de esta división.

Entonces la separación es una forma confusa de pensar a la que estamos adaptados.

 Creemos que refleja la realidad, pero no es así. Refleja nuestra distorsión personal de la realidad.

Un curso de milagros, al igual que otros instrumentos como el advaita y los maestros que ya han renunciado a la búsqueda y a la fragmentación del Uno, nos ofrecen una manera de realinear nuestro pensamiento con la integridad, la unicidad en la que no hay partes a las que calificar, juzgar, acomodar…paso a paso, relación por relación, hasta que incluso la idea de separación se desvanece.

Todo lo que podemos hacer es prestar atención, notar cuando excluimos algo de la atención y luego traerlo de vuelta suavemente. Eso es perdón. Inclusión sin juicio de lo que la mente fragmenta en el Todo que ES.

Cuando surgen pensamientos inquietantes, los dejamos ser. No los rechazamos ni los analizamos. Los dejamos ser. Y también hacemos esto con los llamados buenos pensamientos.

Nada puede excluirse porque nada es que no sea Dios. Todo lo que se ofrece a nuestra atención contiene en él la esencia de Dios, la Conciencia Infinita, la Fuente, la Esencia o como queramos llamarlo…entonces, todo puede ser perdonado. Que no es otra cosa que considerar inocente al sueño mismo de separatividad que nos hemos creído y creado.

La atención revela la realidad, pero a menudo de formas que no podemos anticipar y, a veces, de formas que parece que no podemos manejar.

 ¡Cuántas veces caemos en pedazos - pedazos enojados, pedazos confusos, pedazos manipuladores - ante el Amor!

¿Y qué podemos hacer sino continuar más y más lento, con la mayor atención posible?

 ¿Qué más podría ser la curación?

Trascender la aparente división para amarlo todo. Mirar todo con Amor.

Tenemos que descubrir qué significa prestar atención y ver de esta manera. Es la acción más simple y natural que uno pueda imaginar porque no requiere esfuerzo. Eso es todo lo que vamos a descubrir: y cuando lo descubramos, veremos que siempre supimos hacerlo.

Así nos convertimos, a través del don de la atención, en testigos de la Unidad

La Unidad que es ahora, fue siempre y siempre será, nuestra realidad.

 

Gracias. Gracias. Gracias

 8305071291?profile=RESIZE_400x

Leer más…

Vivir en Desatención es vivir Ausentes- Tahita

8221080889?profile=RESIZE_930x

 

 

Cuando descubrimos el camino directo vislumbramos la sagrada senda en la que todo es Luz.

Sin embargo, eso no basta, ya que en el camino surgirán miles de obstáculos y contratiempos.

Momentos de desánimo por creer que no podemos desapegarnos, que no somos capaces de permanecer conscientes, que nos distraemos con facilidad. Nos pasa a todos, y vemos la lucidez a lograr, como algo muy lejano. Cuando surgen estas dudas, démonos cuenta que un solo paso de acercamiento es ya un adelanto promisorio. Vivamos de instante en instante con toda la comprensión y atención posible, sabiendo que el estado de lucidez que proviene de lo que “soy más allá de lo temporal” se instalará al fin.

Cuando se pone en marcha la contemplación…no hay manera de pararla, y como lo que somos en lo atemporal ya está iluminado con Luz propia, ninguna condición aparente del personaje debe desalentarnos.

El tipo de vida que llevemos no tiene nada que ver con MANTENERME DESPIERTO EN ELLA. Ninguna de las situaciones en las que nos encontramos son relevantes.

Sin embargo, hay que vigilar la mente, porque ella repercute en la salud y a la vez en la atención, y desequilibra todos nuestros vehículos de manifestación. Si en mi familia hay problemas, tengo conflictos en el trabajo o estoy sin empleo, si me veo obligado a hacer lo que no me gusta, todos esos factores desorganizan mi energía y repercuten en mi salud, y si sumado a todo acallo mis emociones y no las expreso, saldrán a flote somatizadas, a través de un síntoma.

 Desplazamos esas tensiones psicológicas al cuerpo físico, como una bolsa de basura hasta que estalla, y entonces nos decimos que no podemos contemplar e silencio porque estamos mal de salud…pero quizás llegamos a esa situación por no estar vigilantes, por no comprender lo que pasa, por estar en una especie de letargo en que la atención en la mente se ha perdido…las causas de la desarmonía son muchas, mientras la Armonía refleja la conexión con ese Uno que es muy ajeno a ellas.

Hay que retroceder y sin excusas examinarnos, y reconocer que, tras cada desarmonía, la que nos lleva a comer mucho o no comer, hacernos adictos a algo, relacionarnos con falta de amor, etc. hay una única causa: DESATENCIÓN. Ninguna medicina será eficaz si no asumo la responsabilidad de mi desatención.

Cuando no estoy internamente atento, todos los demás fracasos o barreras son LLAMADAS DE ATENCIÓN. Por ejemplo, cuando como y luego me siento mal, al surgir el malestar, en vez de huir o buscar paliativos externos, de lo que tengo que salir es de mi inconsciencia, y así estando alerta y despierto, sabré que alimentación es más adecuada para mí. Siempre es posible estar más lúcido o despierto, aunque la iluminación sea una fantasía.

Separar la llamada espiritualidad de la vida es ignorancia y acarrea un estancamiento, ya que lo que nos pasa en la vida nos muestra aquello que nos falta hacer consciente.

La falta de atención se acumula capa tras capa y nos impide “ver” lo real.

No tenemos una varita mágica para resolver problemas, pero el hacernos conscientes nos hace percibir lo que en desatención pasamos por alto y la lucidez se afianza más y más.

Nuestra vida fluirá de manera más natural y sencilla, a medida que permitimos que se abra paso la Luz, y se hace posible vislumbrar lo Real a través de toda apariencia.

Lamentablemente la mayoría de las personas están “vacías”: no hay presencia en ellas, no hay vigilancia alguna, no hay esa dignidad que se traduzca en respeto a las formas manifestadas (todas, aun las aparentemente inertes) …por lo tanto esa morada personal está abandonada.

El problema no es que padezca una enfermedad o esté estresado sino saber y comprender por qué he llegado a esa situación, porque así puedo desandar el camino, cambiar y redirigir las energías de otra manera. La misma desatención y poca comprensión que hay en mí está sucediendo en la sociedad, en el mundo.

En lugar de tratar de ver lo que pasa afuera, que me refleja, tengo que intentar encender una Luz dentro mío y ver qué está sucediendo en mi mente porque de eso que pasa en mi mente depende lo que suceda fuera, ya que todo lo que veo lo interpreto desde lo que pasa dentro mío.

 Lo que veo fuera no es el origen de mi malestar o mi bienestar.

La Luz en mi interior me ayudará a darme cuenta de las falsedades que una mente en desatención impulsa, para regocijo del ego, hasta que se desvanezcan en la total lucidez del SER

Hoy los invito a la atención…tramo a tramo.

8221083291?profile=RESIZE_400x

 

Gracias. Gracias. Gracias

Leer más…

No soy solo una persona – Tahíta

 8208417660?profile=RESIZE_710x

 

Nos habituamos a vivir pendientes del exterior. Nos hemos extrovertido, como si internamente no hubiera nada interesante.

Ser conscientes del vacío parece una idea rara, por eso nos parece rara la contemplación, y nos solemos dejar arrastrar por las opiniones, los pensamientos ajenos o propios, la comida sofisticada, la ropa sofisticada, el pasar el tiempo inconscientemente, lo habitual y lo lógico.

Sin embargo, lo habitual y lo lógico no sirven en el camino de la sabiduría.

La atención puesta en el cuerpo-mente demanda mucha energía. Tendríamos que plantearnos si queremos emplear nuestra energía en esos asuntos externos.

Para los que estamos interesados en la Verdad, no basta.

¿Por qué nos absorbe en nuestro vivir ese nivel superficial? Hemos de quedarnos en el aquí y ahora y considerarlo.

Todos los eventos como vida de familia, problemas de trabajo, vejez, enfermedad, deseo, prosperidad, luchas, alegría, infelicidad, le suceden a la persona, pero no a nuestro Ser esencial. Aunque sentimos como personas, la verdadera identidad del ser humano no es la persona. Es esa Presencia en la que nos encontramos cara a cara con la Verdad, con la Divinidad que todo lo mueve y a la que no le afectan circunstancias ni situaciones personales y temporales que son parte de nuestra historia existencial.

Y no es que nos volvamos insensibles. Solo nos damos cuenta de que todo es transitorio, que todo está “de paso”.

No somos el personaje que aparece en escena. Lo que somos es eterno, permanece, no sale y entra en escena temporalmente. Eso lo hace el personaje ilusorio. Si descubro la Vida que no muere, dejo de considerar y de identificarme con el personaje…NO SOY ESO QUE CREO SER.

Para que esa identificación se disuelva, solo queda emplear la Luz de la Conciencia.

Esa Presencia luminosa es liberadora en todos los niveles.

No me servirá para resolver problemas personales…olviden eso, se los diga quien se los diga. No se trata de resolver un problema aislado…NO HAY HEBRAS SEPARADAS EN EL TAPIZ DE LA TOITALIDAD. Hemos de deshacer el tejido completo de las apariencias…y eso no es para todos. Causa miedo.

“El Reino de los Cielos es para intrépidos”, decía Jesús. La valentía para hacerlo no viene desde fuera, sino de la propia Luz de la Presencia.

Cuando la Luz atraviesa nuestra persona-personalidad, se manifiesta en todos los niveles, lo que no quiere decir que la persona pueda “iluminarse”, eso es una fantasía, nuestro nivel “persona” es siempre limitado.  Pero no somos solo ese personaje limitado: el reconocernos como Luz, nos des identifica, y nos acerca a la Verdad.

La Verdad siempre está ahí esperando que la reconozcamos.

No hay peligro de que algo externo nos pueda destruir, no somos una mera mota en el universo…eso lo es esta creación de la mente. Nuestra verdadera identidad no puede ser atacada ni destruida.

Esa Verdad es liberadora. Es liberador descubrir que lo que sucede, le sucede al personaje irreal en forma de historias, que son un lastre. A mi identidad, que es pura Conciencia, no le ha pasado nada, así que podemos soltar esa carga. Lo que le ha sucedido a la persona ha servido para que me vaya desengañando, soltando creencias y errores, abriéndome más a la Presencia real.

Algunos piensan que, si sueltan ese bagaje, la vida será aburrida, libre de programas y películas que cuenta la mente.

Se acaba la película, me libero y surge solo la Alegría de Ser. Ya no existe la carga de mantener apariencias…la Verdad, al iluminarnos, nos libera.

Contemplar es tener una visión amorosa, y no es para momentos especiales sino para TODO MOMENTO DE NUESTRA VIDA. Esa visión amorosa va barriendo todo lo que no es verdadero…sin considerar el tiempo que tome…DESCUBRIRÁS LA VERDAD, Y LA VERDAD TE HARÁ LIBRE.

“Vigilad” …se nos dijo siempre, y en verdad, tenemos que estar conscientes y vigilar lo que pasa en y por nuestra mente. Muchos creen que estar conscientes es saber lo que pasa a nuestro alrededor, pero eso es secundario…la vigilancia es sobre lo que hay en nuestra mente.

Los que tenemos una demanda interior tenemos dos posibilidades. Una es larga y no lleva a la Verdad. La otra es directa hacia la Verdad. La más atractiva y la que tiene muchos partidarios, es la equivocada: perfeccionar mi vida, mejorar, hacer miles de cosas, llenarme de información, ir de aquí para allá en una búsqueda externa. Hay mucho movimiento en eso que llaman “búsqueda espiritual” Talleres, cursos, ejercicios, posturas rituales que te acercarían a la verdad.

“Entra por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la equivocación, y muchos son los que entran por ella. Y estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.”

Podemos recorrer ese camino si lo deseamos. Hagamos lo que nos parezca adecuado. Pero vigilemos y comprendamos que todo este movimiento solo sirve a “la persona” que no es lo que somos. Es un aprendizaje y un estar conscientes a cada instante.

O podemos recorrer la otra vía, la directa, la de contemplar la Verdad para liberarnos de tanto afán innecesario. Nunca podremos ser más libres y felices por tener más conocimiento o hacer determinados ejercicios. No es así como derrumbaremos el “yo” limitado.

Contemplar, vigilar la mente desde la Consciencia, ilumina nuestro vivir.

No es un camino impuesto u obligatorio.

Es un camino en el que puedo hacer lo que quiera, y a la vez no tengo que hacer nada en particular.

Sin embargo, si amo la verdad…estaré siempre atento/a y vigilante, para no perderme en este sueño proyectado por la mente, que tanto ama las distracciones, la ilusión y los “espejitos de colores” del ego.

 

Gracias. Gracias. Gracias.

 8208437072?profile=RESIZE_400x

 

 

 

 

 

Leer más…

Dentro/ fuera…mi camino de acercamiento a la Verdad- Tahíta

8195922291?profile=RESIZE_710x

 

Partimos de nuevo desde que…

La Verdad es un estado interior.

Cuando desde allí decimos que la Verdad ilumina nuestra Vida, sabemos que ella nos guía desde lo profundo de nosotros mismos y que nuestro camino de realización no consiste en buscar fuera unas u otras verdades.

La Verdad pertenece al Ser, e ilumina nuestra vida desde dentro.

No podemos iluminar nuestra existencia desde fuera, ni encontrar fuera el sentido de nuestra vida en teorías pensadas por otros. Desde lo externo, no mejoramos nuestras vidas. Solo podemos hacerlo acercándonos a esa Verdad interna que intuimos, para que nos ilumine.

Los hechos y fracasos personales no tienen más importancia que el caudal de sabiduría que nos dejan, y ese caudal de sabiduría, esos aprendizajes, llevados a la contemplación, son iluminados y sintetizados.

No nos dejemos engañar por verdades de otros, mera información que se archiva en parte de nuestra mente, para repetirla y creernos sabios, cuando esa información no ha servido para transformarnos. Podemos tener mucha información, y nada de sabiduría. No llegamos a lo verdadero informándonos, memorizando ni repitiendo conceptos.

El hecho de que alguien se identifique con un grupo o una tradición religiosa ya revela que no está buscando lo Verdadero. El tantear distintos grupos o religiones es un camino de desilusiones, aunque alguien se considere un buscador de la Verdad.

Recordemos que la Realidad no se busca hacia afuera, sino que aflora desde el interior, cuando traspasamos las barreras del pensamiento.

La única revolución que resulta es la interna, la contemplativa, la silenciosa.

Está muy bien que tratemos de ayudar a los demás, pero los efectos de esas ayudas son mínimos, porque esa persona seguirá a cuestas con su equipaje por las fuerzas causales y aprendizajes que ha puesto en movimiento.

Ya sabemos que separar el bien y el mal es muy humano, pero la sabiduría real va más allá de los pares de opuestos. Cuando descubrimos lo Real, no cargamos ya con las ideas de lo que está bien o de lo que está mal, de lo que se debe hacer o de lo que no se debe hacer.

Al camino de la Sabiduría hay que entrar desnudos de ideologías e historias.

Despojados de todo, encontramos la Realidad. Despojados de ilusiones, de apariencias, de metas, incluso de la idea de ser “alguien”.

Cuando dejamos de ser alguien limitado, somos ilimitados.

Cuando dejo de considerarme “alguien”, lo que es ilimitado, esa Presencia sagrada, me reconoce.

La Realidad es limpia y pura, pero el “alguien” tiene impurezas, lo no comprendido, las manías, las identificaciones, todo lo que se nos adhiere en el viaje existencial, así que la Verdad no me reconoce, no me ve, y es necesaria una purificación.

Es bueno hacer una purificación física, nos ayuda a armonizarnos, pero no basta. Tampoco basta la emocional por la que surgieron los cánticos, las oraciones, los mantras, etc. En verdad, solo la Verdad puede purificarnos…lo que nos sitúa en un círculo sin salida.Sin salida en lo temporal y mental.

Por eso tenemos que volar por encima de la lógica, renunciar a pretender llegar a la Verdad a través de un proceso de repetición o adquisición de información, sabiendo que a lo temporal, se lo lleva el viento…y que la Verdad pertenece a Lo Eterno y no se consigue por medio de un método temporal.

Suele decirse que la Verdad es un manantial, que, aunque brota permanentemente de nuestro interior, se mantiene escondido porque creamos diques de contención. El manantial siempre está allí…y la contemplación silenciosa nos abre a esa fuente inagotable.

¿Cómo nos abrimos?

Primero, tomando conciencia de ese caudal. En cada humano la Verdad surge de diversas maneras.

 La manera particular en que la verdad me ilumina, es la adecuada para mí…mi camino.

Y me distraeré miles de veces si me pongo a comparar ese camino con el de los demás.

No hay maneras mejores.

Solo abrirse a profundizar en uno mismo, en un océano infinito en el que nada ni nadie queda fuera.

 

Gracias. Gracias. Gracias.

8195928280?profile=RESIZE_400x

Leer más…

Trascendiendo la lógica y los paradigmas- Tahíta

 8181958077?profile=RESIZE_710x

 

Ya lo descubrimos...La Verdad es un estado Interior.

Para vivirla hay que adentrarse en la conciencia de la mano del silencio, o sea, aprender a contemplar.

Es un vuelo por sobre el pensamiento, por sobre la lógica, para profundizar en la Verdad que ya somos…o sea que, no es algo en lo que trabajar, sino saltar por sobre la lógica y encontrarnos con la Verdad.  

El silencio de pensamientos nos puede llevar muy lejos…tanto que nos permite darnos cuenta de este sueño en el que creemos ser lo que no somos, y morar en la Verdad que sí somos.

Profundizar en nuestra conciencia es redimir nuestra parte humana…y a la vez ayuda a la redención de la parte humana global. También consideramos que así lo hizo el despertar de Jesús, de Buda, de Lao Tsé, y otros. No hay modo de que lo que ocurra en una consciencia que se cree individual no afecte a la Conciencia Única, y viceversa.

Todo ser humano que toca su conciencia y se redime de ilusiones, redime al Campo consciente todo…abre una ventana hacia la liberación, quedando en las otras consciencias el acercarse a esa ventana y aprovecharla o no. Pero todas son tocadas y tarde o temprano en todas se manifestará la Inteligencia única, ya que cada individualidad humana es un reflejo de lo Sagrado, lo Divino. Un pequeño holograma dentro de otro que a la vez está dentro de otro y de otro…hasta reconocerse como el Infinito sagrado en que tenemos el Ser.

Muchos humanos están despertando. En quietud y en silencio, la visión se aclara y amplía. Aunque parecemos estar entrampados en esta manifestación, todo responde a un plan divino que escapa a nuestra mente, a nuestra lógica. Por eso el vuelo, el salto, la realización en silencio…trasciende sí o sí la lógica.

En ese estado de contemplación, y a pesar de lo que vemos en el plano físico y psíquico, con sus historias de dramas y lucha, llegamos a ser conscientes de que…” Todo está bien”. Podemos salirnos de esa ilusión en la que lo separamos todo en placer y dolor, alegría y tristeza, amor y odio.

Por encima de esa separación ilusoria, en estado puro, somos Consciencia, somos Espíritu.

Nuestra persona humana no lo entiende, y tiende a creer que es un juego injusto en el que algunos ganan y otros pierden…hasta que nos damos cuenta de que NO HA PASADO NADA.

Todo sucede en la temporalidad, como parte del movimiento de la consciencia, de la Inteligencia, proyectada en una pantalla virtual, ilusoria.

Encontremos la pantalla dentro nuestro y separémonos de ella. No por esfuerzo ni con lucha, sino con la lucidez que surge del silencio, de la contemplación, que se manifiesta como Luz potente que deshace las sombras de lo irreal.

La verdad no es un pensamiento, ni un concepto o creencia.

La mayoría de nosotros vivimos en un mundo denso de autolimitación apoyado por experiencias basadas en supuestos y expectativas. Nos gusta inventar y adoptar “paquetes” muy rígidos y autolimitantes de supuestos llamados paradigmas.

Por lo tanto, nuestra experiencia de la verdadera realidad, la realidad tal como existe y opera más allá de las suposiciones limitantes dependerá de nuestra capacidad para volvernos más conscientes.

Los paradigmas son "grupos" enteros de suposiciones y creencias.

Son estas creencias fundamentales las que los paradigmas abordan y las que los ponen en marcha. Hemos sido condicionados a aceptar y adoptar inconscientemente éstas creencias, y en consecuencia, las utilizamos para crear nuestro propio paradigma, "visión del mundo" o "perspectiva".

Y para disolverlos, nos valemos no de la confrontación sino de la contemplación para contactar la Verdad.

Estos paradignas son bloques de inconsciencia, pruducidos por la mente y las historias que acumula y da por ciertas...por lo tanto con una gran dosis de no-mente, de presencia silenciosa y de observación, logramos la lucidez que nos permite intimar con la Verdad, fuera de todo paradigma .

Intimemos con ella... y disolverá la trama del pensamiento.

Es de esperar que caeremos infinidad de veces en la ilusión nuevamente, mas la lucidez que proporciona el contemplar es una lámpara que se mantiene latente y resguarda una luz muy paciente, que espera sin limitaciones de espacio-tiempo.

En lucidez, no hay muchas verdades…solo Una, pero con muchos caminos que llevan a ella.

 Solo una Verdad, solo una Realidad, solo un Dios.

Solo Uno.

 

Gracias. Gracias. Gracias.

 

 

8182068060?profile=RESIZE_400x

Leer más…

Verdad Interior…un vuelo por encima del Pensamiento- Tahíta

8073069654?profile=RESIZE_710x

Nada que provenga de fuera aplaca nuestra sed interior, como se dijo ya hace más de veinte siglos.

Entonces… ¿para qué indagamos?

No para encontrar una doctrina o ideología que “nos salve”. Lo que tratamos es de despertar en cada uno de nosotros ese estado en que la conciencia puede ver por sí misma.

Es un impulso, un toque a despertar, sin reclamos de autoría ni de verdad. Lo importante es la visión a la que cada quien se va abriendo en el proceso.

Dentro de todo ser humano ya está la Verdad. En momentos de indagación y de contemplación podemos entrar en contacto con ella, pero no tenemos que conformarnos con contactarla de vez en cuando, sino aprender a vivir desde ese estado en todo momento, o lo más posible.

Y al vivir desde allí comenzamos a comprender lo que para la mente es incomprensible.

La contemplación no es un adorno, aunque en la vida superficial se considera que cada conocimiento o técnica aprendida suma a nuestra imagen personal.

No contemplamos para mejorar nuestra persona, sino para despertar a lo que realmente somos, sin adornos. La existencia personal no es real, por lo tanto, en lugar de perder tiempo tratando de mejorarla, dejamos de lado nuestras creencias para vivir desde un estado de consciencia más Real.

No nos proponemos metas ni objetivos, porque ello acarrearía a deseos que obstaculizarían el proceso. Cuando algo aparece, solo observamos lo que sucede, hasta que el silencio deshaga lo que consideramos erróneo. Solo ser conscientes de todo, sin antagonismos, sin lucha.

Si realmente quiero solucionar un problema propio o mundial, tengo que “tocar” mi verdadera realidad, y no significa que los demás se arreglen como puedan, sino que, cuando un ser humano tiene contacto con la Verdad, toda la humanidad es alcanzada por esa luz. Desde lo más profundo de nuestro Ser se crean nuevas vías, nuevas soluciones que a la vez gestan coherencia y armonía para todos en la Unidad que somos.

El desorden se crea desde el desequilibrio interior. Si viviéramos desde un lugar más consiente, el hermoso orden que observamos en la naturaleza se manifestaría en nuestras vidas y por extensión, en la de los demás. Buscar e imponer un orden externo, solo desarmoniza más todos los sistemas de vida, no solo en lo físico si en lo psicológico.

Tratando de aplicar teorías al nivel psíquico, solo creamos más caos.

La paz y la armonía surgen de dentro, y de la Unidad.

La Verdad, la armonía y la paz están ya dentro de cada uno. Viviendo desde ese estado de consciencia podemos contemplarla porque SOMOS ELLO…y tras contemplarlas comienzan a manifestarse en nuestras vidas.

Para que lo manifiesto se arregle, vayamos al origen, a la causa interna, a la indagación desinteresada y la contemplación.

Contemplemos la Verdad, y todo lo demás…” vendrá por añadidura”.

La Verdad es un estado interior, no la confundamos con nada pensado.

Para contactarla hay que silenciar el pensamiento aprendiendo a contemplar. Es un vuelo a lo desconocido. Un vuelo que comienza con un salto por sobre la lógica.

Todo ser humano que la contacta, como Jesús, Buda, etc…abre una ventana a la redención a toda la humanidad.

Cada ser humano tiene que abrirse a ese camino, con errores, con desvíos, con aciertos, , hasta manifestar lo Sagrado, porque en realidad somos imagen u holograma de esa Realidad Sagrada, girando dentro de otro holograma más grande, y ese dentro de otro…hasta llegar al  Infinito sagrado, que es LO QUE SOMOS.

En quietud y silencio, abrimos la visión y descubrimos con gozo, que “todo está bien”. A pesar de todos los dramas humanos, lo vemos desde otra perspectiva, desde la cual todo encaja…aunque volvamos una y otra vez a caer en la ilusión de la dualidad temporal, sabemos que apartando ese velo somos esa Conciencia pura que observa la pantalla de la entidad humana.

Con lucidez, vigilando y en silencio, apartémonos de esa pantalla, dejemos que la Luz nos atraviese y diluya lo falso, lo que vemos a través del pensamiento condicionado.

Ya vislumbramos que la Verdad no es un pensamiento, ni un concepto, sino un estado, la punta de una madeja que desarma toda la trama pensada, a través de la contemplación…hacia la Realidad Única.

Aunque cometamos cientos de errores e incurramos en desvíos innumerables…dentro nuestro está el alfa y el omega, el principio y el fin del vivir desde lo que REALMENTE SOMOS.

 

Gracias. Gracias. Gracias.

 

 

 8073079897?profile=RESIZE_400x

 

 

 

 

Leer más…

El engañoso Pensamiento- Tahíta

 

 bigstock-Realms-Of-The-Mind-47630845-300x225.jpg?profile=RESIZE_710x

 

Despertar, se trata de desplazar o extender nuestra identidad más allá de la mente pensante, de la personal, hacia un campo colectivo de Conciencia.

Puede que la mayoría del tiempo no nos sintamos bien identificándonos con los pensamientos, conflictos, sufrimiento…pero aun así no nos atrevemos a trascender esa zona conocida, que parece la más segura.

Nos da miedo el silencio. Nos da miedo perder la identidad. Huimos del silencio sin darnos cuenta de que nos sacaría de esa zona de dolor.

La mente puede ponernos miles de excusas: el trabajo, la familia, la seguridad. Pero cuando comenzamos a indagar qué se trae el pensamiento y de qué se trata, nos percatarnos de que nos engaña…y no un poco, nos engaña totalmente. Brota de un lugar falso y una falsa identidad, por lo tanto, lo que surge de allí tiene que ser falso.

Para llegar a escuchar en silencio, hay que soltar el pensamiento, y con él, todo lo que sea psiquismo. En ese limitado espacio del psiquismo es donde se crean los conflictos, los excesos emocionales, las preocupaciones, las angustias. Sin embargo, tememos salir de sus límites.

Seguramente allí recurrimos a las terapias, las técnicas y las soluciones mágicas de turno. Es normal y a veces necesario recurrir a ellas, pero sería mejor, en lugar de tratar de apaciguar o mejorar nuestros estados dolorosos intentar descubrir la causa del conflicto.

Lo que parece, no es lo que es, y el problema de fondo tratará de salir a la luz por un lado u otro. Habitualmente permanecemos atrapados en lo que se manifiesta, y no vamos tras la causa. Y en esto también…el pensamiento tanto personal como colectivo, nos engaña.

En nuestro afán de mantener nuestra situación, nuestro trabajo, una relación…arrastramos a otros al área de los deseos que, como decía Buda, son la causa del sufrimiento. En el psiquismo, juegan a la ronda el miedo y el deseo, y en ella nos mareamos, nos enredamos y enredamos a todos los demás que juegan con nosotros.

El deseo, siempre complica las cosas. El no poder cumplirlo alimenta el miedo, y en realidad son lo mismo: sin deseo no hay miedo. Y el comienzo del fin del juego es el DESAPEGO.

Deseamos conseguir algo porque pensamos que somos lo que no somos, que somos estos cuerpos físicos, que moriremos, que somos temporales. Por eso no estamos en paz y buscamos distraernos, sin hallar equilibrio y serenidad. Los deseos, siempre cambiantes, encubren nuestra carencia interior.

No es un pecado tener deseos. Y la liberación no se trata de no albergar deseos, sino de ir al fondo de esa compulsión, y poder salirnos del ámbito de lo personal.  No tenemos por qué identificarnos con el personaje de esta obra que nos montamos. Si lo hacemos, siempre tendremos miedo de que los demás, o al fin la muerte, nos quite lo deseado. Moviéndonos, por supuesto, en el ámbito del personaje temporal que creemos ser.

Solo hay que desplazarnos, de la mente a la intuición, para lograr una Verdad intuida, no una lógica que conduzca a una vedad precaria.

La intuición conduce a la sabiduría. No solo hay que percibirla, sin darle lugar y vivir en consonancia con y desde ella.

Podemos seguir participando en la escena del mundo y a la vez darnos el tiempo y la atención como para percibirla y atenderla. Así lo Real comienza a hacerse más evidente y la intuición influye tanto en la mente, que ésta comienza a ser una sola cosa con ella.

La Luz la hace resplandecer y la mente se convierte en expresión de esa Luz que mana de la intuición.

Cuando la Verdad nos ilumina transforma en nosotros todo cuanto encuentra a su paso.

Tendríamos que considerar cada día dedicar algo de tiempo a la contemplación silenciosa para trascender esa incisión interior que nos produce creen que somos una persona, una individualidad separada. Y para ello, hay que desechar todas las creencias, que son como un somnífero para el alma. Nuestro anhelo interior no se acalla con ideologías externas.

La contemplación no es algo secundario, ni menos importante que el adquirir conocimientos.

El conocimiento no nos lleva a la sabiduría. La contemplación abre la visión del Ser.

La Vida Contemplativa nos despierta. Por eso nos zambulliremos en ella…sin miedo.

 

8029141300?profile=RESIZE_400x

Leer más…

Las Aguas profundas del Silencio - Tahíta

7983326253?profile=RESIZE_710x

 

Si deseamos la Infinitud…ese anhelo es el motor del despertar.

Sin embargo, la mente nos arrinconará con argumentos tales como: eso no es para mí; no tengo tiempo; no me dejan; no tengo la voluntad (energía, capacidad) para lograrlo, y muchos más.

Siempre podemos encontrar una disculpa para no despertar. El pensamiento es ingenioso y lleva las riendas de nuestras vidas, de modo que no debemos sorprendernos de todos los obstáculos y objeciones que teja la mente para mantenernos atrapados.

Lo importante es no quedarnos en la superficialidad del pensamiento. En realidad no es un hacer, sino mantenernos lo más posible fuera de él. Tener el gesto interno de elevarnos a una zona de conciencia superior a la mente superficial y egoica.

Los pensamientos pasan por mi mente, ya sé que no soy yo, y que no me importa lo que digan.

Es como estar frente a un televisor o cualquier otra pantalla…escucho y no me intereso. ¿Podemos?

Podemos si vamos profundo y escuchamos la demanda interior, la llamada interior que anhela la Verdad. Sin esa llamada, no estaríamos, por ejemplo, leyendo este artículo ni indagando sobre el despertar. La Vida es Inteligencia pura y no dejará pasar ninguna señal de anhelo interior.

Si tenemos ese anhelo se nos dará la manera de escucharlo, de seguir su guía como una inspiración inequívoca.  Eso es vivir inspirados. Solo hay que dejar de estar dominados por lo que en lo exterior se nos dice, por lo que comentan, informan, dictan. Para no ser meros autómatas y descubrir el Ser que somos.

Cuando nos damos cuenta de la superficialidad en la que vivimos siguiendo a otros…lo observamos desde fuera, como a nuestros pensamientos, y lo dejamos de lado, navegando  aguas profundas y propias.

Por supuesto que hay que ser amorosos con todos y escuchar…pero eso tomémoslo como un acto de amor y aun una práctica de atención plena, pero recordando que navegamos en aguas superficiales, y que la Verdad está en fuentes profundas que no necesitan de opiniones y caminos trillados. Eso es para dormidos...para buscadores, para seguidores. Quien está despierto o despertando, potencia la Verdad, que no proviene de otros yoes ni de mi yo.

No es desprecio. Por ejemplo, si no sigo los dictados de mis pensamientos, desecho lo falso del ego, no rechazo mi identidad verdadera…lo mismo con los demás.

Todo lo que tiene valor, se descubre cuando se despierta, lo demás son atisbos.

Lo que anhelamos en profundidad, ya lo somos en nuestro Ser, y como " como es arriba es abajo y como es dentro es fuera", en la dualidad hay bellos atisbos del Ser que nos llaman más al despertar. Sin embargo, son solo atisbos…imaginen la belleza y grandeza del Ser que los deja entrever…por lo tanto: ES URGENTE DESPERTAR.

Es cierto que hay que superar muchas resistencias, pero ellas están dentro, en nuestra mente, y se traducen en: hábitos, creencias, costumbres arraigadas, miedos a lo que los demás digan, a perder relaciones, trabajo, etc. Esas traban solo anidan en nuestras psiquis.

El despertar proviene de dentro y no depende de salud, edad, dinero, sexo, ni nada aparente. El Ser convive con esas temporalidades humanas, sean cuales sean.

Es hora de dejar de vivir atolondrados en el juego existencial, penetrar en el silencio y descubrir esa Luz que siempre ha estado allí, y siempre estará.

Por eso cuando leemos o escuchamos reflejos de la Verdad, sentimos que eso ya lo sabíamos desde siempre. Incluso antes de encarnar. Desde siempre…porque la Verdad está fuera del tiempo.

Lo temporal, no es Real, al menos como lo concebimos.

Para escapar de percibirlo como real, hay que soltar el pensamiento como comando, porque en realidad…pensamiento y tiempo son parte de la misma proyección mental.

Nuestra base es el silencio. Nuestro mensajero...la intuición.

 

7983320090?profile=RESIZE_400x

 

 

 

 

Leer más…

Encender la Luz- Tahíta

 7967092893?profile=RESIZE_584x

 

 

 

Es posible y muy amplio no seguir ningún camino pensado por nadie. Ninguno de los caminos trillados de los pensamientos. Lo que nos conduce al mundo, las noticias, las presuntas injusticias comentadas, los dramas amplificados por el miedo.

Mientras me sigo identificando con el pensamiento, sigo dormido, sin conocer la Realidad.

Si no me permito esa lucidez, en el sueño siempre habrá discusiones y dudas acerca de quién o qué bando tiene razón.

Me apego a un pensamiento porque lo he leído, visto y no salgo de la ilusión en la que sufro o hago sufrir.

El sufrimiento es falta de “Luz-lucidez”.

Cuando comenzamos a despertar descubrimos que nada es como creíamos, que no somos como creíamos ser, ni quienes nos dijeron que éramos.

Este despertar NUNCA es consecuencia de seguir determinadas prácticas psicológicas ni de terapias. Todo eso puede aliviar al personaje, pero se trabaja desde la mente individual ilusoria y solo nos hace creer que la solución puede o tiene que venir desde “fuera”. Lógicamente, en momentos críticos, cuando las energías personales están bloqueadas, podemos necesitar el apoyo psicológico o médico, pero hay que cuidarse de no comenzar a depender de esas ayudas y descuidar la capacidad de acceder a soluciones internas para equilibrarnos.

La dependencia a la ayuda externa, opaca, disminuye y minimiza a luz que somos.

Sucederá si, enredados en esa red, seguimos teorías, caminos que otros siguen, pensando y pensando, atrapados en ese pensar, en lugar de actuar según nuestra Luz que se manifiesta como Intuición, como inspiración interna.

En un mundo dual-temporal, todas las llamadas “verdades” son provisorias y transitorias. Sin embargo, se crean con ellas estructuras religiosas, políticas, científicas, y hasta espirituales, claro.

Esas estructuras son como el “carcelero” y nos mantienen en el sueño, sin poder despertar. Creer en ellas, nos mantienen dormidos. Si nos damos cuenta, podemos liberarnos. Podemos abrir nuestra visión interna y no dejarnos arrastrar por lo que los demás piensan, dice, creen o hacen.

El peor hábito en el que individualmente caemos es el de repetir patrones de pensamientos que nos hacen sufrir, y no podemos cortar.

Desde la Luz que somos, parece imposible estar tan dormidos. Pero no hay culpables, solo inconscientes.

Despertar es encender una lámpara por dentro.

No para culpar o culparnos, sino para ver lo maravilloso que es Ser.

Culpar o culparme, impide el despertar.

Si notamos que estamos echando la culpa a otros, es hora de hacer un “stop” interno. De parar. De dejar la mente en silencio.

No podemos estar despiertos y a la vez sentirnos preocupados, angustiados, quejosos, deprimidos.

La vida se despliega ante mí perfecta, como reflejo…y como la veo fuera es dentro.

Cuando veo fuera algo desarmónico, mi visión está distorsionada por un campo irreal de pensamientos tejidos que le quitan la belleza y la perfección a todo.

El sufrimiento pertenece al sueño. La alegría, al despertar.

Todo es cuestión de percepción y de Conciencia. No hay nada fuera de la Conciencia.

Los sentidos, el cerebro y la mente sin instrumentos limitados. No otorguemos entonces “realidad”, a lo que nos llega por tales medios.

Estamos inmersos en la belleza infinita de la TOTALIDAD. Amor, alegría, armonía y Unidad.

Salirnos del pensamiento corriente, o de la corriente de pensamientos…es ENCENDER LA LUZ.

 

23 de septiembre de 2020

 

7967093662?profile=RESIZE_400x

Leer más…

La posibilidad de despertar - Tahíta

7949932899?profile=RESIZE_930x

 

Si miramos a nuestro alrededor tanta gente dormida, e incluso nos percibimos a nosotros como dormidos, puede parecernos que el despertar es una tarea muy dura. Sin embargo…

¿Nos damos cuenta de lo difícil que es vivir dormidos? Nos parece más fácil, nos dejamos llevar por las corrientes de pensamientos, hacemos decimos y repetimos lo que otros hacen dicen o creen…todo, por no dar un giro a nuestra vida, por miedo a distorsionarla.

Pero en realidad, nuestra vida está distorsionada hasta que despertamos…y para ello no tenemos que valernos de complicados ejercicios.

Despertar es recuperar la perspectiva de lo que la Vida realmente Es.

Despertar es darnos cuenta de lo que somos COMO TOTALIDAD.

Y al saber lo que somos…todo es bello. Aunque el ego nos agobie mostrándonos crueldades, horrores y sufrimiento, y nos diga que el despertar no cambia nada de eso, SÍ LO CAMBIA.

Porque todo lo que percibimos lo hacemos filtrado por nuestras creencias e ideas que han formado verdaderos programas e historias que consideramos “la realidad”. Pero eso es solo una interpretación que tejimos en nuestra mente individual por carecer de “lucidez”. Observen “lucidez-luz.” No es que no tengamos luz, sino que no le hemos permitido manifestarse al estar dormidos.

Y la verdad…la gente no busca hoy día lucidez. Busca solvencia económica, salud, bienestar, éxito, etc. Porque inconscientemente cree que eso les hará felices. Y es un sueño. Un sueño grupal. Ese campo mental colectivo crea un mundo con argumentos que se convierten en un sueño personal para cada uno…un sueño existencial, aunque aún no hayamos descubierto, metidos en ese enjambre, lo que es la Realidad.

Al despertar vemos todo como un argumento soñado y pierde su poder distorsionador. Vemos un personaje imaginario sufriendo, otro personaje imaginario matando, otro odiando, otro amando…mientras que lo que realmente somos: EXPRESIÓN DE UNA CONCIENCIA-LUZ QUE SE DURMIÓ Y CAYÓ EN UN SUEÑO COLECTIVO…no aparece en ese escenario.

Al despertar podemos separar a nuestro personaje de lo que somos. Y eso facilita incluso la vida del personaje que sueña ser persona individual, y le seguimos el juego, pero sabiendo lo que somos.

Muchísimas energías grupales mueven de allí para acá a nuestro personaje, por eso la importancia de ir dejando esas agrupaciones, mediáticas o no, que quieren sumarnos al sueño, sin diferenciar si lo hacen con aparentes fines nobles o no. Nos envuelve en el sueño tanto un partido político como una creencia en que supuestos yoes canalizan energías de otros yoes que se creen más iluminados y que, a la vez, solo existen en el sueño.

Nos restan la posibilidad de despertar.

No pensemos que hay asociaciones buenas o malas. Lo importante es que mi atención se la lleva esa entidad colectiva…sea cual sea.

Todas las posiciones o creencias grupales fomentan el dormir, aunque sea pertenecer a un grupo que fomente estar en contra de la guerra, del hambre, del comunismo, de la vacuna, de la droga o lo que sea.

Esto es muy difícil de comprender, pero…AL PONER EL PENSAMIENTO A FAVOR DE LO MALO O DE LO BUENO NOS MANTIENE EN LA PRISIÓN DEL PENSAMIENTO.

Seguimos fomentando una creencia y sosteniendo un falso yo, que se alimenta de esas creencias colectivas.

Vayamos pues hacia una mayor lucidez cada día.

Esa es la propuesta de estas reflexiones.

 

7949933464?profile=RESIZE_400x

Leer más…

De las fe a la Fe…un puerta abierta- Tahíta

7832067501?profile=RESIZE_930x

 

Cuando recibimos conceptos, palabras…los archivamos  en la memoria, pero no por ello  creamos  que accedemos a la verdad. La Verdad surge de un amplio espacio que trasciende las zonas conocidas de la mente. Si llegamos a ella, comenzamos a mirar con ojos nuevos aquello que, invisible, se encuentra detrás de las apariencias.

Para acceder a la Realidad, sinónimo de Verdad, tenemos que  descubrir lo desconocido…nuestra realidad más íntima, que no puede ser pensada, programada ni repetida por la memoria…esa  Verdad Última, es laque está abierta a lo infinito.

Las apariencias superficiales parecen controlar y moldear nuestras vidas, pero cuando desde la profundidad de la Conciencia que somos surge la intuición primero, y luego la evidencia o certeza de la Verdad, comenzamos a vivir  en la Luz que algunos llaman Fe.

Aclaro que,  cuando uso  la palabra  Conciencia me refiero a Conciencia infinita para distinguirla de los estados de conciencia comunes no absolutos y cuando escribo Verdad, también me refiero a la Verdad última no a las parciales verdades individuales.

Descubrir la Fe es contactar con el Espíritu, y no tiene nada que ver con religiones ni filosofías que suelen inundar superficialmente nuestras mentes.

Esta Fe es una Fe sin objeto, que no se apoya en nada. No es fe en las afirmaciones de un grupo, un maestro, una época…es una íntima certeza acompañada  por una total confianza, una guía que da sentido a nuestra existencia, inexplicablemente. Y a medida que se instala y crece, se expresa como AMOR A TODO, A CADA SITUACIÓN, PERSONA Y COSA, y es inexplicable, salvo desde la infinitud que somos.

Solo abriendo mente y corazón y remontando la vía de la contemplación, para nada mental,  entramos en contacto con la Verdad y vivimos en la Gracia de nuestro Ser Real.

Este camino, que no va a ninguna parte, pues descansa en lo Eterno, nos ha siso indicado por muchos, mas no lo comprendimos. Jesús lo expresó con claridad al decir “Lo que nace de la cerne es carne, y lo que viene del Espíritu es Espíritu” Pero no lo comprendimos en su totalidad porque él no alude simplemente al cuerpo físico, sino que usaba la palabra “carnal” para referirse al  ámbito superficial,  limitado de lo humano, lo temporal, lo separado. Lo que aparece en la temporalidad y en ella muere….tanto sea un cuerpo, como un pensamiento, una emoción o acción…eso es carnal, ilusorio, aparente.

Todos son diseños trazados por la Conciencia Sagrada.

Nuestra mirada humana y superficial es tan restringida que no deberíamos confiar tanto en ella, sino zambullirnos en la contemplación, guiados por la Fe, pues…de vez en cuando en esa aun limitada conciencia se abre una misteriosa puerta que nos permite un atisbo de la Verdad, y una vez allí…imposible no ansiar abrirse camino hacia lo eterno.

Estamos frente a una de esas puertas…siempre.

 

Gracias. Gracias. Gracias.

 

 

Leer más…

TODO ES UN ASPECTO DE LA FUENTE - Tahíta

 7473523065?profile=RESIZE_584x

 

No hay nada en lo que convertirse. Todos ya somos Eso. Todos somos Conciencia. Eso es lo que todo el mundo es: el Uno. No hay nada más o menos que el Uno.

Pero la mayoría de las personas experimentamos la presencia de un sentido de separación, y es como es, o sea, mientras nos integramos a la Unidad sin separación, nos experimentamos separados y podemos manejar tanto nuestra dualidad, como nuestra esencial no dualidad.

Ese es el juego temporal humano.

El fracaso de algunas enseñanzas extremas del advaita consiste en que se interpreta mal la enseñanza desdeñando lo que es el yo humano, cuando, en realidad, nada puede estar separado o fuera del campo de conciencia infinito, o sea que hasta nuestro ego o persona se mueve dentro de ese campo sagrado de conciencia que a veces llamamos Dios, y hay que gestionar día a día las vivencias del mismo, sabiendo que no es la esencia eterna, pero respetando su aconteces en el presente de nuestro proceso.

De allí nacen estos escritos en los que tratamos de enlazar amorosamente lo que nunca ha estado separado, honrándolo todo.

Es importante darnos cuenta de que lo que ocurre, simplemente ocurre. Todo es parte de lo que es, porque está ocurriendo. Aun si sentimos incertidumbre, duda o miedo…son parte de lo que es.

Todo lo que existe es un aspecto de Dios.

Si entendemos eso, empezamos a desarrollar una verdadera humildad y aceptación de nuestros defectos y de los de los demás. Todo lo que existe es de naturaleza divina. Normalmente la gente no tiene ningún problema con esta idea, mientras se trate de cosas bonitas o positivas. El problema viene cuando las cosas son desagradables, despreciables. La paz que buscamos está en aceptar todo como manifestación de Dios. ¡En la aceptación de todo!

Ahora, aceptación no quiere decir que tenemos que aprobarlo todo o tratar todo de manera igualitaria. No vivenciamos igual la dicha que el dolor, la partida de un ser querido que la gracia manifestada en cada sublime acto de amor. La aceptación es la comprensión de que todas las cosas provienen de la misma Fuente, incluyendo todas nuestras reacciones, pensamientos y sentimientos.

Si nos remontamos a la Fuente de nuestras bendiciones, y después tratamos de remontarnos a la Fuente de nuestros horrores, veremos que es la misma. Conocer la Fuente de donde todo eso proviene, nos lleva a la humildad…y a la libertad de abrirnos a lo que es y no pudo ser de otra manera. La humildad lleva al no juicio, o al menos a la disminución de juicios.

Es muy liberador entender que algo no podría haber sucedido de otra forma. La libertad viene de reconocer que nuestros actos, no importa los horrorosos que nos parezcan, son parte de una inimaginable, enorme y compleja función. Funcionamos como parte de un proceso mayor, y al reconocer esto accedemos a una paz…que supera todo entendimiento. Esa paz coexistirá con todo lo que surja, lo que sea.

Ese coexistir con lo que es nos lleva a vivir en disfrute, sin tener que renunciar a nada.

¡Qué mundo tan aburrido y desanimado sería este si para concienciar a Dios, la Fuente, o como le llamemos, ¡tuviéramos que renunciar a la vida! ...renunciar a la abundancia material, renunciar a tener una pareja, renunciar a comer determinada comida.

 No es necesario abandonar la vida, para acceder a determinado nivel de conciencia.

La directriz de esta enseñanza es que lo que se manifiesta a través del alcohólico, del abstemio, del célibe, del ninfómano, de un santo o de un asesino…a través de todos y de cada acción, es la misma Fuente. Todo es el funcionamiento de la misma Totalidad. A veces es trágica, a veces es dolorosa, a veces conlleva un gran sufrimiento, a veces existe una Gracia enorme, a veces existe una paz inmensa.

Esto es un alivio increíble. Es una libertad enorme. La carga se aligera a medida que se profundiza en el entendimiento de que toda cualidad que poseemos -  buena o mala- es un aspecto de la Fuente. Igualmente, en los otros.

Después, el personaje cualifica esa energía que sale de la fuente, y, aunque el argumento está trazado, cada cosa que en presente hacemos va dando forma a esa energía prístina en la que tejemos la trama de nuestra vida temporal humana en cada ciclo.

El hecho de que la enseñanza nos diga una y otra vez que no somos el autor de nada, sino que la Conciencia lo es, no significa que somos títeres, sino que somos instrumentos de expansión de infinitas posibilidades, y que, según profundicemos en el reconocimiento de esa Conciencia Una y permanezcamos concientemente reconectados a ella, más podemos expandir el Amor que es la base de todo este sistema de redes que no creamos, pero que enriquecemos, alimentamos y expandimos.

Así, podemos dejar el conflicto que siempre se plantea entre si tenemos libre albedrío o somos manejados sin libertad alguna. Es como tomar el camino a Santiago, o cualquier otro…la Conciencia te lanza al camino, pero cada cosa que haces con lo que encuentras en el mismo, cambia el proceso, y a la vez se suma al Campo de conciencia.

Desechar todo lo que hagamos como que no nos corresponde gestionarlo porque no somos el autor…no tiene que ser mal interpretado…el autor, la fuente, el gran manejador de todo, es la Conciencia, más nosotros, consciente o inconscientemente alimentamos el Campo, y es liberador sí saber que todo el movimiento de Conciencia existe en un engranaje mayor que encaja todas las piezas y accionar, perfectamente.

A medida que la comprensión se vuelve más profunda, se entiende además que todo, aun lo material, es espiritual, que eso incluye todo lo que existe, no solo el arcoíris, las flores y lo bello, sino también los sádicos, los violadores, los asesinos. Todo es espiritual, girando en un ciclo de expansión.

Por supuesto, no invitamos a los asesinos y psicópatas a nuestras casas. No confiamos nuestros objetos de valor a un ladrón. Seguimos discerniendo de manera práctica, pero existe el entendimiento de que incluso los que consideramos más viles son un aspecto de la fuente.

Todos son aspectos de la misma cosa, y eso de lo que son aspectos, es espiritual.

Esa es la belleza de esta enseñanza, todo lo que hacemos es una parte natural del fluir de Lo que es, que expandimos en aparentes distintas direcciones y procesos, en los que no ha lugar para la culpa, solo para la conciencia.

Repito…Esto es un alivio. Es una libertad enorme. La carga se aligera: todo es un aspecto de la Fuente.

Lo que eres en este momento, - en este mismo instante- es Perfecto y no podría ser de otra forma.

 

 

6532782653?profile=RESIZE_400x

Leer más…

Felicidad, miedo, control, rendición - Tahíta

7160490287?profile=RESIZE_930x

 

La felicidad y la tristeza son los dos extremos de un mismo palo.

Si hubiera un palo con un solo extremo, podríamos tal vez tener solo felicidad en nuestras vidas, pero no es así. Imaginemos que en la vida solo hubiese felicidad, entonces no habría nada con qué contrastarla y con el tiempo, la tristeza emergería.

Eso es lo que significa el símbolo del yin y el yang. En cada cosa está la semilla de su opuesto. Podemos separar los dos contrastes, pero con el tiempo se volverá a completar a sí mismo en la totalidad, que contiene ambos elementos.

En la dualidad, la vida es un péndulo con un movimiento siempre oscilante entre dos polos opuestos, y lo que queda es tratar de mantener cierto equilibrio, mas ese equilibrio lo logramos moviéndonos constantemente entre esos dos polos, porque lo único constante aquí es el cambio. El péndulo se detiene solo en lo que llamamos muerte. La vida dual es el movimiento entre los dos polos opuestos.

La fantasía de los buscadores espirituales y los artífices del pensamiento positivo es quedarse todo el tiempo en lo más alto de ese movimiento pendular, sin embargo, ya que no existe un estado fijo en la dualidad, eso es imposible.  Para la mayoría, lo más acertado es permitirnos movernos en esa oscilación, sin sufrimiento, con aceptación y viviendo de a un momento por vez.

Para los más realizados, el despertar es la disolución del personaje que sube y baja, pero mientras nos experimentamos como personajes separados, seguiremos en esa oscilación.

Sin embargo, ya consideramos que el efecto de ese movimiento es distinto si nos consideramos autores de todo lo que ocurre, desde la mente pequeña, o solo instrumentos. Si podemos vernos como instrumentos, se atenúan los efectos dolorosos.

Algunos efectos dolorosos son el miedo y la necesidad de control.

Solo existe una fuerza vital que se expresa a través de diferentes instrumentos. Esos instrumentos están afinados para crear diferentes sonidos: uno de ellos es el miedo.

El miedo principal del ego es dejar ir, porque teme ser arrojado a la deriva en el Presente, en el cual el ego no existe, porque se proyecta en el pasado y el futuro…y paradojalmente, cuando somos arrojados al presente, en ese Presente no existe el miedo, porque el ego no se manifiesta en tiempo presente. Es iluminador darnos cuenta de que el miedo es solo de ese fragmento manifestado que es el ego.

Una de las ilusiones que el ego fabrica para no sentir miedo es el control.

Para la parte biológica de un ser despierto, el deseo de control es puramente funcional, necesita manejarse, aprender cómo se hacen las cosas, para a su vez, funcionar mejor.

La personalidad humana de un individuo identificado con su ego, en cambio, quiere controlar no solo por cuestiones funcionales, sino por el sentimiento egoico de poder y seguridad. Tiene la idea de que: “Si consigo más control seré más completo. Cuanto más pueda controlar, más seguro estaré” Es el ego diciéndose “Si consigo más control, este sentimiento de inseguridad, este sentimiento de impotencia que se mueve dentro de mí y me hace sentir incómodo, desaparecerá” Así que inicia una búsqueda de poder económico, social, físico o político, y después de conseguido, el sentimiento de inseguridad, el miedo y la incompletitud continúan.

Entonces recurre al poder espiritual, a los poderes ocultos, o a cualquier tipo de poder que cree espiritual para llenar ese vacío. Para el sabio no hay vacío, no hay nada que llenar…pero el buscador, aún no ha llegado a ser sabio.

Al buscador, cuando cree que no está en control, le acompaña un sentimiento de impotencia, un sentimiento de que, si no tiene control, no tiene nada. Aunque intelectualmente se diga que la Fuente está al control, persiste un sentimiento de inquietud, y hasta de desesperación.

La inquietud no proviene de la falta de control, sino de no tener suficiente poder.

 Solo en la Unidad hay verdadero poder completitud, y el ego se cree separado de la fuente de todo poder.

En realidad, no lo está, porque es parte del Todo, del Uno, pero no lo sabe…si lo supiera se disolvería en él, y dejaría de ser, se convertiría en la Fuete del Poder.

Solo en la rendición, en la aceptación total de la falta de poder del ego, hay libertad total.

 

No hay nada en lo que convertirse. Todos ya somos Eso. Todos somos Conciencia. Eso es lo que todo el mundo es: el Uno. No hay nada más o menos que el uno.

 

Con esta frase comenzaremos la siguiente reflexión.

 

6532782653?profile=RESIZE_400x

Leer más…

 

Inter Ser es  la continuidad de la tarea iniciada en Comunidad Consciencia, creada el 29 de Julio de 2012,adaptada a los profundos cambios Conscienciales

Nuestro nuevo E-mail

interser2017@gmail.com

 

 

ABRIENDO EL CORAZÓN

El Servicio de InterSer es gratuito.

Sin embargo debo sustentarla monetariamente cada mes, por lo que he resuelto aceptar las donaciones que sean hechas con Amor y gratitud...aunque el monto sea mínimo. Sus corazones lo decidirán

QUE LAS BENDICIONES FLUYAN EN SUS VIDAS!!!

 

LO NUEVO...Junio 2021

8552701076?profile=RESIZE_584x

 

 

9021593684?profile=RESIZE_180x180

Inteligencia, Contemplación y Compasión – Tahíta  

 

9021593684?profile=RESIZE_180x180

Cómo nuestras creencias «crean» nuestra realidad- Nisargadatta

9021593684?profile=RESIZE_180x180

Calma en medio del caos - Sharon Salzberg

 

9021593684?profile=RESIZE_180x180

Dejar ir todo lo que significa – Josh Korda

9104134265?profile=RESIZE_180x180Coronavirus: el meollo de la cuestión – Gary Zukav

9104052675?profile=RESIZE_180x180La paciencia, un preventivo del estrés pasado por alto - Maria Pinar Merino Martin

9095995087?profile=RESIZE_180x180Una conversación con Matt Kahn

9021593684?profile=RESIZE_180x180

La gran reducción y Henry David Thoreau -  Richard Henry Whitehurst

 

9090517862?profile=RESIZE_180x180La compasión podría ser la frecuencia más alta de la mente

Leer más…

ULTIMA ACTIVIDAD

Liliana Adelia Lanzetti commented on Tahíta's blog post Calma en medio del caos - Sharon Salzberg
"Muy buen mensaje, tiene que ver con el desapego, hay  cosas que no podemos manejar y podemos o debemos cambiar el sufrimiento por la aceptación., ser ecuánimes. Gracias, bendiciones"
Hace 2 horas
Héctor Rodríguez Hernández commented on Vila's blog post Coronavirus: el meollo de la cuestión – Gary Zukav
"Muchas gracias por compartirlo es necesario aligerar la carga de ignorancia que asotanuestro mundo,"
Hace 4 horas
María Cristina Benitez commented on Vila's blog post Coronavirus: el meollo de la cuestión – Gary Zukav
"GRACIASSS Vila....Maravillosa reflexión!!!!!!"
Hace 6 horas
María Cristina Benitez commented on Tahíta's blog post Inteligencia, Contemplación y Compasión – Tahíta  
"GRACIASSS Querida hermana por compartirnos esta gran enseñanza para reflexionarla y aplicarla....
GRACIASSS....GRACIASSS....Infinitas GRACIASSS....."
Hace 6 horas
Mari commented on Tahíta's blog post Inteligencia, Contemplación y Compasión – Tahíta  
"Gracias Tahita por tu verdad tan hermosa que nos transmite a reflexionar. "
Hace 10 horas
Tahíta posted a blog post
 

 
Si contemplamos directamente la Luz Que somos, no nos sorprenderán los constantes movimientos y las diversas formas en las que se expresa. Todas las formas cambian.
Esa Luz infinita cambia solo en la temporalidad. Los cambios…son hijos del…
Hace 20 horas
Stella Maris Daquila commented on Tahíta's blog post Calma en medio del caos - Sharon Salzberg
"Maravilloso.  GRACIAS  aplica a todo este mundo.  En mi viene muy bien "
Hace 21 horas
Ana Maria Leon commented on Miguel Urdite's blog post Úsalas o piérdelas - Peter Taylor
"Gracias "
ayer
Ana Maria Leon commented on Tahíta's blog post SENTADO EN LO SIN RESOLVER: Nuestra verdadera meditación – Jeff Foster in Energías Maestras
"Muchas gracias "
ayer
Lidia E Silva Aguero commented on Miguel Urdite's blog post Una conversación con Matt Kahn
"Gracias"
ayer
Laura del Carmen commented on Vila's blog post Coronavirus: el meollo de la cuestión – Gary Zukav
"Muy bello. Graciasss "
ayer
Ana Loreto commented on Tahíta's blog post La vida secreta de las plantas: cómo memorizan, comunican, resuelven problemas y socializan- Sterfano Mancuso
"Mil gracias por tan interesante tema"
ayer
ALEJANDRA CHAVEZ ROJAS commented on ZULLY RINCÓN's blog post La paciencia, un preventivo del estrés pasado por alto - Maria Pinar Merino Martin
"Gracias "
ayer
ALEJANDRA CHAVEZ ROJAS commented on Vila's blog post Coronavirus: el meollo de la cuestión – Gary Zukav
"Gracias "
ayer
ALEJANDRA CHAVEZ ROJAS commented on Tahíta's blog post Dejar ir todo lo que significa – Josh Korda
"Gracias "
ayer
ALEJANDRA CHAVEZ ROJAS commented on Tahíta's blog post Calma en medio del caos - Sharon Salzberg
"Gracias "
ayer
Pablo A. Churin commented on Tahíta's blog post La vida secreta de las plantas: cómo memorizan, comunican, resuelven problemas y socializan- Sterfano Mancuso
"Excelente nota, muchas gracias."
ayer
Gladys Pérez commented on ZULLY RINCÓN's blog post La paciencia, un preventivo del estrés pasado por alto - Maria Pinar Merino Martin
"MUY BUENO!!
GRACIAS Y BENDICIONES!!"
ayer
Gladys Pérez commented on Vila's blog post Coronavirus: el meollo de la cuestión – Gary Zukav
"Gracias, bendiciones."
ayer
Luz Elena Sánchez commented on Vila's blog post Coronavirus: el meollo de la cuestión – Gary Zukav
"GRACIAS VILA"
ayer
margarita hernandez santos commented on Tahíta's blog post La vida secreta de las plantas: cómo memorizan, comunican, resuelven problemas y socializan- Sterfano Mancuso
"buen tema ...gracias¡¡"
ayer
margarita hernandez santos commented on Tahíta's blog post LA ESPIRITUALIDAD NO TE SALVARÁ - Amoda Maa
"gracias¡"
ayer
margarita hernandez santos commented on Tahíta's blog post Calma en medio del caos - Sharon Salzberg
"gracias¡"
ayer
margarita hernandez santos commented on Tahíta's blog post Dejar ir todo lo que significa – Josh Korda
"gracias tahita¡"
ayer
margarita hernandez santos commented on Tahíta's blog post La gran reducción y Henry David Thoreau -  Richard Henry Whitehurst
"muchas gracias¡¡"
ayer
Tahíta posted a blog post
 
Esta última reflexión, nos remite al yo superficial. Este, es la autoimagen y el conjunto de ideas y creencias en los que asentamos erróneamente el sentido básico de nuestra identidad.
Pensemos en cómo, cuando éramos aún muy pequeños, empezamos a…
ayer
Enrique López Aldrete commented on ZULLY RINCÓN's blog post La paciencia, un preventivo del estrés pasado por alto - Maria Pinar Merino Martin
"Zully, buen día. Muchas gracias por compartir. Abrazo. NAMASTÉ."
ayer
Enrique López Aldrete commented on Tahíta's blog post Calma en medio del caos - Sharon Salzberg
"Tahíta, buen día. Muchas gracias por compartir tan excelente tema. Abrazo. NAMASTÉ."
Jueves
Enrique López Aldrete commented on Vila's blog post Coronavirus: el meollo de la cuestión – Gary Zukav
"Vila, buen día. Muchas gracias por compartir tan excelente tema. Abrazo. NAMASTÉ."
Jueves
Esther Merce figuera commented on Vila's blog post Coronavirus: el meollo de la cuestión – Gary Zukav
"Gracias"
Jueves
Más...
++++++++++++++